El pe­li­gro­so ofi­cio de ha­cer con­fe­sar

Noticias - - 29° ANIVERSARIO DE NOTICIAS - POR MA­RÍA FER­NAN­DA VI­LLO­SIO *

Cuan­do

el fis­cal Car­los Stor­ne­lli se re­cu­pe­ró del im­pac­to, lo mi­ró fi­jo y le di­jo: “Si vas a ir en con­tra del po­der te­nés que sa­ber una co­sa: a los seis me­ses te vas a que­dar so­lo”. Die­go Ca­bot es­ta­ba dis­pues­to a co­rrer el ries­go. Te­nía en sus ma­nos un pu­ña­do de fo­to­co­pias que que­ma­ba: los ocho cua­der­nos de la co­rrup­ción K, que lue­go se con­ver­ti­rían en la tra­ma más apa­sio­nan­te de trai­cio­nes po­lí­ti­cas y em­pre­sa­ria­les de la que ten­ga me­mo­ria la Ar­gen­ti­na.

Hoy, sen­ta­do en un bar, con la gen­te que lo sa­lu­da del otro la­do de la ven­ta­na, no se sien­te tan le­jos de aque­lla ad­ver­ten­cia de Stor­ne­lli. Su vi­da anó­ni­ma de pe­rio­dis­ta grá­fi­co se tras­to­có. Ya no ma­ne­ja la pri­va­ci­dad co­mo an­tes. Fir­ma au­tó­gra­fos en la ca­lle. Sin em­bar­go, la fa­ma no lo pro­te­ge lo su­fi­cien­te. En al­gu­nos mo­men­tos, em­pie­za a per­ci­bir la so­le­dad de ha­ber obli­ga­do al po­der a ha­cer al­go que no se per­do­na: con­fe­sar.

Una no­che, no ha­ce mu­cho tiem­po, le pre­gun­ta­ron des­de un au­to por una di­rec­ción que él co­no­cía. La es­qui­na en la que, esa mis­ma ma­ña­na, se ha­bía en­con­tra­do con una de sus fuen­tes. Ca­bot en­ten­dió el men­sa­je. Y su­po tam­bién que sus nue­vos enemi­gos no eran ne­ce­sa­ria­men­te aque­llos a los que ha­bía obli­ga­do a pa­sar por Co­mo­do­ro Py. Los más pe­li­gro­sos po­dían ser los que no te­nían ros­tro.

De enero a es­ta par­te, cuan­do el ex sar­gen­to Jor­ge Ba­ci­ga­lu­po le en­tre­gó una ca­ja con do­cu­men­tos que él pro­ce­sa­ba de ma­dru­ga­da y en se­cre­to, tu­vo mu­chos mie­dos. A que lo ma­ta­ran, a ser víc­ti­ma de una ex­tor­sión, a no po­der pro­bar lo de­nun­cia­do. Tam­bién el es­ca­lo­frío de sa­ber que su in­ves­ti­ga­ción iba a pa­sar a la his­to­ria con una prue­ba con­mo­cio­nan­te. El dia­rio ín­ti­mo de la co­rrup­ción. Có­mo se pa­ga una coima en la os­cu­ri­dad de un es­ta­cio­na­mien­to.

Ha­ce 15 años, tu­ve sen­sa­cio­nes si­mi­la­res. Ma­rio Pon­ta­quar­to me con­fe­sa­ba que ha­bía lle­va­do las va­li­jas de los so­bor­nos del Se­na­do. El pri­mer arre­pen­ti­do de la po­lí­ti­ca fue ab­suel­to lue­go, jun­to a otros tres fun­cio­na­rios y cua­tro se­na­do­res, en una si­tua­ción ab­sur­da: él se de­cía cul­pa­ble, pe­ro la Jus­ti­cia lo de­cla­ra­ba inocen­te. Hoy, la cau­sa de los cua­der­nos K tie­ne 27 arre­pen­ti­dos, 29 in­da­ga­dos y 23 de­te­ni­dos. Que el sen­ti­mien­to de so­le­dad de Ca­bot y su va­len­tía, es­ta vez, val­gan la pe­na.

*Edi­to­ra de In­for­ma­ción Ge­ne­ral de NO­TI­CIAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.