Ni Bach se lo per­dió

El pre­si­den­te del COI fe­li­ci­tó y se sa­có fo­tos con los ga­na­do­res en el Náu­ti­co de San Isi­dro. El ale­mán tam­bién ce­le­bró.

Olé - - JUEGOS OLÍMPICOS DE LA JUVENTUD -

los pi­bes ar­gen­ti­nos que pu­sie­ron or­gu­llo­sos a to­dos y en­tra­ron en la his­to­ria.

Cit­ta­di­ni na­ció en San Pe­dro ha­ce 17 años y des­de chi­co des­cu­brió su pa­sión por el agua y el yach­ting. Tu­vo bue­nos re­sul­ta­dos en Op­ti­mist y eso le abrió la puer­ta gran­de a es­te mo­men­to de aho­ra. Y to­do le pa­só muy rá­pi­do por­que, en enero, em­pe­zó a pla­ni­fi­car es­tos Jue­gos con su com­pa­ñe­ra, fue­ron cam­peo­nes mun­dia­les ju­lio, y to­do lo que vino des­pués fue una ya­pa, o en reali­dad un fru­to al es­fuer­zo. Fue el aban­de­ra­do na­cio­nal en la aper­tu­ra de la com­pe­ten­cia y hoy se lle­va oro. Tre­men­do...

“La emo­ción es gi­gan­te por­que creo que sig­ni­fi­ca un or­gu­llo muy gran­de pa­ra to­do nues­tro país. Nun­ca me ha­bía to­ca­do vi­vir lo de la gen­te en el agua, tan­tos bar­cos al­re­de­dor alen­tán­do­nos, eso nos dio más fuer­za. En­fren­ta­mos va­rios desafíos y los sa­ca­mos to­dos ade­lan­te. Fui aban­de­ra­do, ob­tu­ve el oro olím­pi­co, aho­ra quie­ro una Fe­rra­ri, jaja”, ti­ra el pi­be que des­lum­bra a to­dos y has­ta fue elo­gia­do por San­tia­go Lan­ge, una emi­nen­cia en el yach­ting ar­gen­tino, y oro en Río 2016 jun­to a Ce­ci­lia Ca­rran­za.

Ro­mai­ro­ne, en cam­bio, no sa­bía bien si se su­biría a un bar­co. So­bre to­do por­que a los diez años se­guía a sus ami­gas y ju­ga­ba al hoc­key. Es­tu­vo vi­vien­do con su fa­mi­lia en In­gla­te­rra, pe­ro pe­ga­ron la vuel­ta a Ar­gen­ti­na y su pa­sión por el yach­ting no pa­ró nun­ca. “Mis ami­gas siem­pre me di­cen que me per­dí mu­chas sa­li­das por­que les de­cía que te­nía que po­ner­me a en­tre­nar o te­nía que sa­lir a na­ve­gar, aho­ra pue­do sa­lir con ellas pe­ro con la de oro, je. Eso con el tiem­po ayu­dó a que hoy se dé una si­tua­ción de ha­ber lle­ga­do a una me­da­lla. Fue un año lleno de co­sas muy emo­cio­nan­tes, pa­sa­ron mu­chas en es­te úl­ti­mo tiem­po. Es­to que lo­gra­mos se fes­te­ja en fa­mi­lia y abra­zan­do a to­do el mun­do que nos vino a apo­yar, real­men­te es muy im­por­tan­te. Con Dan­te nos lle­va­mos de una ma­ne­ra ex­ce­len­te den­tro y fue­ra del agua, por­que so­mos los dos muy tran­qui­los, y te­ne­mos una co­ne­xión bár­ba­ra. Creo que so­mos un gran equi­po y eso que­dó de­mos­tra­do”, le cuen­ta a Olé la ni­ña do­ra­da.

Ni si­quie­ra Tho­mas Bach, el ale­mán pre­si­den­te del Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal, se qui­so per­der la fo­to y el abra­zo con los chi­cos ar­gen­ti­nos, en San Isi­dro.

“Es un or­gu­llo ver nues­tra ban­de­ra en lo más al­to. Con Te­re­sa so­mos un gran equi­po. Es­ta­mos pa­ra más”, avi­sa Cit­ta­di­ni. Y qué du­da hay. ¡Fu­tu­ro les so­bra!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.