La in­va­sión po­pu­lis­ta

Noticias - - STAFF -

La apa­ri­ción del pre­si­den­te bra­si­le­ño Bol­so­na­ro mar­ca el co­mien­zo de una nueva era en la re­gión. El aná­li­sis de Ja­mes Neil­son.

Pa­ra cons­ter­na­ción de los con­ven­ci­dos de que el es­ce­na­rio po­lí­ti­co oc­ci­den­tal se­gui­ría do­mi­na­do por cen­tris­tas un tan­to abu­rri­dos que, si bien ca­re­cían de las cua­li­da­des atri­bui­das a los “gran­des hom­bres” de otros tiem­pos, parecían ser me­nos pe­li­gro­sos, acaba de irrum­pir un gru­po de per­so­na­jes que son muy dis­tin­tos. Uno pue­de de­cir mu­chas co­sas acer­ca de Donald Trump, Mat­teo Sal­vi­ni. Jair Bol­so­na­ro, Vik­tor Or­bán en­tre otros, pe­ro a na­die se le ocu­rri­ría ca­li­fi­car­los de abu­rri­dos. Po­cos días pa­san sin que pro­nun­cien bar­ba­ri­da­des que en­fu­re­cen a la bue­na gen­te y que, des­de lue­go, los ayu­dan a man­te­ner­se en el can­de­le­ro. El epí­te­to pre­fe­ri­do por quie­nes alu­den a ta­les po­lí­ti­cos es “po­pu­lis­ta”, a ve­ces acom­pa­ña­do por “ul­tra­de­re­chis­ta”, pe­ro ta­les ma­ni­fes­ta­cio­nes de des­dén ya no los per­ju­di­can.

To­dos es­tos “po­pu­lis­tas” son ex­plí­ci­ta­men­te reac­cio­na­rios. Quie­ren vol­ver el re­loj vein­te, trein­ta o más años atrás. No son los úni­cos que fan­ta­sean con re­gre­sar a tiem­pos pre­sun­ta­men­te me­nos pro­ble­má­ti­cos que los que co­rren. Es que una or­to­do­xia, la reivin­di­ca­da por los más in­dig­na­dos por el re­na­cer del “po­pu­lis­mo” en lu­ga­res en que mu­chos lo creían en vías de ex­tin­ción, es­tá mu­rien­do. Se­rá re­em­pla­za­da por otra cu­yo per­fil aún es bo­rro­so, de ahí la in­cer­ti­dum­bre que se ha di­fun­di­do por bue­na par­te del pla­ne­ta, pe­ro que con to­da se­gu­ri­dad se­rá muy di­fe­ren­te.

Has­ta ha­ce muy po­co, pa­la­bras co­mo “desa­rro­llo” y “pro­gre­so” te­nían con­no­ta­cio­nes po­si­ti­vas. Mo­ti­va­ban es­pe­ran­za. Se su­po­nía que, an­dan­do el tiem­po, ca­da vez más per­so­nas dis­fru­ta­rían de los be­ne­fi­cios po­si­bi­li­ta­dos por los avan­ces eco­nó­mi­cos, tec­no­ló­gi­cos e in­clu­so so­cio­po­lí­ti­cos que se rea­li­za­ban. El pe­río­do así su­pues­to du­ró un par de si­glos, pe­ro ya per­te­ne­ce al pa­sa­do. En bue­na par­te del mun­do, se ha di­fun­di­do la sen­sa­ción de que las so­cie­da­des más avan­za­das se han acer­ca­do al fi­nal de un ca­mino y que no hay más op­ción que la de in­ten­tar en­con­trar uno nue­vo.

Des­gra­cia­da­men­te pa­ra el go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri que apos­tó a “la nor­ma­li­dad” jus­to cuan­do los paí­ses que en opi­nión de vir­tual­men­te to­dos la en­car­na­ban, co­mo el Reino Uni­do y Es­ta­dos Uni­dos, la aban­do­na­ban, na­die es­tá en con­di­cio­nes de de­cir­nos lo que se­rá “nor­mal” ma­ña­na. Si

bien no se equi­vo­ca­ban por com­ple­to aque­llos op­ti­mis­tas que, has­ta ayer no más, man­te­nían su fe en el pro­gre­so –des­de los años se­ten­ta del si­glo pa­sa­do, cen­te­na­res de mi­llo­nes de chi­nos con­si­guie­ron sa­lir de la mi­se­ria an­ces­tral–, en bue­na par­te del mun­do oc­ci­den­tal es­tá con­so­li­dán­do­se la con­vic­ción de que se tra­ta­ba de una ilu­sión y que pa­ra la ma­yo­ría es más que pro­ba­ble que el fu­tu­ro sea peor, qui­zás mu­cho peor, que el pre­sen­te. Es por lo tan­to com­pren­si­ble que en do­ce­nas de paí­ses ha­yan sur­gi­do mo­vi­mien­tos po­pu­lis­tas li­de­ra­dos por per­so­na­jes que quie­ren re­gre­sar a épo­cas que a su jui­cio eran me­jo­res o, por lo me­nos, más se­gu­ras que la ac­tual.

Es muy fá­cil mo­far­se de las pre­ten­sio­nes en tal sen­ti­do del nor­te­ame­ri­cano Trump, el bra­si­le­ño Bol­so­na­ro, el ita­liano Sal­vi­ni, el hún­ga­ro Or­bán y los de­más, pe­ro cu­brir­los de in­sul­tos ha re­sul­ta­do ser con­tra­pro­du­cen­te pa­ra los de­fen­so­res del or­den es­ta­ble­ci­do que es­tá ba­jo ata­que. Só­lo ha ser­vi­do pa­ra lla­mar la aten­ción a la bre­cha que se­pa­ra al hom­bre co­mún de “las eli­tes” juz­ga­das res­pon­sa­bles del es­ta­do del mun­do. Mal que les pe­se a los acos­tum­bra­dos a lle­var la voz can­tan­te, en so­cie­da­des de­mo­crá­ti­cas les es ne­ce­sa­rio to­mar en cuen­ta las opi­nio­nes, por irra­cio­na­les o re­tró­gra­das que les pa­rez­can, de quie­nes con­for­man la ma­yo­ría.

To­dos los di­ri­gen­tes po­pu­lis­tas de­ben el po­der que han con­quis­ta­do a tra­vés de las ur­nas a su vo­lun­tad de cri­ti­car con vehe­men­cia a me­nu­do es­can­da­lo­sa la or­to­do­xia reivin­di­ca­da por los “po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tos” que es­tán atrin­che­ra­dos en las uni­ver­si­da­des, los me­dios pe­rio­dís­ti­cos más in­flu­yen­tes y di­ver­sas agru­pa­cio­nes cul­tu­ra­les y que sue­len mi­rar por en­ci­ma del hom­bro al res­to del gé­ne­ro humano. Trump y sus ému­los dan a en­ten­der que el pue­blo ra­so ha si­do víc­ti­ma de una se­rie de ex­pe­ri­men­tos per­ver­sos em­pren­di­dos por ideó­lo­gos que es­tán re­suel­tos a trans­for­mar to­do, des­de la con­fi­gu­ra­ción de­mo­grá­fi­ca de los paí­ses en que ope­ran has­ta la re­la­ción del hom­bre con la mu­jer, te­ma es­te que es de pri­me­ra im­por­tan­cia pa­ra los preo­cu­pa­dos por el im­pac­to re­cien­te del fe­mi­nis­mo mi­li­tan­te, un fe­nó­meno que vin­cu­lan con “el mar­xis­mo cul­tu­ral” que, se­gún ellos, es­tá de­trás de to­do cuan­to no les gus­ta del mun­do mo­derno.

El mo­do de pensar de ta­les per­so­nas fue ex­pre­sa­do muy bien por Da­ma­ra Al­ves, la mi­nis­tra de la Mu­jer, la Fa­mi­lia y los De­re­chos Hu­ma­nos del go­bierno de Bol­so­na­ro, cuan­do di­jo que “en Bra­sil, aho­ra ni­ño vis­te de azul y ni­ña de rosa”. O sea, lo que quie­ren las nue­vas au­to­ri­da­des bra­si­le­ñas y sus equi­va­len­tes de otras la­ti­tu­des es que se res­tau­ren los ro­les tra­di­cio­na­les pa­ra que los hom­bres vuel­van a ser hom­bres co­mo los de an­tes y las mu­je­res sean mu­je­res co­mo Dios man­da. En opi­nión de quie­nes adhieren a la or­to­do­xia sa­lien­te, la pos­tu­ra de los con­tra­rios a lo que lla­man “la ideo­lo­gía de gé­ne­ro” es pro­pia de tro­glo­di­tas. Así y to­do, pa­ra in­cre­du­li­dad de mu­chos fe­mi­nis­tas, cuen­ta con el apo­yo de una pro­por­ción sig­ni­fi­can­te de sus “her­ma­nas” que, cuan­do del pa­pel de la mu­jer en la vi­da se tra­ta, com­par­ten los pun­tos de vis­ta na­da pro­gre­sis­tas de Evi­ta Pe­rón. Pa­ra ellas, “ma­chis­mo” no es si­nó­ni­mo de “mi­so­gi­nia” sino más bien un an­tó­ni­mo.

Trump, Bol­so­na­ro, Sal­vi­ni y los mu­chos que los apo­yan creen que ha­ce tiem­po su pro­pio país –cuan­do no el mun­do oc­ci­den­tal en su con­jun­to–, em­pren­dió un rum­bo que lo lle­va­ría ha­cia un abis­mo y que hay que cam­biar­lo an­tes de que sea de­ma­sia­do tar­de. Atri­bu­yen lo que ha ocu­rri­do a va­rias cau­sas: la glo­ba­li­za­ción, es de­cir, a la irrup­ción de Chi­na co­mo una gran po­ten­cia co­mer­cial ca­paz de en­car­gar­se de sec­to­res in­dus­tria­les en­te­ros; la in­mi­gra­ción irres­tric­ta des­de el mun­do sub­de­sa­rro­lla­do; cam­bios cul­tu­ra­les que creen des­truc­ti­vos por­que, en­tre otras co­sas, han con­tri­bui­do a re­du­cir drás­ti­ca­men­te la ta­sa de na­ta­li­dad de seg­men­tos de la po­bla­ción, en es­pe­cial los con­for­ma­dos por “blan­cos”, que hoy en día es­tán su­frien­do una cri­sis que ame­na­za con ser ter­mi­nal.

Tam­bién dan por des­con­ta­do que la “au­to­cri­ti­ca” apa­sio­na­da de to­do lo he­cho por ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res que se pu­so de mo­da ha­ce me­dio si­glo ha te­ni­do con­se­cuen­cias des­mo­ra­li­za­do­ras al so­ca­var la ca­pa­ci­dad de los paí­ses oc­ci­den­ta­les de su­pe­rar las di­fi­cul­ta­des que to­dos en­fren­tan.

Pue­de que sea po­co so­fis­ti­ca­do el aná­li­sis que ha­cen los po­pu­lis­tas del ori­gen de los pro­ble­mas que afli­gen tan­to a los paí­ses del “Viejo Con­ti­nen­te” co­mo a los crea­dos en

otras par­tes del mun­do en el trans­cur­so del ca­si me­dio mi­le­nio de su­pre­ma­cía eu­ro­pea, y que los re­me­dios que pro­po­nen sean de­ma­sia­do ru­di­men­ta­rios, pe­ro ello no quie­re de­cir que sea via­ble el or­den con­tra el cual se han al­za­do. A me­nos que los eu­ro­peos lo­gren re­ver­tir las ten­den­cias de­mo­grá­fi­cas de las dé­ca­das úl­ti­mas, paí­ses co­mo Ita­lia, Gre­cia, Ale­ma­nia, Es­pa­ña y Ru­sia ta­les co­mo los co­no­ce­mos ha­brán de­ja­do de exis­tir bien an­tes de lle­gar a su fin el si­glo XXI. De más es­tá de­cir que, pa­ra los más jó­ve­nes, no es na­da re­con­for­tan­te la con­cien­cia va­ga de que con to­da pro­ba­bi­li­dad les aguar­da un fu­tu­ro que po­dría ser muy pe­ro muy som­brío. No ex­tra­ña­ría, pues, que en los me­ses pró­xi­mos mu­chos más, an­gus­tia­dos por el fra­ca­so de go­bier­nos cen­tris­tas, se sin­tie­ran atraí­dos por los mo­vi­mien­tos ex­tre­mis­tas de de­re­cha o iz­quier­da que es­tán bro­tan­do por do­quier al ha­cer­se evi­den­te que los po­lí­ti­cos mo­de­ra­dos no tie­nen la me­nor idea de có­mo im­pe­dir la de­pau­pe­ra­ción de fran­jas ca­da vez más an­chas de la po­bla­ción. En Ita­lia, Francia y otros paí­ses eu­ro­peos, se ha des­plo­ma­do el apo­yo por el so­cia­lis­mo tra­di­cio­nal y el con­ser­va­du­ris­mo ti­bio que so­lía acom­pa­ñar­lo; lo mis­mo po­dría su­ce­der en Ale­ma­nia, Ho­lan­da y sus ve­ci­nos, en par­te por mo­ti­vos eco­nó­mi­cos pe­ro tam­bién a cau­sa del ma­les­tar pro­vo­ca­do por la in­mi­gra­ción des­con­tro­la­da de mi­llo­nes de per­so­nas de creen­cias y cos­tum­bres que son in­com­pa­ti­bles con las aún ma­yo­ri­ta­rias y que, pa­ra col­mo, por lo ge­ne­ral ca­re­cen de la pre­pa­ra­ción aca­dé­mi­ca y las ap­ti­tu­des que les per­mi­ti­rían desem­pe­ñar fun­cio­nes úti­les en una so­cie­dad tec­no­ló­gi­ca­men­te avan­za­da. Los mo­vi­mien­tos po­pu­lis­tas se nu­tren de la hos­ti­li­dad que tan­tos sien­ten ha­cia “las eli­tes” glo­ba­li­za­do­ras. Mien­tras per­sis­tía la con­fian­za en que la evo­lu­ción de la eco­no­mía lo­cal pro­du­ci­ría be­ne­fi­cios tan­gi­bles pa­ra ca­si to­dos, mu­chos es­ta­ban dis­pues­tos a acep­tar que el na­cio­na­lis­mo era una emo­ción atá­vi­ca que aca­so era to­le­ra­ble cuan­do era cues­tión de ce­le­brar al­go tan ino­cuo co­mo un triun­fo de­por­ti­vo, pe­ro al en­trar el mun­do en una eta­pa en que los acos­tum­bra­dos a un buen ni­vel de vi­da han co­men­za­do a su­frir los ri­go­res de la aus­te­ri­dad, el de­seo de sen­tir­se miem­bro de una co­mu­ni­dad cohe­ren­te es­tá ha­cién­do­se más ur­gen­te. Pa­ra es­tos, la na­ción o, si se pre­fie­re, la pa­tria, se­gui­rá ofre­cien­do un re­fu­gio en tiem­pos du­ros. Por mu­cho que los com­pro­me­ti­dos con la glo­ba­li­za­ción o va­rian­tes re­gio­na­les co­mo la Unión Eu­ro­pea pro­tes­ten con­tra la “xe­no­fo­bia” de quie­nes se afe­rran a las vie­jas iden­ti­da­des na­cio­na­les, to­do ha­ce pre­ver que en los años pró­xi­mos ta­les sen­ti­mien­tos con­ti­núen in­ten­si­fi­cán­do­se en to­dos los paí­ses del mun­do.

BOL­SO­NA­RO. La apa­ri­ción del bra­si­le­ño mar­ca el co­mien­zo de una nueva era. Por JA­MES NEIL­SON* * PE­RIO­DIS­TA y ana­lis­ta po­lí­ti­co, ex di­rec­tor de “The Bue­nos Ai­res He­rald”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.