De vuel­ta a la tie­rra

Noticias - - STAFF -

El Pre­si­den­te emer­gió co­mo un lí­der de la cum­bre del G20 con chi­nos, ru­sos y nor­te­ame­ri­ca­nos. El aná­li­sis de Ja­mes Neil­son.

No se equi­vo­can quie­nes di­cen que la del G20 fue la reunión in­ter­na­cio­nal más im­por­tan­te que ja­más se ha­ya ce­le­bra­do en el país. Nun­ca an­tes se ha­bían jun­ta­do en sue­lo ar­gen­tino tan­tos je­fes de Es­ta­do y pri­me­ros mi­nis­tros de na­cio­nes po­de­ro­sas, ade­más de un príncipe he­re­de­ro. Pa­ra asom­bro de ca­si to­dos, in­clu­yen­do a los más op­ti­mis­tas, to­do se reali­zó sin con­tra­tiem­pos ma­yo­res. En es­ta oca­sión, un go­bierno que es no­to­rio por su pro­pen­sión a co­me­ter aque­llos “erro­res no for­za­dos” que tan­tas crí­ti­cas le han va­li­do hi­zo ga­la de un gra­do de pro­fe­sio­na­lis­mo or­ga­ni­za­ti­vo que fue real­men­te lla­ma­ti­vo.

En­tre los más sor­pren­di­dos por lo bien que to­do sa­lió ha­brá es­ta­do Mau­ri­cio Ma­cri, el que por al­gu­nos días desem­pe­ñó con éxi­to el pa­pel na­da sen­ci­llo del me­dia­dor ecuá­ni­me pa­ra que, a pe­sar de sus mu­chas di­fe­ren­cias, Do­nald Trump, Xi Jin­ping, Vla­di­mir Pu­tin, An­ge­la Mer­kel, Em­ma­nuel Ma­cron, Moham­med bin Sal­man, Na­ren­dra Mo­di, The­re­sa May y los de­más pu­die­ran co­dear­se ama­ble­men­te por un ra­to.

Al dar­se cuen­ta de que, le­jos de ser el desas­tre que ha­bían pre­vis­to los cons­ter­na­dos por la vio­len­cia de cier­tos hin­chas de Ri­ver Pla­te, el en­cuen­tro del G20 en Bue­nos Ai­res se­rá re­cor­da­do, tal vez con nos­tal­gia, co­mo un mo­de­lo del gé­ne­ro, Ma­cri se pu­so a llo­rar. Pue­de que ha­ya en­ten­di­do que, aun cuan­do un día lo­gra­ra trans­for­mar­se en un se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU o al­go si­mi­lar, nun­ca más le to­ca­ría ocu­par el cen­tro del es­ce­na­rio mun­dial de ma­ne­ra tan vis­to­sa. Des­pués de me­dio año re­ple­to de ma­las no­ti­cias, aca­ba­ba de dis­fru­tar de tres días en que la vi­da le son­reía y ha­bía más aplau­sos que abu­cheos. Des­gra­cia­da­men­te

pa­ra Ma­cri y quie­nes lo ro­dean, arre­glar­se pa­ra que una vein­te­na de po­ten­ta­dos quis­qui­llo­sos se com­por­ten bien es una co­sa y go­ber­nar la Ar­gen­ti­na es otra muy dis­tin­ta. Las pa­la­bras pe­san me­nos que los he­chos con­cre­tos que si­guen ju­gán­do­le en con­tra. Asi­mis­mo, el que des­de el pun­to de vis­ta ofi­cial la reunión del G20 ha­ya si­do un triun­fo no­ta­ble vir­tual­men­te ase­gu­ra que la opo­si­ción pe­ro­nis­ta, que en efec­to lo boi­co­teó, se es­fuer­ce por mi­ni­mi­zar los even­tua­les be­ne­fi­cios po­lí­ti­cos que es­pe­ra con­se­guir. Los hay que comparan lo su­ce­di­do con los fes­te­jos del Bi­cen­te­na­rio del 25 de ma­yo de 2010, pe­ro en aquel en­ton­ces Cris­ti­na no se veía fren­te a una opo­si­ción re­suel­ta a apro­ve­char to­das las opor­tu­ni­da­des pa­ra de­bi­li­tar­la sin preo­cu­par­se por las con­se­cuen­cias.

Por lo de­más, a es­ta al­tu­ra to­dos sa­ben muy bien que Ma­cri se sien­te a sus an­chas en los lu­ga­res fre­cuen­ta­dos por in­te­gran­tes de la eli­te mun­dial, lo que, tal y co­mo su­ce­de en el ca­so del pre­si­den­te fran­cés Ma­cron, lo per­ju­di­ca a ojos de quie­nes lo to­man por una per­so­na in­ca­paz de vin­cu­lar­se emo­ti­va­men­te con la gen­te co­mún.

Pe­se a su fa­ma de ser un país om­bli­guis­ta ob­se­sio­na­do por lo que pien­sa el res­to del mun­do acer­ca de sus vi­ci­si­tu­des y par­ti­cu­la­ri­da­des, la Ar­gen­ti­na dis­ta de ser el úni­co al cu­yo go­bierno le im­por­ta mu­cho la ima­gen in­ter­na­cio­nal. Por el con­tra­rio, ca­si to­dos in­vier­ten gran­des can­ti­da­des de di­ne­ro com­pran­do pu­bli­ci­dad y con­tra­tan­do a lob­bis­tas con la es­pe­ran­za de lla­mar la aten­ción aje­na a sus pre­sun­tos lo­gros. En es­te ám­bi­to, el de Ma­cri ha si­do muy efi­caz, ya que a cam­bio de un gas­to mó­di­co ha con­se­gui­do di­fun­dir la im­pre­sión de que ha em­pren­di­do con se­rie­dad la ta­rea her­cú­lea de sa­car a la Ar­gen­ti­na de una cri­sis que ya ha du­ra­do ca­si un si­glo, qui­zás más, lo que es bueno pa­ra su repu­tación per­so­nal pe­ro no lo es ne­ce­sa­ria­men­te pa­ra la de un país que pre­ci­sa de­jar de ser uno de los sím­bo­los má­xi­mos del fra­ca­so eco­nó­mi­co fue­ra del mun­do co­mu­nis­ta.

La bue­na ima­gen in­ter­na­cio­nal que tie­ne Ma­cri mis­mo no ha bas­ta­do co­mo pa­ra atraer a tan­tos in­ver­so­res co­mo es­pe­ra­ba a co­mien­zos de su ges­tión; por ra­zo­nes com­pren­si­bles, quie­nes ma­ne­jan las gran­des car­te­ras de va­lo­res son reacios a arries­gar­se en un país que se ha he­cho mun­dial­men­te cé­le­bre por su ca­pa­ci­dad pa­ra de­cep­cio­nar a to­dos, in­clu­yen­do, des­de lue­go, a sus pro­pios ha­bi­tan­tes. Es por lo tan­to na­tu­ral que, fron­te­ras aden­tro, los elo­gios por la bue­na or­ga­ni­za­ción de la cum­bre del G20 mo­ti­van es­cep­ti­cis­mo. Na­die ig­no­ra que Ma­cri es ca­paz de lle­var­se muy bien con vir­tual­men­te to­dos los man­da­ta­rios ex­tran­je­ros –el ve­ne­zo­lano Ni­co­lás Ma­du­ro es una ex­cep­ción–, sin por eso sa­ber con­ven­cer a em­pre­sa­rios y fi­nan­cis­tas que les con­ven­dría res­pal­dar­lo con di­ne­ro con­tan­te y so­nan­te. Si bien exa­ge­ran los que in­sis­ten en que los vo­tan­tes siem­pre dan prio­ri­dad al bol­si­llo, ya que tan­to aquí co­mo en otros paí­ses in­ci­den mu­chos fac­to­res in­ma­te­ria­les, es in­ne­ga­ble que la ma­yo­ría tien­de a es­tar más in­tere­sa­da en la evo­lu­ción de la eco­no­mía que en las ha­za­ñas di­plo­má­ti­cas que el go­bierno de turno se atri­bu­ye. De to­dos mo­dos, es más que pro­ba­ble que las dé­ca­das ve­ni­de­ras se vean do­mi­na­das por la lu­cha de Es­ta­dos Uni­dos por con­ti­nuar sien­do la po­ten­cia he­ge­mó­ni­ca y los es­fuer­zos de Chi­na por po­ner fin al lar­go “si­glo nor­te­ame­ri­cano” y, con él, al me­dio mi­le­nio de su­pre­ma­cía oc­ci­den­tal, pa­ra que el mun­do re­to­me lo que a jui­cio de sus di­ri­gen­tes es su for­ma pre­des­ti­na­da en que to­do gi­re en torno al “reino del me­dio”.

Trump es un man­da­ta­rio im­pul­si­vo que con­fía más en sus pro­pios ins­tin­tos que en las lu­cu­bra­cio­nes de sus ase­so­res, pe­ro de ha­ber triun­fa­do en las elec­cio­nes de no­viem­bre de 2016, Hi­llary Clin­ton hu­bie­ra te­ni­do que adop­tar una ac­ti­tud pa­re­ci­da fren­te al desafío plan­tea­do por Chi­na. Lo mis­mo po­dría de­cir­se de Xi, ya que cual­quier otro lí­der chino, (siem­pre y cuan­do no se tra­ta­ra de un ais­la­cio­nis­ta del ti­po que, una y otra vez, ha sur­gi­do pa­ra po­ner fin a eta­pas de ex­pan­sio­nis­mo chino co­mo la de ini­cios del si­glo XV que, de ha­ber du­ra­do al­gu­nos años más, hu­bie­ra cam­bia­do por com­ple­to la his­to­ria mun­dial), es­ta­ría pro­cu­ran­do fir­mar pac­tos con paí­ses co­mo la Ar­gen­ti­na que es­tán ati­bo­rra­dos de re­cur­sos ma­te­ria­les va­lio­sos.

A los nor­te­ame­ri­ca­nos no les gus­ta de­ma­sia­do que la Ar­gen­ti­na se ha­ya vis­to atraí­da por la fuer­za gra­vi­ta­to­ria del co­lo­so emer­gen­te, pe­ro pa­ra con­tra­rres­tar­la ten­drían que mos­trar que es­tán en con­di­cio­nes de dar­le mu­cho más. Mien­tras Chi­na no in­ten­te ha­cer va­ler su po­der pa­ra pre­sio­nar a los “so­cios” la­ti­noa­me­ri­ca­nos, tra­tán­do­los co­mo va­sa­llos, las ad­ver­ten­cias for­mu­la­das por los en­car­ga­dos de la po­lí­ti­ca ex­te­rior nor­te­ame­ri­ca­na no ser­vi­rán pa­ra mu­cho.

Si bien Trump ha brin­da­do mu­cho apo­yo con­cre­to a Ma­cri –de no ha­ber si­do por la apro­ba­ción es­ta­dou­ni­den­se, el país hu­bie­ra te­ni­do que en­fren­tar una pa­vo­ro-

sa co­rri­da cam­bia­ria sin la ayu­da del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal que, por “an­ti­po­pu­lar” que fue­ra la de­ci­sión de pe­dir­le pla­ta, lo sal­vó de una de­pre­sión mu­chí­si­mo más do­lo­ro­sa que la que es­tá su­frien­do–, el que más pro­ve­cho sa­có de las opor­tu­ni­da­des ofre­ci­das por la cum­bre fue su ri­val chino Xi que, huel­ga de­cir­lo, pen­sa­ba no só­lo en ga­nan­cias co­mer­cia­les a cor­to pla­zo sino tam­bién en las ven­ta­jas es­tra­té­gi­cas de es­tre­char los la­zos con la Ar­gen­ti­na. A buen se­gu­ro, Xi en­ten­dió que el mo­men­to le era pro­pi­cio, ya que el go­bierno ma­cris­ta no pue­de dar­se el lu­jo de per­mi­tir que cálcu­los geo­po­lí­ti­cos lo pri­ven de re­cur­sos fi­nan­cie­ros que por aho­ra no es­tán dis­po­ni­bles en otras par­tes del mun­do. Fe­liz­men­te pa­ra Ma­cri, po­co an­tes de fir­mar los chi­nos más de trein­ta acuer­dos con el país, Trump y Xi de­cla­ra­ron un ar­mis­ti­cio en la gue­rra co­mer­cial que es­tán li­bran­do, con el nor­te­ame­ri­cano pos­ter­gan­do los aran­ce­les adi­cio­na­les que te­nía en men­te pa­ra cas­ti­gar a quie­nes de­nues­tan por no aca­tar las re­glas fi­ja­das por Es­ta­dos Uni­dos y el chino afir­mán­do­se dis­pues­to a com­prar más pro­duc­tos agrí­co­las pa­ra mi­ti­gar el gi­gan­tes­co su­pe­rá­vit co­mer­cial que tan­to mo­les­ta al mag­na­te. Pues­to que en­tre los be­ne­fi­cia­dos de ta­les con­ce­sio­nes es­ta­rán los gran­je­ros del Me­dio Oes­te que apo­yan a Trump, Xi ma­nio­bró con ha­bi­li­dad cuan­do los dos, flan­quea­dos por sus ayu­dan­tes, ce­na­ron jun­tos en el Pa­la­cio Duhau. Co­mo es su cos­tum­bre, Trump can­tó vic­to­ria, ca­li­fi­can­do de “in­creí­ble­men­te po­si­ti­vo” el acuer­do al­can­za­do. Ve­re­mos. El gran jue­go en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na ape­nas si ha co­men­za­do. Co­mo pu­do pre­ver­se, el do­cu­men­to fi­nal que fir­ma­ron los asis­ten­tes a la cum­bre del G20 re­sul­tó ser más des­ca­fei­na­do que los re­dac­ta­dos en oca­sio­nes an­te­rio­res. Con­te­nía las ba­na­li­da­des pre­sun­ta­men­te bie­nin­ten­cio­na­das que sue­len apro­bar per­so­na­jes que, en mu­chos ca­sos, tie­nen ideas muy dis­tin­tas acer­ca de te­mas co­mo los de­re­chos hu­ma­nos, los pro­ble­mas cau­sa­dos por “los gran­des mo­vi­mien­tos de re­fu­gia­dos”, la reapa­ri­ción fuer­te del na­cio­na­lis­mo y la ame­na­za que plan­tea al mul­ti­la­te­ra­lis­mo y así por el es­ti­lo. Aun­que Trump, Xi y com­pa­ñía, pa­ra no ha­blar de Pu­tin, el tur­co Re­cep Er­do­gan y el príncipe he­re­de­ro saudita Ben Sal­man, acu­sa­do él de ha­ber or­de­na­do el ase­si­na­to y des­cuar­ti­za­mien­to de Ja­mal Khas­hog­gi, un miem­bro de la Her­man­dad Mu­sul­ma­na y ex ope­ra­dor de la fa­mi­lia real, ade­más de pe­rio­dis­ta que es­cri­bía pa­ra el Was­hing­ton Post, op­ta­ron por no opo­ner­se al su­pues­to con­sen­so in­ter­na­cio­nal so­bre asun­tos cla­ve, to­dos ten­drán su pro­pia ma­ne­ra de in­ter­pre­tar­lo, aca­so por en­ten­der que si no se pro­du­je­ra una de­cla­ra­ción con­jun­ta el G20 ter­mi­na­ría des­ban­dán­do­se. Pa­ra ali­vio de Ma­cri, pues, pa­re­ce­ría que la agru­pa­ción, que se for­mó en 1999 en cir­cuns­tan­cias muy di­fe­ren­tes de las ac­tua­les, se­gui­rá exis­tien­do por al­gu­nos años más y que la Ar­gen­ti­na con­ti­nua­rá in­te­grán­do­la.

MA­CRI MAO. El Pre­si­den­te emer­gió co­mo un lí­der de la cum­bre con chi­nos, ru­sos y nor­te­ame­ri­ca­nos. * PE­RIO­DIS­TA y ana­lis­ta po­lí­ti­co, ex di­rec­tor de “The Bue­nos Ai­res He­rald”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.