LA SAN­GRE EN EL OJO

El Mu­ñe­co quie­re trans­for­mar la bron­ca por ha­ber per­di­do la lo­ca­lía en ener­gía po­si­ti­va para ga­nar otra Li­ber­ta­do­res. Es el má­xi­mo desafío de su ci­clo en Ri­ver.

Olé - - LA FINAL DE LA HISTORIA - POR ES­PA­ÑA PA­BLO CHIAP­PET­TA pchiap­pet­[email protected]

No pro­nun­ció pa­la­bra des­de que ate­rri­zó en es­ta ciudad que si bien lo aco­gió con una tem­pe­ra­tu­ra agra­da­ble, ja­más es­tu­vo tan ca­lien­te co­mo lo es­tá él. Y no pro­nun­ció un vo­ca­blo más por­que bas­tó con la ca­tar­sis pú­bli­ca que hi­zo en ese si­llón con for­ma de di­ván en la sa­la de con­fe­ren­cias del es­ta­dio Mo­nu­men­tal.

“Bo­ca, Bo­ca, Bo­ca .... Bo­ca, Bo­ca es el en­fo­que. ¿Te pa­re­ce po­co?”, re­pi­tió, re­afir­mó y vol­vió a sub­ra­yar ese do­min­go por la no­che des­pués del par­ti­do de la Su­per­li­ga con­tra Gim­na­sia ape­nas lo con­sul­ta­ron por el mo­do que de­bía en­con­trar para re­mo­ti­var a los ju­ga­do­res para es­ta fi­nal que se pos­pu­so du­ran­te 15 días que en realidad no fue­ron 15 sino una eter­ni­dad.

Bo­ca es la san­gre en el ojo. Bo­ca es, en su mi­ra­da, la cer­ti­fi­ca­ción de que no se ha­bía equi­vo­ca­do en su ad­ver­ten­cia de que te­nía que es­tar con la guar­dia al­ta. Bo­ca, en su per­cep­ción, es la an­tí­te­sis de lo que él pre­go­na. Bo­ca es lo que le des­per­tó la más pro­fun­da fu­ria in­te­rior para in­ten­tar re­di­mir lo que con­si­de­ra una in­jus­ti­cia. Bo­ca es las de­cla­ra­cio­nes de Benedetto y Te­vez afec­ta­dos por la im­po­ten­cia de una co­bar­de agre­sión pe­ro tam­bién las pos­te­rio­res. Bo­ca es la opor­tu­ni­dad la­ten­te de con­fir­mar que el pa­ra­dig­ma su­per­clá­si­co cam­bió de­fi­ni­ti­va­men­te, y de ha­cer­lo in­clu­so a 10.041 ki­ló­me­tros, la exac­ta dis­tan­cia que se­pa­ra al es­ta­dio Mo­nu­men­tal del San­tia­go Ber­na­béu.

Bo­ca, al ca­bo, es lo que hoy le pro­vo­ca una fu­ria in­te­rior a Mar­ce­lo Ga­llar­do, que cam­bia su mi­ra­da, ten­sa los múscu­los de su ca­ra, ri­gi­di­za su pos­tu­ra y aprie­ta los dien­tes sin apre­tar­los no só­lo cuan­do ha­bla de la fi­nal que se ju­ga­rá den­tro de me­nos de 24 ho­ras: mu­cho más cuan­do re­me­mo­ra “to­do lo que tu­vi­mos que mas­ti­car”.

El Mu­ñe­co jue­ga un par­ti­do den­tro de

otro. El fút­bo­lís­ti­co, para el que de­be­rá rein­ven­tar al­gu­na de sus fór­mu­las an­te las au­sen­cias de Bo­rré y Scoc­co, y el del or­gu­llo. Por­que se pro­pu­so de­fen­der al hin­cha que de acuer­do a su cri­te­rio fue ro­ba­do en el te­rreno que se

CO­MO DI­JO D’ONOFRIO, SIEN­TE QUE HU­BO UNA TRAI­CIÓN.

sien­te más có­mo­do. Un cam­po de jue­go. ¿El del Ber­na­béu? Hu­bie­se pre­fe­ri­do el Mo­nu­men­tal, pe­ro ya es­tá. “Yo jue­go la fi­nal don­de sea”, desafió cuan­do Bo­ca to­da­vía du­da­ba con pre­sen­tar­se y el fa­llo de la Con­me­bol no ha­bía sa­li­do. Y don­de sea es acá, en Ma­drid, ma­ña­na, con Na­cho Fer­nán­dez, Mar­tí­nez Quar­ta o, lo que se­ría su enési­ma sor­pre­sa, el chi­co Ju­lián Al­va­rez en­tre los ti­tu­la­res.

Aca­so los 90 mi­nu­tos que es­tán por ve­nir sean los 90 mi­nu­tos más im­por­tan­tes de su vi­da, una vi­da acos­tum­bra­da a par­ti­dos cru­cia­les, de­ci­si­vos, de­ter­mi­nan­tes, pro­pen­sos al uso de los des­fri­bi­la­do­res co­mo aque­lla semifinal de la Su­da­me­ri­ca­na 2014 o los oc­ta­vos de la Li­ber­ta­do­res 2015 en­tre mu­chos otros. Ése es el tiem­po que in­ten­ta con­ge­lar en la ca­be­za de sus ju­ga­do­res. No quie­ren que pien­sen ni en el an­tes ni en el des­pués. La lí­nea que les ba­jó fue la que se en­car­ga­ron de trans­mi­tir Ponzio y Mai­da­na: la úni­ca ver­dad es la realidad, que res­pec­to a la au­sen­cia o no de so­la­ri­dad de su plan­tel es­tu­vo en bo­ca de Pa­blo Pé­rez aun­que al­gu­nos de sus com­pa­ñe­ros no las qui­sie­ran es­cu­char. Si hay al­go en lo que no qui­so que en­tra­ran sus hom­bres es en el jue­go de res­pon­der­les a los pri­mos. A es­ta al­tu­ra, so­bran las pa­la­bras. “Per­di­mos mu­cho y te­ne­mos mu­cho por ga­nar”. Eso les re­mar­có a los in­dig­na­dos hin­chas pe­ro tam­bién a sus ju­ga­do­res. Lo hi­zo una y otra vez du­ran­te el vue­lo de Ezei­za a Ba­ra­jas, en el ho­tel Eu­ros­tar Ma­drid To­wer y en los en­tre­na­mien­tos en Val­de­be­bas, y lo se­gui­rá ha­cien­do an­tes de par­tir al Ber­na­béu, don­de otra vez no po­drá sen­tar­se en el ban­co de su­plen­tes por el cas­ti­go que se agra­vó des­pués de que se me­tie­ra en el ves­tua­rio de Gre­mio cuan­do no lo te­nía per­mi­ti­do.

Que por pri­me­ra vez en su ci­clo ten­ga cer­ca su­yo a su es­po­sa Ge­ral­di­ne y sus tres hi­jos (ade­más de Nahuel, par­te del plan­tel, aun­que sin chan­ces de ju­gar por un des­ga­rro, via­ja­ron San­tino y Ma­tías) re­ve­la que no es un via­je más el que em­pren­dió ha­cia Es­pa­ña. Es un via­je que tie­ne tri­ple pre­mio: el pa­sa­je a Abu Dha­bi para se­guir su­man­do mi­llas y más glo­ria, el pri­mer lu­gar en­tre los téc­ni­cos más ga­na­do­res de la his­to­ria de Ri­ver y de­rro­tar de­fi­ni­ti­va­men­te a Bo­ca, Bo­ca, Bo­ca, Bo­ca, Bo­ca.

“Nos to­ca­ron el or­gu­llo y eso nos da más fuer­za”, di­jo ha­ce una semana.

Aho­ra lle­gó el mo­men­to de de­mos­trar­lo.

SU CA­BE­ZA PIEN­SA SÓ­LO EN GA­NAR.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.