RECALIENTE

Con Con­me­bol, AFA y An­ge­li­ci.

Olé - - PAGINA DELANTERA - POR ES­PA­ÑA ARIEL CRISTÓFALO acris­to­fa­[email protected]

Es una ver­güen­za, y es una tremenda ver­güen­za del fút­bol ar­gen­tino. Es al­go in­creí­ble. Un sis­te­ma de se­gu­ri­dad que fa­lló, ab­so­lu­ta y to­tal­men­te. No es só­lo un pro­ble­ma de la Ar­gen­ti­na: en Eu­ro­pa tam­bién hay epi­so­dios de vio­len­cia. El otro día vi un par­ti­do de fút­bol grie­go en el que no se ti­ra­ban pie­dras, se ti­ra­ban mi­si­les”. Ya pa­sa­ron unos días, ya fal­ta na­da para la fi­nal en el San­tia­go Ber­na­béu, pe­ro Rodolfo D’Onofrio si­gue do­li­do por to­do lo que ocu­rrió con es­te par­ti­do. Con un he­cho que con­si­de­ra has­ta hoy in­jus­to, en el que Ri­ver ter­mi­na sien­do per­ju­di­ca­do a to­do ni­vel por un epi­so­dio en el que no tu­vo nin­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad, se­gún lo que ad­mi­tió el Go­bierno de la Ciudad y el mis­mo fa­llo de la uni­dad dis­ci­pli­na­ria de la Con­me­bol.

Es­tá do­li­do con la de­ci­sión de Ale­jan­dro Do­mín­guez, con la ac­ti­tud y la fal­ta de pa­la­bra de Da­niel An­ge­li­ci y de Bo­ca. Y tam­bién con Clau­dio Ta­pia, cla­ro. Y es que la de­ci­sión de la Con­fe­de­ra­ción Su­da­me­ri­ca­na de lle­var el par­ti­do de Núñez has­ta Ma­drid tu­vo el vo­to uná­ni­me de to­das las aso­cia­cio­nes que com­po­nen la Con­me­bol, en­tre ellas la AFA, que ade­más cuen­ta con Chi­qui Ta­pia co­mo uno de los vi­ce­pre­si­den­tes. Por eso la crí­ti­ca de RD ayer en Ma­drid. “La AFA te­nía que ha­ber de­fen­di­do a Ri­ver y Bo­ca para que es­te par­ti­do se jue­gue en la Ar­gen­ti­na o en el es­ta­dio que hu­bie­ran de­ci­di­do si creían que Ri­ver de­bía te­ner una san­ción. No de­fen­die­ron al fút­bol ar­gen­tino. Me due­le mu­cho que hoy es­te par­ti­do se es­té ju­gan­do a 12 ho­ras de avión y que mu­chos de los 66 mil hin­chas que ha­bían sa­ca­do su en­tra­da no pue­dan es­tar”, ti­ró RD. Y, en una en­tre­vis­ta con el dia­rio El País, in­sis­tió: “La Con­me­bol es­tá en to­do su de­re­cho, lo que no en­tien­do es que la AFA apo­ya­ra esa de­ci­sión. Se vo­tó por una­ni­mi­dad que el par­ti­do no se ju­ga­ra en la Ar­gen­ti­na”.

Cla­ro, tam­bién que­dó la he­ri­da abier­ta con Bo­ca y par­ti­cu­lar­men­te con su pre­si­den­te, que no tu­vo “una ac­ti­tud leal”: “Ri­ver fue ge­ne­ro­so y tu­vo pa­la­bra. El sá­ba­do 24 pac­ta­mos que el par­ti­do se ju­ga­ba al día si­guien­te. Y el do­min­go la fi­nal no se ju­gó por­que Bo­ca ha­bía pre­sen­ta­do un es­cri­to en la Con­me­bol para lle­var­se los pun­tos sin ju­gar la vuel­ta. No fue una ac­ti­tud leal. Me hu­bie­ra gus­ta­do que An­ge­li­ci me lla­ma­ra y me di­je­ra que no po­día cum­plir con su pa­la­bra”.

Por úl­ti­mo, el pre­si­den­te del Mi­llo­na­rio agre­gó que “no nos arre­pen­ti­mos de na­da” de lo que hi­zo Ri­ver en to­do es­te lío su­per­clá­si­co. “El hin­cha de­be sen­tir­se or­gu­llo­so por­que el club nun­ca qui­so te­ner ven­ta­ja de­por­ti­va. Aho­ra hay que ju­gar es­te par­ti­do”. Y sí, aho­ra só­lo que­da eso: ju­gar.

PARA EL PRE­SI­DEN­TE “RI­VER FUE GE­NE­RO­SO CON BO­CA”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.