DIE­GO ARRUI­NÓ A MES­SI

Ma­ra­do­na, quien ha­ce unos días ha­bía elo­gia­do a Mes­si, de­ci­dió pa­tear el ta­ble­ro y des­tro­zó a la Pul­ga. No le ve pas­ta pa­ra ser lí­der de la Se­lec­ción. ¿Se fue el amor?

Olé - - PAGINA DELANTERA - POR HER­NAN­DO MADERNA hma­der­na@ole.com.ar

“NO PUE­DE SER CAU­DI­LLO AL­GUIEN QUE VA 20 VE­CES AL BA­ÑO AN­TES DE JU­GAR”

Co­mo su me­jor gam­be­ta. Co­mo una sa­li­da fu­rio­sa que de­ja des­co­lo­ca­do a quien ose de­fen­der­lo. No es po­si­ble des­ci­frar a Ma­ra­do­na. A los 57 años, el 10 nos si­gue ma­rean­do. Es in­na­to a su per­so­na­li­dad, ha­ce ra­to lo sa­be­mos. Es im­po­si­ble sen­tar­se a es­cu­char a Die­go sa­bien­do de an­te­mano pa­ra qué la­do irá la pe­lo­ta. Ba­rri­le­te cós­mi­co, siem­pre lo acep­ta­mos y qui­si­mos con sus exa­brup­tos y con­tra­dic­cio­nes. Por ser el an­ti­sis­te­ma. Por dar­nos las ma­yo­res ale­grías con la ce­les­te y blan­ca. Por pu­tear a to­do un es­ta­dio, en su se­gun­da ca­sa, pa­ra ban­car los colores. Por le­van­tar la Co­pa. Por es­tar siem­pre...

Pe­ro hay ve­ces que los te­rre­na­les no lle­ga­mos a en­ten­der­lo. ¿Por qué con Mes­si? ¿Por qué si ha­ce una se­ma­na lo vol­vió a de­fen­der y po­ner ba­jo su ala aho­ra sa­lió a li­qui­dar­lo? ¿Fue sin que­rer que­rien­do?

Lo tra­tó de ca­gón. Li­sa y lla­na­men­te. “Es inú­til que­rer ha­cer cau­di­llo a un hom­bre que va 20 ve­ces al ba­ño an­tes de un par­ti­do”, di­jo en una en­tre­vis­ta con Fox Sports Mé­xi­co, en­ca­ran­do ha­cia la ban­qui­na. “Jus­to an­tes del vo­lan­ta­zo: En

“MES­SI ES MES­SI EN EL BAR­CE­LO­NA, EN LA SE­LEC­CIÓN ES UNO MÁS”

2010 yo lo vi llo­rar mu­chí­si­mo, co­mo no lo vi a otros que de­cían ser cau­di­llos. Me hu­bie­se en­can­ta­do ju­gar con Mes­si”. ¿En qué que­da­mos, en­ton­ces?

No es la pri­me­ra vez que Die­go ha­bla del cau­di­llis­mo en la Se­lec­ción. Es cier­to, siem­pre fue fiel a su pen­sa­mien­to de que Leo no pue­de ser­lo, pe­ro siem­pre lo ha­bía en­fo­ca­do des­de el apo­yo. “Yo me equi­vo­qué con Mas­che­rano, pen­sé que era cau­di­llo y no lo era. Ya no que­dan más, se ter­mi­na­ron. Pe­ro que no le ven­gan a echar to­das las cul­pas a Mes­si. Por eso le di­go que no vuel­va más. El ar­gen­tino es el de­por­ti­vo ga­nar cuan­do sa­be­mos que hay tres re­sul­ta­dos. Es muy fá­cil de­cir que tie­ne la cul­pa, to­tal yo es­toy en la cue­va, yo es­toy en el ar­co y al que van a ma­tar es al pi­be. Y es­to me jo­de a mí”, ha­bía di­cho, tam­bién des­de Si­na­loa, en diá­lo­go con In­fo­bae.

El ata­que que hi­zo Ma­ra­do­na ha­cia el me­jor ju­ga­dor del mun­do no fue ape­nas una fra­se que pu­do ha­ber­se es­ca­pa­do de una bo­ca que tan­ta ve­ces fue va­lien­te y ayer fue hi­rien­te. Por­que tam­bién vol­vió a cri­ti­car su per­so­na­li­dad. “A Mes­si le de­cís ‘tí­ra­te de ca­be­za con­tra el pa­lo’, y él pre­fie­re ju­gar a la Play. No lo en­dio­se­mos más”, dis­pa­ró. Y re­car­gó: “En la can­cha sí la pi­de, pe­ro an­tes de ha­blar con los com­pa­ñe­ros se va a ju­gar a la Play. Mes­si es Mes­si en el Bar­ce­lo­na, en la Se­lec­ción es uno más”. Se de­be­ría bu­cear de­ma­sia­do pro­fun­do en las com­ple­ji­da­des de ser Ma­ra­do­na pa­ra in­ten­tar ha­cer un en­sa­yo de las mo­ti­va­cio­nes que tie­ne un “me­jor de to­dos” pa­ra ha­blar así de otro “me­jor de to­dos”. ¿Se­rá que Die­go se ofus­ca por­que ve en Leo al úni­co ti­po con sus mis­mas con­di­cio­nes pe­ro con una per­so­na­li­dad ex­tre­ma­da­men­te opues­ta? De­jó al­gu­nos in­di­cios: “Ha­cién­do­lo ju­gar co­mo yo quie­ro, lo lla­ma­ría y lo ha­ría ju­gar co­mo sé que jue­ga Mes­si. Su le­ga­do no se man­cha por más de que no pue­da con­se­guir un Mun­dial”.

En­tre el amor y odio, y en una Se­lec­ción que ne­ce­si­ta rein­ven­tar­se, se­ría un pe­ca­do te­ner en­fren­ta­dos a los dos íco­nos del fút­bol ar­gen­tino. Al fin y al ca­bo, te­ner cin­co ba­lo­nes de oro, ha­cer mi­llo­nes de go­les por tem­po­ra­da y po­ner la otra me­ji­lla en Ar­gen­ti­na una y otra vez no se aso­cia con un ca­gón. Y Die­go lo sa­be.

TAM­BIÉN PI­DIÓ QUE NO SE EN­DIO­SE MÁS A MES­SI. DE­MA­SIA­DO. “AN­TES DE HA­BLAR CON LOS COM­PA­ÑE­ROS SE VA A JU­GAR A LA PLAY”

AL­GO HUE­LE MAL EN ES­TA RE­LA­CIÓN. UNA PE­NA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.