Al­ber­to Aja­ka:

Es­tre­nó “A os­cu­ras” y gra­ba la se­rie so­bre Té­vez. Show de ba­rra­bra­vas, el mal­tra­to social y vi­sión su­pe­ra­do­ra de la de­nun­cia.

Noticias - - SUMARIO - VA­LE­RIA GAR­CÍA TES­TA @val­gar­cia­tes­ta

es­tre­nó “A os­cu­ras” y gra­ba la se­rie so­bre Té­vez. Show de ba­rra­bra­vas, el mal­tra­to social y vi­sión su­pe­ra­do­ra de la de­nun­cia

Ha­bla

de vi­das pa­sa­das, de ca­pa­ci­da­des que le apa­re­cen só­lo por mo­men­tos, de una fe que lo abra­zó co­mo nin­gu­na otra. Es un ru­mian­te del pen­sa­mien­to. Tam­bién, un bu­fón. En Al­ber­to Aja­ka hay ade­más al­tas do­sis de li­ber­tad. La que sen­tía cuan­do le ven­día un re­loj o unas za­pa­ti­llas a al­gún pro­fe­sor en los re­creos de la se­cun­da­ria. La que vi­vió cuan­do cre­yó que la im­pren­ta fa­mi­liar era el es­ce­na­rio pa­ra des­ple­gar el sue­ño del pe­que­ño em­pre­sa­rio ar­gen­tino. Y la li­ber­tad que pro­bó cuan­do, a los 28, fue a una cla­se de tea­tro y le ca­yó un ra­yo de cer­ti­dum­bre: po­día ha­cer eso bien y eso le ha­cía bien. Abrió una sa­la e in­ven­tó una com­pa­ñía de tea­tro (Co­lec­ti­vo Es­ca­la­da). La sa­la ce­rró, Co­lec­ti­vo Es­ca­la­da si­gue. Por diez años, tu­vo el corazón di­vi­di­do: con­ti­nuó sien­do im­pren­te­ro al tiem­po que se con­so­li­dó co­mo ac­tor, dra­ma­tur­go y di­rec­tor. Has­ta que iba por Ge­ne­ral Paz ca­mino a la im­pren­ta y sin­tió que se aho­ga­ba. Vol­vió a su ca­sa, se me­tió en la ca­ma y estuvo dos días en ese re­ti­ro vo­lun­ta­rio, ru­mian­do y sin ha­blar. Nun­ca más vol­vió al ne­go­cio fa­mi­liar. Coin­ci­dió con dos hitos: la con­vo­ca­to­ria pa­ra “Con­tra las cuer- das”, su pri­me­ra vez en un set te­le­vi­si­vo, y el na­ci­mien­to de su pri­mer hi­jo –jun­to a su mu­jer Ma­ría Vi­llar, es pa­dre de Pe­dro, 8, Ele­na, 4, y es­pe­ra a An­to­nio pa­ra mar­zo. Al tea­tro in­de­pen­dien­te y ofi­cial, se su­ma­rían ti­ras, pe­lí­cu­las y la con­sa­gra­ción po­pu­lar en “Gua­pas”. Aho­ra gra­ba “Apa­che”, se­rie de Adrián Cae­tano que con­ta­rá la vi­da de Carlos Té­vez, y el úl­ti­mo jue­ves es­tre­nó “A os­cu­ras”, pe­lí­cu­la de Vic­to­ria Cha­ya Mi­ran­da en la que es un pro­xe­ne­ta que ha­ce tra­ba­jar a su pro­pia pa­re­ja.

NO­TI­CIAS: ¿Có­mo se pre­pa­ró pa­ra un per­so­na­je co­mo el de “A os­cu­ras”?

Al­ber­to Aja­ka: Me gus­ta pensar que en cual­quier ser humano se en­cuen­tra to­do, el ho­rror es­tá en los apa­ren­te­men­te nor­ma­les. Cuan­do leí el guion, le di­je a Vicky que veía gen­te so­la. Ahí me iden­ti­fi­ca­ba, in­clu­so con una vi­da fa­mi­liar y amo­ro­sa.

NO­TI­CIAS: Di­ce que ne­ce­si­ta de la so­le­dad.

Aja­ka: Sí. No pue­do tra­ba­jar en un mal cli­ma, me lle­vo bien con la cor­te­sía; soy tí­mi­do, me re­sien­to si soy mal­tra­ta­do. Me gus­ta el cli­ma afa­ble, soy jo­dón, me ha­go el pa­ya­so.

NO­TI­CIAS: ¿Si­gue de­fi­nién­do­se co­mo un bu­fón?

Aja­ka: ¡Sí! Ese lu­gar es a pe­sar mío, me pa­sa­ba en la vi­da an­te­rior.

NO­TI­CIAS: Pen­sa­ba con cuán­tas ver­sio­nes su­yas ha con­vi­vi­do. ¿El cam­bio ra­di­cal de vi­da fue una sorpresa o flu­yó?

Aja­ka: (Pien­sa). No sé. Pe­ro des­de la pri­me­ra cla­se de tea­tro tu­ve cla­ro que eso lo po­día ha­cer. Pue­de so­nar pe­dan­te, pe­ro hay otras co­sas que in­ten­té y no po­día ha­cer. En la es­ce­na tea­tral o en el set, sien­to que soy me­jor. Me ha pa­sa­do de aga­rrar una mos­ca en me­dio de la fun­ción, al­go im­po­si­ble en la vi­da. Ten­go mal pul­so, si trai­go un ca­fé se­gu­ro llega de­rra­ma­do, y en es­ce­na po­dría com­pe­tir con esos mo­zos que lle­van ban­de­jas por Ave­ni­da de Ma­yo.

NO­TI­CIAS: ¡Se con­vier­te en un sú­per hé­roe!

Aja­ka: Sí. Los ac­to­res en la es­ce­na fun­dan el tiem­po y el es­pa­cio. Esa es mi fe y mi for­ta­le­za, nun­ca otra fe me abra­zó de tal ma­ne­ra. Soy gra­cias al tea­tro que me pre­exis­te y exis­ti­rá des­pués de mí. Me sien­to un su­per­hé­roe en la liga de los su­per­hé­roes. Pe­ro ter­mino la fun­ción y vuel­vo a ser el gris del co­ti­diano, me aso­man te­mo­res y de­bi­li­da­des.

NO­TI­CIAS: Es­tá gra­ban­do la vi­da de Carlos Té­vez. “Los Ro­tos”, su úl­ti­ma obra co­mo au­tor y di­rec­tor, tie­ne un ne­xo con ese set de fil­ma­ción, ¿no?

Aja­ka: To­tal. Hay un es­pa­cio que es igual a la es­ce­no­gra­fía que plan­tea­mos; la reali­dad es su­pe­ra­do­ra. La po­bre­za es abun­dan­cia: de ca­bles (los em­bu­tís por­que po­dés, sino es­tán col­gan­do), hay ba­su­ra (mien­tras que no­so­tros se­pa­ra­mos), es­ta­lla de co­lor por­que no es­tá pin­ta­do (vas a un country y es mar­fil, ocre, blan­co). En Fuer­te Apa­che es­tá lleno de ni­ños, uno en­tien­de de la sor­di­dez pe­ro la vi­da es­tá hí­per pre­sen­te. Nos acom­pa­ñan a fil­mar en si­len­cio. Ha­ce tres me­ses que es­ta­mos, ya ex­ce­dió el fa­vor y la on­da por Té­vez... Ahí to­do es múl­ti­ple, la vi­da gol­pea más rá­pi­do, el ocio sin di­rec­ción…

NO­TI­CIAS: Ha­bla­ba de sen­tir­se vul­ne­ra­ble al mal­tra­to y hoy la agre­sión es­tá des­ple­ga­da des­de las re­des so­cia­les has­ta la ca­lle.

Aja­ka: En las re­des so­cia­les; la te­le­vi­sión es la dis­cu­sión per­ma­nen­te;

o los que sa­len a la ca­lle a pe­lear, co­mo las ba­rra­bra­vas y esa gi­la­da en re­la­ción al fút­bol y esa ker­me­se ho­rren­da. Me gus­ta el fút­bol, pe­ro no ad­hie­ro más a ese en­go­la­mien­to de los bra­vu­co­nes. Si son tan gua­pos, que los pon­gan un bar­co y va­yan a con­quis­tar las Mal­vi­nas… Si de­já­ra­mos de vol­ver al mis­mo punto de (cam­bia tono de voz): “En es­te país ro­ban to­dos, es im­po­si­ble…”.

NO­TI­CIAS: Una cul­tu­ra de la re­sig­na­ción cóm­pli­ce.

Aja­ka: Sí, y de la fal­sa es­pe­ran­za, es­to de evan­ge­lis­ta elec­tró­ni­co: “Los ar­gen­ti­nos te­ne­mos to­das las po­si­bi­li­da­des”. La opi­nión a ve­ces pro­du­ce un agu­je­ro en el pen­sa­mien­to por­que ter­mi­na to­do en el mis­mo can­to del ba­rra­bra­va: “¡Hue­vo, hue­vo, hue­vo!”. Me mo­les­ta que lo pre­sen­ten co­mo que es­ta­mos in­ten­tan­do ha­cer una Ar­gen­ti­na me­jor cuan­do lo que ha­ce­mos es: “¡Hue­vo, hue­vo, hue­vo!”, tipo el show de la ba­rra­bra­va.

NO­TI­CIAS: La cul­tu­ra de la bra­vu­co­na­da tie­ne que ver con lo pa­triar­cal, ¿có­mo lo in­ter­pe­la la re­vo­lu­ción del fe­mi­nis­mo y las ac­cio­nes de Ac­tri­ces Ar­gen­ti­nas?

Aja­ka: Hay mu­chas co­sas que no me gus­tan pe­ro me en­can­tan, me pasa eso. Me jo­de la vi­da en tan­to se se­pa­ra en una cues­tión de gé­ne­ro y que­do del lado del ge­ne­ro in­ter­pe­la­do, pe­ro di­go: “Sí, de­be ser cier­to”. Mi ge­ne­ra­ción y la an­te­rior so­mos los que te­ne­mos que sur­fear la ola, bien­ve­ni­do, de­be­mos re­ver qué sig­ni­fi­ca ser un hom­bre. Me gus­ta­ría que esa dis­cu­sión sea po­si­ble más allá de los gé­ne­ros, pensar en las di­fi­cul­ta­des, los mie­dos, los lu­ga­res que los hom­bres nos afir­ma­mos pa­ra re­sol­ver­nos por man­da­to o te­mor, que tam­bién nos li­be­re­mos de esas car­gas por­que así sea­mos más cons­cien­tes de las car­gas de los otros. Mi mu­jer me de­cía que no hay mu­jer que no ha­ya pa­sa­do por una si­tua­ción des­agra­da­ble. NO­TI­CIAS: ¿Lo sor­pren­dió? Aja­ka: Sí. Lo que hi­cie­ron las com­pa­ñe­ras ac­tri­ces fue im­por­tan­te. En la in­dig­na­ción, me veo igua­la­do a otros a los que no me quie­ro ver igua­la­do y al día si­guien­te ya le que­ma­mos al chi­vo ex­pia­to­rio y a la víc­ti­ma sa­cri­fi­cial y eso no sig­ni­fi­ca que al chi­vo ex­pia­to­rio lo ha­yan ido arras­tran­do has­ta el pa­tí­bu­lo… NO­TI­CIAS: La re­vo­lu­ción es pensar cuán­to hay de os­cu­ri­dad en las vi­das nor­ma­les, ¿eso di­ce? Aja­ka: Sí. En la ve­re­da de mar­car el ho­rror, pa­re­ce que no es­tu­vié­ra­mos in­vo­lu­cra­dos, y lo es­ta­mos, con el mal­tra­to, los gar­cas, tre­pa­do­res, pre­po­ten­tes; no­so­tros po­de­mos for­mar par­te de esas ca­te­go­rías. En­ton­ces tra­te­mos de ser más va­lien­tes pa­ra plan­tar­nos cuan­do la mi­se­ria es no­to­ria, más allá de si es en el ám­bi­to se­xual o si es­tán ca­gan­do gui­ta. Hoy, en nom­bre de guar­dar un tra­ba­jo, ha­ce­mos la vis­ta gor­da y so­mos me­nos so­li­da­rios. Des­ta­pe­mos las ollas, so­bre el mal­tra­to la­bo­ral, ra­cial o lo que sea.

En la es­ce­na tea­tral o en el set, sien­to que soy me­jor. Me sien­to un su­per­hé­roe en la liga de los su­per­hé­roes. Pe­ro ter­mino la fun­ción y vuel­vo a ser el gris del co­ti­diano.

CA­MI­NOS. In­ten­tó es­tu­diar Eco­nó­mi­cas, pro­fe­so­ra­do de Fi­lo­so­fía y Di­se­ño Grá­fi­co, fue im­pren­te­ro, pe­ro ga­nó su pa­sión, el tea­tro.

PER­SO­NA­LI­DAD. Se de­fi­ne co­mo tí­mi­do, pe­ro a la vez su lu­gar es del bu­fón, es "jo­dón" y se ha­ce el pa­ya­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.