Las va­ca­cio­nes de Lo­ren­zet­ti:

Su pri­mer ve­rano fue­ra de la pre­si­den­cia de la Cor­te. Re­lax con su mu­jer en Bra­sil.

Noticias - - SUMARIO - CARLOS CLAÁ @car­los­claa

pe­nu­rias y mi­mos. El mi­nis­tro de la Cor­te des­can­sa en un ex­clu­si­vo re­sort de Sal­va­dor de Bahía, en Bra­sil. Los pro­ble­mas que lo es­pe­ran en Ar­gen­ti­na.

El mi­nis­tro de la Cor­te Su­pre­ma ca­mi­na jun­to a su mu­jer y na­die lo mo­les­ta: no lo sa­lu­dan, no le ha­blan. No lo co­no­cen. Aca­ban de al­mor­zar en el res­tau­ran­te de pla­ya del ex­clu­si­vo re­sort Grand Pa­lla­dium Im­bas­saí, a po­cos ki­ló­me­tros de Sal­va­dor de Bahía, en Bra­sil. Eli­gen dos re­po­se­ras y se dis­po­nen a des­can­sar fren­te al mar. An­tes de re­cos­tar­se, su mu­jer lo abra­za. Se mi­man: un ges­to de amor que no se acos­tum­bra a ver de quien fue­ra el pre­si­den­te del má­xi­mo tri­bu­nal de Jus­ti­cia los úl­ti­mos 11 años y que fue des­pla­za­do en sep­tiem­bre del 2018. Son las pri­me­ras va­ca­cio­nes de Ri­car­do Lo­ren­zet­ti sin el ca­lor del po­der ab­so­lu­to que lo abri­gó du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da.

El lu­nes 14 em­pren­de­rá el re­gre­so al país y volverá al fra­gor de la ba­ta­lla: es el mo­men­to más di­fí­cil pa­ra el otro­ra hom­bre in­to­ca­ble de la Jus­ti­cia. Aho­ra las ba­las de su eter­na enemi­ga, la dipu­tada Elisa Ca­rrió, pue­den ha­cer da­ño en me­dio de una Cor­te que no ter­mi­na de aco­mo­dar sus pie­zas, pe­ro que ya le dio la es­pal­da una vez. Y ame­na­za con se­guir ha­cién­do­lo.

Por lo pron­to, el mi­nis­tro pudo pa­rar la san­gría, lue­go de de­le­gar la pre­si­den­cia, y lo­gró una úl­ti­ma es­to­ca­da al Go­bierno pa­ra de­jar en evi­den­cia que no va a en­tre­gar sus ar­mas tan fá­cil­men­te: a fin de año con­si­guió que se fa­lla­ra a fa­vor de los ju­bi­la­dos, en con­tra de los in­tere­ses de Mau­ri­cio Ma­cri. Y con una mues­tra de po­der im­por­tan­te: cua­tro de los cin­co mi­nis­tros vo­ta­ron en su lí­nea. El úni­co que lo hi­zo a fa­vor de la ANSES fue Carlos Ro­sen­krantz, el nue­vo pre­si- den­te del má­xi­mo tri­bu­nal.

DE­NUN­CIA. En el Go­bierno es­pe­ra­ban en­con­trar a un Lo­ren­zet­ti des­ar­ma­do, de­pri­mi­do y sin fuerzas, lue­go de arre­ba­tar­le el man­do. Por eso los sor­pren­dió que el ra­fae­lino les pre­sen­te ba­ta­lla y les ga­ne en for­ma ines­pe­ra­da. Es que, a pe­sar de su es­fuer­zo, Ro­sen­krantz to­da­vía no lo­gró acu­mu­lar po­der.

Ca­rrió se­rá fun­da­men­tal pa­ra con­se­guir ese cam­bio. De he­cho, tras sus va­ca­cio­nes en Pun­ta del Es­te, pre­pa­ra una fuer­te de­nun­cia que pre­sen­ta­rá en fe­bre­ro con­tra Héc­tor Mar­chi, la mano de­re­cha de Lo­ren­zet­ti, que co­mo ad­mi­nis­tra­dor de la Cor­te tie­ne a su car­go un fon­do na­da des­pre­cia­ble: 26 mil mi­llo­nes de pe­sos. En el Go­bierno con­si­de­ran que si le qui­tan la ca­ja, cre­cen las po­si­bi­li­da­des de man­dar­lo al llano.

A cua­tro mil ki­ló­me­tros del Pa­la­cio de Jus­ti­cia, Lo­ren­zet­ti se ocu­pa de des­pe­jar la men­te, en el ini­cio del 2019. Se re­la­ja en uno de los seis res­tau­ran­tes y los tre­ce ba­res del com­ple­jo. Dis­fru­ta de las pi­le­tas y ba­ja a la pla­ya pri­va­da. En el all in­clu­si­ve de cin­co es­tre­llas, don­de pa­sar una no­che de enero cues­ta al­re­de­dor de 15 mil pe­sos, re­ci­be los mi­mos de su mu­jer, Ma­ra Pe­rren, de 36 años (26 me­nos que el juez), con quien se ca­só en ju­lio del 2016.

Tras el fin de se­ma­na ten­drá que re­co­rrer los 70 ki­ló­me­tros que lo se­pa­ran del Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Sal­va­dor y lue­go las cua­tro ho­ras y me­dia de vue­lo has­ta Bue­nos Ai­res. Aquí, aún de fe­ria ju­di­cial, se aca­ba­rá la paz. Es que las in­tri­gas pa­la­cie­gas no des­can­san.

AMOR. Lo­ren­zet­ti con su es­po­sa Ma­ra Pe­rren en el re­sort bra­si­le­ño Grand Pa­lla­dium Im­bas­saí. Se ca­sa­ron en 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.