López Obra­dor por el abor­to:

El pre­si­den­te me­xi­cano se mues­tra co­mo la con­tra­ver­sión del ul­tra­de­re­chis­ta bra­si­le­ro.

Noticias - - STAFF - NI­CO­LE MAR­TIN MA­RÍA SO­LE­DAD BEA­TO DEL­FI­NA TREMOUILLERES

el pre­si­den­te me­xi­cano se mues­tra co­mo la an­tí­te­sis del ul­tra­de­re­chis­ta bra­si­le­ño.

Andrés

Ma­nuel López Obra­dor (AMLO), el pre­si­den­te de Mé­xi­co que asu­mió un mes an­tes que Jair Bol­so­na­ro en Bra­sil (el 1 de di­ciem­bre), ya se plan­tea co­mo la con­tra­ca­ra del ul­tra­de­re­chis­ta. Lí­der de un par­ti­do de cen­troiz­quier­da (Mo­re­na) que rom­pió con una tra­di­ción ca­si inin­te­rrum­pi­da de se­ten­ta años de go­bierno de la cen­tro­de­re­cha del PRI (fue ele­gi­do con el 53,2% de los vo­tos) al que per­te­ne­cía En­ri­que Peña Nie­to, ven­ce­dor so­bre AMLO en 2012, mar­ca un cam­bio de rum­bo po­lí­ti­co pe­ro tam­bién cul­tu­ral, con mu­je­res en pues­tos cla­ves. “La política in­te­rior de es­te país ten­drá una vi­sión dis­tin­ta, la de los ojos de una mu­jer”, di­jo al asu­mir en el car­go, Ol­ga Sán­chez Cor­de­ro, su Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción (car­go que equi­va­le al Je­fe de Ga­bi­ne­te y que por pri­me­ra vez de­ten­ta una mu­jer). Con agen­da fe­mi­nis­ta y de gé­ne­ro, Sán­chez Cor­de­ro es im­pul­so­ra de la des­pe­na­li­za­ción del abor­to en un país tra­di­cio­nal­men­te cris­tiano -y fuer­te­men­te ma­chis­ta-. Ca­rril opues­to al que re­co­rre el go­bierno de Bol­so­na­ro en Bra­sil, don­de su mi­nis­tra de la Mu­jer, la Fa­mi­lia y los DD.HH, Da­ma­res Al­ves, in­sis­te por “un Bra­sil sin abor­to” (ver recuadro).

AVAN­ZA­DA. La Marcos Peña de AMLO, que lle­gó al po­der de to­dos mo­dos con un im­por­tan­te cau­dal de vo­tos li­ga­dos a igle­sias evan­gé­li­cas, im­po­ne aho­ra a la coa­li­ción su lí­nea política, y ace­le­ra un pa­que­te de propuestas in­no­va­do­ras y po­lé­mi­cas, en­tre ellas la de des­pe­na­li­zar el abor­to a ni­vel na­cio­nal. Y mien­tras ne­go­cia con, le­gis­la­do­res, go­ber­na­do­res y jue­ces, an­ti­ci­pa un de­cre­to de im­pac­to

que pon­ga en off-si­de a quie­nes fa­llan en con­tra: la am­nis­tía pa­ra 200 mu­je­res pre­sas por abor­tar.

“En Mé­xi­co hay, al me­nos, tres mil mu­je­res pre­sas por abor­tar”, ex­pli­ca la se­na­do­ra Ma­lú Mi­cher, pre­si­den­ta de la Co­mi­sión de Equi­dad y Gé­ne­ro del Se­na­do que bus­ca el be­ne­fi­cio de la am­nis­tía. Pa­blo Korn­blum, es­pe­cia­lis­ta ar­gen­tino en Eco­no­mía y Re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, con­tex­tua­li­za: “AMLO es un cam­bio de pa­ra­dig­ma, po­lí­ti­co y cul­tu­ral, y por eso tam­bién la pro­pues­ta de la am­nis­tía a es­tas mu­je­res, que du­ran­te el go­bierno del PRI hu­bie­ra si­do im­pen­sa­ble”. Pa­ra Laura Mas­son, an­tro­pó­lo­ga ar­gen­ti­na, es­tos pro­ce­sos se re­la­cio­nan con la ar­ti­cu­la­ción de la lu­cha in­can­sa­ble de los mo­vi­mien- tos fe­mi­nis­tas, pe­ro tie­nen su con­tra re­fle­jo en la opo­si­ción re­li­gio­sa co­mo su­ce­de en Bra­sil: a AMLO los pas­to­res me­xi­ca­nos ya le pi­die­ron la ca­be­za de Sán­chez Cor­de­ro. Y lo mis­mo se re­pi­te en otros paí­ses de la re­gión, aten­tos a lo que pa­se en Mé­xi­co.

AL SUR. En Gua­te­ma­la, don­de go­bier­na Jimmy Mo­ra­les, un ex ac­tor y pro­fe­sor de Teo­lo­gía acu­sa­do de aco­so y abu­so se­xual por va­rias mu­je­res de su equi­po, se de­ba­te por es­tos días una ley pa­ra pe­na­li­zar du­ra­men­te el abor­to, has­ta aho­ra per­mi­ti­do só­lo si pe­li­gra la vi­da de la ma­dre. La re­for­ma que apo­ya el evan­ge­lis­ta Mo­ra­les “Pa­ra la Pro­tec­ción de la Vi­da y la Fa­mi­lia”, agrava las pe­nas con­tra las mu­je­res que de­ci­dan abor­tar, y ajus­ta los cri­te­rios mé­di­cos pa­ra la ca­li­fi­ca­ción de abor­to no pu­ni­ble: en Gua­te­ma­la se pro­du­cen 65.000

abor­tos in­du­ci­dos por año se­gún el Ins­ti­tu­to Gutt­ma­cher y tres quin­tas par­tes de ese to­tal su­fren com­pli­ca­cio­nes.

En la mis­ma lí­nea, la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia de Gua­te­ma­la fir­mó ha­ce días una sen­ten­cia en la que prohi­bió la dis­tri­bu­ción del “Ma­nual de De­re­chos Hu­ma­nos, Se­xua­les y Re­pro­duc­ti­vos y Aten­ción de Em­ba­ra­zos de Ni­ñas y Ado­les­cen­tes” por un pe­di­do de la Aso­cia­ción La Fa­mi­lia Im­por­ta, que ar­gu­men­tó que era “una ame­na­za al de­re­cho a la vi­da”.

PRO­VI­DA. En el Mé­xi­co de AMLO, la única cau­sal le­gal del abor­to es la violación, pe­ro co­mo no es ne­ce­sa­ria de­nun­cia al­gu­na, la apli­ca­ción en los di­fe­ren­tes es­ta­dos de­pen­de de los ma­gis­tra­dos: en 29 pro­vin­cias, es no pu­ni­ble en caso de con­duc­ta im­pru­den­te o cul­po­sa pro­ba­da por jui­cio; en 23, si hay pe­li­gro de muer­te pa­ra la mu­jer; en 15, por ries­gos de sa­lud. Só­lo en 2 es­ta­dos se con­si­de­ra una cau­sal de ex­clu­sión que ha­ya cau­sas eco­nó­mi­cas pa­ra in­te­rrum­pir el embarazo. Sin em­bar­go, or­ga­ni­za­cio­nes fe­mi­nis­tas plan­tean que hay si­tua­cio­nes co­mo abor­tos es­pon­tá­neos, partos pre­ma­tu­ros y emergencias obs­té­tri­cas, don­de pri­ma la fi­gu­ra le­gal del ho­mi­ci­dio: unas 4200 mu­je­res son de­nun­cia­das por abor­tar al año.

La or­ga­ni­za­ción me­xi­ca­na “Las li­bres” do­cu­men­ta des­de 2009 los ca­sos de mu­je­res in­dí­ge­nas acu­sa­das de ho­mi­ci­dio por abor­tos es­pon­tá­neos. El caso in­sig­nia es el de Eve­lia Mu­tul, que fue pre­sa du­ran­te diez años por ho­mi­ci­dio: ha­bía su­fri­do una caí­da que le in­du­jo el par­to y su be­bé mu­rió tras me­dia ho­ra de vi­da.

La an­tro­pó­lo­ga me­xi- ca­na Are­li Ve­loz, ad­vier­te dos cues­tio­nes que pe­san pa­ra la im­ple­men­ta­ción efec­ti­va de las pro­me­sas de cam­pa­ña de AMLO. Por un lado, la ti­pi­fi­ca­ción del de­li­to de abor­to co­rres­pon­de a los go­bier­nos pro­vin­cia­les, lo que com­pli­ca­ría el po­der li­be­rar a las mu­je­res que es­tán en­car­ce­la­das. Por otro, el go­bierno de AMLO con­tó con el apo­yo del Par­ti­do En­cuen­tro Social (PES), un par­ti­do ul­tra-con­ser­va­dor que mi­li­tó ac­ti­va­men­te co­mo pro­vi­da. “Des­de el fe­mi­nis­mo me­xi­cano, es­ta­mos aten­tas ya que pa­re­cie­ra que los te­mas de gé­ne­ro es­tán que­dan­do en se­gun­do plano, mien­tras que la de­re­cha si­gue te­nien­do pre­sen­cia”, con­clu­ye Ve­loz en diá­lo­go con NO­TI­CIAS.

FO­TOS:

MAR­CHAS EN MÉ­XI­CO. El ac­tual pre­si­den­te ya ha­bía ade­lan­ta­do du­ran­te la cam­pa­ña su pos­tu­ra en con­tra de que las mu­je­res va­yan pre­sas por abor­tar: unos 20 ca­sos al año.

SÁN­CHEZ COR­DE­RO. La Se­cre­ta­ria de Go­ber­na­ción de López Obra­dor es quien im­pul­sa la agen­da abor­tis­ta y pro de­re­chos LGTB que enoja a los pro­vi­da en Mé­xi­co, que ya pi­die­ron su ca­be­za.

FO­TOS: AFP Y CEDOC.

GUA­TE­MA­LA. El país pe­na con cár­cel in­clu­so a las mu­je­res que abor­tan in­vo­lun­ta­ria­men­te. La po­lé­mi­ca ga­nó las ca­lles y aho­ra am­bos ban­dos mi­ran a Mé­xi­co co­mo punto de in­fle­xión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.