MU­JE­RES EN EL BA­RRO

Lu­ces y som­bras del gru­po que ins­ta­ló el de­ba­te fe­mi­nis­ta. In­ter­nas y có­di­go de obe­dien­cia. Des­bor­de de de­nun­cias y pla­nes a fu­tu­ro.

Noticias - - INFORMACIÓN GENERAL - GI­SE­LLE LECLERCQ gle­[email protected]­fil.com @gi­se­lle­le­clercq

Son

más de cua­tro­cien­tas y es­tán en to­do el país. En me­nos de un año, el co­lec­ti­vo de Ac­tri­ces Ar­gen­ti­nas no só­lo lo­gró unir­se ba­jo un mis­mo ob­je­ti­vo sino que con­si­guió una vi­si­bi­li­dad más que en­vi­dia­ble pa­ra cual­quier otra or­ga­ni­za­ción. Cuan­do ellas ha­blan, sus de­cla­ra­cio­nes se con­vier­ten en te­ma de de­ba­te na­cio­nal. Y, aun­que re­nie­guen del mo­te de “fa­mo­sas”, esa es la ca­rac­te­rís­ti­ca que les con­fi­rió su má­xi­mo po­der: el de le­gi­ti­mar las de­nun­cias por vio­len­cia de gé­ne­ro en la fa­rán­du­la. Pe­ro, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, con el cre­ci­mien­to de su mi­li­tan­cia, apa­re­cie­ron los pro­ble­mas. Sus de­trac­to­res las acu­san de ser ses­ga­das, de se­lec­cio­nar cau­sas de acuer­do con em­pa­tías per­so­na­les y de es­tar ali­nea­das al kirch­ne­ris­mo o, al me­nos, de ser fer­vien­tes an­ti Ma­cri. Ellas pre­fie­ren no in­vo­lu­crar­se en po­lé­mi­cas y sos­tie­nen que los ata­ques tie­nen ori­gen en el mis­mo sis­te­ma que quie­ren de­rri­bar: “En una so­cie­dad acos­tum­bra­da a la po­la­ri­za­ción y al se­ña­la­mien­to des­de la inac­ción, es pro­ba­ble que una fuer­za co­mo la que ejer­ce­mos, asus­te”, es­cri­bió en un mail a NO­TI­CIAS Jaz­mín Stuart, una de las vo­ce­ras, que no qui­so ser en­tre­vis­ta­da y res­pon­dió pre­gun­tas por es­cri­to.

Asus­ta­dos o no, lo cier­to es que, en las úl­ti­mas se­ma­nas co­men­za­ron a

acu­mu­lar­se las crí­ti­cas. El vier­nes 4 de enero, Isa­bel Macedo ma­ni­fes­tó sus di­fe­ren­cias con el co­lec­ti­vo. Di­jo que no com­par­te “las ma­ne­ras” del gru­po y que pre­fie­re cons­truir des­de su lu­gar co­mo es­po­sa del go­ber­na­dor sal­te­ño, Juan Ma­nuel Ur­tu­bey. An­tes que ella, per­so­na­li­da­des tan va­ria­das co­mo Va­le­ria Ber­tu­ce­lli, Cint­hia Fer­nán­dez, Cris­ti­na Te­je­dor y Jua­na Via­le tam­bién ha­bían he­cho pú­bli­cas sus di­fe­ren­cias.

Te­je­dor ini­cial­men­te in­te­gró el co­lec­ti­vo de ac­tri­ces pe­ro se ale­jó por di­fe­ren­cias con el gru­po. Se­gún con­tó, su sa­li­da se de­bió a que el mo­vi­mien­to no qui­so res­pal­dar a Va­le­ria Ber­tu­ce­lli y a Éri­ca Ri­vas en su de­nun­cia con­tra Ri­car­do Da­rín. “Les di­je ‘la so­ro­ri­dad es pa­ra to­das’”, ase­gu­ra la ac­triz.

A pe­sar de que se mues­tran in­que­bran­ta­bles, las in­te­gran­tes de la agru­pa­ción se hi­cie­ron eco de es­ta si­tua­ción y or­ga­ni­za­ron una asam­blea pa­ra el sábado 12 de enero ten­dien­te a de­li­be­rar so­bre las fun­cio­nes del mo­vi­mien­to. “Se va a ha­blar de vis- lum­brar un al­can­ce y fi­jar tra­zos del gru­po”, co­men­tó una de las mi­li­tan­tes me­nos ac­ti­vas. Por­que, co­mo en to­da or­ga­ni­za­ción, Ac­tri­ces Ar­gen­ti­nas ya tie­ne re­par­ti­dos sus ro­les: un gru­po se­lec­to de ar­tis­tas, “las ac­ti­vas”, se pu­so a la ca­be­za y to­ma las de­ci­sio­nes del gru­po. Las otras, leen con aten­ción las di­rec­ti­vas en el chat de What­sApp y evi­tan pro­nun­ciar­se de for­ma in­di­vi­dual pa­ra no sa­lir­se del guión con­sen­sua­do en las asam­bleas: “Me­jor que ha­blen las de la co­mi­sión de pren­sa”, re­pi­ten.

OR­GA­NI­ZA­CIÓN. No hay du­das de que Ac­tri­ces Ar­gen­ti­nas lo­gró al­go que era im­pen­sa­do: lle­var a la con­si­de­ra­ción pú­bli­ca te­mas que en el pa­sa­do eran ta­bú co­mo abor­to, aco­sos y abu­sos en el mun­do del es­pec­tácu­lo. Ni bien se or­ga­ni­za­ron, los pro­gra­mas de chi­men­tos que siem­pre se ha­bían de­di­ca­do a de­sen­tra­ñar sus vi­das pri­va­das, amo­res y desamo­res, las em­pe­za­ron a contactar pa­ra dis­cu­tir so­bre ma­chis­mo.

A pe­sar de que hoy tie­nen una es­truc­tu­ra, Ac­tri­ces Ar­gen­ti­nas sur­gió de for­ma es­pon­tá­nea. La pri­me­ra en to­mar la pos­ta fue Do­lo­res Fon­zi que, a los po­cos días de que Mau­ri­cio Ma­cri anun­cia­ra que se iba a dar el de­ba­te por el abor­to, de­ci­dió crear un gru­po de What­sApp con unas vein­te co­le­gas. Ca­da una fue su­man­do a otras y, a fi­nes de mar­zo, 24 mu­je­res del es­pec­tácu­lo se reunie­ron pa­ra fir­mar una car­ta abier­ta di­ri­gi­da a los le­gis­la­do­res, pi­dién­do­les que se pro­nun­cia­ran a fa­vor del pro­yec­to de le­ga­li­za­ción.

Per­te­ne­cer a la fa­rán­du­la fue lo que les dio la fuer­za pa­ra ser es­cu­cha­das y las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les que ve­nían tra­ba­jan­do en el te­ma des­de ha­cía dé­ca­das las alen­ta­ban a es­tu­diar ar­gu­men­tos pa­ra po­der ir al pri­me ti­me a de­ba­tir. La lí­nea fun­da­do­ra, en­ca­be­za­da por Fon­zi, con­tó con fi­gu­ras co­mo An­drea Pie­tra, Mir­ta Bus­ne­lli, Ma­ri­na Gle­zer, Nancy Du­plaá, Car­la Pe­ter­son y Ve­ró­ni­ca Lli­nás, en­tre otras. Sin em­bar­go, con el co­rrer de los me­ses se fue­ron su­man­do otras ac­tri­ces con una fuer­te vo­ca­ción mi­li­tan­te. “Nos sor­pren­di­mos con la ve­lo­ci­dad y la des­tre­za con la que lo­gra­mos or­ga­ni­zar­nos. En po­cas se­ma­nas éra­mos más de 400 y es­tá­ba­mos es­truc­tu­ra­das en di­ver­sas co­mi­sio­nes”, con­tó Stuart.

El tra­ba­jo con­sis­tía en po­ner el cuer­po: via­jar por Ar­gen­ti­na re­le­van­do la si­tua­ción en el in­te­rior, dia­lo­gar con le­gis­la­do­res y di­fun­dir in­for­ma­ción. En el ca­mino, com­pren­die­ron que “el abor­to era la pun­ta del ice­berg” y que de­ba­jo ha­bía otros asun­tos que aten­der co­mo la “au­sen­cia de políticas de Es­ta­do en ma­te­ria de sa­lud re­pro­duc­ti­va, ca­ren­cia de Edu­ca­ción Se­xual In­te­gral en las es­cue­las (mu­chí­si­mas ve­ces por blo­queo de la Igle­sia), fal­ta de su­mi­nis­tro de an­ti­con­cep­ción gra­tui­ta, ín­di­ces alar­man­tes de abu­so in­tra­fa­mi­liar. Es­ta­ba cla­ro que ha­bía que ir a fon­do y por eso de­ci­di­mos con­ti­nuar”, agre­gó Stuart.

Or­ga­ni­za­das y de­ci­di­das a que Ac-

tri­ces Ar­gen­ti­nas fue­ra más que una reu­nión cir­cuns­tan­cial pa­ra apo­yar una ley, el gru­po si­guió des­pués de que el Se­na­do re­cha­za­ra el pro­yec­to. El acom­pa­ña­mien­to a Far­din en di­ciem­bre fue, sin du­das, un an­tes y un des­pués. Has­ta ese mo­men­to, las ac­tri­ces que se sen­tían iden­ti­fi­ca­das con el pa­ñue­lo ver­de lo mi­li­ta­ban y, las que no, no se su­ma­ban. Salvo con­ta­das ex­cep­cio­nes, co­mo los cru­ces con Ama­lia Gra­na­ta o los ata­ques de los gru­pos pro vi­da, du­ran­te los pri­me­ros me­ses el mo­vi­mien­to no se ha­bía en­fren­ta­do a la fe­ro­ci­dad de las crí­ti­cas ni a las fi­su­ras in­ter­nas.

POST FAR­DIN. La de­ci­sión del gru­po de no acom­pa­ñar la de­nun­cia pú­bli­ca a Da­rín por mal­tra­tos en la obra “Es­ce­nas de la vi­da con­yu­gal”, fue un quie­bre. Se­gún ex­pli­có Ve­ró­ni­ca Lli­nás en un tuit, la de­ci­sión se to­mó du­ran­te una asam­blea y “no hu­bo quó­rum pa­ra apo­yar”. En los días que si­guie­ron, Fon­zi, Ju­lie­ta Car­di­na­lli y Gri­sel­da Si­ci­lia­ni fue­ron al­gu­nas de las ac­tri­ces que res­pal­da­ron al ac­tor a tra­vés de sus re­des. Ber­tuc­ce­lli se re­fi­rió a la in­di­fe­ren­cia de sus co­le­gas y, aun­que con tono di­plo­má­ti­co, fue con­tun­den­te: “Me do­lió. Por­que apar­te nin­gu­na estuvo ahí. Pe­ro más allá de eso, no quie­ro ver­las co­mo ene­mi­gas. En­tien­do que es así co­mo fun­cio­na el pa­triar­ca­do: rom­per los la­zos de so­li­da­ri­dad en­tre las mu­je­res. Me obli­gué a no opi­nar de las com­pa­ñe­ras por más que me da mu­cha tris­te­za”.

Sin en­trar en de­ta­lles, Stuart se li­mi­tó a res­pon­der so­bre el te­ma Da­rín: “Nues­tro apo­yo siem­pre estuvo. Al sis­te­ma im­pe­ran­te le con­vino ha­blar de frac­tu­ra, mos­trar­nos de­bi­li­ta­das. No so­mos to­das igua­les pe­ro de al­gu­na ma­ne­ra es­ta­mos jun­tas”.

Ade­más, com­par­tió co­mo ejem­plo de acom­pa­ña­mien­to un co­mu­ni­ca­do emi­ti­do por el gru­po se­ma­nas des­pués de que Ber­tu­ce­lli con­ta­ra su ex­pe­rien­cia con Da­rín que, sin alu­dir a na­die en par­ti­cu­lar apo­ya­ba a ac­tri­ces que “de­jan el tra­ba­jo y son tra­ta­das de lo­cas o des­pe­cha­das”.

Stuart, sin em­bar­go, pre­fi­rió no re­fe­rir­se a Cint­hia Fer­nán­dez, que ase­gu­ró ha­ber si­do víc­ti­ma de aco­sos por par­te del ca­po­có­mi­co Tris­tán. “Nun­ca me lla­ma­ron ni se so­li­da­ri­za­ron con­mi­go. Yo ven­go del pa­lo del tea­tro y no soy una ar­tis­ta co­ol, por eso no me apo­yan”, co­men­tó la ex par­ti­ci­pan­te del “Bai­lan­do por un sue­ño”.

Jua­na Via­le fue otra de las que, aun­que sin nom­brar al gru­po, ma­ni­fes­tó sus di­fe­ren­cias. Di­jo que no se con­si­de­ra­ba fe­mi­nis­ta y reha­zó la mi­li­tan­cia: “No voy con nin­gu­na ban­de­ra por­que no sien­to que ten­ga­mos que te­ner­la. No es una cues­tión de gé­ne­ros sino de se­res hu­ma­nos, de con­cien­cia y en­ten­di­mien­to. Nun­ca me in­tere­só nin­gún tipo de mi­li­tan­cia”, di­jo.

COR­PO­RA­TI­VAS. A me­di­da que cre­cían en fuer­za y se con­ver­tían en blan­co de crí­ti­cas ca­da vez más va­ria­das, des­de Ac­tri­ces Ar­gen­ti­nas co­men­za­ron a afi­nar su es­tra­te­gia de co­mu­ni­ca­ción y su pre­pa­ra­ción. Stuart in­sis­te en que ellas no son las en­car­ga­das de le­gi­ti­mar ni de re­cha­zar de­nun­cias: “No so­mos el Es­ta­do, ni la Jus­ti­cia, ni si­quie­ra re­pre­sen­ta­mos a la so­cie­dad en to­da su com­ple­ji­dad. No ‘to­ma­mos’ ni ‘des­car­ta­mos’ ab­so­lu­ta­men­te na­da”, sub­ra­yó.

De he­cho, con­tó que des­de la acu­sa­ción con­tra Dart­hés, el gru­po re­ci­bió in­con­ta­bles de­nun­cias so­bre si­tua­cio­nes de abu­sos: “Tu­vi­mos que or­ga­ni­zar jor­na­das de for­ma­ción y ase­so­ra­mien­to pa­ra po­der con­te­ner y de­ri­var a los cien­tos de ca­sos. Ela­bo­ra­mos una guía de ac­ción de 40 páginas que com­par­ti­mos con mu­chí­si­mas or­ga­ni­za­cio­nes fe­mi­nis­tas de to­do el país pa­ra que to­das se­pa­mos có­mo ac­tuar”, di­jo y agre­gó: “A la per­so­na que di­ga que so­mos se­lec­ti­vas por­que no pu­bli­ca­mos de­ter­mi­na­do hash­tag en el mo­men­to en que los me­dios lo de­ter­mi­nan, la in­vi­ta­mos a re­fle­xio­nar so­bre cuán se­lec­ti­vo es el sis­te­ma cuan­do se­ña­la la agen­da de lo ‘re­le­van­te’ y de­ja en las som­bras a una can­ti­dad abis­mal de ca­sos anó­ni­mos. Ahí don­de na­die mi­ra, es don­de nos van a en­con­trar”.

La re­le­van­cia de Ac­tri­ces Ar­gen­ti­nas es in­cues­tio­na­ble. Ellas, que lo­gra­ron lle­gar a pú­bli­cos que pro­ba­ble­men­te es­cu­cha­ron por pri­me­ra vez la pa­la­bra fe­mi­nis­mo en bo­ca de la pro­ta­go­nis­ta de su no­ve­la pre­fe­ri­da, aho­ra de­ci­die­ron blin­dar­se. Des­con­fían de la ba­na­li­za­ción del de­ba­te en los me­dios y adop­ta­ron una ac­ti­tud so­lem­ne. A pe­sar de ello, no pu­die­ron evi­tar caer en el ba­rro me­diá­ti­co. En de­fi­ni­ti­va, su fuer­za y su de­bi­li­dad es­tán don­de na­cie­ron, en la fa­rán­du­la.

“En una so­cie­dad acos­tum­bra­da a la po­la­ri­za­ción, es pro­ba­ble que una fuer­za co­mo la que ejer­ce­mos, asus­te”, di­ce Stuart.

Mer­ce­des Mo­rán, Do­lo­res Fon­zi, La­li Es­pó­si­ti y Jaz­mín Stuart son al­gu­nas de las que for­man par­te de "Ac­tri­ces Ar­gen­ti­nas", el co­lec­ti­vo que sur­gió a par­tir del de­ba­te por la ley del abor­to.

EN LAS RE­DES. Los fa­ná­ti­cos de Juan Dart­hés y de­trac­to­res del co­lec­ti­vo de Ac­tri­ces, or­ga­ni­za­ron en Twit­ter una cam­pa­ña en con­tra de la no­ve­la de Ca­lu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.