“ES LA CO­PA QUE ME FAL­TA”

Ga­go quie­re sa­car­se la espina de le­van­tar una Li­ber­ta­do­res: “És­te es un lin­do mo­men­to para con­sa­grar­se”, ad­vier­te.

Olé - - LA FINAL DE LA HISTORIA - SER­GIO MAF­FEI smaf­[email protected]

JU­GÓ CIN­CO AÑOS PARA EL MA­DRID Y LO EN­FREN­TÓ CON EL VA­LEN­CIA.

Vol­ve­rá al Ber­na­béu des­pués de más seis años. O 2.300 días, que es más o me­nos lo mis­mo. La can­cha que lo re­ci­bió co­mo una de las gran­des jo­yas del fút­bol ar­gen­tino, el club que lo pa­gó más de 20 millones de eu­ros, lo ten­drá otra vez ahí, en su te­rreno. Un cés­ped que el 5 de Bo­ca co­no­ce bien por ha­ber ju­ga­do allí ca­si cin­co tem­po­ra­das, pe­ro que ma­ña­na lo ve­rá de nue­vo en la madre de to­das las batallas. “Es­tar acá, des­pués de mu­cho tiem­po, me trae bue­nos re­cuer­dos”, di­ce Fer­nan­do Ga­go, el otro nom­bre que, al igual que el de Te­vez, se lle­va to­da la aten­ción de la pren­sa es­pa­ño­la.

La úl­ti­ma vez que el ca­pi­tán ju­gó en el Ber­na­béu fue el 19/8/2012, cuan­do fi­chó para el Va­len­cia. Es de­cir, lo hi­zo de vi­si­tan­te. “Fue jus­to en la pri­me­ra fe­cha de la Li­ga”, re­cuer­da el vo­lan­te con pre­ci­sión. El par­ti­do ter­mi­nó 1 a 1. “Se­rá lin­do vol­ver a re­cor­dar al­go de lo que fue mi ca­rre­ra. Pe­ro ju­gar una fi­nal con Bo­ca es dis­tin­to a to­do”, di­ce. Y es ló­gi­co: Ga­go vi­ve sen­sa­cio­nes en­con­tra­das. Por un la­do, es­tá la cir­cuns­tan­cia fut­bo­lís­ti­ca: hoy no es ti­tu­lar y ma­ña­na le to­ca­rá es­pe­rar des­de afue­ra. Por el otro, el con­tex­to ge­ne­ral: tie­ne la chance de ga­nar su pri­me­ra Li­ber­ta­do­res. Y an­te la pre­gun­ta de Olé, lo de­ja en cla­ro. -¿Es la Co­pa que te fal­ta?

-Sí, la que me fal­ta ga­nar. Por­que me ha to­ca­do ju­gar­la po­cas ve­ces. An­tes de ir­me a Eu­ro­pa ju­gué una (en 2005, cuan­do Bo­ca fue eli­mi­na­do en cuar­tos por Chi­vas). Y des­pués, en las an­te­rio­res dos tu­ve las le­sio­nes. És­ta es la pri­me­ra que pue­do ter­mi­nar ju­gan­do. Por eso, es un lin­do mo­men­to para con­sa­grar­se. Si al­go ca­rac­te­ri­za al 5 de Bo­ca es ser cui­da­do­so en sus pa­la­bras. Pe­ro en es­te ca­so, el de­seo pue­de más. A ni­vel in­ter­na­cio­nal, con la azul y oro lo­gró la Su­da­me­ri­ca­na 2005 y las Re­co­pas 2005 y 2006. Pe­ro la Co­pa más lin­da de to­das to­da­vía no es­tá en sus vi­tri­nas. Por eso, que la pue­da le­van­tar jus­to en una can­cha que tan­to co­no­ce, es es­pe­cial. “Ju­gar acá en Ma­drid no es lo ideal, pe­ro ya es­tá. Te­ne­mos que pen­sar que es una fi­nal y las fi­na­les hay que ju­gar­las don­de sea”.

-¿Có­mo te sen­tís? -Muy bien. Tan­to des­de lo fí­si­co co­mo des­de lo fut­bo­lís­ti­co. Des­pués, es de­ci­sión del en­tre­na­dor. Si él ve otro com­pa­ñe­ro que es­tá me­jor, yo voy a apo­yar des­de don­de sea. Acá lo im­por­tan­te es ga­nar la Co­pa.

-En es­te úl­ti­mo tiem­po que­dó la sen­sa­ción de que Ri­ver, en los clá­si­cos, se mos­tró más fuer­te en lo men­tal. ¿Es así?

-No lo veo de esa ma­ne­ra. Son par­ti­dos, si­tua­cio­nes... En la ida tu­vi­mos un error, que fue el pri­mer gol de ellos. Pe­ro des­pués lo lle­va­mos bien. En el se­gun­do tiem­po es­tu­vi­mos me­jor. Por eso di­go que las fi­na­les son di­fe­ren­tes. Tie­nen otro plus.

-¿Hay que cam­biar el chip des­pués de to­do lo que pa­só?

-Ya lo hi­ci­mos. Es­ta­mos me­ti­dos. Sa­be­mos lo que nos ju­ga­mos, lo que sig­ni­fi­ca es­ta Co­pa para no­so­tros y tam­bién para el club. Es la Sép­ti­ma.

-¿Para ga­nar se­rá cla­ve no tras­la­dar a la can­cha to­do lo que pa­só y lo que se di­jo?

-Se­gu­ro. No se pue­de vi­vir de lo que pa­só. Es­te par­ti­do hay que ju­gar­lo. Y ga­nar­lo. Es lo que te­ne­mos que ha­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.