Gabriela Mi­chet­ti:

Res­pon­de a las crí­ti­cas por su es­ca­pa­da a Ca­ri­ló en ple­na cri­sis. La sa­lud de su pro­ge­ni­tor y su in­cier­to fu­tu­ro en Cam­bie­mos.

Noticias - - SUMARIO - JUAN LUIS GONZÁLEZ (DES­DE CA­RI­LÓ) jl­gon­za­[email protected]­fil.com @jua­ne­le­gon­za­lez

la vi­ce se de­fien­de de las crí­ti­cas por su es­ca­pa­da a Ca­ri­ló en ple­na cri­sis. La vi­si­ta del pa­dre a la Ca­sa Ro­sa­da y su fu­tu­ro en Cam­bie­mos.

Gabriela

Mi­chet­ti si­gue el ir y ve­nir de las olas con sus ojos. Ha­bla con su pa­dre, Ma­rio, sen­ta­do al lado su­yo, to­ma un ma­te, se ríe, ca­lla, pe­ro no pier­de de vis­ta el agua sa­la­da. De to­das las ma­ne­ras y lu­ga­res que ha­bía pa­ra ele­gir den­tro del co­que­to bal­nea­rio He­mingh­way, en Ca­ri­ló, ella se si­túa a cin­co me­tros de la ori­lla, bien de fren­te al Atlán­ti­co.

Es la única per­so­na con si­lla de rue­das en la pla­ya, y eso, más el ves­ti­do ro­jo fu­rio­so que lle­va y el car­go que os­ten­ta, ha­ce que ca­si to­dos los tu­ris­tas la mi­ren, le sa­quen fo­tos, cu­chi­cheen. Al­gu­nos la cri­ti­can por lo ba­jo, por to­mar­se unos días en ple­na cri­sis eco­nó­mi­ca. A Mi­chet­ti no le ha­ce me­lla: ha­ce más de 25 años que no en­tra al mar, des­de que su­frió el trá­gi­co ac­ci­den­te en el que per­dió la mo­vi­li­dad de sus pier­nas, y quie­re te­ner el agua lo más cer­ca que pue­da.

Se­pa­ra­da des­de ha­ce un tiem­po de su ex pa­re­ja Juan To­ne­lli, Mi­chet­ti sa­be que el año que acaba de em­pe­zar va a ser cla­ve pa­ra su fu­tu­ro. No só­lo por­que ten­drá que pe­lear pa­ra re­apa­re­cer en la bo­le­ta pre­si­den­cial jun­to a Mau­ri­cio Ma­cri, in­ten­ción que no le gus­ta pa­ra na­da al círcu­lo de po­der que si­gue a Du­rán Bar­ba y a Marcos Peña, sino por­que volverá a mo­jar­se. Li­te­ral: la vi­ce­pre­si­den­ta pro­me­tió, cuan­do vi­si­tó Mar del Pla­ta el año pa­sa­do pa­ra el es­treno en los bal­nea­rios pú­bli­cos de las si­llas an­fi­bias, que per­mi­ten el in­gre­so al mar de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, que an­tes del fin de su man­da­to se me­te­ría en el mar. “¡Pa­ra qué ha­bré di­cho eso!”, di­ce en­tre ri­sas, a me­ses de con­cre­tar el com­pro­mi­so.

La fal­ta de si­llas ade­cua­das en los pa­ra­do­res pla­ye­ros no es el úni­co pro­ble­ma pa­ra aque­llos con la mo­vi­li­dad re­du­ci­da, y Mi­chet­ti lo sa­be y lo vuel­ve a ex­pe­ri­men­tar en Ca­ri­ló: co­mo el ac­ce­so a la pla­ya llega has­ta el lí­mi­te so­bre la are­na que mar­ca la con­ce­sión al bal­nea­rio pri­va­do, a unos 30 me­tros del agua, a la vi­ce­pre­si­den­ta la tie­nen que arras­trar has­ta la ori­lla. Ella se de­ja lle­var, acos­tum­bra­da, pe­ro uno de los tu­ris­tas cap­tu­ra el mo­men­to y la ima­gen se vi­ra­li­za en las re­des. “Si Ma­cri es­tá en el Sur y Mi­chet­ti

en Ca­ri­ló, ¿quién go­bier­na?”, es el es­lo­gan que com­par­ten cien­tos de mi­les de usua­rios enoja­dos.

LAS OLAS Y EL VIEN­TO. La vi­ce­pre­si­den­ta tie­ne ca­rác­ter y se irri­ta con los que la cri­ti­can por el des­can­so. “Vi­ne a acom­pa­ñar cua­tro días a mi pa­dre, que no es­tá en un buen mo­men­to y ne­ce­si­ta el ai­re de mar, y di­cen cual­quier bar­ba­ri­dad. To­do el tiem­po, ade­más, es­toy co­nec­ta­da con el ce­lu­lar. No son va­ca­cio­nes es­to”, se que­ja Mi­chet­ti, que acla­ra que ha­rá una pau­sa de una se­ma­na en mar­zo pa­ra ir al com­ple­jo pre­si­den­cial de Cha­pad­ma­lal. No es la única per­so­na que es­tá mo­les­ta, ya que su ve­cino de car­pa re­fun­fu­ña por lo ba­jo por su pre­sen­cia. Ca­ri­ló hi­zo lo que el ma­cris­mo ha­bía pro­me­ti­do co­mo eje de cam­pa­ña, al­go que que­dó bien le­jos de ser ver­dad, y fi­nal­men­te ce­rró la grie­ta: en la tien­da con­ti­gua a la de la vi­ce­pre­si­den­ta se bron­cea, con el fí­si­co im­pe­ca­ble pa­ra sus 71 años, Jo­sé Al­bis­tur, ex se­cre­ta­rio de Me­dios de Nés­tor y Cris­ti­na Kirch­ner, uno de los im­pul­so­res de la dis­cri­mi­na­ción en el re­par­to de pau­ta ofi­cial que re­ci­bió la Editorial Per­fil du­ran­te el go­bierno an­te­rior. “¿Y? ¿Ha­blas­te al­go con ella?”, le pre­gun­ta un tu­ris­ta cu­rio­so a “Pe­pe”, que con­tes­ta con la len­gua fi­lo­sa que lo ca­rac­te­ri­za. “¿De qué voy a ha­blar con Mi­chet­ti? Si de política no sa­be na­da”, di­ce Al­bis­tur, mien­tras Vic­to­ria To­lo­sa Paz, su mu­jer, con­ce­ja­la K pla­ten­se que sue­ña con lo­grar la in­ten­den­cia de la ca­pi­tal bo­nae­ren­se en las pró­xi­mas elec­cio­nes, le fes­te­ja la ocu­rren­cia.

El chis­te no les cau­sa gra­cia a los cus­to­dios de la vi­ce­pre­si­den­ta, que si­guen la es­ce­na a po­cos me­tros, ca­si las úni­cas per­so­nas de la pla­ya que tie­nen la re­me­ra pues­ta y los dien­tes apre­ta­dos.

Mien­tras tan­to, Sil­vi­na, la her­ma­na de la vi­ce, trans­pi­ra y mas­ti­ca bron­ca por no en­con­trar lu­gar pa­ra de­jar el au­to en el ates­ta­do es­ta­cio­na­mien­to del bal­nea­rio. La otra Mi­chet­ti, que sal­tó a la fa­ma en el 2016 co­mo una de las apor­tan­tes de los 245 mil pe­sos y 50 mil dó­la­res no de­cla­ra­dos que fue­ron ro­ba­dos de la ca­sa de la fun­cio­na­ria, fue la que se en­car­gó de re­ser­var la ca­sa en la en­tra­da de Ca­ri­ló don­de se alo­jó la fa­mi­lia del jue­ves 3 has­ta la ma­ña­na del do­min­go 6.

El lu­nes Mi­chet­ti ya es­ta­ba en la Ca­sa Ro­sa­da. “Hoy me vi­si­tó mi pa­pá”, con­tó en su cuen­ta de Twit­ter, jun­to a una fo­to con su pa­dre en el des­pa­cho pre­si­den­cial, en lo que al­gu­nos in­ter­pre­ta­ron co­mo una res­pues­ta a las crí­ti­cas por sus mi­ni­va­ca­cio­nes.

En su re­gre­so a Ca­pi­tal a la vi­ce­pre­si­den­ta le so­nó bas­tan­te el ce­lu­lar. Ca­si to­das las con­sul­tas eran por su fu­tu­ro. “Si Mau­ri­cio me lo pi­de, ob­via­men­te es­ta­ré, ten­go la vo­ca­ción y las ga­nas”, es su pri­me­ra res­pues­ta, y la que sue­na más sin­ce­ra, aun­que tam­bién ofre­ce la otra me­ji­lla a los que pre­fie­ren a Patricia Bull­rich o Ca­ro­li­na Stan­ley en su car­go. “Si no se da, igual voy es­tar sa­tis­fe­cha. Fue­ron mu­chos años en la política, con mu­cho tra­ba­jo y po­co tiem­po pa­ra mi vi­da per­so­nal. Ten­go 54 años y tam­bién ga­nas de ha­cer al­gu­na otra co­sa con mi vi­da”.

PA­NO­RÁ­MI­CA. Los Mi­chet­ti, pa­dre e hi­ja, fren­te al mar. Y de re­gre­so en Bue­nos Ai­res, en la Ca­sa Ro­sa­da, co­mo mos­tró ella en Twit­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.