En bus­ca del pro­tec­tor ideal:

Des­de píldoras es­ti­mu­la­do­ras de la me­la­ni­na a films pro­tec­to­res. Arre­ci­fes ame­na­za­dos.

Noticias - - SUMARIO - “Una suba de dos gra­dos Cel­sius en la tem­pe­ra­tu­ra au­men­ta­rá la can­ti­dad de ca­sos de cán­cer de piel en un diez por cien­to ca­da año.”

des­de píldoras es­ti­mu­la­do­ras de la me­la­ni­na a films pro­tec­to­res. Arre­ci­fes ame­na­za­dos.

La

piel es el ór­gano más gran­de del cuer­po, y se lle­va de un 10 a un 15% del pe­so cor­po­ral. Ayu­da a pro­te­ger al or­ga­nis­mo de pe­li­gros co­mo los ra­yos ul­tra­vio­le­ta, la con­ta­mi­na­ción y las in­fec­cio­nes, y se re­nue­va cons­tan­te­men­te: la ca­pa más ex­ter­na, la epi­der­mis, se reha­ce ca­da mes. Un pa­per pu­bli­ca­do re­cien­te­men­te por la re­vis­ta de la Aca­de­mia Ame­ri­ca­na de Der­ma­to­lo­gía (Jour­nal of the Ame­ri­can Aca­demy of Der­ma­to­logy) ad­vier­te que el ries­go de cán­cer de piel, ya ele­va­do de­bi­do a los da­ños cau­sa­dos por el cam­bio cli­má­ti­co a la ca­pa de ozono, irán em­peo­ran­do a me­di­da que el pla­ne­ta se si­ga re­ca­len­tan­do. Mis­ha Ro­sen­bach, uno de los au­to­res, ex­pli­ca que no ha­ce fal­ta aso­lear­se en las pla­yas du­ran­te ho­ras pa­ra eso: a me­di­da que el cli­ma se pon­ga más y más ca­lien­te, la gen- te ten­de­rá a usar me­nos ro­pas más a me­nu­do, con lo cual aún si no se aso­lean en una re­po­se­ra, ex­pon­drán ca­da vez más par­tes de su cuer­po (y por más tiem­po) a los ra­yos del sol, ca­da vez más da­ñi­nos.

Pe­ro, ade­más, hay otro pe­li­gro aña­di­do. “Las al­tas tem­pe­ra­tu­ras da­rán co­mo re­sul­ta­do un in­cre­men­to del da­ño ul­tra­vio­le­ta que pro­ven­ga de la mis­ma do­sis de ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta”, ex­pli­ca Ro­sen­bach. “A tal punto, que una suba de dos gra­dos Cel­sius au­men­ta­rá la can­ti­dad de ca­sos de cán­cer de piel en un diez por cien­to ca­da año”.

De allí la preo­cu­pa­ción por la efec­ti­vi­dad de los pro­tec­to­res so­la­res y los in­ten­tos de ha­llar otras for­mu­la­cio­nes y has­ta formatos que per­mi­tan pro­te­ger a la piel de los ra­yos so­la­res pe­li­gro­sos, sin afec­tar al me­dioam­bien­te (ver recuadro) y a la sa­lud.

PIG­MEN­TOS. Mien­tras que cier­tos in­gre­dien­tes de los pro­tec­to­res so­cia­les pro­te­gen a la piel al ab­sor­ber la ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta da­ñi­na an­tes de que al­can­ce la piel, hay in­ves­ti­ga­cio­nes que mues­tran que la oxi­ben­zo­na y el oc­ti­no­xa­to son pe­li­gro­sos

pa­ra el desa­rro­llo de los arre­ci­fes co­ra­li­nos y que au­men­tan la ve­lo­ci­dad del blan­quea­mien­to co­ra­lino. Otros es­tu­dios mos­tra­ron que la oxi­den­zo­na tam­bién pue­de ac­tuar co­mo un dis­rup­tor en­do­crino en al­gu­nos se­res vi­vos ma­ri­nos, co­mo los ca­ma­ro­nes y al­me­jas.

Mien­tras tan­to, las op­cio­nes pa­ra pro­te­ger la piel pue­den ser nue­vas lo­cio­nes con nue­vos com­po­nen­tes o tra­tar­se de pro­duc­tos to­tal­men­te di­fe­ren­tes. Una for­ma dis­rup­ti­va de blo­quear los ra­yos ul­tra­vio­le­tas po­drían ser, por ejem­plo, na­no­par­tí­cu­las que imi­tan la me­la­ni­na y que pro­te­gen las cé­lu­las de la piel des­de aden­tro. El pig­men­to os­cu­re­ce­dor de la me­la­ni­na es una de las prin­ci­pa­les de­fen­sas na­tu­ra­les del cuer­po con­tra el da­ño a la piel y a las cé­lu­las que pro­vo­can los ra­yos ul­tra­vio­le­tas (UV).

De­ba­jo de la su­per­fi­cie de la piel hay cé­lu­las es­pe­cia­les que se­cre­tan me­la­no­so­mas que pro­du­cen, al­ma­ce­nan y trans­por­tan me­la­ni­na. Es­tas es­truc­tu­ras son ab­sor­bi­das por cé­lu­las de la piel lla­ma­das que­ra­ti­no­ci­tos y for­man ca­pas pro­tec­to­ras que bloquean los ra­yos UV. Sin em­bar­go, las per­so­nas que tie­nen en­fer­me­da­des co­mo el al­bi­nis­mo y el vi­ti­li­go po­seen una pro­duc­ción de­fec­tuo­sa de me­la­ni­na y son muy sus­cep­ti­bles a los efec­tos de los ra­yos UV.

Pa­ra crear ver­sio­nes sin­té­ti­cas de es­tos me­la­no­so­mas, in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia (en los Es­ta­dos Uni­dos) ba­ña­ron do­pa­mi­na (un neu­ro­trans­mi­sor ce­re­bral) en una so­lu­ción al­ca­li­na. Los cien­tí­fi­cos ob­tu­vie­ron na­no­par­tí­cu­las si­mi­la­res a la me­la­ni­na con cás­ca­ras y nú­cleos he­chos de po­li­do­pa­mi­na, un po­lí­me­ro a ba­se de do­pa­mi­na. Al ser in­cu­ba­das con que­ra­ti­no­ci­tos hu­ma­nos, las par­tí­cu­las sin­té­ti­cas fue­ron ab­sor­bi­das por las cé­lu­las de la piel y dis­tri­bui­das al­re­de­dor de sus nú­cleos, tal y co­mo su­ce­de con la me­la­ni­na na­tu­ral.

Al igual que la me­la­ni­na, el ma­te­rial sin­té­ti­co fun­cio­na co­mo un pig­men­to pa­ra os­cu­re­cer la piel, pe­ro no lle­nó sim­ple­men­te las cé­lu­las y las hi­zo más os­cu­ras, sino que las re­es­truc­tu­ró.

Las na­no­par­tí­cu­las si­mi­la­res a la me­la­ni­na no so­lo fue­ron trans­por­ta­das y dis­tri­bui­das a tra­vés de las cé­lu­las de la piel co­mo la me­la­ni­na na­tu­ral, sino que tam­bién pro­te­gie­ron el ADN de las cé­lu­las. Los in­ves­ti­ga­do­res in­cu­ba­ron cé­lu­las de la piel con na­no­par­tí­cu­las y lue­go las ex­pu­sie­ron a la ra­dia­ción UV du­ran­te tres días. El cin­cuen­ta por cien­to de las cé­lu­las de la piel que ab­sor­bie­ron las na­no­par­tí­cu­las so­bre­vi­vió, en com­pa­ra­ción con el 10 por cien­to de las que no po­seían na­no­par­tí­cu­las.

Otro equi­po cien­tí­fi­co, es­ta vez en el Hos­pi­tal Ge­ne­ral de Mas­sa­chu­setts (Bos­ton, Es­ta­dos Uni­dos), es­tá es­tu­dian­do otra al­ter­na­ti­va que tam­bién in­clu­ye a la me­la­ni­na: un me­di­ca­men­to que es­ti­mu­la su pro­duc­ción y que, apli­ca­do so­bre la piel, la pro­te­ge­ría con­tra el cán­cer.

Un tipo de me­la­ni­na co­no­ci­da co­mo eu­me­la­ni­na os­cu­re­ce la piel y ayu­da a pro­te­ger las cé­lu­las del da­ño cau­sa­do por la luz ul­tra­vio­le­ta, pe­ro a los me­di­ca­men­tos que pro­mue­ven su pro­duc­ción en ra­to­nes les re­sul­ta muy di­fí­cil pe­ne­trar la ba­rre­ra más du­ra de la piel hu­ma­na.

David Fisher y sus co­le­gas se es­tán con­cen­tran­do en es­tu­diar otras al­ter­na­ti­vas, co­mo los com­pues­tos que in­hi­ben al SIK, una pro­teí­na in­vo­lu­cra­da en la su­pre­sión de la sín­te­sis de pig­men­tos. Se en­con­tró que uno de es­tos com­pues­tos es­ti­mu­la la pro­duc­ción de eu­me­la­ni­na en aque­llos ra­to­nes que pro­du­cen ni­ve­les ba­jos de pig­men­to de­bi­do a una mu­ta­ción genética.

Pa­ra au­men­tar las po­si­bi­li­da­des de pe­ne­trar en la piel hu­ma­na, los in­ves­ti­ga­do­res desa­rro­lla­ron in­hi­bi­do­res SIK que son más pe­que­ños y más so­lu­bles en lí­pi­dos que el com­pues­to ori­gi­nal. Dos de es­tos au­men­ta­ron la pro­duc­ción de eu­me­la­ni­na en cé­lu­las de la piel hu­ma­na. Los cien­tí­fi­cos es­pe­ran aho­ra que los com­pues­tos pue­dan ser úti­les en com­bi­na­ción con fil­tros so­la­res.

PE­LÍ­CU­LAS. Un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res neo­yor­qui­nos, por ejem­plo, es­tá tra­ba­jan­do en un pro­tec­tor dér­mi­co

en for­ma de film trans­pa­ren­te, un ma­te­rial que me­jo­ra su ca­pa­ci­dad de ab­sor­ber los ra­yos ul­tra­vio­le­tas (UV) a me­di­da que es ex­pues­to a los mis­mos. El film trans­pa­ren­te po­dría pro­te­ger la piel de su­frir que­ma­du­ras, en par­ti­cu­lar las áreas ya da­ña­das, a lo lar­go de pe­río­dos más ex­ten­sos que una lo­ción co­mo las que hay ac­tual­men­te.

Guy Ger­man y su equi­po de tra­ba­jo, de la Bing­ham­ton Uni­ver­sity, es­tá tra­ba­jan­do el film con el po­lí­me­ro más co­mún del pla­ne­ta: ADN. El áci­do des­oxi­rri­bo­nu­clei­co es ge­ne­ra­do a par­tir de cua­tro ti­pos de mo­lé­cu­las: ade­no­si­na, gua­no­si­na, ci­ti­di­na y ti­mi­di­na. Ca­da uno de ellos es­tá com­pues­to de un azú­car (des­oxi­rri­bo­sa) y una ba­se nu­clei­ca (ade­ni­na, gua­ni­na, ci­to­si­na y ti­mi­na). De­bi­do a su es­ta­bi­li­dad, es­ta ma­cro­mo­lé­cu­la ha si­do uti­li­za­da por los se­res vi­vos du­ran­te mi­les de años pa­ra al­ma­ce­nar to­da la in­for­ma­ción de lo que son, co­mo por ejem­plo for­ma, ta­ma­ño, co­lor, fun­ción. Esa in­for­ma­ción es trans­mi­ti­da de ma­dres y pa­dres a hi­jos me­dian­te su re­pli­ca­ción.

Los cien­tí­fi­cos ya lo­gra­ron dar con films de ADN au­to en­sam­bla­dos ca­pa­ces de ab­sor­ber la luz UV. “Pe­ro lo que re­sul­ta más in­tere­san­te es que en­tre más can­ti­dad de ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta re­ci­be el film, me­jor es pa­ra ate­nuar la ab­sor­ción de esos ra­yos”. Es pro­ba­ble que es­te com­por­ta­mien­to sea el re­sul­ta­do de lo que téc­ni­ca­men­te se co­no­ce co­mo hi­per­cro­mi­ci­dad: cuan­do son ex­pues­tas a la luz UV, las he­bras del ADN se se­pa­ran y se des­ha­cen. Los nue­vos en­la­ces en­tre las ca­de­nas de ADN y los cam­bios en la es­truc­tu­ra cris­ta­li­na del ma­te­rial au­men­tan su ca­pa­ci­dad pa­ra ab­sor­ber y dis­per­sar la luz.

El re­cu­bri­mien­to es trans­pa­ren­te a la luz vi­si­ble, vir­tud que lo ha­ría par­ti­cu­lar­men­te ade­cua­do co­mo re­cu­bri­mien­to pa­ra he­ri­das. "De ese mo­do, se eli­mi­na la ne­ce­si­dad de des­cu­brir la he­ri­da, al­go no re­co­men­da­ble en en­tor­nos con­ta­mi­na­dos", ex­pli­ca Ger­man.

Ade­más, la pe­lí­cu­la de ADN man­tie­ne la piel hi­dra­ta­da, lo que pro­mue­ve una cu­ra­ción más rá­pi­da. Otra ven­ta­ja es que el film es­tá he­cho de ADN, al­go que ya tie­ne el cuer­po, con lo cual se eli­mi­na el ries­go de to­xi­ci­dad. El ma­te­rial es­tá ac­tual­men­te en eta­pa de prue­bas bio­ló­gi­cas.

Ade­más, los in­ves­ti­ga­do­res tie­nen la es­pe­ran­za de que el ma­te­rial tam­bién pue­da ser adap­ta­do pa­ra un uso co­ti­diano co­mo pro­tec­tor so­lar. Una cre­ma ba­sa­da en ADN eli­mi­na­ría los pro­ble­mas que plan­tean los pro­tec­to­res co­mu­nes, y dis­mi­nui­ría la can­ti­dad de quí­mi­cos pe­li­gro­sos pa­ra los co­ra­les que son usa­dos en las aguas cos­te­ras por los tu­ris­tas y pes­ca­do­res. Aun­que trans­for­mar el film pa­ra que pue­da ser in­tro­du­ci­do en una cre­ma es di­fí­cil de lo­grar.

ME­LA­NI­NA. Cien­tí­fi­cos crea­ron una sus­tan­cia que pue­de ajus­tar­se a to­nos os­cu­ros y cla­ros, brin­dan­do di­fe­ren­te gra­do de pro­tec­ción con­tra ra­yos UV.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.