G20:

El Go­bierno cree que sa­lió for­ta­le­ci­do lue­go de la Cum­bre. Las en­cues­tas y el efec­to llan­to: ¿obra de Durán Bar­ba? Es­pal­da­ra­zo a Pa­tri­cia Bull­rich.

Noticias - - SUMARIO - JUAN LUIS GON­ZÁ­LEZ jl­gon­za­[email protected]­fil.com @jua­ne­le­gon­za­lez

el Go­bierno vol­vió a res­pi­rar lue­go de la Cum­bre. Ma­cri, el ob­se­si­vo de los de­ta­lles que re­vi­só los en­sa­yos y ter­mi­nó en un llan­to que, pa­ra miem­bros del ofi­cia­lis­mo, pu­do ha­ber si­do obra de Durán Bar­ba.

Los

mé­di­cos tie­nen el te­ma bien es­tu­dia­do. Se­gún la cien­cia, pa­ra llo­rar el hu­mano pri­me­ro tie­ne que ab­sor­ver una gran can­ti­dad de ai­re en los pul­mo­nes y, en esa pul­sión, el sis­te­ma ner­vio­so or­de­na a la la­rin­ge que per­ma­nez­ca abier­ta más allá de lo nor­mal. Esa ac­ción es la que pro­vo­ca lo que se co­no­ce co­mo “el nu­do” en la gar­gan­ta, efec­to tí­pi­co que vie­ne jun­to a los mo­men­tos sen­si­bles. En la no­che del sá­ba­do Mau­ri­cio Ma­cri ex­pe­ri­men­tó esa emo­ción y la con­si­guien­te bo­ca­na­da de oxí­geno pe­ro por dos ca­rri­les dis­tin­tos: por un la- do tu­vo que res­pi­rar pro­fun­da­men­te pa­ra que se le es­ca­pen unas lá­gri­mas lue­go del show en el Tea­tro Co­lón, an­te la aten­ta mi­ra­da de los man­da­ta­rios más im­por­tan­tes del mun­do, y jun­to al llan­to del Pre­si­den­te ocu­rrió tam­bién una ex­ha­la­ción sim­bó­li­ca, que com­par­tió el ofi­cia­lis­mo en­te­ro ade­más del lí­der del PRO, lue­go de una vic­to­ria po­lí­ti­ca tras tan­tos me­ses de ma­la­ria. Ese fue el ca­pi­tal más im­por­tan­te que de­jó la vi­si­ta de los je­fes de los Es­ta­dos más fuer­tes del glo­bo, reuni­dos por el G20: un gi­gan­tes­co so­plo de ai­re fres­co con el que el Go­bierno as­pi­ra a ce­rrar el año en paz.

IMA­GEN. Las lá­gri­mas del Pre­si­den­te fue­ron tan lla­ma­ti­vas que has­ta los pro­pios miem­bros del Go­bierno sos­pe­cha­ron de al­gu­na in­ten­cio­na­li­dad de­trás de las mis­mas. Bien lo sa­be Jai­me Durán Bar­ba, el gurú de Cam­bie­mos. El ecua­to­riano ha­bía lo­gra­do man­te­ner el per­fil ba­jo en el que se sue­le mo­ver du­ran­te el show “Ar­gen­tum”, aga­za­pa­do en­tre los que lle­na­ban la pla­tea del Co­lón -tan­to el ana­lis­ta co­mo otros in­vi­ta­dos apro­ve­cha­ron que las bu­ta­cas no eran nu­me­ra­das pa­ra aco­mo- dar­se-, pe­ro lue­go de la emo­ción del Pre­si­den­te las mi­ra­das se po­sa­ron so­bre él. ¿Ha­bía si­do una ma­nio­bra du­ran­bar­bia­na? In­clu­so se lo lle­gó a pre­gun­tar un des­con­fia­do miem­bro de la me­sa más chi­ca del Go­bierno que tam­bién es­ta­ba en el Tea­tro. “No tu­ve na­da que ver, fue­ron días in­ten­sos pa­ra Mau­ri­cio y lo de­be es­tar ex­pre­san­do así”, con­tes­tó el con­sul­tor, aun­que se di­vir­tió con la pre­gun­ta. De lo que si se con­ven­ció el equi­po que tra­ba­ja la ima­gen del Pre­si­den­te es que la fo­to del llan­to de Ma­cri en el bal­cón del Co­lón se­rá re­cor­da­da co­mo una de las es­ce­nas más fuer­tes de su ges­tión. En­tre esas per­so­nas

se ani­man, in­clu­so, a com­pa­rar las lá­gri­mas a fi­nes del G20 con el be­so en­tre el lí­der del PRO y su es­po­sa Ju­lia­na Awa­da tras el de­ba­te con Scio­li en el 2015.

Luis Et­che­vehe­re, se­cre­ta­rio de Agroin­dus­tria, le ase­gu­ró a es­ta re­vis­ta que la emo­ción de Ma­cri fue real. “Es que Mau­ri­cio es­ta­ba muy me­ti­do en to­da la or­ga­ni­za­ción y tam­bién en el show, has­ta ha­bía pe­di­do ver al­gu­nos en­sa­yos de la obra y ha­bía su­ge­ri­do al­gu­nas ideas, co­mo que sea un even­to ágil y di­ná­mi­co”, di­ce el fun­cio­na­rio, que tu­vo mu­cha ac­ti­vi­dad en las reunio­nes bi­la­te­ra­les en­tre Ar­gen­ti­na y Chi­na que cul­mi- na­ron con una pro­me­sa del gi­gan­te asiá­ti­co de au­men­tar las com­pras de las ma­te­rias pri­mas lo­ca­les.

El ex pre­si­den­te de la So­cie­dad Ru­ral tu­vo una suer­te que no to­dos en el ofi­cia­lis­mo com­par­tie­ron: va­rios mi­nis­tros de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res y de Ca­pi­tal Fe­de­ral mos­tra­ron su des­con­ten­to por no ha­ber es­ta­do in­clui­do en­tre los in­vi­ta­dos al Co­lón. Su enojo, en­ci­ma, fue en au­men­to cuan­do las cá­ma­ras que tran­si­mi­tían el even­to en vi­vo mos­tra­ron que ha­bía va­rios asien­tos dis­po­ni­bles.

FU­TU­RO. Lue­go de que Pu­tin, Trump, Xi Jin­ping y el res­to de pre­si­den­tes aban­do­na­ran el país, la sen­sa­ción ge­ne­ra­li­za­da que co­rrió puer­tas pa­ra aden­tro en el Go­bierno fue de sa­tis­fac­ción y de es­pe­ran­za. “Ne­ce­si­tá­ba­mos re­la­jar, fue un año du­ro y lar­go pe­ro con los fru­tos del G20 y con tra­ba­jo del Pre­si­den­te y de to­do el equi­po es­pe­ra­mos que el que vie­ne sea mu­cho me­jor”, ase­gu­ra el dipu­tado Eduar­do Ama­deo. Sin em­bar­go, las men­tes más im­por­tan­tes del ofi­cia­lis­mo pre­fie­ren ser más pru­den­tes. “El G20 que or­ga­ni­za­mos fue un éxi­to y eso no lo pue­de dis­cu­tir na­die. Pe­ro que es­to se tra­duz­ca en un vo­to de acá a ocho me­ses no es sen­ci­llo: a lo su­mo va a ser un ele­men­to bueno más que se va a te­ner que su­mar a otros ele­men­tos po­si­ti­vos pa­ra con­ven­cer al vo­tan­te”, ase­gu­ra uno de los en­car­ga­dos de la es­tra­te­gia ofi­cial.

Sin em­bar­go, Ma­cri, al me­nos en pú­bli­co, se mos­tró exul­tan­te: en una reunión con su tro­pa en el mu­seo de la Ca­sa Ro­sa­da, el mar­tes 4, el Pre­si­den­te fe­li­ci­tó a to­dos por el tra­ba­jo y, con te­mas de Die­go To­rres so­nan­do de fon­do, ase­gu­ró: “Fue muy im­por­tan­te (el even­to), por­que ocu­rrió en un mo­men­to don­de ne­ce­si­tá­ba­mos en­con­trar­nos con el por­qué de lo que es­ta­mos ha­cien­do, fue una in­yec­ción pa­ra que con­fir­me­mos que va­mos en el ca­mino co­rrec­to”, ase­gu­ró an­te la aten­ta mi­ra­da de va­rios fun­cio­na­rios y de Pa­tri­cia Bull­rich, la mi­nis­tra de Se­gu­ri­dad que sa­lió for­ta­le­ci­do del even­to in­ter­na­cio­nal (ver re­cua­dro). Ese día, un al­to fun­cio­na­rio por­te- ño, re­sen­ti­do aún tras el pa­pe­lón de la fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res, se di­ver­tía cri­ti­can­do a Bull­rich: “Ella quie­re creer que por­que le sa­lió bien la or­ga­ni­za­ción del G20 se van a bo­rrar to­dos los pro­ble­mas que tu­vo al fren­te de su car­te­ra”. Fue­go ami­go.

Sin em­bar­go, son va­rios los que pre­fie­ren man­te­ner la cal­ma den­tro del Go­bierno, y que re­cuer­dan el ca­so

¿El llan­to fue una ma­nio­bra du­ran­bar­bia­na? Se lo pre­gun­tó un miem­bro de la me­sa chi­ca: “No tu­ve na­da que ver", di­jo el ecua­to­riano.

de Fe­li­pe Cal­de­rón. El ex man­da­ta­rio me­xi­cano ha­bía aus­pi­cia­do la Cum­bre de Pre­si­den­tes en el 2012, pe­ro al mes del even­to in­ter­na­cio­nal su par­ti­do, el PAN, per­dió las elec­cio­nes en su país. Hay otro ele­men­to de la eco­no­mía real que le jue­ga en con­tra al op­ti­mis­mo ama­ri­llo: de los 19 paí­ses que in­te­gran el G20 -el otro miem­bro es la Unión Eu­ro­pea-, Ar­gen­ti­na es el úni­co que cie­rra el 2018 con una eco­no­mía en con­trac­ción, y tam­bién con­si­guió el tris­te ré­cord de ser la na­ción con la in­fla­ción más al­ta del gru­po.

No to­das son bue­nas no­ti­cias, pe­ro en la po­lí­ti­ca mu­chas ve­ces es más im­por­tan­te pa­re­cer que ser. Y lo que re­ve­lan la en­cues­tas lo­ca­les es que el tra­ba­jo de Ma­cri y de los su­yos en el G20 dio sus fru­tos. Se­gún la con­sul­to­ra Ma­na­ge­ment & Fit, el Go­bierno de­tu­vo la caí­da en su ima­gen que ve­nía su­frien­do du­ran­te to­do el an­te­úl­ti­mo mes del año. De acuer­do a M&F, la per­cep­ción so­cial de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca me­jo­ró un 1,2% en la úl­ti­ma se­ma­na de no­viem­bre, com­pa­ra­da a la ter­ce­ra, y, de la mis­ma ma­ne­ra, le­van­tó un 1,4% la sen­sa­ción res­pec­to a la con- fian­za po­lí­ti­ca en el ofi­cia­lis­mo. En la en­cues­ta que reali­zó la con­sul­to­ra D'Ales­sio IROL y Be­rensz­tein, un 35% opi­nó que la cum­bre de lí­de­res en Bue­nos Ai­res ter­mi­na­ría be­ne­fi­cian­do al país, mien­tras que el 18% ase­gu­ró to­do lo con­tra­rio. An­te la con­sul­ta de co­mo ha­bían eva­lua­do la par­ti­ci­pa­ción de Ma­cri en el G20, los vo­tan­tes de Cam­bie­mos res­pon­die­ron, en un 84%, que fue im­por­tan­te, mien­tras que los se­gui­do­res de CFK ase­gu­ra­ron, en un 76%, que re­sul­tó “in­tras­cen­den­te”. La grie­ta lle­gó has­ta los even­tos de mag­ni­tud in­ter­na­cio­nal.

El Go­bierno, por es­tos días, fes­te­ja. Con la eco­no­mía en cri­sis, a días del siem­pre trau­má­ti­co fin de di­ciem­bre, lue­go del pa­pe­lón del frus­tra­do Bo­caRi­ver, y, en es­pe­cial, tras un año que fue muy lar­go, con FMI y va­rias re­nun­cias de fun­cio­na­rios de por me­dio, el ofi­cia­lis­mo fi­nal­men­te pu­do ano­tar un gol y, so­bre to­do, res­pi­rar ali­via­do.

FO­TOS: AFP. INFOGRAFÍA: FER­NAN­DO SAN MAR­TÍN.

MO­MEN­TOS. EL G20 fue im­por­tan­te pa­ra el Go­bierno: Ma­cri se rió con Trump, re­ci­bió a Xi Jin­ping y llo­ró en el Tea­tro Co­lón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.