Fu­ror por la ar­qui­tec­tu­ra:

El éxi­to de Open Hou­se es prue­ba de la ten­den­cia. Es­te año, en su sép­ti­ma edi­ción, abre las puer­tas de edi­fi­cios icó­ni­cos. No­ve­da­des e im­per­di­bles.

Noticias - - SUMARIO - VICKY GUAZZONE DI PASSALACQU­A @miss­kar­ma

el éxi­to de Open Hou­se es prue­ba de la ten­den­cia. Es­te año, en su sép­ti­ma edi­ción, abre las puer­tas de edi­fi­cios icó­ni­cos. No­ve­da­des e im­per­di­bles.

De

un tiem­po a es­ta par­te, la ar­qui­tec­tu­ra es­tá de mo­da. Flo­re­cen los tours con ese fo­co, pro­gra­mas co­mo “El Ar­qui” co­pan las pan­ta­llas de la TV abier­ta y los in­fluen­cers ar­qui­tec­tó­ni­cos bu­llen de se­gui­do­res que en­cuen­tran en sus fo­tos el fon­do de pan­ta­lla per­fec­to. Y el bro­che de oro de es­te re­no­va­do amor por el pa­tri­mo­nio ur­bano lo pue­de dar Open Hou­se, el fes­ti­val que abre las puer­tas de edi­fi­cios re­co­no­ci­dos de la ciu­dad y es­te año es­tá ce­le­bran­do su sép­ti­ma edi­ción.

HI­TOS DE HOY Y DE SIEM­PRE. Re­co­no­ci­da mun­dial­men­te y tam­bién rea­li­za­da en Nue­va York, Lon­dres, Os­lo, Mi­lán, Zú­rich, Du­blín, Lisboa y Tel Aviv, en­tre otras ciu­da­des, en Bue­nos Ai­res es­ta ci­ta ha ido cre­cien­do ca­da año en po­pu­la­ri­dad y con­vo­ca­to­ria. Por eso en ca­da edi­ción tam­bién se in­ten­ta su­bir la va­ra de los es­pa­cios abier­tos, per­mi­tien­do ac­ce­der a hi­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos que por lo ge­ne­ral so­lo pue­den ser ad­mi­ra­dos des­de afue­ra. Tea­tros, ban­cos, pa­la­cios, ca­sas pri­va­das y de­par­ta­men­tos di­se­ña­dos por pro­fe­sio­na­les re­co­no­ci­dos son al­gu­nos de los pun­tos en los que se an­cla el fes­ti­val, que ade­más de con­tar con la guía de vo­lun­ta­rios tam­bién lo ha­ce con due­ños o ar­qui­tec­tos a car­go de esos es­pa­cios. De en­tra­da li­bre y gra­tui­ta, ha­ce fal­ta ano­tar­se (aun­que es­te año so­lo 40 de los 142 lu­ga­res re­que­ri­rán ins­crip­ción pre­via).

En­tre los edi­fi­cios des­ta­ca­dos pa­ra co­no­cer en de­ta­lle se en­cuen­tran el Pla­ne­ta­rio, la Es­cue­la ECOS, la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal, el Edi­fi­cio Co­me­ga, el Ban­co Hi­po­te­ca­rio y el Po­lo Cien­tí­fi­co Tec­no­ló­gi­co. Aun­que pa­ra mu­chos, el gran in­te­rés es­ta­rá en las no­ve­da­des: “hay un cre­ci­mien­to gran­de en la can­ti­dad de es­pa­cios, pa­sa­mos de 109 a más de 140. En­tre ellos re­sal­ta el Ba­rrio Par­que Los An­des, que vuel­ve a par­ti­ci­par des­pués de al­gu­nos años de au­sen­cia. Y tam­bién la in­cor­po­ra­ción de mu­chas vi­vien­das pri­va­das, que son las que le dan el ver­da­de­ro sen­ti­do a Open Hou­se”, des­cri­be San­tia­go Chi­ban, ar­qui­tec­to e in­te­gran­te de Coha­bi­tar Ur­bano, la aso­cia­ción ci­vil sin fi­nes de lu­cro que or­ga­ni­za el even­to. En es­te sen­ti­do, al­gu­nas de las ca­sas que in­vi­ta­rán a ese pla­cer co­lec­ti­vo de “ver có­mo vi­ven los otros” se­rán la ori­gi­nal Ca­sa Bet­be

der en Bel­grano, el Edi­fi­cio Mau­re con sus ai­res de jar­dín ver­ti­cal en Co­le­gia­les, los muy in­dus­tria­les Flo­ra­lis Apart­ments en Pa­ler­mo y el mo­derno pe­ro cá­li­do PH Lar­sen en Vi­lla Puey­rre­dón.

MU­CHOS CA­MI­NOS. Con­sul­ta­do acer­ca de có­mo eli­gen los lu­ga­res a mos­trar, Chi­ban ex­pli­có que es un pro­ce­so de se­lec­ción muy com­ple­jo pe­ro am­plio a la vez. “El pri­mer cri­te­rio es que el es­pa­cio tie­ne que te­ner al­gún va­lor ar­qui­tec­tó­ni­co, cul­tu­ral o pa­tri­mo­nial. In­clu­so en al­guno de los ca­sos los es­pa­cios no son ele­gi­dos por la ar­qui­tec­tu­ra en sí, sino por la ac­ti­vi­dad que se desa­rro­lla en ese edi­fi­cio o por al­gu­na par­ti­cu­la­ri­dad que pue­de lle­gar a te­ner”, apun­ta. Un ejem­plo de es­to es la Fun­da­ción IDA, pri­me­ra ins­ti­tu­ción en el país abo­ca­da al tra­ba­jo de ar­chi­vos y co­lec­cio­nes so­bre di­se­ño ar­gen­tino, ubi­ca­da en Co­le­gia­les. “A la vez, tra­ta­mos de abar­car la ma­yor di­ver­si­dad po­si­ble en cuan­to a épo­cas, usos, es­ti­los y has­ta ubi­ca­ción en la ciu­dad”, sin­te­ti­za el ar­qui­tec­to.

Y da­do el gran in­te­rés por la ar­qui­tec­tu­ra des­de di­ver­sos ám­bi­tos y pú­bli­cos, el fes­ti­val tam­bién pro­po­ne ac­ti­vi­da­des com­ple­men­ta­rias. Así, exis­te Open Bi­ci, pa­ra re­co­rrer cier­tos es­pa­cios en bi­ci­cle­ta; Open Mu­ro, con fo­co en el ar­te ur­bano; Open Fo­to, que pro­po­ne un con­cur­so fo­to­grá­fi­co y tam­bién el in­gre­so a “La cá­ma­ra os­cu­ra”, una sa­la don­de se pro­yec­tan imá­ge­nes de la ciu­dad; y Ca­mi­na Bue­nos Ai­res, que pro­po­ne ha­cer ca­mi­na­tas ur­ba­nas con iti­ne­ra­rios in­no­va­do­res pa­ra in­ter­ac­tuar con el en­torno.

“Mu­cha gen­te que tal vez no vie­ne de es­te ru­bro, a par­tir de co­no­cer y po­der vi­vir es­pa­cios a los no que es­tán acos­tum­bra­dos a en­trar, em­pie­zan a ge­ne­rar un in­te­rés que los sor­pren­de a ellos mis­mos”, sos­tie­ne Chi­ban. Las op­cio­nes son mu­chas y la ci­ta es el 9 y 10 de no­viem­bre pa­ra que, en tiem­pos de re­no­va­do amor por la ar­qui­tec­tu­ra, ca­da quien pue­da en­con­trar el ca­mino de lle­ga­da que me­jor le sien­te.

“Con es­tas ac­ti­vi­da­des, per­so­nas que no son de es­te ru­bro em­pie­zan a ge­ne­rar un in­te­rés que las en­tu­sias­ma”.

San­tia­go Chi­ban, or­ga­ni­za­dor.

Pla­ne­ta­rio es un clá­si­co de Open Hou­se, to­da una ra­re­za ar­qui­tec­tó­ni­ca. Las co­che­ras de Uriar­te 1520 son una no­ve­dad de es­te año, lla­ma­ti­vas en su es­truc­tu­ra de hor­mi­gón ar­ma­do.

El fes­ti­val bus­ca unir es­ti­los, épo­cas, usos y has­ta ubi­ca­ción en la se­lec­ción de lu­ga­res. Der. la ca­sa ra­cio­na­lis­ta de Vic­to­ria Ocampo. Con­sul­tar en la pá­gi­na web días y ho­ra­rios de vi­si­ta de ca­da edi­fi­cio y si se re­quie­re ins­crip­ción pre­via.

Open Hou­se tam­bién pro­po­ne el in­gre­so a ban­cos, pa­la­cios y mu­seos con pa­tri­mo­nio úni­co, me­dian­te una vi­si­ta guia­da ex­per­ta. Es­te año, Edi­to­rial Per­fil tam­bién abre sus puer­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.