El pro­fe K de Tinelli:

Le da cla­ses de Cien­cias Po­lí­ti­cas. Fue ase­sor del kirch­ne­ris­mo. Tuits con­tra Ma­cri.

Noticias - - SUMARIO - CAR­LOS CLAÁ @car­los­claa

Ger­mán Lo­do­la es de la Uni­ver­si­dad Di Te­lla y le da un cur­so ex­prés de Cien­cias Po­lí­ti­cas. Sus opi­nio­nes con­tra Ma­cri. El con­trol so­bre los tuits de su alumno.

Se acer­ca­ban las elec­cio­nes in­ter­me­dias del 2017 y una pro­pues­ta sa­có de su zo­na de con­fort al pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Di Te­lla Ger­mán Lo­do­la. El con­duc­tor de te­le­vi­sión más co­no­ci­do del país que­ría ha­cer un cur­so ex­prés de Cien­cias Po­lí­ti­cas y le ha­bían re­co­men­da­do su nom­bre. An­tes de re­unir­se por pri­me­ra vez, el pro­fe­sor es­ta­ba lis­to pa­ra acep­tar la pro­pues­ta. Mar­ce­lo Tinelli le ma­ni­fes­tó sus in­ten­cio­nes: que­ría pre­pa­rar­se pa­ra una even­tual can­di­da­tu­ra po­lí­ti­ca y ne­ce­si­ta­ba apren­der des­de los co­no­ci­mien­tos más bá­si­cos de la ma­te­ria. Un año y me­dio des­pués de la pri­me­ra cla­se, su men­tor se enor­gu­lle­ce an­te su en­torno ín­ti­mo: “Ya es­tá lis­to pa­ra lan­zar­se”. Lo­do­la pre­pa­ró un pro­gra­ma es­pe­cial pa­ra el cur­so in­ten­si­vo de po­lí­ti­ca. Lo ba­só en tres pi­la­res fun­da­men­ta­les: ins­ti­tu­cio­nes, ac­to­res y pro­ce­sos. Des­de ese mo­men­to em­pe­zó con las cla­ses: dos por se­ma­na, ca­da una de dos ho­ras en la ofi­ci­na de la es­tre­lla de la te­le­vi­sión (ver re­cua­dro). Ape­nas le con­tó a un pu­ña­do de per­so­nas de su nue­vo y es­te­lar alumno. No que­ría que el mun­do aca­dé­mi­co, del que for- ma par­te, pen­sa­ra mal. “Ni si­quie­ra le ha­bía con­ta­do a sus pa­dres, pa­ra evi­tar fil­tra­cio­nes”, con­fie­san en su en­torno. Les con­tó la cu­rio­si­dad días an­tes de que NO­TI­CIAS pu­bli­ca­ra una ta­pa so­bre Tinelli en la que se re­ve­la­ba que ha­bía un pro­fe­sor de la Di Te­lla que le en­se­ña­ba de po­lí­ti­ca al con­duc­tor. Pe­ro no pu­do sos­te­ner el ano­ni­ma­to: su nom­bre ter­mi­nó por fil­trar­se.

El pro­fe­sor de Tinelli fue con­sul­tor del Mi­nis­te­rio de Sa­lud du­ran­te el kirch­ne­ris­mo. Tie­ne una fuer­te for­ma­ción pe­ro­nis­ta, “del es­pa­cio po­pu­lar del par­ti­do”, sue­le de­cir­le a los su­yos pa­ra di­fe­ren­ciar­se de la cen­tro­de­re­cha jus­ti­cia­lis­ta. Su pen­sa­mien­to po­lí­ti­co lo con­vier­te en una ra­ra avis den­tro de la Di Te­lla, una de las uni­ver­si­da­des que más nu­trió de fun­cio­na­rios a Cam­bie­mos. “Son só­lo di­fe­ren­cias de ideo­lo­gía, acá aden­tro so­mos com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo y nos tra­ta­mos con cor­dia­li­dad”, ase­gu­ra un co­le­ga. Y pa­ra ejem­pli­fi­car­lo cuen­ta que el mar­tes 4, Lo­do­la brin­dó por el fin de año con Lu­cas Llach, ex vi­ce­pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral du­ran­te el ma­cris­mo. Días an­tes se ha­bían pe­lea­do en Twit­ter por la cau­sa ju­di­cial so­bre San­tia­go Mal­do­na­do.

En las re­des so­cia­les, Lo­do­la se ani­ma a cru­zar a Mau­ri­cio Ma­cri, a cri­ti­car a la vi­ce­pre­si­den­ta Ga­brie­la Mi­chet­ti y a pro­tes­tar por la des­apa­ri­ción de San­tia­go Mal­do­na­do. “Mi­rá vos, el kirch­ne­ris­mo re­sul­tó más res­pe­tuo­so de las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas que Cam­bie­mos”, es­cri­bió en uno de sus tan­tos men­sa­jes con­tra el ofi­cia­lis­mo.

Sus apa­ri­cio­nes en te­le­vi­sión tam­bién de­fi­nen su pen­sa­mien­to. Si bien pre­fie­re el per­fil ba­jo y sue­le re­cha­zar in­vi­ta­cio­nes, es­tu­vo en la emi­sión de Te­le­sur el día que Cris­ti­na fue ele­gi­da se­na­do­ra pe­ro per­dió con Es­te­ban Bull­rich en 2017, fue a TN a de­fen­der al ex pre­si­den­te de Bra­sil Lula Da

Sil­va cuan­do lo de­tu­vie­ron; y cri­ti­có al PRO en C5N por la cau­sa de los “apor­tan­tes tru­chos”.

Ade­más, el pro­fe­sor for­ma par­te del gru­po Fra­ga­ta, una ins­ti­tu­ción con­for­ma­da por in­te­lec­tua­les pe­ro­nis­tas y pro­gre­sis­tas que sue­le ela­bo­rar do­cu­men­tos muy crí­ti­cos con­tra el Go­bierno. El úl­ti­mo lla­mó a “cons­truir una opo­si­ción pa­ra ga­nar” en el 2019.

CAN­DI­DA­TO. Su dis­cí­pu­lo to­da­vía no se de­fi­ne a par­ti­ci­par de las pró­xi­mas elec­cio­nes. No tie­ne de­ma­sia­do apu­ro. Con un ni­vel de co­no­ci­mien­to que só­lo equi­pa­ra el Pre­si­den­te, ape­nas tie­ne que de­cir si quie­re o no ju­gar: no ne­ce­si­ta pre­sen­ta­cio­nes pre­vias.

Sin em­bar­go, mien­tras es­pe­ra en la ga­te­ra, se reúne con al­gu­nos di­ri­gen­tes, se es­cri­be por What­sApp con otros y pe­ga por Twit­ter.

Du­ran­te el G20 se bur­ló de al­gu­nas des­pro­li­ji­da­des de la or­ga­ni­za­ción, co­mo cuan­do ol­vi­da­ron re­ci­bir al pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron. “Amo a Mi­chet­ti ha­blan­do en fran­cés”, iro­ni­zó des­pués. An­tes ha­bía pro­tes­ta­do por los cor­tes que se ge­ne­ra­ron y tu­vo un in­ter­cam­bio pú­bli­co con la mi­nis­tra de Se­gu­ri­dad Pa­tri­cia Bull­rich. Es­ta­ba in­vi­ta­do a la ga­la del Tea­tro Co­lón, pe­ro un via­je le im­pi­dió es­tar pre­sen­te.

En el equi­po de sie­te pro­fe­sio­na­les que Lo­do­la ar­mó pa­ra rea­li­zar los re­por­tes se­ma­na­les de po­lí­ti­ca y eco­no­mía que le en­tre­gan al con­duc­tor de te­le­vi­sión, hay una per­so­na en­car­ga­da de ver la reac­ción que tie­nen sus co­men­ta­rios en las re­des so­cia­les. So­bre ca­da tuit que es­cri­be Tinelli, mi­den las res­pues­tas po­si­ti­vas y ne­ga­ti­vas que aca­rrea. Cuá­les son los que más re­per­cu­sión ge­ne­ran y cuá­les los que no con­vie­ne re­pe­tir. Es que sa­ben que el fuer­te del con­duc­tor es­tá en las re­des: tie­ne más de 10 mi­llo­nes de se­gui­do­res en Twit­ter (el do­ble que Ma­cri y Cris­ti­na) y su­pera en Fa­ce­book e Ins­ta­gram a los de­más can­di­da­tos. No se pue­de de­jar na­da li­bra­do al azar.

Tan­to en el ofi­cia­lis­mo co­mo en la opo­si­ción mi­ran de reojo al show­man, aun­que son mu­chos los que creen que sus as­pi­ra­cio­nes se van a des­in­flar más tem­prano que tar­de. Sin em­bar­go, Tinelli si­gue con­cen­tra­do en su pre­pa­ra­ción. Su men­tor cree que es­tá lis­to pa­ra co­men­zar la ca­rre­ra po­lí­ti­ca: só­lo fal­ta su de­ci­sión.

FO­TOS: CEDOC.

MEN­TOR. Tinelli eli­gió a Lo­do­la pa­ra que le en­se­ñe los con­cep­tos bá­si­cos de la po­lí­ti­ca. Tie­nen dos cla­ses por se­ma­na.

CRÍ­TI­CAS. En Twit­ter, Lo­do­la (círcu­lo ro­jo) sue­le cru­zar al Go­bierno por sus de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas. Jun­to a co­le­gas, pi­dió por la apa­ri­ción de San­tia­go Mal­do­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.