¡KA­MI­KA­ZES!

Olé - - JUEGOS OLÍMPICOS DE LA JUVENTUD -

pa­sa­do, se hi­cie­ron fuer­tes des­de lo co­lec­ti­vo y, a pu­ro gri­to de gue­rra (ver ¡Ka­mi­ka­zes!), se for­ta­le­cie­ron en­tre ellas has­ta el es­ta­lli­do fi­nal, con las nue­ve for­man­do una mon­ta­ña de abra­zos.

Eso sí, un pá­rra­fo apar­te pa­ra el staff de la Se­lec­ción, li­de­ra­do por Le­ti­cia Brunati, que pu­so el ojo bien fir­me en las ri­va­les. No exis­tió un ins­tan­te en la que ca­da una de las ju­ga­do­ras de­ja­ra de re­ci­bir in­for­ma­ción des­de el la­te­ral, sean da­tos por dón­de ata­car o qué sis­te­ma eje­cu­tar, al­go que ayu­dó a las cam­peo­nas a que­dar­se con el en­cuen­tro.

Ayer, en Par­que Sar­mien­to, nue­ve chi­cas ilu­sio­na­ron y emo­cio­na­ron a to­dos, de­jan­do to­do lo que es­ta­ba en su in­te­rior por el ob­je­ti­vo do­ra­do. Las nue­ve, que llo­ra­ron al su­bir al po­dio, se me­tie­ron en la his­to­ria gran­de de una dis­ci­pli­na que es el fu­tu­ro del hand­ball. Se ha­cen lla­mar así, por­que ju­ga­ban so­bre pie­dras.

La Se­lec­ción fes­te­jó ayer, pe­ro su lu­cha co­men­zó mu­cho an­tes. Ha­ce tres años, el equi­po di­ri­gi­do por Brunati em­pe­zó a en­tre­nar­se con un mon­tón de ad­ver­si­da­des. Le­jos de la are­na que pi­sa­ron ayer en Par­que Sar­mien­to, las pie­dras rei­na­ban en el lu­gar y ha­bía que ser ka­mi­ka­ze pa­ra ti­rar­se ahí. Fue en el Mun­dial 2016, en Bu­da­pest, cuan­do el sex­to pues­to las con­ven­ció: des­de ahí, son las Ka­mi­ka­zes.

S, DE ÓN. CA­RO PON­CE, UNA DE LAS LÍ­DE­RES.

LA PRI­ME­RA CAN­CHA DE LAS CHI­CAS, UNA PIS­TA DE OBS­TÁCU­LOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.