¿A QUIÉN LE CON­VIE­NE?

Olé - - LA FINAL DE LA HISTORIA -

PRON­TO, PE­RO NO INUN­DA­DO

La inun­da­ción no le sir­ve a Bo­ca, pe­ro tam­po­co le con­vie­ne de­mo­rar de­ma­sia­do el par­ti­do. Si mi­ra pa­ra aden­tro, es­te mo­de­lo co­pe­ro que di­se­ñó Guillermo ne­ce­si­ta de un cam­po de jue­go rá­pi­do, pe­ro no uno en el que la pe­lo­ta no pue­da cir­cu­lar con ve­lo­ci­dad y los fut­bo­lis­tas que­den em­pan­ta­na­dos. No le sir­ve de­fen­si­va­men­te, con los ries­gos que pen­sa­ba asu­mir de lo­cal y la ma­yor po­si­bi­li­dad de erro­res. Tam­po­co con la in­ten­ción de sa­lir a ju­gar y sa­car ven­ta­ja de lo­cal. No le sir­ve pa­ra los dos ve­lo­cis­tas que pen­sa­ba po­ner por las ban­das, ca­so Vi­lla y Pa­vón, ya que el ba­rro se­ría el me­jor mar­ca­dor. Y tam­po­co pa­ra un tan­que co­mo Ra­món Ábi­la. Ade­más, si las se­ries tan pa­re­jas se de­fi­nen por erro­res, mu­cho más cuan­do los cam­pos es­tán inun­da­dos y la bús­que­da de la pi­fia ri­val es la úni­ca for­ma de pros­pe­rar en el re­sul­ta­do.

Si mi­ra pa­ra la ve­re­da de en­fren­te, Bo­ca se en­cuen­tra con un equi­po con ju­ga­do­res le­sio­na­dos y to­ca­dos, co­mo Pon­zio, Scoc­co y Pity Mar­tí­nez. “Que­re­mos ju­gar lo an­tes po­si­ble”, di­jo bien cla­ro Da­niel An­ge­li­ci, aun­que la pos­ter­ga­ción por 24 ho­ras tu­vo que ver con el re­gla­men­to de la Con­me­bol y no con pre­sio­nes de un la­do o del otro. Eso sí, si el par­ti­do fi­nal­men­te que­da­ra pa­ra el pró­xi­mo sá­ba­do le per­mi­ti­ría a Ri­ver lle­gar con el equi­po mu­cho más en­te­ro. Y lo que se­ría una ven­ta­ja pa­ra los de Guillermo, ya no es­ta­ría...

Por lo tan­to, pa­ra Bo­ca, si no es hoy, ma­ña­na. No mu­cho más tar­de...

CUAN­TO MÁS TAR­DE, ME­JOR

En el es­ta­do que es­ta­ba la can­cha, a Ri­ver no le con­ve­nía ju­gar. No só­lo por có­mo se des­vir­tua­ba el par­ti­do sino por­que el cam­po mo­ja­do in­vi­ta a las ba­rri­das o a fal­tas in­ne­ce­sa­rias que po­nían en ries­go a los seis fut­bo­lis­tas que es­tán al lí­mi­te con las ama­ri­llas. Pe­ro el ma­yor ré­di­to que le pue­de sa­car el equi­po de Ga­llar­do a la sus­pen­sión es si el par­ti­do se pos­ter­ga pa­ra el pró­xi­mo sá­ba­do: en ese ca­so, Pon­zio en­tra­rá en una ca­rre­ra con­tra sí mis­mo pa­ra ver si pue­de ser ti­tu­lar en la Bom­bo­ne­ra.

El ca­pi­tán se le­sio­nó en Por­to Ale­gre el mar­tes 30 de oc­tu­bre, por lo cual ten­dría 18 días de re­cu­pe­ra­ción si es­ta ma­ña­na se de­ci­de que la fi­nal se jue­gue el sá­ba­do. Un tiem­po pru­den­cial en el ca­so de que ha­ya su­fri­do una dis­ten­sión (Ri­ver nun­ca in­for­mó el gra­do de la le­sión) y un ries­go si fue un des­ga­rro. En ese ca­so, es­ta­ría apu­ran­do su re­gre­so a ries­go de re­sen­tir­se du­ran­te el par­ti­do y así que­dar­se sin la ida y sin la revancha.

Por otro la­do, ga­nar­le ho­ras a la pri­me­ra fi­nal tam­bién se­ría be­ne­fi­cio­so pa­ra Scoc­co, el de­lan­te­ro que de­fi­nió los úl­ti­mos dos su­per­clá­si­cos, el de la Su­per­co­pa Ar­gen­ti­na y de la Su­per­li­ga. Nacho su­frió una fuer­te con­trac­tu­ra el sá­ba­do pa­sa­do con­tra Es­tu­dian­tes y se le vol­vió a car­gar el ge­me­lo de­re­cho cuan­do pro­bó en una de las prác­ti­cas en Car­da­les. Por eso, ya sea pa­ra hoy, el miér­co­les, el sá­ba­do o el día que se les ocu­rra ju­gar, Scoc­co ha­brá su­ma­do ho­ras de ki­ne­sio­lo­gía y ma­sa­jes pa­ra es­tar a dis­po­si­ción del Mu­ñe­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.