LOS RAROS CÓ­DI­GOS DE MA­RA­DO­NA

Olé - - NEWS - WALTER VAR­GAS wvar­gas@ole.com.ar

La fla­man­te y enési­ma pá­gi­na de in­con­ti­nen­cia ver­bal que ha es­cri­to Ma­ra­do­na pue­de ser ana­li­za­da des­de unas cuan­tas pers­pec­ti­vas. En prin­ci­pio sin­ce­ra una mi­ra­da pe­yo­ra­ti­va ma­qui­lla­da a du­ras pe­nas más de cua­tro ve­ces. Que la hi­po­cre­sía ha­ya muer­to de muer­te na­tu­ral su­po­ne to­da una ga­nan­cia. Lue­go, es de ha­cer no­tar que las de­cla­ra­cio­nes de Ma­ra­do­na se co­rres­pon­den con lo que de Mes­si pien­sa el 95 por cien­to de su club de fans, los “ma­ra­do­nia­nos”, así co­mo de otra par­ce­la de la co­mu­ni­dad fut­bo­le­ra que no per­do­na del ro­sa­rino su evi­den­te fal­ta de épi­ca mun­dia­lis­ta.

Pe­ro ha­ce un lar­go ra­to sa­be­mos que Mes­si no es un lí­der ca­ris­má­ti­co, ni Ram­bo, ni Su­per­man, ni un cau­di­llo le­van­tis­co, con­di­cio­nes que él ja­más ha re­cla­ma­do pa­ra sí. A gran­des ras­gos Mes­si es un mu­cha­cho de cos­tum­bres sen­ci­llas, que lle­va ade­lan­te su vi­da co­mo pue­de, que no se me­te con na­die –mu­cho me­nos con Ma­ra­do­na-, que en el pre­sun­to ca­si­lle­ro del de­be su­fre no ha­ber em­pu­ña­do la lan­za al­bi­ce­les­te en cir­cuns­tan­cias de más por sa­ber y que a la vez, pe­que­ño de­ta­lle, ha­ce diez-años­diez que es el me­jor fut­bo­lis­ta del pla­ne­ta.

Así las co­sas, pre­gun­tar­se si Ma­ra­do­na po­día ha­ber­se aho­rra­do el mal gus­to, el gol­pe ar­te­ro y la cruel­dad, o asom­brar­se por su tono, por sus for­mas, se­ría equi­va­len­te a asom­brar­se por la can­ti­dad de sa­les mi­ne­ra­les que hay en el mar. Sin em­bar­go, tam­po­co so­bra­rá in­te­rro­gar­se por dos cu­rio­si­da­des. Una ata­ñe a la fa­ci­li­dad con que El Diez en­tra y sa­le de las fron­te­ras de “los có­di­gos”, có­mo apli­ca o des­co­no­ce la va­ra éti­ca que a me­nu­do enar­bo­la. Y la otra ata­ñe a sus ado­ra­do­res: ¿no es una de­ma­sía re­nun­ciar a to­do es­pí­ri­tu crí­ti­co an­te el hé­roe de­por­ti­vo y aplau­dir in­clu­so lo que de­be­ría dar al­go de ver­güen­za aje­na?

Bien mi­ra­dos, los di­chos de Ma­ra­do­na di­cen bas­tan­te más de Ma­ra­do­na que del pro­pio Mes­si.

HA­BLÓ DE MES­SI CON CRUEL­DAD Y MAL GUS­TO. ES TRIS­TE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.