“MA­TEO VINO CON LA CO­PA BA­JO EL BRA­ZO”

El 10 Ca­na­lla­va de ale­gría en ale­gría: en oc­tu­bre fue pa­pá y aho­ra gri­tó cam­peón con el Pa­tón Bau­za otra vez co­mo DT. “Cen­tral no es para ti­bios”, le di­ce Nés­tor Or­ti­go­za a Olé.

Olé - - CENTRAL - POR JUAN MO­RENO BONGIORNO jm­bon­[email protected]

“ES­TA­BA CON­VEN­CI­DO DE QUE A CEN­TRAL VE­NÍA A PE­LEAR”.

De­fi­ni­ción por pe­na­les. Cen­tral va arri­ba 3-1. La glo­ria, en los pies de Ma­tías Ca­ruz­zo. El de­fen­sor va rá­pi­do para ce­rrar el trá­mi­te y cum­ple: la pe­lo­ta ven­ce las ma­nos de Ale­xis Mar­tín Arias y se ter­mi­nó la his­to­ria. El Ca­na­lla es el cam­peón de la Co­pa Ar­gen­ti­na 2018. Mien­tras to­dos sa­len co­rrien­do, Nés­tor Or­ti­go­za, el 10 del equi­po, se to­ma su tiem­po. Las lá­gri­mas en su ros­tro son el re­fle­jo de la mon­ta­ña ru­sa de emo­cio­nes que vi­vió el me­dio­cam­pis­ta en to­do es­te año es­pe­cial y que co­ro­nó con un tí­tu­lo. “Cuan­do pa­teé yo el pri­me­ro, me desaho­gué. Vi que erró Sil­va y ya me em­pe­zó a aga­rrar emo­ción. Es­tá­ba­mos a un pa­so de lo­grar al­go im­por­tan­tí­si­mo y de­jar una mar­ca gran­de en Cen­tral. Sa­bía que era que­dar en la his­to­ria de otro club im­por­tan­te del fút­bol ar­gen­tino”, le cuen­ta a Olé. Y cla­ro que fue un desaho­go. Por­que el ca­mino de Nés­tor en Cen­tral em­pe­zó con va­rios pro­ble­mas, con aque­lla mal­di­ta le­sión en el só­leo que lo mo­les­tó du­ran­te to­do el pri­mer se­mes­tre. Y la ale­gría en es­te 2018 no lle­gó só­lo a ni­vel de­por­ti­vo. Or­ti fue pa­pá de Ma­teo el 1° de oc­tu­bre. Y la ra­cha fa­mi­liar ga­na­do­ra con­ti­núa: “Ha­ce unos años, cuan­do es­ta­ba en San Lo­ren­zo, Fe­de vino con el cam­peo­na­to del 2013, la Li­ber­ta­do­res del 2014 y la Su­per­co­pa con­tra Bo­ca. Y aho­ra Ma­teo vino con la Co­pa Ar­gen­ti­na ba­jo el bra­zo. ¡Voy a te­ner más hi­jos, je! Si ca­da vez que na­ce un hi­jo sal­go cam­peón...”

-Cen­tral es el ter­cer club con el que sa­lís cam­peón en el país. Con lo di­fí­cil que es el fút­bol ar­gen­tino...

-Es una de las li­gas más di­fí­ci­les. Por­que los par­ti­dos que ves por la te­le no sa­bés có­mo sa­len. En Es­pa­ña, sa­bés que Bar­ce­lo­na te ga­na 5 a 0. Acá, a Bo­ca y Ri­ver, que tie­nen un gran plan­tel e in­di­vi­dua­li­da­des im­por­tan­tes, los equi­pos los des­gas­tan y tra­tan de em­pa­re­jar­lo des­de ese la­do.

-Se no­ta, so­bre to­do, en la Co­pa Ar­gen­ti­na. Gim­na­sia le ga­nó a los dos fi­na­lis­tas de Amé­ri­ca y us­te­des le ga­na­ron.

-Se vi­vió otro pa­no­ra­ma. Ellos ve­nían muy ilusionados por­que nun­ca ha­bían sa­li­do cam­peo­nes y no­so­tros es­tá­ba­mos igual, a pe­sar de que Cen­tral ya te­nía cin­co tí­tu­los. Ha­cía 23 años que Cen­tral no sa­lía cam­peón. Los dos es­ta­ban ne­ce­si­ta­dos, nin­guno re­ga­la­ba na­da. Se hi­zo muy du­ro el par­ti­do.

-¿Qué les di­jo el Pa­tón Bau­za en la pre­via a los pe­na­les?

-Que con­fia­ba en no­so­tros, que nos fe­li­ci­ta­ba por­que di­mos to­do, que tra­te­mos de es­tar tran­qui­los con lo que íba­mos a ha­cer.

-El Pa­tón sor­pren­dió a mu­chos con una de­cla­ra­ción en la pre­via de la fi­nal: di­jo que no prac­ti­ca­ban pe­na­les. ¿Min­tió? -No prac­ti­ca­mos pe­na­les. En nin­gu­na fa­se. Nos di­ce que tie­ne mu­cha con­fian­za. ¿Te das cuen­ta que trans­mi­te tran­qui­li­dad? Je. -¿Qué re­pre­sen­ta vol­ver a ser cam­peón en el fút­bol ar­gen­tino y de la mano de Bau­za?

-Es al­go muy lin­do. Yo lo co­noz­co. Cuan­do lle­gó tu­vo una gran vir­tud. Aga­rró y le­van­tó a un equi­po que es­ta­ba muy caí­do. Tu­vo la pa­cien­cia y tran­qui­li­dad para ha­cer­lo. Sa­bía que no iba a ser de un día para el otro. Arran­ca­mos ga­nan­do tres par­ti­dos se­gui­dos, des­pués nos caí­mos y no po­día­mos le­van­tar. Ha­bía par­ti­dos que ju­gá­ba­mos bien pe­ro per­día­mos, no ser­vía de na­da. Has­ta que ga­na­mos dos se­gui­dos, nos aco­mo­da­mos y aga­rra­mos con­fian­za para la fi­nal de la Co­pa Ar­gen­ti­na. A él ja­más se lo veía preo­cu­pa­do. To­do el tiem­po de­cía que no­so­tros po­día­mos dar más. Ese con­ven­ci­mien­to y tran­qui­li­dad nos sir­vió. No es ca­sua­li­dad sa­lir cam­peo­nes. -¿Te sor­pren­de esa tran­qui­li­dad del Pa­tón aden­tro y afue­ra de la can­cha?

-Se lo ve tran­qui­lo, lo de­be vi­vir to­do por den­tro. Cuan­do pa­sa­mos a la fi­nal, el ves­tua­rio era una lo­cu­ra, ¡y él co­mien­do un flan­ci­to! ¡Es­tá­ba­mos to­dos co­mo lo­cos y él co­mien­do un flan­ci­to! Es un fe­nó­meno.

-¿En el clá­si­co tam­bién se com­por­tó así?

-¡Sí! Y sa­be­mos que él es fa­ná­ti­co, co­mo son to­dos los hin­chas acá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.