Li­bros: “Jau­ría”, de Fer­nan­do Chu­lak.

Noticias - - SUMARIO -

“Jau­ría”, de Fer­nan­do Chu­lak. Aqui­li­na, 179 págs. $ 390.

El pun­to ce­ro del re­la­to, así mar­ca­do (“0. La lle­ga­da”) ha­ce que un hom­bre, Ser­gio, que vi­ve en las afue­ras de un pue­blo ca­si aban­do­na­do, re­ci­ba a un hom­bre ma­nia­ta­do al que de­be­rá cui­dar a cam­bio de di­ne­ro. “Tra­ta­lo bien”, di­ce la or­den por ce­lu­lar. La úl­ti­ma lí­nea da el pa­se al pri­mer ca­pí­tu­lo: “Van 413 días des­de la no­che en que le de­ja­ron a Fon­se­ca”.

En el ca­pi­tu­lo pri­me­ro Ser­gio ca­mi­na “jun­to a los ca­ni­les”. Cría pe­rros do­gos, siem­pre dis­pues­tos a la vio­len­cia y a los mor­dis­cos en­tre sí mis­mos. La si­tua­ción, a lo lar­go de mu­cho más de un año, no ha cam­bia­do. Ser­gio si­gue cui­dan­do a Fon­se­ca. To­dos los días Fon­se­ca ten­drá de­re­cho a una ho­ra de compu­tado­ra, que apro­ve­cha (o de­rro­cha) en es­cri­bir siem­pre, me­ticu­losa­men­te, el mis­mo men­sa­je de tex­to, re­la­cio­na­do con un ac­ci­den­te del pa­sa­do que no ter­mi­na de de­ve­lar­se.

Con esos es­ca­sos ele­men­tos, Fer­nan­do Chu­lak cons­tru­ye una ex­tra­or­di­na­ria es­truc­tu­ra, que pa­re­ce ir acu­mu­lan­do ten­sión sin pa­rar, mien­tras el lec­tor se en­te­ra de otros da­tos. La exis­ten­cia de una mu­jer del “pa­trón”, por ejem­plo. O la or­ga­ni­za­ción de even­tos don­de los do­gos se en­car­gan de ma­tar cer­dos ro­dea­dos de apos­ta­do­res. La ten­sión en­tre hu­ma­nos tam­bién cre­ce, in­clu­so po- nien­do en du­da la na­tu­ra­le­za de se­cues­tra­do de Fon­se­ca.

El ri­gor del es­ti­lo es tan ex­tre­mo co­mo en el me­jor He­ming­way. Só­lo ve­mos la pun­ta de un ice­berg con va­rias ca­pas de in­tri­ga y mis­te­rio. Ha­cia la mi­tad, el ri­gor de los he­chos (digno de un jue­go de vi­deo vio­len­to, co­mo lo son ca­si to­dos) se res­que­bra­ja. Por­que se tra­ta de un po­li­cial o un re­la­to, don­de ca­da ele­men­to se re­la­cio­na con di­ver­sos ras­gos hu­ma­nos, que em­pie­zan a fil­trar­se.

En el lec­tor au­men­ta la in­tri­ga prin­ci­pal: ¿po­drá el au­tor es­tar a la al­tu­ra de la in­tri­ga crea­da? Es tan in­ten­sa que por mo­men­tos pa­re­ce que só­lo un ac­to de pres­ti­di­gi­ta­ción ge­nial po­drá en­can­di­lar lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra pro­vo­car ad­mi­ra­ción, sin ne­ce­si­dad de atar to­dos los hi­los suel­tos.

La de­ci­sión fi­nal tie­ne al­go de eso. Pe­ro que­da un po­co a me­dias, tan­to en el plano li­te­ra­rio co­mo el po­li­cial, por ne­gro que sea. La ac­ción se des­en­ca­de­na, pe­ro en una se­rie rá­pi­da de he­chos vio­len­tos que man­tie­nen el al­to por­cen­ta­je de mis­te­rio, sin vol­car­se al te­rror ni a lo so­bre­na­tu­ral. El muy al­to per­fil de la pri­me­ra mi­tad im­pi­de una de­silu­sión gra­ve. Aun­que no por com­ple­to. El jue­go se quie­bra, sin ofre­cer pro­fun­di­dad en vez de cla­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.