El maes­tro se di­vier­te

La úl­ti­ma no­ve­la de Mi­guel Vi­ta­gliano re­co­rre es­ce­nas cla­ve de la his­to­ria ar­gen­ti­na con la mi­ra­da ex­cén­tri­ca de la li­te­ra­tu­ra.

Noticias - - OPINIÓN - Por ELVIO GANDOLFO* * CRÍTICO de li­bros de NOTICIAS.

La ima­gen del co­mien­zo es fuer­te: un hom­bre ha si­do se­pul­ta­do ba­jo es­com­bros. Só­lo le que­da una mano libre, y la ca­be­za, que le sir­ve pa­ra mi­rar las pie­dras cer­ca­nas o le­ja­nas. Po­co a po­co les irá asig­nan­do ros­tros, tex­tos. Pa­ra no per­der la ca­be­za, en sen­ti­do fi­gu­ra­do, pen­sa­rá en Mar­co Au­re­lio. Es un hom­bre con lec­tu­ras abun­dan­tes. Tam­bién lo es Mi­guel Vi­ta­gliano, pro­fe­sor, aca­dé­mi­co, ad­mi­ra­do di­fu­sor de la li­te­ra­tu­ra ar­gen­ti­na y mun­dial, edi­tor de un blog so­bre es­cri­to­res.

Di­vi­di­do en cua­tro par­tes, la pri­me­ra tie­ne una ci­ta que pa­re­ce un tra­ba­len­guas. Es de la tra­duc­ción que hi­zo Bar­to­lo­mé Mi­tre de “La Di­vi­na Co­me­dia”. En las pri­me­ras pá­gi­nas, se di­ce que di­cha tra­duc­ción que­dó en­te­rra­da a su vez en “la his­to­ria de las tra­duc­cio­nes”. El lec­tor lo re­cor­da­rá mu­cho más ade­lan­te. Por­que hay po­cas lis­tas más abun­dan­tes y abar­ca­do­ras que la de los te­mas y las épo­cas que el li­bro va tra­zan­do. Los prin­ci­pa­les se dis­tin­guen bas­tan­te bien: la vi­da de Bar­to­lo­mé Mi­tre (y su mu­jer, Del­fi­na), la vi­da de Eli­sa Lynch (y su hom­bre, el lí­der de Pa­ra­guay Fran­cis­co So­lano Ló­pez). Y la pro­pia gue­rra. Po­dría

ha­blar­se de una no­ve­la his­tó­ri­ca, de no me­diar re­la­cio­nes de he­chos del pa­sa­do con el pre­sen­te cer­cano, a ve­ces de ma­ne­ra de­cla­ra­da­men­te gra­tui­ta. O com­pa­ra­cio­nes nu­mé­ri­cas: “Mi­tre na­ció el año que mu­rió Na­po­león, diez años an­tes de que Vic­tor Hu­go pu­bli­ca­ra No­tre-Da­me de Pa­rís”. Que­dan así es­ta­ble­ci­dos per­so­na­jes im­por­tan­tes más o me­nos fu­ga­ces: Flau­bert, Bor­ges, Vic­tor Hu­go. De to­dos mo­dos es­tán apo­ya­dos en la lí­nea de lo li­te­ra­rio. Otros son o maes­tros o guías del pro­pio Vi­ta­gliano (Dar­do Sca­vino, Bu­ru­cúa) o com­pa­ñe­ros de ge­ne­ra­ción y ac­ti­vi­da­des, co­mo el ex­ce­len­te na­rra­dor y teó­ri­co Aní­bal Jar­kows­ki. En otros ca­sos se tra­ta de in­flu­yen­tes teó­ri­cos de la li­te­ra­tu­ra, co­mo Re­né Gi­rard. El lec­tor só­lo ten­drá que de­jar a un la­do la exi­gen­cia de un re­la­to cro­no­ló­gi­co, ate­ni­do a una épo­ca, u otros ras­gos de otros li­bros, pa­ra dis­fru­tar de és­te.

El en­te­rra­do del prin­ci­pio re­apa­re­ce una y otra vez, y la “lec­tu­ra” de los cas­co­tes que lo ro­dean mul­ti­pli­ca el efec­to re­la­cio­na­dor. Aun­que es el en­tu­sias­mo de la pro­pia voz na­rra­ti­va el que se co­mu­ni­ca al que lee, que se asom­bra an­te un an­te­pa­sa­do ir­lan­dés de Er­nes­to Gue­va­ra, o per­ci­be la im­por­tan­cia de una no­ve­la de Geor­ge Sand, “In­dia­na”, mo­de­lo de la pri­me­ra no­ve­la de Mi­tre, “Soledad”, y tam­bién lec­tu­ra de la muy lec­to­ra Eli­sa Lynch. Tam­po­co se des­per­di­cian las re­so­nan­cias. Así se sub­ra­ya que el Pie­rre Me­nard de Bor­ges ocul­ta en el nom­bre de pi­la, otra vez, la pa­la­bra pie­dra.

Hay es­ce­nas me­mo­ra­bles de la li­te­ra­tu­ra clá­si­ca bien ci­ta­das, co­mo el mo­men­to en que Ma­da­me Bo­vary la­me el res­to del li­cor de una co­pi­ta. El hom­bre en­te­rra­do, si se ma­ne­ja­ra en una no­ve­la co­mún, apa­re­ce­ría co­mo un ele­men­to con­tra­dic­to­rio, por­que tie­ne ce­lu­lar y una lin­ter­na de lla­ve­ro que lo ha­cen con­tem­po­rá­neo de los que leen. Pe­ro po­co a po­co (en­tre otras co­sas por­que po­dría tra­tar­se de una pe­sa­di­lla del pro­pio Mi­tre), uno acep­ta que sea un an­cla en tan­ta de­ri­va ins­pi­ra­da, aun­que tam­bién se re­sig­na a que, a la lar­ga, se con­vier­ta en una me­tá­fo­ra o un sím­bo­lo. Cons­cien­te

de la pro­pa­ble ne­ce­si­dad de acla­ra­cio­nes, Vi­ta­gliano agre­ga una quin­ta par­te con “Re­fe­ren­cias por cap pí­tu­los”, tra­zan­do in­clu­so re­la­cio­nes en­tre ellas: li­bros, per­so­nas so­nas, per­so­na­jes, sin que la im­por­tan­cia sea la bas ba­se de la ex­ten­sión. De nu nue­vo sal­tan re­la­cio­nes que asom­bran. Por ej ejem­plo, Fran­cis­co Mu Mu­ñoz Az­pi­ri fi­gu­ra por­que es­cri­bió un ci­clo de ra­di ra­dio­tea­tros pro­ta­go­ni­za­do ni­za­dos por Eva Pe­rón cuand cuan­do era Eva Duar­te, en R Ra­dio Bel­grano. No cues­ta mu­cho ima­gi­nar la son­ri son­ri­sa de Vi­ta­gliano al l apun­tar que di­cho pro­duc­to po­pu­lar abrió con “Ma­da­me Lynch, la ama­zo­na del des­tino”. Una de las fi­chas más ex­ten­sas tie­ne que ver con “El mi­la­gro se­cre­to”, re­la­to de Bor­ges, con nue­vo des­plie­gue de aso­cia­cio­nes. En otro mo­men­to se men­cio­na una man­sión al fin de­mo­li­da y so­bre la cual se cons­tru­yó la hoy Bi­blio­te­ca Na­cio­nal a lo lar­go de in­ter­mi­na­bles años.

Si uno se zam­bu­lle en la úl­ti­ma no­ve­la de Vi­ta­gliano, con­vie­ne que aflo­je el mu­ñe­co ló­gi­co, y no aban­do­ne. Le re­sul­ta­rá fá­cil. Por­que el tex­to pro­vo­ca, ex­ci­ta, lo­gra la cu­rio­si­dad, una y otra vez. Una ac­ti­tud muy de­mo­li­da hoy por el de­rrum­be del pe­rio­dis­mo escrito, la no­ver­dad, y otros oxi­mo­ro­nes que se pre­ten­den reales. A su ma­ne­ra, el li­bro lu­cha exi­to­sa­men­te a fa­vor de la li­te­ra­tu­ra.

LI­BRO. Vi­ta­gliano es pro­fe­sor, in­ves­ti­ga­dor y es­cri­tor. Su úl­ti­ma no­ve­la es “En­te­rra­dos”(Ed­ha­sa).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.