An­ge­la en­tre los de­mo­nios: la no­ta­ble can­ci­ller ale­ma­na anun­cia su ale­ja­mien­to de la po­lí­ti­ca, en un tiem­po pla­ga­do de ex­tre­mis­mo y de­ma­go­gia.

La no­ta­ble can­ci­ller ale­ma­na anun­cia su ale­ja­mien­to de la po­lí­ti­ca, en un tiem­po pla­ga­do de ex­tre­mis­mo y de­ma­go­gia.

Noticias - - STAFF - * PRO­FE­SOR y men­tor de Cien­cia Po­lí­ti­ca, Uni­ver­si­dad Em­pre­sa­rial Si­glo 21.

An­ge la Mer­kel em­pe­zó a em­pa­car sus co­sas pa­ra ir­se de la po­lí­ti­ca. Cuan­do cum­pla su anun­cio, de­ja­rá atrás un es­ce­na­rio re­ple­to de exal­ta­dos y de­ma­go­gos con an­sias de au­tó­cra­tas. Cuan­do lle­gó a la po­lí­ti­ca, el es­ce­na­rio de las po­ten­cias de Oc­ci­den­te es­ta­ba col­ma­do de gi­gan­tes. A dies­tra y si­nies­tra, así co­mo en una y otra cos­ta del Atlán­ti­co, ha­bía me­re­ce­do­res del ran­go de es­ta­dis­ta. To­dos te­nían la­do os­cu­ro y ta­lón de Aqui­les, pe­ro ex­pre­sa­ban li­de­raz­gos lú­ci­dos y vi­go­ro­sos. La de­re­cha du­ra te­nía a Rea­gan en la Ca­sa Blan­ca y a That­cher en el 10 de Dow­ning Street. Ambos im­pul­sa­ron el neo­con­ser­va­du­ris­mo. Es­pa­ña tuvo un gran li­be­ral en Adol­fo Suá­rez y un in­te­li­gen­te so­cial­de­mó­cra­ta en Fe­li­pe González. Fran­cia pa­sa­ba de Gis­card D’Es­taing a Chi­rac, Mit­te­rrand me­dian­te, mien­tras la Ale­ma­nia de Kon­rad Ade­nauer, Willy Brandt y Hel­mut Sch­midt, ha­bía po­di­do reuni­fi­car­se ba­jo la con­duc­ción de otro Hel­mut, el vo­lu­mi­no­so Kohl.

Igual que el ita­liano Giu­lio An­dreot­ti, to­dos te­nían su la­do ma­lo. Pe­ro la im­pre­sión rei­nan­te es que eran fi­gu­ras po­lí­ti­cas vi­go­ro­sas. Co­mo tam­bién lo fue­ron Bill Clin­ton y Ba­rak Oba­ma. Cuan­do An­ge­la Mer­kel en­tró en el es­ce­na­rio po­lí­ti­co de las po­ten­cias de Oc­ci­den­te, Sil­vio Ber­lus­co­ni era uno de los pri­me­ros bro­tes de la ola de fi­gu­ras vul­ga­res y gro­tes­cas que po­co des­pués flo­re­ce­rían en to­das las gran­des ca­pi­ta­les, cam­bian­do el pai­sa­je po­lí­ti­co oc­ci­den­tal. Hoy, en el des­pa­cho del pri­mer mi­nis­tro ita­liano es­tá el im­per­cep­ti­ble Gius­sep­pe Con­te, cu­yo je­fe es el mi­nis­tro del In­te­rior Mat­teo Sal­vi­ni, un ex­tre­mis­ta de de­re­cha que pro­ve­nie de un par­ti­do que an­tes que­ría rom­per Ita­lia y aho­ra quie­re rom­per la Unión Eu­ro­pea. El ti­món es­pa­ñol que es­tu­vo en ma­nos de Adol­fo Suá­rez y Fe­li­pe González,

hoy es­tá en ma­nos de Pe­dro Sán­chez, un di­ri­gen­te que per­dió to­das las elec­cio­nes y que, tras des­tro­nar con un vo­to de cen­su­ra a Ma­riano Ra­joy de­bió ha­ber le­gi­ti­ma­do su go­bierno en co­mi­cios ade­lan­ta­dos, pe­ro pre­fi­rió que­dar­se co­mo si lo hu­bie­ran vo­ta­do, sin co­rrer ries­gos en las ur­nas y con apo­yo del par­ti­do an­ti-sis­te­ma Po­de­mos y los se­pa­ra­tis­tas ca­ta­la­nes y vas­cos. To­dos es­tán le­jos de la es­ta­tu­ra de la mu­jer que al­can­zó el re­cord de Hel­mut Kohl en el go­bierno de Ale­ma­nia.

RETIRADA. Den­tro de tres años, cuan­do fi­nal­men­te Mer­kel de­je la po­lí­ti­ca, en otra im­por­tan­te ca­pi­tal oc­ci­den­tal, Bra­si­lia, ocu­pa­ra el pa­la­cio pre­si­den­cial la ver­sión la­ti­noa­me­ri­ca­na de Du­ter­te, el cri­mi­nal con­fe­so que go­bier­na Fi­li­pi­nas. Aun­que Jair Bol­so­na­ro no ma­tó a na­die con sus pro­pias ma­nos, sus reite­ra­das apo­lo­gías de crí­me­nes ho­rren­dos co­mo la tor­tu­ra y las ma­sa­cres lo con­vier­ten en un lí­der par­ti­cu­lar­men­te vio­len­to. Mer­kel lle­gó al po­der en Ale­ma­nia por la ad­mi­ra­ción que des­per­tó en Kohl y otros al­tos di­ri­gen­tes con­ser­va­do­res ni bien in­gre­só a la CDU, tras la caí­da del Mu­ro. Te­nía un no­ta­ble cu­rrí­cu­lum en el te­rreno de las cien­cias. En cam­bio Bol­so­na­ro se hi­zo no­tar en su lar­ga tra­yec­to­ria de le­gis­la­dor, no por su exi­gua ta­rea le­gis­la­ti­va. La in­con­ti­nen­cia bar­bá­ri­ca hoy abre puer­tas en el es­ce­na­rio al que Mer­kel ac­ce­dió por su lu­ci­dez di­ri­gen­cial y por sus tra­ba­jos cien­tí­fi­cos.

Re­sul­ta sig­ni­fi­ca­ti­vo que un mis­mo pu­ña­do de días ha­yan pues­to en la por­ta­da de los dia­rios al hom­bre que lle­ga al po­der en Bra­sil y a la mu­jer que em­pie­za a de­jar el po­der en Ale­ma­nia. Co­mo en la efi­gie de un dios Jano, son las dos ca­ras con­tra­pues­tas de es­te tiem­po. En ri­gor, ella es la prue­ba más con­tun­den­te de que la cen­tro­de­re­cha es­tá en las an­tí­po­das de la ul­tra­de­re­cha.

Mer­kel cre­ció en la Ale­ma­nia co­mu­nis­ta, se su­mó al par­ti­do de­mo­cris­tiano de Ade­nauer ni bien ca­yó el Mu­ro. Cuan­do la som­bra de la co­rrup­ción os­cu­re­ció la ima­gen de Hel­mut Kohl, el ca­mino ha­cia el po­der se abrió pa­ra la jo­ven Fí­si­ca que ha­bía ob­te­ni­do un doc­to­ra­do en Quí­mi­ca Cuán­ti­ca con una te­sis des­lum­bran­te, y que con­ser­vó el ape­lli­do de su pri­mer ma­ri­do, el Fí­si­co Ul­rich Mer­kel, aún des­pués de ca­sar­se con su se­gun­do ma­ri­do, el Quí­mi­co Joa­chim Sauer.

Des­de que se con­vir­tió en can­ci­ller, su ima­gen cre­ció has­ta ser un pa­ra­dig­ma del gran es­ta­dis­ta. Sin em­bar­go, en bue­na par­te de sus ges­tio­nes de­bió go­ber­nar en Gran Coa­li­ción, co­mo los ale­ma­nes lla­man a los co­go­bier­nos en­tre con­ser­va­do­res y so­cia­lis­tas; ex­cep­cio­na­li­dad cu­yo pri­mer ca­so fue el go­bierno que en­ca­be­za­ron Kurt Kie­sin­ger y Willy Brandt en­tre 1966 y 1969.

En aque­lla opor­tu­ni­dad, los dos gran­des par­ti­dos de­ci­die­ron afron­tar juntos una se­rie de du­ras pe­ro ne­ce­sa­rias re­for­mas eco­nó­mi­cas. En cam­bio aho­ra, la ra­zón de los úl­ti­mos co­go­bier­nos cen­tro­de­re­cha­cen­troiz­quier­da es el asen­so de fuer­zas ra­di­ca­les. Die Lin­ke cre­ció en la iz­quier­da de ma­triz mar­xis­ta mien­tras Al­ter­na­ti­va por Ale­ma­nia (AfD) se eri­gía co­mo una vi­go­ro­sa ex­tre­ma de­re­cha. Mer­kel pu­do ha­ber op­ta­do, co­mo los con­ser­va­do­res aus­tria­cos de Se­bas­tian Kurz, por una coa­li­ción que in­clu­ye­ra a la ul­tra­de­re­cha pa­ra no te­ner que aliar­se con la cen­troiz­quier­da. Eli­gió lo in­ver­so for­man­do go­bierno con los so­cial­de­mó­cra­tas pa­ra no in­cluir la ex­tre­ma de­re­cha, por­que la cen­troiz­quier­da de­fien­de la so­cie­dad abier­ta, di­ver­sa y plu­ral del Es­ta­do de De­re­cho, mien­tras que los ul­tra­con­ser­va­do­res co­lo­can la na­ción por so­bre la re­pú­bli­ca, la ma­yo­ría por so­bre las mi­no­rías y el po­der de un lí­der por so­bre las ins­ti­tu­cio­nes.

Mer­kel en­tien­de que los fun­da­men­tos de la so­cie­dad que de­fien­de el con- ser­va­du­ris­mo heredero de Ade­nauer, tie­nen por alia­dos a los so­cial­de­mó­cra­tas y por enemi­gos a los ex­tre­mos de la iz­quier­da y la de­re­cha.

Por to­do lo que hi­zo y di­jo, ella es la con­tra­ca­ra de Bol­so­na­ro. Tam­bién la con­tra­ca­ra de Do­nald Trump, de Mat­teo Sal­vi­ni, del hún­ga­ro Vik­tor Or­ban, del ul­tra­na­cio­na­lis­mo re­na­ci­do en Po­lo­nia por los her­ma­nos Kaczyns­ki y de to­dos los de­ma­go­gos na­cio­na­lis­tas que lle­ga­ron al po­der con ban­de­ras de in­to­le­ran­cia.

Sin An­ge­la Mer­kel en la po­lí­ti­ca, la Unión Eu­ro­pea pier­de una vi­go­ro­sa de­fen­so­ra y la de­mo­cra­cia li­be­ral su más no­ta­ble es­ta­dis­ta.

“Sin An­ge­la Mer­kel en la po­lí­ti­ca, la Unión Eu­ro­pea pier­de una vi­go­ro­sa de­fen­so­ra y la de­mo­cra­cia li­be­ral su más no­ta­ble es­ta­dis­ta.”

SU­CE­SO­RES. El mi­nis­tro de Sa­lud de Mer­kel, Jens Spahn, An­ne­gret Kram­pKa­rren­bauer y Ar­min Las­chet, los can­di­da­tos al trono de Mer­kel.

NO VA MÁS. Mer­kel ter­mi­na ja­quea­da por sus enemi­gos en los ex­tre­mos de la iz­quier­da y la de­re­cha eu­ro­pea.

Por CLAU­DIO FANTINI *

OTRA VEREDA. El mi­nis­tro del In­te­rior ita­liano, Mat­teo Sal­vi­ni, fes­te­jó el pa­so al cos­ta­do de Mer­kel. Pe­dro Sán­chez, pre­si­den­te es­pa­ñol, con el ale­mán Stein­meier.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.