ABRA­ZO DE CO­RA­ZÓN EL EQUI­PO TIE­NE PA­RA CRE­CER CON AR­MA­NI, EN­ZO Y QUIN­TE­RO.

Ri­ver fue más efec­ti­vo en la red que en el jue­go. Igual, su­peró a los co­lom­bia­nos con mo­vi­li­dad en ata­que y bue­nas apa­ri­cio­nes del Pity. Ga­llar­do se acer­có a sa­lu­dar a Mi­guel An­gel Rus­so, a quien se lo vio mu­cho me­jor tras su­pe­rar un cán­cer de prós­ta­ta.

Olé - - AMISTOSO - POR DEMIÁN MELTZER dmel­tzer@ole.com.ar SI­GUE

Hay en­tre­na­do­res que re­la­ti­vi­zan los di­bu­jos tác­ti­cos. Al­gu­nos, con iro­nía, los de­no­mi­nan nú­me­ros de te­lé­fono. Otros, se jac­tan que pa­ran de de­ter­mi­na­da ma­ne­ra a los ju­ga­do­res en la can­cha y ellos se mue­ven. Jus­ta­men­te, un es­que­ma es­tá pa­ra dar un or­den, cier­ta ubi­ca­ción. Pe­ro es­tá en la in­te­li­gen­cia de los fut­bo­lis­tas -al fin y al ca­bo, los que eje­cu­tan la idea del en­tre­na­dor- en sa­ber dón­de y có­mo po­si­cio­nar­se y en qué mo­men­to con­vie­ne sa­lir de la fun­ción de­sig­na­da pa­ra des­con­fi­gu­rar­le el GPS al ri­val. Y tu­vo mu­cho de eso Ri­ver en el amis­to­so an­te Mi­llo­na­rios. Pa­ra bien y mal. Pa­ra ale­gría y desa­zón de Ga­llar­do.

A los go­les hay que re­mi­tir­se. El 1-0 na­ce de un Na­cho Fer­nán­dez en po­si­ción de 5 ade­lan­ta­do, que me­te un pa­se pro­fun­do ha­cia el área, un Pity Mar­tí­nez que des­vía le­ve­men­te el tra­yec­to de la pe­lo­ta con una to­ca­di­ta de ca­ño a De los San­tos, y un Cas­co que sor­pren­de co­mo 9 y de­fi­ne cru­za­do.

Mo­vi­li­dad, pi­de el DT, y los de aden­tro eje­cu­tan. De­lan­te de Pon­zio, Pa­la­cios pue­de apa­re­cer por iz­quier­da, Pity por de­re­cha y Na­cho por el me­dio. Y vuel­ven a ro­tar. Prat­to y Scoc­co pue­den sa­lir del área, ubi­car­se co­mo ex­tre­mos y un vo­lan­te se me­te a de­fi­nir. O un la­te­ral, co­mo fue Mil­ton. Cuan­do esos mo­vi­mien­tos pa­re­cen acei­ta­dos, el fút­bol flu­ye.

Y cuan­do no, pa­sa lo de la ju­ga­da del 1-1, cuan­do hu­bo ju­ga­do­res que des­aten­die­ron el or­den de­sig­na­do. Por­que el Pity te­nía la pe­lo­ta en mi­tad de can­cha, con Cas­co y Mon­tiel de­lan­te de la lí­nea de la pe­lo­ta y con los dos cen­tra­les en mi­tad de can­cha, a la mis­ma al­tu­ra que Pon­zio. El 10 no to­có se­gu­ro. Ma­rru­go in­ter­cep­tó y lan­zó pa­ra un rá­pi­do Del Valle. El pe­lo­ta­zo pa­só por en­ci­ma de Pi­no­la y el 7 le ga­nó en ve­lo­ci­dad y fuer­za a Mar­tí­nez Quar­ta, de­lan­te de un Bo­log­na que achi­có mal el án­gu­lo de ti­ro. El pro­ble­ma no fue só­lo la pér­di­da, sino lo mal pa­ra­do que ha­bía que­da­do atrás. Ri­ver en­tró en unos mi­nu­tos de des­con­cier­to, has­ta que vol­vió a apa­re­cer Mar­tí­nez pa­ra asis­tir a Prat­to y en­ca­mi­nar el triun­fo. En esa mo­vi­li­dad, el Pity fue el más re­vul­si­vo: por­que siem­pre fue op­ción, aga­rró la pe­lo­ta sin mie­do y des­equi­li­bró. Tu­vo en Pa­la­cios un buen so­cio pa­ra to­car (el 10 se apo­yó en el ju­ve­nil pa­ra una pa­red en el ini­cio del 2-1 y tam­bién com­bi­na­ron en el se­gun­do tiem­po). Le fal­tó a Na­cho Fer­nán­dez ser más cons­tan­te (me­jor en el pri­me­ra par­te) y que­da la ra­ti­fi­ca­ción de que el Oso es­tá ami­ga­do con la red. Con el go­la­zo de ti­ro li­bre de Scoc­co, el Mu­ñe­co le dio otra mo­vi­li­dad al equi­po des­de el ban­co: tiem­po pa­ra el pi­be Fe­rrei­ra, Ma­ya­da, Mo­ra, Bo­rré (opor­tu­nis­ta pa­ra to­mar el re­bo­te del 4-1) y Zu­cu­li­ni y le pu­so fin a 65’ en con­ti­nua­do de los 11 que sin mi­llo­nes gas­ta­dos aho­ra y con la chan­ce de po­ten­ciar­se con Ar­ma­ni, En­zo Pé­rez y Quin­te­ro, en­ca­ra­rán un se­mes­tre cla­ve pa­ra Ri­ver.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.