EL DES­TINO JU­GÓ PARA CEN­TRAL

Olé - - NEWS - WAL­TER VAR­GAS wvar­[email protected]

Exis­ti­rá el des­tino en for­ma de mano com­pen­sa­to­ria y jus­ta? Tal vez sí, tal vez no, pe­ro a los fut­bo­le­ros en par­ti­cu­lar les agra­da esa su­pers­ti­ción. Y lo bien que es­tá. Es uno de los tan­tos mo­to­res que man­tie­ne en­cen­di­do un fue­go que los que cor­tan el ba­ca­lao, léa­se di­ri­gen­tes, se obs­ti­nan en so­fo­car. Esa mano com­pen­sa­to­ria es la que por ejem­plo es­pe­ra­ban los mi­les y mi­les de hin­chas de Gim­na­sia que fue­ron a Men­do­za. Y no se les dio, a pe­sar de que Pe­dro Tro­glio ha­bía he­cho mu­cho con po­co y ju­ga­ron una gran fi­nal. Quién sa­be a la vuel­ta de uno o más al­ma­na­ques la Dio­sa For­tu­na son­ría en el Bos­que de La Pla­ta.

Y esa mano com­pen­sa­to­ria, aho­ra sí, es la que dio su ben­di­ción a un Ro­sa­rio Cen­tral que en ma­te­ria de la Co­pa Ar­gen­ti­na ve­nía con nú­me­ros es­plén­di­dos y a la vez con el do­lor de tres ca­che­ta­zos y uno de ellos con to­da la ca­ra de una in­fa­mia. Por im­pe­rio de una ra­re­za, de una iro­nía o de una en­sa­la­da de cir­cuns­tan­cias, los Cen­tral que ha­bían per­di­do con Huracán, Bo­ca y Ri­ver se co­rres­pon­dían con in­di­ca­do­res más cla­ros de eso que gros­so mo­do da­mos en lla­mar “un buen equi­po”. Flui­da re­la­ción con la pe­lo­ta y con los es­pa­cios, cir­cu­la­ción, in­ten­si­dad, pro­fun­di­dad, y más. En cam­bio, el fla­man­te cam­peón an­du­vo siem­pre con lo pues­to. Más de una vez in­clu­so al bor­de de la cor­ni­sa y más de una vez su­bor­di­na­do al sal­va­ta­je de ese pi­chón de ar­que­ra­zo lla­ma­do Je­re­mías Le­des­ma. El jue­ves no fue la ex­cep­ción. Sí es ho­nes­to re­co­no­cer que aún en sus más pro­nun­cia­dos mo­men­tos de ma­rea ba­ja Cen­tral su­po su­frir, re­sis­tir, re­com­po­ner­se y per­se­guir un sue­ño que, la de­duc­ción no re­quie­re de­ma­sia­da pers­pi­ca­cia, es el que ate­so­ró y fo­men­tó Bau­za. Si vol­vié­ra­mos a ex­plo­rar el ca­si­lle­ro del des­tino es­cri­to, bien po­dría­mos con­si­de­rar na­tu­ral que el re­na­cer de Cen­tral en las vi­tri­nas ha­ya ve­ni­do de la mano del re­na­cer del pro­pio Pa­tón.

GA­NÓ SIN EL BRI­LLO DEL CANAYA TRES VE­CES FI­NA­LIS­TA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.