Fe­de­ri­co Bal

Ac­túa y di­ri­ge a sus pa­dres en “Nue­va­men­te jun­tos”. Ex no­vias des­pe­cha­das, des­con­trol-con­tro­la­do y me­nos ex­po­si­ción me­diá­ti­ca.

Noticias - - SUMARIO - ALE­XIS SOCCO (DES­DE MAR DEL PLA­TA) @de­tec­ti­ves­co

Es­tá en Mar del Pla­ta, con la obra “Nue­va­men­te jun­tos”, don­de ade­más de pi­sar el es­ce­na­rio, di­ri­ge a sus pa­dres, Car­men Bar­bie­ri y San­tia­go Bal.

Es­tá más tran­qui­lo, ase­gu­ra. Des­pués de años de al­ta ex­po­si­ción, in­clui­das va­rias re­la­cio­nes de pa­re­ja tur­bu­len­tas, Fe­de­ri­co Bal es­tá de­ci­di­do a “sen­tar ca­be­za”. A su ma­ne­ra. El pre­sen­te lo en­cuen­tra en Mar del Pla­ta, en ple­na tem­po­ra­da con la obra “Nue­va­men­te jun­tos”, don­de ade­más de pi­sar el es­ce­na­rio, di­ri­ge a sus pa­dres, Car­men Bar­bie­ri y San­tia­go Bal. En es­ta nueva eta­pa, se re­en­con­tró con una ciudad que siem­pre lo vin­cu­ló a al­gún es­cán­da­lo. Se­gún le cuen­ta a NO­TI­CIAS des­de la pla­ya, to­do eso es co­sa del pa­sa­do.

NO­TI­CIAS: ¿Có­mo lle­gó a tra­ba­jar con sus pa­dres, que es­ta­ban dis­tan­cia­dos, en una re­vis­ta?

Fe­de­ri­co Bal: Fue una idea de mi viejo. Me di­jo: “No quie­ro mo­rir­me sin cum­plir mi úl­ti­mo de­seo: ha­cer una tem­po­ra­da de tea­tro con vos y ma­má”. Así que le di pa­ra ade­lan­te. Cre­cí en un tea­tro de re­vis­tas, y aun­que ven­go de ha­cer co­me­dias, te­nía una idea de lo que po­día­mos ha­cer.

NO­TI­CIAS: ¿Se ali­nea­ron los pla­ne­tas?

Bal: Se­gu­ro. Du­ran­te años ellos no se ha­bla­ron y pa­sa­ron por te­mas ju­di­cia­les feos. Yo es­ta­ba por ha­cer “La jau­la de las lo­cas”, ha­bía en­sa­ya­do ca­si pa­ra es­tre­nar­la, pe­ro sa­lió es­to, Pe­pe Ci­brián se ba­jó de aque­lla obra y me abo­qué a es­ta re­vis­ta.

NO­TI­CIAS: ¿El guion lo ha­bía es­cri­to su pa­dre, pe­ro tu­vie­ron que mo­di­fi­car­lo?

Bal: Sí. Mi viejo te­nía un guion pa­ra es­ta re­vis­ta, y cuan­do lo leí, me pa­re­ció una mier­da por­que los tiem­pos cam­bia­ron. Tie­ne 83 años, an­tes los chis­tes eran muy ma­chis­tas. A la mu­jer la de­ja­ban en un lu­gar in­mun­do, era un cu­lo y dos te­tas. A na­die le cau­sa ri­sa ese hu­mor. Cam­bia­mos el guion, con­fia­ron en mí y es muy lin­do ver­los arri­ba del es­ce­na­rio, la gen­te se co­pa mu­cho con ellos.

NO­TI­CIAS: En el úl­ti­mo tiem­po ba­jó mu­cho la ex­po­si­ción pú­bli­ca. ¿Ex­tra- ña un po­co eso?

Bal: Me gus­ta mu­cho la te­le, pe­ro sien­to que es­tá mar­ca­da por los es­cán­da­los y las pe­leas me­diá­ti­cas y yo es­toy in­ten­ta­do ha­cer un cam­bio. Se ha­bló mu­cho de mí, mu­chas ex des­pe­cha­das ha­bla­ron tan­tas co­sas ho­rri­bles, que hoy pue­do ele­gir y de­cir “Eso no lo quie­ro más”. El cam­bió me cos­tó, pe­ro voy por ese ca­mino.

NO­TI­CIAS: Es­tá dan­do sus pri­me­ros pa­sos en el ci­ne.

Bal: Sí, me gus­ta mu­cho. Pro­du­je y es­tu­dié ci­ne. Hi­ce una pe­lí­cu­la con mi viejo, “Rum­bo al mar”, que se es­tre­na en mar­zo, y en ju­nio se es­tre­na una de te­rror don­de tam­bién ac­túo, “Crí­me­nes im­po­si­bles”.

NO­TI­CIAS: Ya tie­ne un nom­bre pro­pio, de­jó de ser “el hi­jo de”. ¿Có­mo lo vi­ve?

Bal: Nun­ca re­ne­gué de eso, la tra-

yec­to­ria de mis vie­jos es ad­mi­ra­ble, más allá de los qui­lom­bos me­diá­ti­cos. San­tia­go hi­zo más de 40 pe­lí­cu­las y un mon­tón de éxi­tos tea­tra­les, aun­que hoy mu­chos lo co­no­cen por ver­lo en “In­tru­sos” la­men­ta­ble­men­te. Es gra­cio­so por­que aho­ra mu­chos lo pa­ran por la ca­lle y le di­cen: “El pa­dre de Fe­de­ri­co” (ri­sas). Igual en el ba­rrio me si­guen di­cien­do “San­tia­gui­to”.

NO­TI­CIAS: ¿Que­da­ron atrás los es­cán­da­los me­diá­ti­cos?

Bal: Só­lo tu­ve una re­la­ción muy tó­xi­ca con una ex (se re­fie­re a Bar­bie Vé­lez) que la lle­va­mos a la Jus­ti­cia. Ella y su fa­mi­lia me qui­sie­ron ha­cer que­dar co­mo al­go que no soy y por eso pu­se to­do en la Jus­ti­cia, es lo me­jor que se pue­de ha­cer. Es­toy tran­qui­lo, tu­ve mu­chas mu­je­res en mi vi­da, nun­ca fui vio­len­to. Mi ex sue­gra (Na­za­re­na Vé­lez) no pa­ra de ha­blar de mí y es­to pa­só ha­ce cin­co años. A los pro­gra­mas de TV a don­de va, se la pasa ha­blan­do mal de mí. No ten­go na­da pa­ra de­cir, es­tá en la Jus­ti­cia, ca­ra­tu­la­do co­mo “ca­lum­nias e in­ju­rias”. Son co­mo 300 ho­jas en el caso y ca­da vez que va a un pro­gra­ma, se su­man 10 ho­jas.

NO­TI­CIAS: El año pa­sa­do Ca­lu Ri­ve­ro no qui­so com­par­tir el pro­gra­ma “PH”, don­de es­ta­ba co­mo in­vi­ta­do, por­que lo til­dó de “gol­pea­dor”...

Bal: Ella tie­ne su co­rrien­te fe­mi­nis­ta y la res­pe­to, si no quie­re sen­tar­se con­mi­go a una me­sa, es­tá bien. Lo que le pue­do de­cir es que se equi­vo­ca. Ja­más en mi vi­da fui agre­si­vo con nin­gu­na de mis pa­re­jas ni con nin­gu­na mu­jer. Tam­po­co con nin­gún cha­bón, por­que soy tran­qui­lo. La única vez que me aga­rré a trom­pa­das fue en un bo­li­che, don­de le fal­ta­ron el res­pe­to a mi mu­jer. Cuan­do pa­só to­do eso con mi ex, fue muy du­ro; una se­cuen­cia muy tris­te de mi vi­da, mu­cha os­cu­ri­dad. Ana­li­za­ba re­ti­rar­me de la es­ce­na por­que sen­tía que la gen­te no me iba a apo­yar.

NO­TI­CIAS: ¿Sien­te que el pú­bli­co se pu­so de su lado?

Bal: Cuan­do pa­só eso, me dio mu­cho mie­do. Es­ta­ba ha­cien­do una co­me­dia en tea­tro y pen­sa­ba: “¿Con qué ca­ra en­fren­to a la gen­te sa­bien­do que es­tán di­cien­do que soy un gol­pea­dor y bla bla bla?”. Pe­ro el pú­bli­co me apo­yó. Re­ci­bí un aplau­so muy fuer­te en el tea­tro en aquel mo­men­to que me que­bró emo­cio­nal­men­te.

NO­TI­CIAS: ¿Qué opina de la co­rrien­te del #MeToo de los úl­ti­mos años y par­ti­cu­lar­men­te de la de­nun­cia de Far­dín so­bre Dart­hés?

Bal: Me pa­re­cen ex­ce­len­tes las cam­pa­ñas que hoy ayu­dan a la mu­jer, pe­ro hay que te­ner un ba­lan­ce.

Por­que en mi caso, nun­ca le le­van­té la mano a nin­gu­na mu­jer. En­ton­ces si le creían a ella, yo pa­sa­ba a ser un agre­si­vo y un gol­pea­dor. Siem­pre hay que creer­le a la mu­jer, cla­ro, pe­ro tam­bién hay ex­cep­cio­nes. NO­TI­CIAS: ¿Es­tá a fa­vor del es­cra­che pú­bli­co?

Bal: Lo que pa­de­cie­ron las mu­je­res fue muy ma­lo, en­ton­ces es­ta co­rrien­te tan ac­ti­vis­ta es sú­per im­por­tan­te. Pe­ro re­cién de acá a diez años po­de­mos te­ner una es­ta­bi­li­dad que hoy no es tal.

NO­TI­CIAS: ¿A qué se re­fie­re? Bal: Co­mo to­das las co­rrien­tes que na­cen, se tie­nen que ana­li­zar de acá a diez años. Es­te es un mo­men­to de tran­si­ción, cuan­do al­go bro­ta y hay tan­tos ca­sos, es co­mo una epi­de­mia. Ge­nial, lo ce­le­bro, pe­ro tie­ne que ni­ve­lar­se. Tam­bién de­be­mos dar lu­gar al hom­bre pa­ra mos­trar si es inocen­te o no. Por ejem­plo, Juan Dart­hés se fue del país. Así pa­re­ce más cul­pa­ble que inocen­te. Ma­cho, que­da­te acá, si no hi­cis­te na­da, po­né la ca­ra.

NO­TI­CIAS: Otro es­cán­da­lo en el que estuvo in­vo­lu­cra­do fue acá en Mar del Pla­ta, cuan­do lo acu­sa­ron de con­du­cir con un car­net tru­cho.

Bal: Esa cau­sa del re­gis­tro fue una men­ti­ra atroz. Fue ha­ce cin­co años. Me pa­ró al­coho­le­mia, me to­mé dos cer­ve­zas, me dio po­si­ti­vo, me sa­can el au­to, has­ta ahí lo en­tien­do. Pa­go la mul­ta, pe­ro cuan­do voy a re­ti­rar el au­to, no me lo dan por­que di­cen

No pue­do mos­trar mi vi­da pri­va­da en Ins­ta­gram o es­cri­bir en Twit­ter lo que real­men­te

pien­so. Eso lle­va a que ha­ya un mó­vil de TV en la puer­ta de mi ca­sa y no me interesa.

que la li­cen­cia fue he­cha ilí­ci­ta­men­te. Re­no­vé la li­cen­cia acá, en Mar del Pla­ta.

NO­TI­CIAS: Fue un caso que con­mo­vió a la ciudad por­que die­ron 15.000 re­gis­tros ile­ga­les y hay fun­cio­na­rios pre­sos.

Bal: Y en la vol­tea­da caí yo por­que era el úni­co “fa­mo­so” que re­no­vó en ese lap­so. Me me­tie­ron en un jui­cio por­que de­cían que yo sa­bía que era un re­gis­tro ile­gal. Na­da que ver. To­dos los lu­nes te­nía que ve­nir des­de Bue­nos Ai­res a Mar del Pla­ta a las 9 de la ma­ña­na a po­ner la ca­ra. Fue un pa­pe­lón. Me usa­ron co­mo un chi­vo ex­pia­to­rio pa­ra mos­trar que la “ciudad tra­ba­ja”.

NO­TI­CIAS: ¿En­ton­ces ya no sa­le de gi­ra? ¿Se aca­bó el des­con­trol?

Bal: Me que­do mu­cho en mi ca­sa. Con mis com­pa­ñe­ros de elen­co la pa­sa­mos bien, es otro mam­bo. Los ex­ce­sos fue­ron en un mo­men­to de mi vi­da. Só­lo con­su­mo al­cohol en lu­ga­res tran­qui­los, me cui­do.

NO­TI­CIAS: Ha­ce unos años, en una en­tre­vis­ta con NO­TI­CIAS ha­bló del con­su­mo de ma­rihua­na y en una fo­to se lo veía con un po­rro en la mano.

Bal: Fue una muy bue­na no­ta que me tra­jo mu­chos do­lo­res de ca­be­za por­que por eso me de­nun­cia­ron por apo­lo­gía (ri­sas). Lo fuer­te era la fo­to: apa­re­cer en es­te país con un po­rro en la mano es co­mo de­cir que to­dos tie­nen que con­su­mir. Y no es así. Des­pués de esa no­ta, me en­con­tré con un pa­pá y su hi­jo. El pa­dre me di­ce: “Mi hi­jo no tie­ne que se­guir­te más”. “¿Por qué?”, le pre­gun­to. “Por­que fu­más ma­rihua­na”. Le di­je que el hi­jo no te­nía que fu­mar ma­rihua­na co­mo yo, que le ex­pli­que eso. No ten­go que ser un mo­de­lo a se­guir, nun­ca lo qui­se. “Pe­ro te­nés que dar­te cuen­ta de que mi hi­jo te ad­mi­ra”, me res­pon­dió.

NO­TI­CIAS: ¿Eso fue un click? Bal: Y... En­ton­ces me di cuen­ta de que las co­sas no son tan­to co­mo uno cree, que hay que cui­dar­se y me­dir­se un po­co más. Em­pe­cé a cam­biar. Aho­ra lo que mues­tro en mis re­des so­cia­les es un 90% de tra­ba­jo. No pue­do opi­nar de lo que real­men­te pien­so, mos­trar­me en mi vi­da pri­va­da en Ins­ta­gram o es­cri­bir en Twit­ter lo que me da la ga­na. Por­que eso lle­va a que ha­ya un mó­vil de te­le­vi­sión en la puer­ta de mi ca­sa y ya no me interesa. Es­toy ocu­pán­do­me de vi­vir más la vi­da y cui­dar­me de la ex­po­si­ción pri­va­da.

NO­TI­CIAS: En el plano afec­ti­vo se lo vin­cu­ló con una com­pa­ñe­ra de elen­co, la mar­pla­ten­se Bian­ca Io­ve­nit­ti. ¿Es­tá en pa­re­ja?

Bal: No es mi no­via, la es­ta­mos pa­san­do bien. No es­toy en un mo­men­to pa­ra es­tar de no­vio, ella lo sa­be y lo en­tien­de. Tu­ve re­la­cio­nes de­ma­sia­do ex­pues­tas y aho­ra ne­ce­si­to es­tar so­lo. Bian­ca es una mu­jer her­mo­sa, que me acom­pa­ña y me ha­ce bien.

NO­TI­CIAS: Es­te año te­ne­mos elec­cio­nes. ¿En qué lu­gar de la grie­ta es­tá pa­ra­do?

Bal: Vo­té a Ma­cri. Que­ría un cam­bio, no me gus­ta­ba el go­bierno an­te­rior. Es evi­den­te que es­ta­mos pa­gan­do los pla­tos ro­tos de la ges­tión an­te­rior, pe­ro el go­bierno ma­cris­ta no es lo que es­pe­ra­ba. Si hoy ten­go que pa­rar­me de al­gún lado, es­toy en el cen­tro. El cam­bio no se ge­ne­ra en una so­la ges­tión, pe­ro de to­do lo que pro­me­tie­ron, no cum­plie­ron na­da.

Nun­ca le le­van­té la mano a nin­gu­na mu­jer. Si le creían a ella, yo pa­sa­ba a ser un agre­si­vo y gol­pea­dor. Siem­pre hay que creer­le a la mu­jer, pe­ro hay ex­cep­cio­nes.

FO­TOS:

FO­TOS: CHI­PI GONZÁLEZ (DES­DE MAR DEL PLA­TA) @ CHIPI_PH

SUS PRIO­RI­DA­DES. En Ca­li­for­nia. Ce­le­bran­do Na­vi­dad con sus pa­dres, San­tia­go Bal y Car­men Bar­bie­ri, a quie­nes di­ri­ge en Mar del Pla­ta. Y con su jack rus­sel te­rrier de nom­bre En­ri­que.

FO­TOS: CHI­PI GONZÁLEZ (DES­DE MAR DEL PLA­TA) @ CHIPI_PH

FE­DE TRAN­QUI­LO. “Los ex­ce­sos fue­ron en un mo­men­to de mi vi­da. Aho­ra só­lo con­su­mo al­cohol, me cui­do”, cuen­ta fren­te al mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.