UN FE­MI­NIS­MO SIN DUE­ÑAS

Noticias - - INFORMACIÓN GENERAL - Por ALEJANDRA DAIHA * * EDI­TO­RA EJE­CU­TI­VA DE NO­TI­CIAS.

Se lo di­jo la pe­rio­dis­ta ita­lia­na Oria­na Fa­lla­ci a Ber­nar­do Neus­tadt en los ´80 y la fra­se hi­zo his­to­ria: “los ar­gen­ti­nos tie­nen un enano fas­cis­ta aden­tro”. Ha­bla­ba de ese au­to­ri­ta­ris­mo aga­za­pa­do que se pue­de es­con­der ba­jo cual­quier apa­rien­cia, in­clu­so –pa­ra se­guir en cla­ve de épo­ca- de la inocen­te Do­ña Rosa, ese per­so­na­je que in­ven­tó Neus­tadt pa­ra de­sig­nar a la gen­te co­mún, po­co ins­trui­da y que era, ca­sual­men­te, una mu­jer; da­to que hoy no pa­sa­ría el con­trol de co­rrec­ción de gé­ne­ro. Por­que, re­ver­sio­nan­do la má­xi­ma de “edu­car al so­be­rano”, son tiem­pos de “de­cons­truir al ma­chi­ru­lo”, ese mis­mo enano ca­mu­fla­do que “to­des” po­de­mos lle­var aden­tro. Y to­des es to­des.

Ba­jo el pa­ra­guas de la cau­sa se su­ce­den de­rra­pes ta­les co­mo el de las Fe­mi­nis­tas Ra­di­ca­les In­de­pen­dien­tes Ar­gen­ti­nas, pa­ra quie­nes “muer­te al ma­cho no es só­lo una me­tá­fo­ra”. Así jus­ti­fi­can su apo­yo in­con­di­cio­nal a Nahir Ga­lar­za, con­de­na­da a pri­sión per­pe­tua por ma­tar al no­vio de dos ti­ros, con el ar­ma de su pa­dre policía. O el tuit vi­ra­li­za­do cuan­do se co­no­ció el sui­ci­dio del ado­les­cen­te fal­sa­men­te de­nun­cia­do co­mo abu­sa­dor por una ex no­via: “Si pa­ra atra­par más vio­la­do­res te­ne­mos que car­gar­nos a unos cuan­tos inocen­tes lo ha­ce­mos y lis­to.” Ab­sur­do, muy po­co re­pre­sen­ta­ti­vo, es cier­to. Pe­ro obli­ga a se­guir ex­pli­can­do que el fe­mi­nis­mo, en su ex­pre­sión más ge­ne­ra­li­za­da (por­que na­die tie­ne el copy­right) no ex­pre­sa la con­tra­ca­ra del ma­chis­mo ya que pro­mue­ve la igual­dad de de­re­chos y no pos­tu­la su­pe­rio­ri­dad al­gu­na. Tam­bién trae un cam­bio en el pa­ra­dig­ma del po­der y nue­vos es­ti­los de li­de­raz­go. ¿O no?

La lu­cha por las con­quis­tas fe­me­ni­nas tie­ne otro enemi­go me­nos bes­tial que es­tas opi­na­do­ras re­nuen­tes a que se las lla­me fe­mi­na­zis. Más su­til, pe­ro igual de tram­po­sa, es la ten­ta­ción del pen­sa­mien­to úni­co.

Pa­re­cie­ra exis­tir un po­lit­bu­ró in­vi­si­ble pa­ra adoc­tri­nar a la mi­li­tan­cia. He vis­to pe­rio­dis­tas jó­ve­nes te­me­ro­sas por opi­nar dis­tin­to a los li­nea­mien­tos doc­tri­na­rios que se ba­jan en chats de co­le­gas; otras que de­nun­cian el au­to­ri­ta­ris­mo del pa­triar­ca­do edi­fi­ca­do du­ran­te si­glos mien­tras re­pi­ten la his­to­ria co­mo far­sa “blo­quean­do” de sus re­des in­clu­so a quie­nes di­sien­ten con res­pe­to. Si hay que dis­cu­tir es só­lo pa­ra dar­se la ra­zón.

¿Se pue­de ser fe­mi­nis­ta y li­be­ral? ¿Abo­gar por la pa­ri­dad sa­la­rial y no acor­dar con el ga­ran­tis­mo se­lec­ti­vo pa­ra otor­gar la pre­sun­ción de inocen­cia? ¿acom­pa­ñar de­nun­cias de abu­so se­xual y a la vez te­ner un di­le­ma mo­ral fren­te al abor­to? En sín­te­sis: ¿se pue­de pensar con li­ber­tad y ser fe­mi­nis­ta?

Du­ran­te to­da la se­ma­na NO­TI­CIAS con­tac­tó a dis­tin­tas in­te­gran­tes del Co­lec­ti­vo de Ac­tri­ces Ar­gen­ti­nas pa­ra en­tre­vis­tar­las. Re­cién a ho­ras del cie­rre, una de ellas acep­tó res­pon­der al­gu­nas pre­gun­tas por es­cri­to, ne­gán­do­se a la ri­que­za de un verdadero diá­lo­go. An­tes ha­bían pe­di­do con­trol del tex­to a pu­bli­car, su­per­vi­sión del tí­tu­lo de la no­ta y que no apa­rez­can tam­bién opi­nio­nes de quie­nes las cues­tio­nan. Prác­ti­cas que re­cha­za­mos por­que la edi­ción de los con­te­ni­dos co­rres­pon­de a los me­dios, pe­ro sí nos com­pro­me­te­mos a re­pro­du­cir de for­ma fi­de­dig­na las opi­nio­nes de los en­tre­vis­ta­dos.

La an­tro­pó­lo­ga ar­gen­ti­na Ri­ta Se­ga­to, gran re­fe­ren­te la­ti­noa­me­ri­ca­na en el te­ma, vie­ne ad­vir­tien­do so­bre el pe­li­gro de caer en un “fe­mi­nis­mo del enemi­go”. Ni los hom­bres, ni las mu­je­res que no ho­mo­ge­ni­zan su pen­sa­mien­to de­be­rían ser con­si­de­ra­dos enemi­gos na­tu­ra­les. Se­ga­to re­cuer­da siem­pre las pa­la­bras de un policía que co­no­ció en El Sal­va­dor (lo me­jor es que no le ba­ja el pre­cio que se lo ha­ya di­cho un va­rón-policía). Le di­jo: “que la mu­jer del fu­tu­ro no sea el hom­bre que es­ta­mos de­jan­do atrás”.

La so­ro­ri­dad bien en­ten­di­da no es cor­po­ra­ti­vis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.