Juan Gra­bois: es el pre­fe­ri­do del Pa­pa y el nue­vo alia­do de Cris­ti­na. Quie­re ser mi­nis­tro de De­sa­rro­llo So­cial y to­ma cla­ses con La­rre­ta. La ne­ga­ción con su pa­dre “Pa­ja­ri­to”, un his­tó­ri­co pe­ro­nis­ta.

"Es­ta­ría bár­ba­ro que fue­ra je­fe de Ga­bi­ne­te de CFK", opi­na el pi­que­te­ro so­bre el in­ten­den­te.

Noticias - - SUMARIO - DANIELA GIAN @ada­nie­la­gian

Con

una bol­sa de te­la col­ga­da de un hom­bro, Juan Gra­bois lle­ga ca­mi­nan­do a una se­de de la CTEP, la Con­fe­de­ra­ción de Tra­ba­ja­do­res de la Eco­no­mía Po­pu­lar que li­de­ra, en el ba­rrio de On­ce. Un gru­po de jó­ve­nes del ba­rrio es­tá a pun­to de al­mor­zar fi­deos con sal­sa. El di­ri­gen­te so­cial, hi­jo del his­tó­ri­co pe­ro­nis­ta “Pa­ja­ri­to” Gra­bois, pre­fie­re ma­tes y ci­ga­rri­llos. Su­be a una ha­bi­ta­ción que usa co­mo ofi­ci­na y po­ne so­bre la me­sa las Ni­ke agu­je­rea­das, uno de sus dos pa­res de za­pa­ti­llas.

“¿Les pa­re­ce una con­tra­dic­ción cri­ti­car a Ni­ke por ex­plo­tar tra­ba­ja­do­res y usar za­pa­ti­llas Ni­ke?”, pre­gun­ta el ami­go del Pa­pa, que aca­ba de lan­zar el Fren­te Pa­tria Gran­de pa­ra acom­pa­ñar a Cris­ti­na Kirch­ner en el 2019. Lle­va una se­ma­na de­fen­dién­do­se de una po­lé­mi­ca que na­ció en Twit­ter y que les ad­ju­di­ca a “los trolls de Mar­cos Pe­ña”. “Pa­ra mí no es una con­tra­dic­ción”, se res­pon­de.

NOTICIAS: A al­gu­nos pue­de pa­re­cer­les con­tra­dic­to­rio, co­mo que lí­de­res po­pu­la­res co­mo Cris­ti­na sean mul­ti­mi­llo­na­rios. Us­ted di­ce que pre­fe­ri­ría que to­dos fue­ran “Pe­pe” Mu­ji­ca…

Juan Gra­bois: Es un te­ma de es­ti­lo. No me pa­re­ce una con­tra­dic­ción.

En las úl­ti­mas vi­si­tas de CFK a Co­mo­do­ro Py, Gra­bois la acom­pa­ñó. Es­tá “ab­so­lu­ta­men­te con­ven­ci­do de que no es co­rrup­ta”. Por la uni­dad, el re­fe­ren­te de los car­to­ne­ros se jun­tó con Ser­gio Massa. Re­za pa­ra no per­der el equi­li­bro en­tre “amor y va­ni­dad” y to­ma cla­ses de ges­tión con Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta. eta.

ALIADA. Los diá­lo­gos con on la ex pre­si­den­ta su­ce­den n ca­da 15 días, sin in­ter- me­dia­rios. Gra­bois le pi­de una agen­da pa­ra los po­bres, el úni­co 30% que le in­tere­sa. Es hi­jo de la cla­se me­diaal­ta, pe­ro des­de que se fue aver­gon­za­do de su ca­sa por “vi­vir tan bien”, no le in­tere­sa “po­ner la ener­gía” en esa par­te de la so­cie­dad.

Vi­ve en Bou­log­ne, la par­te hu­mil­de de San Isi­dro, con su es­po­sa y sus tres hi­jos. To­ma el tren pa­ra lle­gar a dar cla­ses de Teo­ría del Es­ta­do a la UBA y nun­ca se com­pra ro­pa. Tra­ba­jó tam­bién co­mo tra­duc­tor de li­bros, en­tre ellos una bio­gra­fía de Mi­chael Jack­son, y co­mo abo­ga­do, en di­vor­cios de mú­si­cos fa­mo­sos que man­tie­ne en si­len­cio. Pe­ro quie­re de­jar to­do pa­ra de­di­car­se a la po­lí­ti­ca. No bus­ca ser can­di­da­to a na­da pe­ro lo tien­ta el Mi­nis­te­rio de De­sa­rro­llo So­cial.

NOTICIAS: ¿Qué le cri­ti­ca a Cris­ti­na Kirch­ner?

Gra­bois: Una co­sa fun­da­men­tal es asu­mir que la co­rrup­ción es un pro­ble­ma, no que es un in­ven­to cor­po­ra­ti­vo del Gru­po Cla­rín y de Mag­net­to, ni tam­po­co que es la ca­rac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal del Go­bierno. La otra es que no hu­bo un com­ba­te a la po­bre­za es­truc­tu­ral.

Ca­si co­mo una cues­tión de fe, cree que la ex pre­si­den­ta cam­bió y que es la me­jor op­ción pa­ra el 2019. Pe­ro acla­ra que no es “sol­da­do de Cris­ti­na” y que no quie­re cer­ca a los co­rrup­tos. Sin nom­brar­lo, se re­fi­rió así a Ju­lio De Vi­do que, des­de la cár­cel, lo tra­tó de “or­ti­va” y “vi­gi­lan­te”. “Se pu­so el sa­yo –di­ce Gra­bois–. Yo sé que los pro­ce­sos ju­di­cia­les es­tán vi­cia­dos, pe-

ro De Vi­do es un per­so­na­je que no me gus­ta. Otro es Gui­ller­mo Mo­reno, es co­mo esos pe­rros ca­ni­ches que la­dran pe­ro des­pués no ga­nan nin­gu­na pe­lea: se hi­zo el lo­co con Cla­rín y con los so­je­ros, y per­dió co­mo en la gue­rra. Hi­zo co­sas bue­nas, co­mo el con­trol de pre­cios. Pe­ro hi­zo mul­ti­mi­llo­na­rio a Co­to, con­cen­tró la eco­no­mía, hi­zo pe­ro­nis­mo al re­vés”.

NOTICIAS: ¿Se reunió con otros pe­ro­nis­tas?

Gra­bois: Con Massa, Al­ber­to Fer­nán­dez, Jor­ge Taia­na, pe­ro tam­bién con Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta y si pu­die­ra me en­con­tra­ría con Ma­cri. Ideo­ló­gi­ca­men­te es­toy en las an­tí­po­das de La­rre­ta, pe­ro pa­ra mí es­ta­ría bár­ba­ro que pu­die­ra ser el je­fe de Ga­bi­ne­te de Cris­ti­na. No creo que los con­ven­za.

PADRINO. Cuan­do Jor­ge Ber­go­glio se con­vir­tió en Fran­cis­co, en mar­zo del 2013, Gra­bois se fue a vi­vir a San Mar­tín de los An­des. Es­ta­ba ago­ta­do de su ta­rea en el Mo­vi­mien­to de Tra­ba­ja­do­res Ex­clui­dos (MTE) y de aten­der el te­lé­fono a los nue­vos “enamo­ra­dos” del Pa­pa que lo lla­ma­ban pa­ra con­se­guir una au­dien­cia. Pe­ro an­tes de ir­se, me­tió mano en la or­ga­ni­za­ción del Va­ti­cano y por pe­di­do de su ami­go, man­dó a la asun­ción y en la co­mi­ti­va ofi­cial a un re­fe­ren­te: el car­to­ne­ro Ser­gio Sán­chez.

No se sien­te un “ahi­ja­do” po­lí­ti­co de Fran­cis­co, ni re­ve­la las char­las que man­tie­nen, pe­ro es uno de los ben­de­ci­dos por el Pa­pa. Y tam­bién su de­fen­sor: “Des­de que el Go­bierno asu­mió que no iba a po­der ins­tru­men­tar al Pa­pa pa­ra sus fi­nes po­lí­ti­cos, mo­to­ri­zó una cam­pa­ña de des­pres­ti­gio, que li­de­ra Mar­cos Pe­ña en las re­des so­cia­les y en los gran­des me­dios de co­mu­ni­ca­ción”, lan­za Gra­bois, que se de­fi­ne de mo­do ecléc­ti­co: un cris­tiano de for­ma­ción mar­xis­ta y con in­fluen­cias pe­ro­nis­tas.

FOTOS:FO MAR­CE­LO ESCAYOLA

TROLLS. Culpa a Mar­cos Pe­ña por la cam­pa­ña de di­fa­ma­ción que su­frió por sus Ni­ke, la mar­ca que cri­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.