BO­CA: EL PEOR EQUI­PO DEL MUN­DO

Olé - - NEWS - MA­RIANO MURPHY m m u r p h y @ ole.com.ar

No es no­ve­dad que el Mun­do Bo­ca es un mun­do en el que una som­bra en la no­che se con­vier­te en Freddy Krue­ger, un mun­do en el que ca­da de­rro­ta es una pla­ca ro­ja de Cró­ni­ca. Bo­ca es pun­te­ro des­de ha­ce 492 días en un fút­bol ar­gen­tino en el que nos en­se­ña­ron, y no­so­tros re­pe­ti­mos has­ta el har­taz­go, que es de los más com­pe­ti­ti­vos y en el que “cual­quie­ra le ga­na a cual­quie­ra”. En ese fút­bol ar­gen­tino, Bo­ca ya se con­sa­gró cam­peón dan­do dos par­ti­dos de chan­güí (se co­ro­nó an­tes de ju­gar con­tra Olim­po y Unión) y hoy li­de­ra la Su­per­li­ga con cua­tro pun­tos de ven­ta­ja con 12 en jue­go. En la ma­yo­ría de las vic­to­rias de es­te tor­neo ha su­pe­ra­do a su ri­val y en nin­gu­na de sus cin­co de­rro­tas ha si­do am­plia­men­te su­pe­ra­do (Ar­gen­ti­nos fue el que le ga­nó sin dis­cu­sión en un par­ti­do en el que, va­le re­cor­dar­lo, ju­gó un mix de ti­tu­la­res y su­plen­tes). In­clu­so, ha me­re­ci­do me­jor suer­te en la fi­nal de la Su­per­co­pa Ar­gen­ti­na con­tra Ri­ver (Ar­ma­ni fue fi­gu­ra, ¿no?). Es cier­to: sin­tió el gol­pe de aquel par­ti­do (en el ám­bi­to lo­cal, tras la fi­nal sa­có cua­tro pun­tos de 12) y esa de­rro­ta, co­mo era ló­gi­co, co­rrió el fo­co: hoy se ha­bla más del an­dar va­ci­lan­te de Bo­ca en la Su­per­li­ga que de las vi­ci­si­tu­des de Ri­ver en la Co­pa Li­ber­ta­do­res, que lo han lle­va­do a que el jue­ves jue­gue ya ca­si una fi­nal en la pri­me­ra fa­se.

Es ló­gi­co que en un tor­neo lar­go co­mo la Su­per­li­ga un equi­po ten­ga ba­ches, char­cos, la­gu­nas. Más, to­da­vía, si el ves­tua­rio se con­vier­te en una sa­la de hos­pi­tal. Bo­ca ha se­gui­do pun­te­ro aun con las ba­jas de Ga­go y Be­ne­det­to, ¡de Ga­go y Be­ne­det­to!; pun­te­ro más allá de los de­va­neos exis­ten­cia­les de Te­vez; pun­te­ro en un tor­neo en el que sus com­pe­ti­do­res -no es cul­pa de Bo­ca- no di­je­ron pre­sen­te a la ho­ra se­ña­la­da.

Es cier­to, en es­te pro­ce­so de GBS pue­den en­con­trar­se pa­re­des con hu­me­dad, grie­tas, hu­mo en la co­ci­na. Y aho­ra Bo­ca de­be­rá dar la ta­lla en la rec­ta fi­nal, pe­ro la reali­dad es que so­mos al­go in­jus­tos a la ho­ra de aga­rrar la va­ri­ta y me­dir sus cua­li­da­des. Es­to es Bo­ca, sí. Pe­ro es­to, ese lí­der des­de ha­ce un si­glo, tam­bién es Bo­ca. Y me­re­ce des­ta­car­se, so­bre to­do aho­ra que has­ta los mi­si­les de Do­nald Trump pa­re­cen apun­tar­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.