Po­lu­ción, men­te y da­ño ce­re­bral: la con­ta­mi­na­ción del ai­re cau­sa pro­ble­mas a ni­vel cog­ni­ti­vo, in­te­lec­tual y de me­mo­ria.

Noticias - - SUMARIO - ANDREA GENTIL agen­til@per­fil.com @an­drea_­gen­til

Ca­da

año, ocho mi­llo­nes de per­so­nas mue­ren por en­fer­me­da­des pul­mo­na­res y car­dio­vas­cu­la­res cau­sa­das por el ai­re que res­pi­ran. Se­me­jan­te es­ce­na­rio, que se man­tie­ne ca­si inal­te­ra­ble des­de ha­ce una dé­ca­da, es­tá em­peo­ran­do. Es­tu­dios re­cien­tes per­mi­ten com­pro­bar que los con­ta­mi­nan­tes pre­sen­tes en el ai­re im­pac­tan en el or­ga­nis­mo de un mo­do di­fe­ren­te a lo que se ima­gi­na­ba has­ta ha­ce po­co. Además de los da­ños res­pi­ra­to­rios, pue­den pro­vo­car una re­duc­ción en la ca­pa­ci­dad cog­ni­ti­va, en las ha­bi­li­da­des in­te­lec­tua­les y en la me­mo­ria. Es de­cir, los agen­tes con­ta­mi­nan­tes que res­pi­ra­mos afec­tan di­rec­ta­men­te a nues­tro ce­re­bro.

El tra­ba­jo más re­cien­te al res­pec­to fue he­cho por es­pe­cia­lis­tas de la Uni­ver­si­dad de Ya­le (Es­ta­dos Uni­dos) y de la Uni­ver­si­dad Nor­mal de Pe­kin (Chi­na), que com­pa­ra­ron el desem­pe­ño de 20.000 chi­nos en prue­bas de idio­ma (re­co­no­ci­mien­to de pa­la­bras) y de ma­te­má­ti­cas (re­so­lu­ción de pro­ble­mas). Los par­ti­ci­pan­tes, to­dos ma­yo­res de diez años, vi­vían en ciu- da­des con al­tos ni­ve­les de po­lu­ción am­bien­tal. To­dos los otros fac­to­res de ries­go fue­ron des­car­ta­dos .

Y los re­sul­ta­dos son im­pac­tan­tes: des­pués de tres años de ex­po­si­ción a los con­ta­mi­nan­tes, esas per­so­nas te­nían un ren­di­mien­to cog­ni­ti­vo si­mi­lar al que su­po­ne per­der un año de es­co­la­ri­dad.

Los pri­me­ros in­di­cios de que las par­tí­cu­las no­ci­vas que es­tán en el ai­re im­pu­ro lle­gan al ce­re­bro son del año 2016, cuan­do es­pe­cia­lis­tas de la Uni­ver­si­dad de Lan­cas­ter (del Reino Uni­do) ha­lla­ron re­si­duos tó­xi­cos en mues­tras de te­ji­do ce­re­bral en­tre per­so­nas que ha­bían ha­bi­ta­do lu­ga­res con al­tos ni­ve­les de con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca, co­mo el Dis­tri­to Fe­de­ral de Mé­xi­co y Man­ches­ter (en In­gla­te­rra). El des­cu­bri­mien­to coin­ci­dió con el de­sa­rro­llo de re­cur­sos tec­no­ló­gi­co ca­pa­ces de me­dir el ta­ma­ño de los com­pues­tos mi­núscu­los pre­sen­tes en el ai­re.

El ai­re at­mos­fé­ri­co es­tá com­pues­to por ni­tró­geno, oxí­geno, hi­dró­geno, gas car­bó­ni­co y va­por de agua. Los

es­pe­cia­lis­tas con­si­de­ran que es­tá po­luí­do cuan­do em­pie­za a con­te­ner sus­tan­cias quí­mi­cas a ni­ve­les que pue­den im­pac­tar so­bre el or­ga­nis­mo de se­res hu­ma­nos y ani­ma­les. Hay cen­te­na­res de com­pues­tos pro­ve­nien­tes de las más di­ver­sas fuen­tes, y las con­cen­tra­cio­nes lí­mi­te pa­ra la sa­lud, a par­tir de las cua­les co­mien­zan a afec­tar­la, va­rían de acuer­do con ca­da uno de los com­pues­tos y sus ca­rac­te­rís­ti­cas.

Uno de los más pe­que­ños y no­ci­vos es el PM2.5, que es emi­ti­do cuan­do se rea­li­zan gran­des que­mas y por las fá­bri­cas, mi­de el equi­va­len­te a un ter­cio del es­pe­sor de un so­lo ca­be­llo. Es tan fino que lo­gra atra­ve­sar la ba­rre­ra que pro­te­ge al ce­re­bro, la ba­rre­ra he­ma­to­en­ce­fá­li­ca. Al so­lo efec­to de la com­pa­ra­ción: nue­ve de ca­da diez prin­ci­pios ac­ti­vos de to­dos los me­di­ca­men­tos en de­sa­rro­llo por la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca y por la me­di­ci­na no lo­gran tras­pa­sar­la.

El PM2.5 que bro­ta del es­ca­pe de los au­to­mo­to­res, por ejem­plo, re­sul­ta tó­xi­co ya al su­pe­rar los diez mi­cro­gra­mos por me­tro cú­bi­co. Las ta­sas del PM10 (pro­ve­nien­tes del hu­mo in­dus­trial y el pol­vo) de­ben te­ner el do­ble de con­cen­tra­ción pa­ra ser da­ñi­nas.

La po­lu­ción tam­bién per­ju­di­ca al ce­re­bro de un mo­do in­di­rec­to. Las par­tí­cu­las agre­den a las cé­lu­las de la pa­red de la na­riz y de los pul­mo­nes, desatan­do pro­ce­sos in­fla­ma­to­rios. La in­fla­ma­ción es más agre­si­va en el ce­re­bro que en cual­quier otra par­te del cuer­po, y en­tre las con­se­cuen­cias de es­te pro­ce­so es­tán las en­fer­me­da­des de­ge­ne­ra­ti­vas.

Una investigación rea­li­za­da re­cien­te­men­te por in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de To­ron­to (Ca­na­dá) mos­tró que, de las 6,6 mi­llo­nes de per­so­nas que ha­bi­tan en la pro­vin­cia de On­ta­rio, quie­nes vi­ven en un ra­dio de 50 me­tros al­re­de­dor de la ave­ni­da prin­ci­pal tie­nen un 12 por cien­to más de ries­go de desa­rro­llar de­men­cia, que aque­llos que es­tán a más de 200 me­tros.

HALLAZGOS ACUMULATIVOS. Los pri­me­ros in­di­cios de que ha­bía una re­la­ción muy es­tre­cha en­tre las en­fer­me­da­des neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vas y la po­lu­ción del ai­re fue­ron una mul­ti­tud de pe­rros con de­men­cia des­cu­bier­tos en la ciu­dad ca­pi­tal de Mé­xi­co en los al­bo­res del si­glo XXI. Fue la neu­ro­cien­tí­fi­ca Li­lian Cal­de­rón-Gar­ci­due­ñas que ad­vi­tió al­go in­quie­tan­te: los pe­rros año­sos que vi­vían en áreas muy con­ta­mi­na­das de la ciu­dad so­lían vol­ver­se agre­si­vos, pre­sen­tar ma­yo­res ni­ve­les de des­orien­ta­ción y has­ta lle­ga­ban a per­der la ha­bi­li­dad de re­co­no­cer a sus due­ños. Cuan­do los ani­ma­les mu­rie­ron, Cal­de­ró­nGar­di­due­ñas los in­ves­ti­gó y ha­lló que sus ce­re­bros te­nían (com­pa­ra­dos con los de ca­nes de ciu­da­des me­nos po-

luí­das) más de­pó­si­tos ex­tra­ce­lu­la­res de la pro­teí­na be­ta ami­loi­de, las mis­mas pla­cas que los cien­tí­fi­cos creen es­tán re­la­cio­na­das con el mal de Alz­hei­mer en los se­res hu­ma­nos.

Lue­go de ella, la neu­ro­cien­tí­fi­ca se de­di­có a in­ves­ti­gar si tam­bién los ce­re­bros de ni­ños y adul­tos jó­ve­nes muer­tos en ac­ci­den­tes en la ciu­dad de Mé­xi­co pre­sen­ta­ban esas gran­des can­ti­da­des de pro­teí­na be­ta ami­loi­de. Tam­bién bus­có sig­nos de in­fla­ma­ción ce­re­bral. Y en­con­tró lo que bus­ca­ba. Otros ex­per­tos han di­cho que los es­tu­dios de es­ta es­pe­cia­lis­ta no se ha­bían he­cho ba­jo con­tro­les lo su­fi­cien­te­men­te ri­gu­ro­sos, y hay quie­nes le dis­cu­ten que las pla­cas de be­ta ami­loi­de no son ne­ce­sa­ria­men­te sig­nos de de­men­cia. Pe­ro tra­ba­jos pos­te­rio­res, de otros in­ves­ti­ga­do­res, re­for­za­ron aque­llos des­cu­bri­mien­tos.

Y fue­ron in­ves­ti­ga­cio­nes de la­bo­ra­to­rio las que lo lo­gra­ron. Fue to­mar mues­tras de aquél ai­re po­luí­do del Dis­tri­to Fe­de­ral, con­ver­tir­los en un ae­ro­sol jun­to con un ne­bu­li­za­dor hos­pi­ta­la­rio y co­lo­car es­tas car­gas de ai­re su­cio den­tro de jau­las en las que vi­vían ra­to­nes de la­bo­ra­to­rio. Los roe­do­res ha­bían si­do ma­ni­pu­la­dos por me­dio de in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca pa­ra que ex­pre­sa­ran un gen de la pro­teí­na be­ta ami­loi­de hu­ma­na. Otros ani­ma­les de con­trol fue­ron co­lo­ca­dos en jau­las en las que res­pi­ra­ron ai­re lim­pio. Lue­go de muer­tos los ani­ma­les, allí es­ta­ban sus ce­re­bro, con se­rios sig­nos de de­ge­ne­ra­ción, lue­go de ha­ber res­pi­ra­do el ai­re con­ta­mi­na­do. Los neu­ro­cien­tí­fi­cos Ca­leb Finch y Todd Mor­gan com­pro­ba­ron que los ce­re­bros te­nían mo­lé­cu­las in­fla­ma­to­rias, in­clu­yen­do un fac­tor de ne­cro­sis que ya se com­pro­bó es ele­va­do en­tre las per­so­nas que tie­nen mal de Alz­hei­mer, y que es­tá re­la­cio­na­do con la pér­di­da de me­mo­ria.

RIES­GO PLANETARIO. Cer­ca del 90% de la po­bla­ción mun­dial vi­ve en lu­ga­res con ni­ve­les de po­lu­ción que se ubi­can por en­ci­ma de lo nor­mal. Chi­na es­tá al to­pe del rán­king, y es por eso que la ma­yor par­te de los es­tu­dios cien­tí­fi­cos so­bre el te­ma, los de ma­yo­res pro­por­cio­nes, se han rea­li­za­do en ciu­da­des de ese país. Fue­ron los chi­nos quie­nes co­men­za­ron a uti­li­zar más­ca­ras pa­ra tran­si­tar por las ca­lles, co­mo una ba­rre­ra de pro­tec­ción. El há­bi­to re­du­ce la en­tra­da de al­gu­nas sus­tan­cias con­ta­mi­nan­tes a tra­vés de la na­riz, aun­que son po­cas y la ba­rre­ra es muy li­mi­ta­da, y en al­gu­nos lu­ga­res se ne­ce­si­ta­rían mas­ca­ri­llas has­ta pa­ra dor­mir.

La mi­tad del pla­ne­ta su­fre con la ac­ción tó­xi­ca del ai­re den­tro de la ca­sa o en zo­nas ru­ra­les, que con­vi­ven con la que­ma de le­ña y de ma­de­ra y de car­bón, que ha­cen tan­to mal co­mo ha­bi­tar en ciu­da­des aba­rro­ta­das de au­to­mó­vi­les y co­lec­ti­vos.

De acuer­do con el eco­no­mis­ta Xiao­bo Zhang, uno de los au­to­res del es­tu­dio rea­li­za­do en­tre la uni­ver­si­dad de Ya­le y la de Pe­kín, “las po­lí­ti­cas an­ti­po­lu­ción, pa­ra que sean efi­ca­ces, de­be­rían ha­ber si­do im­plan­ta­das des­de la lle­ga­da de lo que lla­ma­mos mun­do mo­derno, y es­pe­ro que nues­tros hallazgos con­tri­bu­yan pa­ra que sean adop­ta­das lo más ur­gen­te­men­te po­si­ble”.

EN TO­DOS LA­DOS. Nue­ve de ca­da diez me­di­ca­men­tos no lo­gran tras­pa­sar la ba­rre­ra pro­tec­to­ra del ce­re­bro. Cier­tas sus­tan­cias del ai­re, sí.

EX­PE­RI­MEN­TO. Tres años de ex­po­si­ción a los con­ta­mi­nan­tes cau­san da­ños si­mi­la­res a per­der un año de es­co­la­ri­dad.

BUE­NOS AI­RES. Es­tu­dios re­cien­tes mues­tran que la con­ta­mi­na­ción del ai­re si­gue su­peran­do los pa­rá­me­tros sa­lu­da­bles. En Bal­va­ne­ra, en un 356%.

EL RIES­GO. Fue en Chi­na que se em­pe­za­ron a usar más­ca­ras pa­ra tran­si­tar por las ca­lles, co­mo pro­tec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.