Jorge Ma­cri:

La ru­ti­na del pa­rien­te pre­si­den­cial en Pun­ta. Enojo con NO­TI­CIAS y va­ca­cio­nes en pa­re­ja.

Noticias - - SUMARIO - PA­BLO BERISSO (DES­DE PUN­TA DEL ES­TE) pbe­ris­[email protected]­fil.com @to­to­be­ris­so

el pri­mo del Pre­si­den­te se cru­zó con NO­TI­CIAS en Pun­ta del Es­te. Las de­nun­cias en su con­tra por los apor­tan­tes tru­chos.

Es

o no?”. El des­con­cier­to del cro­nis­ta y el fo­tó­gra­fo de NO­TI­CIAS en Pun­ta del Es­te au­men­tó de­bi­do a que, a la dis­tan­cia, la per­so­na que ca­mi­na­ba por el balcón de la ca­sa de Jorge Ma­cri, ubi­ca­da en el com­ple­jo Te­rra­zas de Ma­nan­tia­les, se veía con más pe­so que el in­ten­den­te de Vi­cen­te López. Sin em­bar­go, al ha­cer zoom en una de las fo­tos to­ma­das, la du­da se di­si­pó: era el pri­mo del Pre­si­den­te.

Lue­go de al­gu­nas guar­dias es­po­rá­di­cas, el miér­co­les 9, cer­ca de las 17.30 ho­ras, el equi­po de NO­TI­CIAS cir­cu­la­ba por el fren­te de la ca­sa del in­ten­den­te cuan­do al­can­zó a ver­lo en su balcón te­rra­za ha­blan­do por te­lé­fono, jus­to an­tes de vol­ver a me­ter­se aden­tro. Tras va­rios mi­nu­tos de es­pe­ra, el cro­nis­ta de es­ta re­vis­ta de­ci­dió lla­mar­lo a su ce­lu­lar pa­ra pe­dir­le que sa­lie­ra y así po­der ha­cer una fo­to, sin ima­gi­nar la ma­ne­ra en la que le iba a res­pon­der.

NO­TI­CIAS: Ho­la Jorge. Soy pe­rio­dis­ta de NO­TI­CIAS y que­ría ofre­cer­le ha­cer una no­ta, ¿es po­si­ble? Jorge Ma­cri: (Se­co). No. NO­TI­CIAS: ¿Por al­go en par­ti­cu­lar? Ma­cri: Por­que no. NO­TI­CIAS: ¿Pe­ro se pue­de sa­ber por qué no?

Ma­cri: Por­que en la re­vis­ta es­cri­ben cual­quier co­sa. No es con vos ni por al­go que ha­yas es­cri­to vos.

NO­TI­CIAS: Si me ex­pli­ca me­jor, in­clu­so, po­de­mos ha­blar­lo en la en­tre­vis­ta. Ma­cri: No, gra­cias. NO­TI­CIAS: Es­tá va­ca­cio­nan­do en Pun­ta del Es­te, ¿ver­dad? Ma­cri: Vol­vien­do ya. Po­cas pa­la­bras si­guie­ron has­ta dar por cul­mi­na­da la ten­sa char­la, que anu­ló la po­si­bi­li­dad de pe­dir­le a Jorge Ma­cri que sa­lie­ra al balcón pa­ra ha­cer unas fo­tos. Pro­ba­ble­men­te no hu­bie­ra ac­ce­di­do. Pe­ro la pa­cien­cia hi­zo que, me­dia ho­ra des­pués, el pri­mo del Pre­si­den­te sa­lie­ra y fue­ra fo­to­gra­fia­do allí, don­de des­can­sa jun­to a su fa­mi­lia.

Al igual que el ve­rano pa­sa­do, el in­ten­den­te es el úni­co Ma­cri que va­ca­cio­na en Pun­ta del Es­te. Su tío y pa­dre del pre­si­den­te ar­gen­tino, Fran­co, por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo no des­can­sa en la ex­clu­si­va ciudad bal­nea­ria uru­gua­ya, el año pa­sa­do por se­rios pro­ble­mas de sa­lud y es­te, ade­más, por es­tar impu­tado por el j juez Clau­dio Bo­na­dio en una cau­sa por su­pues­to pa­go de coimas du­ran­te el kirch­ne­ris­mo. Mien­tras que su pri­mo, Mau­ri­cio, des­de que asu­mió co­mo Pre­si­den­te cam­bió a la ciudad es­te­ña e por el Sur ar­gen­tino. MO­LES­TO. Tras la ta­pa de NO­TI­CIAS C ti­tu­la­da “La pla­ta ne­gra del ma­cris­mo”, don­de se re­ve­lan apor­tes tru­chos de la cam­pa­ña elec­to­ral de 2017 y re­cau­da­do­res de la mis­ma, el in­ten­den­te pa­re­ce ha­ber en­ten­di­do q que el po­der y el pe­rio­dis­mo van por

ca­mi­nos di­fe­ren­tes. Aun­que man­tie­ne el enojo.

En eso coin­ci­de con su pri­mo Pre­si­den­te, a quien tam­po­co le cae sim­pá­ti­ca la re­vis­ta que so­lía leer en las tar­des de pla­ya du­ran­te los ‘90, ti­ra­do en una re­po­se­ra. Des­de an­tes de su lle­ga­da al po­der, Mau­ri­cio le cam­bió el nom­bre a NO­TI­CIAS y pa­só a lla­mar­la “Ma­li­cias”.

Men­cio­na­do co­mo el re­cau­da­dor de la cam­pa­ña de Cam­bie­mos en 2017, Jorge Ma­cri en­ca­ra un 2019 ba­jo la lu­pa de to­dos. Su­ce­de que en la in- ves­ti­ga­ción so­bre la pla­ta ne­gra del ma­cris­mo, el in­ten­den­te de Vi­cen­te López apa­re­ce co­mo el en­car­ga­do de la cam­pa­ña en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Una fun­ción que ha­bría si­do el dis­pa­ra­dor de la in­ter­na que hoy se vis­lum­bra en­tre el go­bierno pro­vin­cial con el na­cio­nal. Él lo nie­ga.

ACOM­PA­ÑA­DO. No to­das fue­ron pá­li­das en el 2018. En los úl­ti­mos me­ses, se co­no­ció que a los 53 años, Jorge Ma­cri vol­vió a enamo­rar­se. Y de una mu­jer 21 años me­nor: la abo­ga­da y pe­rio­dis­ta Ma­ría Be­lén Lu­due­ña (32). Se co­no­cie­ron a me­dia­dos de 2017, en un con­tex­to la­bo­ral. Él vi­si­ta­ba el pro­gra­ma "La Lu­pa", con­du­ci­do por Pau­lino Ro­drí­guez en Ca­nal 26, cuan­do la vio por pri­me­ra vez en per­so­na. Unos me­ses des­pués, vol­vie­ron a cru­zar­se en los mis­mos es­tu­dios. Y al año, co­men­za­ron una re­la­ción, aun­que no del to­do blan­quea­da.

"Jorge me de­cía que lo te­nía que co­no­cer, que no tu­vie­ra un pre­con­cep­to. Fue un ca­ba­lle­ro siem­pre, pe­ro yo no es­ta­ba pre­pa­ra­da pa­ra una re­la­ción. Lue­go de ca­si un año de cha­tear acep­té, pe­ro le pe­dí que no va­ya­mos a un res­tau­ran­te, pa­ra que no lo vie­ran con una des­co­no­ci­da. Así que pa­ra la pri­me­ra ci­ta, en ju­lio de es­te año (por 2018), le pro­pu­se: '¿Po­dré ir a tu ca­sa?'. Co­mo es un gran co­ci­ne­ro, pre­pa­ró pulpo. Y a par­tir de ahí em­pe­za­mos a sa­lir. Es un di­vino, y aho­ra es­toy re en­gan­cha­da", con­tó la pe­rio­dis­ta en una en­tre­vis­ta con la re­vis­ta Gen­te, don­de una ami­ga de Be­lén ase­gu­ró que ya co­no­ció a Mau­ri­cio Ma­cri y Ju­lia­na Awa­da.

Lu­due­ña tra­ba­ja aho­ra en la pan­ta­lla de A24. Y se­gún ella mis­ma cuen­ta en su bio­gra­fía de Twit­ter, fue rei­na del mar en Mar del Pla­ta, su ciudad na­tal. Le­jos de su fa­mi­lia, la pe­rio­dis­ta sue­le com­par­tir tiem­po con los tres hi­jos de Jorge Ma­cri, con los que di­ce lle­var­se muy bien, por­que son co­mo “sus mi­nia­tu­ras”.

To­dos jun­tos com­par­tie­ron unos días en el com­ple­jo de Ma­nan­tia­les, al que Jorge Ma­cri va to­dos los fi­nes de año, pa­ra pa­sar las fies­tas. Y nin­guno lo ocul­tó, sino que de­ci­die­ron mos­trar­se jun­tos en va­rias his­to­rias en Ins­ta­gram. Ella ya vol­vió a Bue­nos Ai­res y via­jó a su ca­sa en Mar del Pla­ta. Él te­nía pre­vis­to ter­mi­nar sus va­ca­cio­nes es­te­ñas el vier­nes 11 y re­gre­sar pa­ra San Vi­cen­te.

Volverá con las ener­gías re­no­va­das pa­ra un año elec­to­ral com­pli­ca­do pa­ra el ofi­cia­lis­mo. Y en el que to­da­vía res­ta de­fi­nir si la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res ade­lan­ta­rá los co­mi­cios. A juz­gar por la ex­pre­sión de su ca­ra, no pa­re­ce muy des­co­nec­ta­do.

La per­so­na que ca­mi­na­ba por el balcón de la ca­sa de Jorge Ma­cri se veía con más pe­so. Sin em­bar­go, era él.

IN­VES­TI­GA­CIÓN. La ta­pa so­bre la r re­cau­da­ción de cam­pa­ña de Cam­bie­mos q que molestó a Jorge Ma­cri.

ENAMO­RA­DOS. Jorge Ma­cri y Ma­ría Be­lén Lu­due­ña ya no se ocul­tan. Pos­tean fo­tos jun­tos des­de el mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.