“SI ÉL QUIE­RE DI­SOL­VER SU CON­TRA­TO NOS TIE­NE QUE AVI­SAR”.

Olé - - SELECCIÓN -

Puer­tas aden­tro de la AFA las po­si­cio­nes tam­po­co son uni­for­mes. Hay una cla­ra di­fe­ren­ca de es­tra­te­gias (y de tra­to ha­cia Sam­pao­li) en­tre Ta­pia y Da­niel An­ge­li­ci (ver apar­te). Chi­qui es­tá de­ci­di­do a apu­rar el des­pi­do del Zur­do cuan­to an­tes. Si no pu­do es por­que tie­ne que con­sen­suar po­si­cio­nes con el pre­si­den­te de Bo­ca, que pre­fie­re in­vo­lu­crar en la de­ci­sión al res­to de la di­ri­gen­cia de los clu­bes, qui­zá pa­ra pre­ser­var las for­mas y los mo­dos, aun­que se en­tien­de que en el fon­do com­par­te la de­ci­sión de la ne­ce­si­dad de un cam­bio en la con­duc­ción de la Se­lec­ción.

Hay, tam­bién, una mi­ra­da di­fe­ren­te de la su­ce­sión, aun­que ese ca­pí­tu­lo que­da­rá pa­ra un fu­tu­ro. En el fon­do la si­tua­ción si­gue sien­do la mis­ma: los tiem­pos de Sam­pao­li al fren­te del equi­po se mi­de en ho­ras. El DT in­ten­tó has­ta últli­mo mo­men­to lo­grar una ven­ta­na de con­ti­nui­dad y por eso co­que­teó con di­ri­gir la Sub 20, pe­ro con el tiem­po le fue que­dan­do cla­ro que el pa­no­ra­ma es otro. Por el mo­men­to, las mo­vi­das de uno y otro cris­pa­ron los áni­mos, la des­con­fian­za se hi­zo car­ne, la cues­tión pa­re­ce ha­ber cru­za­do al plano per­so­nal. Y en el me­dio, la mis­ma in­cer­ti­dum­bre que se ha­ce cos­tum­bre...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.