Uno más en Co­lom­bia

Olé - - BOCA - MAR­CE­LO ROFFÉ Psi­có­lo­go de­por­ti­vo

Pri­me­ro lle­gó Es­te­ban An­dra­da y a los cua­tro días fue ti­tu­lar. Se le­sio­nó. Aho­ra lle­gó Car­los Lam­pe y a las dos se­ma­nas po­dría ju­gar. Agus­tín Ros­si no da se­gu­ri­dad aun­que Gui­ller­mo di­ga que a él sí, co­mo Pas­sa­re­lla di­jo al­gu­na vez de Zeo­li y ter­mi­nó sa­lien­do. Na­da ba­ja más la mo­ral de un equi­po que un ar­que­ro in­se­gu­ro. Bo­ca se jue­ga mu­cho. To­do a la Co­pa Li­ber­ta­do­res en es­ta dic­ta­du­ra del re­sul­ta­do, que es una tri­tu­ra­do­ra de car­ne. Es­tá en­tre los cua­tro me­jo­res equi­pos del con­ti­nen­te, pe­ro no hay mar­gen de error y to­da­vía fal­ta lo más di­fí­cil.

En ese con­tex­to, al­gu­nos tips pa­ra en­ten­der qué le su­ce­de a un ar­que­ro des­de lo emo­cio­nal y men­tal:

1) El ar­que­ro es el pues­to más di­fí­cil del fút­bol. No cual­quie­ra lle­va el nú­me­ro 1 en la es­pal­da. Es don­de se ini­cia la co­lum­na vertebral del equi­po. Fran­co Ar­ma­ni, por ejem­plo, in­du­da­ble­men­te tie­ne que ver con es­te ré­cord de Ri­ver de 32 par­ti­dos sin per­der.

2) Ros­si, co­mo tam­bién su­ce­dió con Ba­ta­lla, tie­ne cua­li­da­des, re­si­lien­cia y per­so­na­li­dad y es un gran pro­yec­to, es­tu­vo en la Se­lec­ción Sub 20, pe­ro le fal­ta ex­pe­rien­cia. Ba­ta­lla no ter­mi­nó de Roffé es­tu­vo en el se­lec­cio­na­do du­ran­te el ci­clo de Jo­sé Pe­ker­man y su tra­ba­jo fue muy des­ta­ca­do. ha­cer pie un año en Ri­ver y a Ros­si le ocu­rre ac­tual­men­te en Bo­ca. Hay que te­ner en cuen­ta que el ar­que­ro ma­du­ra en to­das las áreas a par­tir de los 25 años y a ellos to­da­vía les fal­ta.

3) El ar­co de Bo­ca, co­mo el de Ri­ver, es MUY gran­de. No es pa­ra cual­quie­ra. Des­pués de la Se­lec­ción vie­nen es­tos dos clu­bes en or­den de im­por­tan­cia. Lo mis­mo pa­ra los en­tre­na­do­res. La pre­sión es enor­me, y el de ar­que­ro es un pues­to en el que que­dás muy ex­pues­to, por­que na­die te sal­va y un error te con­de­na.

4) Esa fal­ta de ex­pe­rien­cia o ju­ven­tud pue­de ha­cer que ca­rez­ca se­gu­ra­men­te de voz de man­do con cen­tra­les y me­dio­cam­pis­tas de ex­pe­rien­cia co­mo tie­ne Bo­ca, ca­so Pao­lo Goltz, Car­los Iz­quier­doz, Fer­nan­do Ga­go y Pa­blo Pé­rez.

5) Si es­tás sin con­fian­za o te sentís muy ob­ser­va­do por la gen­te, la pre­gun­ta que sur­ge es pa­ra qué arries­gó tan­to an­te Cru­zei­ro en Bra­sil e in­sis­tió en el clá­si­co an­te Ra­cing. Ma­la to­ma de de­ci­sio­nes en los cen­tros, lo que lo lle­vó a es­tar muy cer­ca de ha­cer el ri­dícu­lo en cin­co o seis sa­li­das, de­jan­do el ar­co des­guar­ne­ci­do y opa­can­do bue­nas in­ter­ven­cio­nes an­te­rio­res.

6) Se ha­bló de que po­dían lle­gar Os­pi­na, Ro­me­ro, Guz­mán, Ca­ba­lle­ro y has­ta Buf­fon, el ex me­jor ar­que­ro del mun­do. ¿Có­mo se pue­de ata­jar tran­qui­lo así? Im­po­si­ble. El Mun­do Bo­ca te arras­tra y te li­qui­da.

En sín­te­sis, ser ar­que­ro im­pli­ca un ni­vel al­to de per­cep­ción de fra­ca­so, de asunción de res­pon­sa­bi­li­dad, de ma­ne­jo de las pre­sio­nes, de to­ma de de­ci­sio­nes y de con­cen­tra­ción. No al­can­za con te­ner ta­len­to, se re­quie­ren otros atri­bu­tos, en­tre ellos de edad, de ma­du­ra­ción y men­ta­les que Ros­si no ter­mi­na de de­mos­trar pa­ra ser ti­tu­lar en ins­tan­cias tan de­ci­si­vas (se­mi­fi­nal y fi­nal) de un club tan gran­de (Bo­ca) en un tor­neo tan im­por­tan­te (Li­ber­ta­do­res).

* Psi­có­lo­go de­por­ti­vo. Tra­ba­jó en 12 clu­bes de fút­bol y en las se­lec­cio­nes de Ar­gen­ti­na (Mun­dial 2006) y de Co­lom­bia (Bra­sil 2014). Au­tor del li­bro For­man­do al lí­der de un equi­po, en­tre más de diez tí­tu­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.