“LO MÁS DI­FÍ­CIL ES TE­NER PA­CIEN­CIA”

El ma­na­ger de Ra­cing des­ta­ca el tra­ba­jo de Cou­det y la ca­li­dad del plan­tel, pe­ro apun­ta a la prio­ri­dad “de pe­lear has­ta el fi­nal” an­tes que a la de ga­nar la Su­per­li­ga.

Olé - - RACING - POR FER­NAN­DO OTE­RO f o t e r o @ ole.com.ar

An­da en­tre un pan­ta­lla de pul­ga­das in­cal­cu­la­bles, sli­des co­mo en presentación de CEO de mul­ti­na­cio­nal y con­jun­to de de­ta­lles que con­for­man la Big Da­ta de la Se­cre­ta­ría Téc­ni­ca, una or­ga­ni­za­ción que Ra­cing inau­gu­ró a prin­ci­pio de año y con­fió a Die­go Mi­li­to. El Prín­ci­pe pre­gun­ta, su­gie­re, ges­tio­na e ins­pi­ra a un gru­po que, co­mo ba­quea­nos de la pe­lo­ta, in­da­ga, ras­trea y com­pa­ra in­for­ma­ción en el uni­ver­so del fút­bol de Su­per­li­ga, BN, Pri­me­ra B, en el ám­bi­to sud­ame­ri­cano, en­tre pro­fe­sio­na­les y ju­ve­ni­les, sin apar­tar­se ade­más del se­gui­mien­to de aque­llos ju­ga­do­res del club ce­di­dos a prés­ta­mo. To­do eso con­cen­tra la aten­ción del úl­ti­mo bi­cam­peón en dé­ca­das en Ra­cing, que tam­po­co ol­vi­da el pa­sa­do in­me­dia­to...

-¿Qué ex­pli­ca­ción en­con­trás pa­ra el 2-2 an­te Bo­ca cuan­do era in­mi­nen­te el 3-0?

-Es fút­bol, esa es la ex­pli­ca­ción. Cuan­do no ce­rrás los par­ti­dos. So­bre to­do an­te ri­va­les de la je­rar­quía de Bo­ca, co­rrés esos ries­gos. En otras oca­sio­nes nos ha pa­sa­do a no­so­tros de em­pa­tar un par­ti­do así. Se­gu­ro hay co­sas por co­rre­gir. Pe­ro el equi­po es­tu­vo a la al­tu­ra de la exi­gen­cia de un clá­si­co, hi­zo un muy buen par­ti­do. Por su­pues­to que­dan la bron­ca y la tris­te­za por no ha­ber sa­ca­do el me­jor re­sul­ta­do en un par­ti­do que es­ta­ba ga­na­do. Pre­fie­ro apun­tar es­to: el equi­po si­gue en cons­tan­te cre­ci­mien­to.

-¿Ra­cing no su­po sa­lir de la fric­ción y pe­lea que pro­po­nía Bo­ca?

-No creo que ha­ya pa­sa­do eso. Ra­cing bus­có el ar­co ri­val, do­mi­nó la ma­yor par­te con ape­nas unos ba­ches al prin­ci­pio del se­gun­do tiem­po y al fi­nal. Im­pu­so las con­di­cio­nes co­mo lo vie­ne ha­cien­do ha­bi­tual­men­te, con buen jue­go e in­ten­si­dad. Fal­tó li­qui­dar­lo, cla­ro. Ra­cing no se de­di­có a pe­lear, aun­que sí fue un par­ti­do ca­lien­te, un clá­si­co con el con­di­men­to que esos par­ti­dos tie­nen.

-¿Es po­si­ble que Cou­det a ve­ces se pa­se de ros­ca con las pro­tes­tas y eso ge­ne­re un efec­to ne­ga­ti­vo en el equi­po?

-Co­no­ce­mos có­mo es Chacho, es así pa­ra lo bueno y ma­lo. Es su per­so­na­li­dad, más allá de que no es­tá bien la ima­gen del fi­nal. Él mis­mo lo ha di­cho, hi­zo au­to­crí­ti­ca en la con­fe­ren­cia de pren­sa. Sé que no le gus­ta ver­se así, sa­be que lo tie­ne que me­jo­rar. Pe­ro en­tien­do que Chacho es pa­sio­nal y en­tra en esa di­ná­mi­ca de los par­ti­dos. Es muy in­te­li­gen­te y sa­be que es un as­pec­to que de­be me­jo­rar y lo ha re­co­no­ci­do. No sé si esa reac­ción in­flu­yó en el equi­po. El fút­bol pue­de lle­var­te las pul­sa­cio­nes a mil y más en un clá­si­co en el que se es­ca­pan los pun­tos que pa­re­cían ga­na­dos, en­ton­ces se en­tra en una di­ná­mi­ca ne­ga­ti­va. Pe­ro tam­po­co es pa­ra ma­tar­lo o caerle con to­do, pe­ro sa­be que es pa­ra me­jo­rar. Tam­bién Chacho le ha da­do im­pul­so po­si­ti­vo al equi­po des­de ese pun­to de vis­ta. Es una li­nea muy fi­ni­ta...

-La Se­cre­ta­ría Téc­ni­ca se va a acer­can­do al pri­mer año de ges­tión...

-Pa­re­ce mu­cho, pe­ro es po­co tiem­po. El des­gas­te es gran­de, pe­ro te­ne­mos un ba­lan­ce po­si­ti­vo. Es cier­to que que­da­mos afue­ra de la Co­pa Li­ber­ta­do­res, don­de te­nía­mos mu­chas ilu­sio­nes. Pe­ro es­to no se de­tie­ne en un re­sul­ta­do, más allá de que nos due­le. Apun­ta­mos a pro­fe­sio­na­li­zar dis­tin­tas áreas del club, a to­mar la pla­ni­fi­ca­ción co­mo al­go ne­ce­sa­rio y ha­bi­tual. Tam­bién nos do­lió el re­sul­ta­do de la Co­pa Ar­gen­ti­na y no po­der ju­gar la Co­pa Li­ber­ta­do­res el pró­xi­mo año, que es un ob­je­ti­vo que siem­pre se de­be plan­tear la ins­ti­tu­ción. Aho­ra hay que se­guir. Es­ta­mos bien en la Su­per­li­ga, con un plan­tel muy com­pe­ti­ti­vo, am­plio, que nos per­mi­te apun­tar a pe­lear has­ta el fi­nal. Di­go pe­lear has­ta el fi­nal por­que la lí­nea en­tre ga­nar y per­der es fi­ni­ta y de­pen­de de un mon­tón de cir­cuns­tan­cias. No me gus­ta ha­blar de obli­ga­ción de ga­nar por­que to­dos los equi­pos sa­len a ha­cer­lo. Sí es­tá la obli­ga­ción de pe­lear, por­que co­rres­pon­de a un club gran­de co­mo Ra­cing.

-¿Te di­fe­ren­ciás del men­sa­je de Cou­det y los ju­ga­do­res, que afir­ma­ron que es ne­ce­sa­rio ga­nar la Su­per­li­ga? ¿Si es­tu­vie­ses en el plan­tel, tam­bién lo di­rías? -Me gus­ta que se asu­ma la res­pon­sa­bi­li­dad de pe­lear. Fue una bue­na reac­ción del plan­tel, co­mo de­cir “tu­vi­mos un gol­pe con Ri­ver, aho­ra asu­mi­mos que de­be­mos pe­lear la Su­per­li­ga has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to”. Es­tá bueno... In­sis­to, apun­tar a la obli­ga­ción de ga­nar no es fá­cil, por­que es­to, en de­fi­ni­ti­va, es de­por­te, y el lí­mi­te en­tre ga­nar y per­der es muy fi­ni­to.

-Lo que no se pue­de ne­gar es que el equi­po lle­va esa vo­lun­tad de la pa­la­bra al he­cho. Por­que más allá de que re­gu­le un po­co ya en ven­ta­ja, des­de el ini­cio se pa­ra en cam­po ri­val sin im­por­tar la lo­ca­lía... -Ra­cing siem­pre asu­me la de­ci­sión de ga­nar, la lle­va de la pa­la­bra al he­cho. Dio la ca­ra an­te un Cen­tral pun­te­ro lue­go del gol­pa­zo con Ri­ver. Y fue a bus­car los tres pun­tos des­de el pri­mer mo­men­to en dos can­chas di­fí­ci­les co­mo la de La­nús y la de la Ar­gen­ti­nos. El gru­po es­tá muy bien, con­ven­ci­do de lo que ha­ce.

-Dos ju­ga­do­res que han ga­na­do rá­pi­da­men­te in­fluen­cia, co­mo Mar­ce­lo Díaz y Pol Fer­nán­dez, lle­ga­ron ca­si de re­bo­te. Es­tá cla­ro que tam­bién in­ter­vie­ne la suer­te en la bús­que­da de re­fuer­zos.

-Es di­fí­cil de­cir que lle­ga­ron de re­bo­te, por­que el mer­ca­do mu­chas ve­ces te va dan­do di­fe­ren­tes op­cio­nes. Es ver­dad que el ca­so de Mar­ce­lo Díaz re­sul­ta em­ble­má­ti­co, por­que lle­gó por la le­sión de Mau­ri­cio Mar­tí­nez, que de­man­da mu­cho tiem­po de re­cu­pe­ra­ción. Cuan­do fui­mos a bus­car al Che­lo se abrió la po­si­bi­li­dad. An­tes era ca­si im­po­si­ble, de he­cho el Chacho lo ha­bía que­ri­do en Cen­tral y no lo pu­do lo­grar. Es­ta vez se dio to­do: la de­ci­sión de Pu­mas de ne­go­ciar y el de­seo del ju­ga­dor de ve­nir. To­da la je­rar­quía que mues­tra la co­no­cía­mos de so­bra. Con Pol fue di­fe­ren­te: es­ta­ba en car­pe­ta, lo ve­nía­mos eva­luan­do. Y po­dría ha­ber lle­ga­do in­clu­so si se hu­bie­se ce­rra­do la in­cor­po­ra­ción de Allio­ne por­que bus­cá­ba­mos un ju­ga­dor con sus ca­rac­te­rís­ti­cas. Lo de Allio­ne nos hi­zo ace­le­rar la ges­tión.

-¿Si hoy fue­ra el fin de tem­po­ra­da y hu­bie­se que sa­lir a bus­car re­fuer­zos y un re­em­pla­zo pa­ra el téc­ni­co, la Se­cre­ta­ría ya es­ta­ría en con­di­cio­nes de ha­cer­lo?

-Sin du­das po­dría­mos ir a bus­car los re­em­pla­zos, por­que es­ta­mos pa­ra eso. Pe­ro no que­re­mos otro DT (ja,ja,ja). Es­ta­mos muy con-

“CHACHO SA­BE QUE NO DE­BE REAC­CIO­NAR MAL”.

“HAY UNA LÍ­NEA FI­NA EN­TRE GA­NAR Y PE­LEAR UN TÍ­TU­LO”. “APUN­TA­MOS A RE­DU­CIR EL ERROR EN LOS RE­FUER­ZOS”.

ten­tos con Chacho... La Se­cre­ta­ría dis­po­ne de tres scouts que tra­ba­ja­ban ocho ho­ras dia­rias vien­do las li­gas más im­por­tan­tes de Su­da­mé­ri­ca y otra pa­ta muy im­por­tan­te en el Pre­dio Ti­ta. Te­ne­mos una ba­se de da­tos de 434 ju­ga­do­res, que he­mos ido ar­man­do en to­do es­te tiem­po. La idea es que el en­tre­na­dor nos di­ga qué sec­tor del cam­po ne­ce­si­ta re­for­zar y qué ti­po de ju­ga­dor pre­fie­re. No­so­tros, en­ton­ces, le da­mos cua­tro o cin­co op­cio­nes. Esa es la idea. Hay prue­ba y error. No se tra­ta de bus­car so­lo al­ter­na­ti­vas afue­ra, sino tam­bién ver si po­de­mos cu­brir esa de­man­da con lo que te­ne­mos en ca­sa. Por­que, co­mo to­dos en el fút­bol ar­gen­tino, te­ne­mos que pro­mo­ver ju­ga­do­res y tra­tar de ven­der­los pa­ra sub­sis­tir. Ya po­de­mos de­cir que ar­ma­mos una red de cap­ta­ción pa­ra ca­da pues­to. Ob­vio que en ca­da ca­so in­ter­vie­ne la ne­go­cia­ción eco­nó­mi­ca, con los di­ri­gen­tes. La ta­sa­ción no es un asun­to me­nor.

-¿La idea es en­con­trar un pun­to me­dio en­tre lo que pre­ten­de el téc­ni­co y lo que la Se­cre­ta­ría pue­de ofre­cer?

-El en­tre­na­dor tie­ne una vi­sión for­ma­da por su ex­pe­rien­cia, por el día a día con los ju­ga­do­res, por el co­no­ci­mien­to que ya tie­ne de de­ter­mi­na­dos pro­fe­sio­na­les por ha­ber­los di­ri­gi­do. Y quie­re lo me­jor pa­ra el equi­po. Y un se­cre­ta­rio téc­ni­co de­be pen­sar no só­lo en el do­min­go a do­min­go sino tam­bién en pro­yec­tar a me­diano y lar­go pla­zo. Ya ha pa­sa­do que se tra­je­ron ju­ga­do­res, se cam­bió des­pués el téc­ni­co y esos ju­ga­do­res en los que el club in­vir­tió que­da­ron re­le­ga­dos. Siem­pre se bus­ca con­sen­suar con el DT. La Se­cre­ta­ría, bá­si­ca­men­te, bus­ca re­du­cir el mar­gen de error y am­pliar el de acier­to en el ar­ma­do del plan­tel. Ni más ni me­nos que eso. Es­to no es cien­cia: es­tá siem­pre pre­sen­te la po­si­bi­li­dad de que las co­sas no sal­gan co­mo uno es­pe­ra por­que in­flu­yen los di­fe­ren­tes con­tex­tos. Uno va a bus­car a un ju­ga­dor que se desem­pe­ña en un con­tex­to es­pe­cí­fi­co, ni me­jor ni peor, eso pue­de in­fluir. Al ju­ga­dor lo traés con­ven­ci­do de que acá va a fun­cio­nar igual, en un me­dio di­fe­ren­te, y des­pués eso no se da... Pa­sa y pa­sa­rá.

-Has­ta es­te año, el mar­gen de error era pro­nun­cia­do en Ra­cing. So­bre to­do en el mer­ca­do de 2017, el de ve­rano y el lar­go de in­vierno...

-Tal vez fal­ta­ba tra­ba­jo pre­vio y eso ha­cía que el mar­gen de error fue­ra ma­yor. Lo que que­re­mos ins­ta­lar es es­ta he­rra­mien­ta que, creo, va a ser fun­da­men­tal pa­ra to­do el fút­bol ar­gen­tino. La idea no es acer­tar en to­dos los re­fuer­zos por­que eso es im­po­si­ble, pe­ro sí am­pliar el mar­gen de acier­tos. Nues­tra lu­cha es pa­ra ins­ti­tu­cio­na­li­zar es­te ti­po de he­rra­mien­tas. Y por su­pues­to, apun­ta­mos a que es­to ex­ce­da a los nom­bres de hoy, que sea al­go nor­mal en el fun­cio­na­mien­to del club, más allá de quié­nes es­tén en la con­duc­ción.

-¿Y por qué pa­sa­ba eso?

-Tal vez por­que se des­co­no­cía la ac­tua­li­dad. Sí se sa­be de quién se tra­ta... es ob­vio si se apun­ta a un ju­ga­dor co­mo re­fuer­zo. Pe­ro mu­chas ve­ces la fal­ta de un se­gui­mien­to ac­tual ha­ce que ese mar­gen de error crez­ca.

-Ha­bla­bas de la ne­ce­si­dad de pro­mo­ver ju­ga­do­res de In­fe­rio­res. A Ra­cing le cues­ta me­nos con vo­lan­tes ofen­si­vos y de­lan­te­ros. ¿Hay una cau­sa?

-Es cier­to, nos cues­ta más sa­car de­fen­so­res, co­mo a mu­chos de los clu­bes ar­gen­ti­nos. Te­ne­mos mu­cho del me­dio pa­ra ade­lan­te y en pues­tos si­mi­la­res, lo cual es bueno por­que son los que des­equi­li­bran y ge­ne­ran bue­nos in­gre­sos en ca­so de una trans­fe­ren­cia. Es cier­to que no sa­len en la mis­ma pro­por­ción los cen­tra­les, la­te­ra­les y vo­lan­tes de con­ten­ción. Le pre­gun­ta­ba al coor­di­na­dor (Mi­guel Go­mis) y la ex­pli­ca­ción es cohe­ren­te. Por ejem­plo, en el ca­so de los la­te­ra­les, cuan­do de­tec­tan un chi­co que es muy bueno y ha­ce di­fe­ren­cia en su ca­te­go­ría, mu­chas ve­ces al bus­car ga­nar el tor­neo, en vez de for­mar­lo co­mo la­te­ral, se lo de­for­ma al po­ner­lo en una po­si­ción ofen­si­va don­de mar­ca más di­fe­ren­cia.

Eso lo vi y lo si­go vien­do. Es un error fre­cuen­te en in­fan­ti­les y ju­ve­ni­les por la lo­cu­ra de que­rer ga­nar. Al chi­co se lo sa­ca de su po­si­ción y se des­per­di­cia la po­si­bi­li­dad de desa­rro­llar a un muy buen pro­yec­to. Des­pués, cuan­do vie­nen los cam­bios fí­si­cos, esa di­fe­ren­cia se ate­núa, pe­ro ya es tar­de: se per­dió la po­si­bi­li­dad de for­mar un buen de­fen­sor o vo­lan­te de con­ten­ción y el chi­co, en de­fi­ni­ti­va, ter­mi­na per­ju­di­ca­do.

-El mo­de­lo que bus­cás desa­rro­llar es co­mún en Eu­ro­pa, ¿pe­ro has­ta dón­de es apli­ca­ble acá?

-Se tien­de a de­cir que se quie­re traer lo de Eu­ro­pa. No es así, no te­ne­mos que pa­re­cer­nos por­que hay una idio­sin­cra­sia pro­pia, pe­ro sí hay que to­mar de ellos to­do lo que es pla­ni­fi­ca­ción y la or­ga­ni­za­ción que su­pe­ra el día a día. Y eso es pa­ra to­do el fút­bol sud­ame­ri­cano. Lo más di­fí­cil es te­ner pa­cien­cia, evi­tar la ur­gen­cia del re­sul­ta­do in­me­dia­to. La pa­cien­cia se apren­de

-¿Esa es la ma­yor vir­tud que Ri­ver ha te­ni­do en es­te ci­clo de Ga­llar­do?

-Ri­ver ga­nó, a los seis me­ses de la asunción de Ga­llar­do, la Sud­ame­ri­ca­na 2014 y eso in­flu­yó mu­cho en lo que si­guió. En es­tos años ha te­ni­do tur­bu­len­cias y com­pli­ca­cio­nes. En­ton­ces, lo que re­sul­tó gra­ti­fi­can­te fue­ron la pa­cien­cia, la cer­te­za de que se es­ta­ba por el ca­mino co­rrec­to, la con­vic­ción de téc­ni­co y di­ri­gen­tes pa­ra ir por don­de es­ta­ban con­ven­ci­dos. Por su­pues­to, es­ta­mos ha­blan­do de un téc­ni­co y de un plan­tel con mu­cha ca­pa­ci­dad, al­go que es de­ci­si­vo.

-¿La deu­da de Ra­cing, con­so­li­da­do ins­ti­tu­cio­nal­men­te, si­gue sien­do vol­ver a ins­ta­lar­se co­mo ga­na­dor en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal?

-Si bien el club ha cre­ci­do en to­dos los as­pec­tos, no ha­ce mu­cho que ha vuel­to a ju­gar tor­neos in­ter­na­cio­na­les con con­ti­nui­dad. Nos gus­ta­ría ha­ber ga­na­do ya al­guno de los que he­mos ju­ga­do en los úl­ti­mos tres años, pe­ro in­sis­to en lo de la pa­cien­cia. Ya se va a dar. Es por es­te ca­mino que se va a lo­grar.

-Blan­co aca­ba de de­cir que, al me­nos has­ta ju­nio, cuan­do ter­mi­ne es­ta tem­po­ra­da, Ra­cing va a man­te­ner el plan­tel.

-Cuan­do ter­mi­ne la tem­po­ra­da ve­re­mos dón­de es­ta­mos pa­ra­dos. Se ar­mó un equi­po pa­ra pe­lear la Co­pa Li­ber­ta­do­res y eso nos lle­vó a po­ner las ba­ses pa­ra un plan­tel que sea com­pe­ti­ti­vo en el má­xi­mo ni­vel. Se­gui­mos en esa lí­nea. No hay na­da di­cho pa­ra 2019. Ha­brá que ana­li­zar to­dos los as­pec­tos en de­ta­lle, in­clui­da la si­tua­ción del país, y ver qué de­ci­sio­nes se pue­den to­mar. Tam­po­co se pue­de des­car­tar que lle­guen ofer­tas por nues­tros ju­ga­do­res, por­que si el equi­po es pro­ta­go­nis­ta, aque­llo es una con­se­cuen­cia ló­gi­ca. Los ju­ga­do­res se co­ti­zan, lle­gan a la Se­lec­ción y los vie­nen a ver de afue­ra. Si la ofer­ta es irre­nun­cia­ble, co­mo pa­só en el ca­so de Lau­ta­ro Mar­tí­nez, hay que es­tar pre­pa­ra­do. Jus­ta­men­te, ahí apa­re­ce la Se­cre­ta­ria pa­ra pro­po­ner re­em­pla­zos en ba­se a to­do el tra­ba­jo que pre­vio reali­zó. Es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra lo que ven­ga. Pe­ro es pro­ba­ble que no ten­ga­mos la ne­ce­si­dad de ven­der y el equi­po no se de­sar­me.

-El hin­cha se enojó con Cen­tu­rión cuan­do se hi­zo la fran­ja de Bo­ca so­bre la ca­mi­se­ta de Ra­cing, pe­ro eso no se dio cuan­do per­dió la ti­tu­la­ri­dad de­bi­do a una con­duc­ta irre­gu­lar. De he­cho, fue sil­ba­do por lo que pa­só en can­cha de Ri­ver, pe­ro no por lo otro. ¿Te lla­mó la aten­ción?

-To­dos he­mos si­do hin­chas y lo de la gen­te es en­ten­di­ble. Son nor­ma­les esas reac­cio­nes. Cen­tu es un gran chi­co, lo co­noz­co bien por­que lo he te­ni­do de com­pa­ñe­ro. Sé có­mo en­tre­na y có­mo se com­por­ta en el día a día. Tie­ne que se­guir cre­cien­do co­mo ju­ga­dor y per­so­na. Es­tá en esa li­nea. Sa­be que hay lí­mi­tes que se de­ben res­pe­tar. De­be­mos acom­pa­ñar­lo en ese cre­ci­mien­to y apo­yar­lo. Es un chi­co muy que­ri­ble, el ca­ri­ño que le tie­nen com­pa­ñe­ros y téc­ni­cos se lo ha ga­na­do de ma­ne­ra ge­nui­na.

EN ENERO PRÓ­XI­MO CUM­PLI­RÁ UN AÑO EN GES­TIÓN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.