Os­cu­re­ce en Bra­sil:

Las pri­me­ras se­ña­les del nue­vo go­bierno evi­den­cian el ul­tra con­ser­va­du­ris­mo re­li­gio­so que ca­rac­te­ri­zan al pre­si­den­te.

Noticias - - STAFF - PRO­FE­SOR y men­tor de Cien­cia Política, Uni­ver­si­dad Em­pre­sa­rial Si­glo 21.

las pri­me­ras se­ña­les del nue­vo go­bierno evi­den­cian el ul­tra­con­ser­va­du­ris­mo re­li­gio­so que ca­rac­te­ri­zan al pre­si­den­te Bol­so­na­ro. Por Clau­dio Fan­ti­ni.

Los pri­me­ros pa­sos fue­ron in­quie­tan­tes y re­ve­la­do­res. Ex­pu­sie­ron el es­pí­ri­tu in­qui­si­dor del ul­tra-con­ser­va­du­ris­mo re­li­gio­so, la ideo­lo­gía que lan­zó su gue­rra san­ta con­tra la de­mo­cra­cia li­be­ral en La­ti­noa­mé­ri­ca y que ha ga­na­do su pri­mer gran ba­ta­lla, al con­quis­tar el go­bierno de Bra­sil, na­da me­nos.

Se­ría equi­vo­ca­do pensar que el país con “ni­ños ves­ti­dos de azul y ni­ñas ves­ti­das de rosa” que pro­me­tió la mi­nis­tra de Mu­jer, Fa­mi­lia y De­re­chos Hu­ma­nos, es só­lo el des­va­río pa­té­ti­co de una mo­ji­ga­ta. La gro­tes­ca des­crip­ción del ob­je­ti­vo que Da­ma­raes Al­ves se pro­po­ne al­can­zar des­de su Mi­nis­te­rio, es­tá ab­so­lu­ta­men­te en lí­nea con la vi­sión de los prin­ci­pa­les ideó­lo­gos del ex­pe­ri­men­to so­cio-po­lí­ti­co y cul­tu­ral que ha co­men­za­do en Bra­sil. Esos ideó­lo­gos son el eso­té­ri­co fi­ló- so­fo Ola­vo de Car­val­ho, gu­rú de Jair Bol­so­na­ro, y el di­plo­má­ti­co de ter­ce­ra lí­nea que que­dó al fren­te del Pa­la­cio de Ita­ma­raty: Ernesto Arau­jo.

De Car­val­ho y Arau­jo lle­van tiem­po di­fun­dien­do las teo­rías cons­pi­ra­ti­vas que usa co­mo com­bus­ti­ble el ul­tra­con­ser­va­du­ris­mo de ma­triz re­li­gio­sa que avan­za por La­ti­noa­mé­ri­ca. Una de esas teo­rías cons­pi­ra­ti­vas afir­ma que es­tá en mar­cha un plan glo­bal pa­ra eli­mi­nar la di­fe­ren­cia en­tre el hom­bre y la mu­jer. ¿Y quién es­tá de­trás del com­plot pa­ra “ho­mo­se­xua­li­zar” el mun­do? El mar­xis­mo.

DE­LI­RAN­TE. Eso creen y pro­cla­man los prin­ci­pa­les ideó­lo­gos del pre­si­den­te. Y ese pen­sa­mien­to es­tá en lí­nea con la pa­té­ti­ca des­crip­ción que hi­zo la mi­nis­tra de Fa­mi­lia a ren­glón se­gui­do del dis­cur­so de asun­ción, en el que Bol­so­na­ro de­cla­ró la gue­rra a la “ideo­lo­gía de gé­ne­ro”. Pues bien, quie­nes con­si­de­ran que reivin­di­car la igual­dad de gé­ne­ro es una ideo­lo­gía, es­tán pa­ra­dos en otra ideo­lo­gía, cu­yo ca­rác­ter de tal es mu­cho más den­so y evi­den­te.

El ul­tra-con­ser­va­du­ris­mo es, ade­más, mu­cho más dog­má­ti­co, pre­ci­sa­men­te por lle­var al te­rreno po­lí­ti­co

los dog­mas re­li­gio­sos.

Ob­via­men­te, no to­das las igle­sias evan­gé­li­cas y agru­pa­cio­nes ca­tó­li­cas son fun­da­men­ta­lis­tas. Lo son aque­llas que ha­cen política des­de los fun­da­men­tos de la re­li­gión. Las igle­sias y or­ga­ni­za­cio­nes que quie­ren im­po­ner su vi­sión de Dios y el mun­do des­de el Es­ta­do, gra­vi­tan­do so­bre la le­gis­la­ción y la Edu­ca­ción, son el in­te­gris­mo de es­te tiem­po.

AN­TI­SIS­TE­MA. La ola que en las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les em­bis­ten con­tra la cul­tu­ra li­be­ral-de­mó­cra­ta me­dian­te na­cio­na­lis­tas au­to­crá­ti­cos y xe­nó­fo­bos, en La­ti­noa­mé­ri­ca in­ten­ta de­mo­ler la de­mo­cra­cia li­be­ral des­de el fun­da­men­ta­lis­mo cris­tiano, que es un con­ser­va­du­ris­mo re­cal­ci­tran­te y au­to­ri­ta­rio. Des­de agru­pa­cio­nes co­mo las que plan­tean “con mis hi­jos no te me­tas”, has­ta or­ga­ni­za­cio­nes pa­ra-ecle­siás­ti­cas al­ta­men­te po­li­ti­za­das y los di­ri­gen­tes ca­tó­li­cos y pas­to­res evan­gé­li­cos que ac­túan co­mo in­tér­pre­tes de lo que quie­re Dios que ha­gan sus crea­tu­ras te­rre­na­les, in­te­gran la ofen­si­va con­tra el Es­ta­do se­cu­lar y la cul­tu­ra li­be­ral­de­mó­cra­ta.

De Car­val­ho y su dis­cí­pu­lo, el can­ci­ller, in­te­gran la in­te­lec­tua­li­dad or­gá­ni­ca del mo­vi­mien­to que estuvo a punto de con­quis­tar una de las me­jo­res de­mo­cra­cias de la re­gión cuan­do el pas­tor fun­da­men­ta­lis­ta Fa­bri­cio Al- va­ra­do ga­nó la pri­me­ra vuel­ta elec­to­ral en Cos­ta Ri­ca. Tam­bién el ca­rác­ter in­qui­si­dor de es­ta ola reac­cio­na­ria que­dó a la vis­ta en las pri­me­ras se­ña­les emi­ti­das por el go­bierno de Bol­so­na­ro. El je­fe de Ga­bi­ne­te, Onix Lo­ren­zo­ni, anun­ció que los “co­mu­nis­tas” se­rán echa­dos de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca.

Por cier­to, los go­bier­nos tie­nen el de­re­cho y has­ta la obli­ga­ción de echar a los em­plea­dos y fun­cio­na­rios que in­cu­rran en mal desem­pe­ño o reali­cen sa­bo­ta­jes. Pe­ro una co­sa es sa­car del Es­ta­do a los que se de­di­can a la in­tri­ga o al com­plot por ra­zo­nes políticas, y otra muy dis­tin­ta es echar a em­plea­dos y fun­cio­na­rios por ra­zo­nes políticas o ideo­ló­gi­cas. Echar de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca a per­so­nas que no in­cu­rren en mal desem­pe­ño ni per­pe­tran sa­bo­ta­jes, por el só­lo he­cho de pensar di­fe­ren­te, es in­jus­to y au­to­ri­ta­rio.

No sor­pren­de el au­to­ri­ta­ris­mo en Bol­so­na­ro. Lo que sor­pren­de es que el je­fe de Ga­bi­ne­te afir­me que no se tra­ta de una “ca­ce­ría de bru­jas”, sino de “lim­pie­za ideo­ló­gi­ca”. Co­mo si “lim­pie­za ideo­ló­gi­ca” so­na­ra más de­mo­crá­ti­co, o cau­sa­ra la im­pre­sión de que no es lo mis­mo.

Des­pe­dir gen­te por su po­si­ción política y jus­ti­fi­car­lo di­cien­do que se tra­ta de “lim­pie­za ideo­ló­gi­ca”, es ma­car­tis­mo ex­plí­ci­to.

De Car­val­ho y Arau­jo le­ye­ron a Grams­ci, Ko­jè­ve, Lu­kacs, Mar­cu­se, Adorno y otros pensadores neo­mar­xis­tas. Pe­ro los des­cri­ben co­mo im­pul­so­res de un plan des­ti­na­do a per­ver­tir la es­pe­cie hu­ma­na. Pa­ra los ideó­lo­gos de la cruzada fun­da­men­ta­lis­ta que re­co­rre La­ti­noa­mé­ri­ca, el mar­xis­mo es co­mo un maligno ór­gano vi­vien­te que va mu­tan­do y avan­zan­do en mu­chas áreas, pa­ra car­co­mer las so­cie­da­des ani­qui­lan­do sus creen­cias y tra­di­cio­nes.

MESIANISMO. Así co­mo los lí­de­res me­siá­ni­cos del po­pu­lis­mo iz­quier­dis­ta y de las iz­quier­das dog­má­ti­cas re­cu­rren a la fi­lo­so­fía he­ge­lia­na pa­ra pro­cla­mar­se “ins­tru­men­tos de la his­to­ria”, el mesianismo re­li­gio­so re­cu­rre a la “di­vi­na pro­vi­den­cia”: el lí­der pro­vi­den­cial es un ins­tru­men­to de Dios pa­ra la eje­cu­ción de sus de­sig­nios. Las usi­nas bol­so­na­ris­tas des­cri­ben co­mo una se­ñal di­vi­na el aten­ta­do en Mi­nas Ge­rais, don­de el ex ca­pi­tán fue apu­ña­la­do en ple­na cam­pa­ña elec­to­ral. El “re­la­to” in­si­núa que Dios sal­vó a Bol­so­na­ro pa­ra que Bol­so­na­ro sal­ve a Bra­sil. Del mis­mo mo­do, Arau­jo y De Car­val­ho des­cri­ben la lle­ga­da de Trump a la Ca­sa Blan­ca: “Dios lo hi­zo pre­si­den­te pa­ra sal­var a Oc­ci­den­te”. Por eso la política ex­te­rior de Bol­so­na­ro no es una re­la­ción sim­bió­ti­ca con Es­ta­dos Uni­dos, sino con su pre­si­den­te.

Si los de­mó­cra­tas vuel­ven al po­der, la alian­za con Bra­sil des­apa­re­ce. In­clu­so exis­tien­do du­das de que el mag­na­te neo­yor­quino pue­da com­ple­tar su man­da­to (lo so­bre­vue­lan po­ten­cia­les jui­cios po­lí­ti­cos), o que lo­gre la re­elec­ción, Arau­jo y Bol­so­na­ro con­vier­ten en política ex­te­rior su fer­vor por Trump. Un ex­pe­ri­men­to den­tro de otro ex­pe­ri­men­to.

FO­TOS: AFP.

RE­LA­TO. Las usi­nas bol­so­na­ris­tas des­cri­ben co­mo una se­ñal di­vi­na el aten­ta­do en Mi­nas Ge­rais: Dios sal­vó a Bol­so­na­ro pa­ra que Bol­so­na­ro sal­ve a Bra­sil.

RE­FE­REN­TE. El eso­té­ri­co filósofo Ola­vo de Car­val­ho, gu­rú de Jair Bol­so­na­ro, es el Ste­ve Ban­non bra­si­le­ro.

Por CLAU­DIO FAN­TI­NI *

FO­TOS: AFP.

HOM­BRES FUER­TES. El je­fe de Ga­bi­ne­te, Onix Lo­ren­zo­ni (iz­quier­da), anun­ció que los “co­mu­nis­tas” se­rán echa­dos de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. Ernesto Arau­jo, can­ci­ller ul­tra re­li­gio­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.