LOS GE­ME­LOS EN LA GAR­GAN­TA

Na­cho se vol­vió a des­ga­rrar el mal­di­to ge­me­lo de­re­cho que lo ha­bía de­ja­do afue­ra de las fi­na­les con Bo­ca. Ga­llar­do, que tie­ne a Alvarez en el Sub 20 y un re­cam­bio ju­ve­nil, ya eva­lúa si irá por otro pun­ta.

Olé - - RIVER - POR SIL­VIO FABVALE s f a v a l e @ ole.com.ar

Es un ver­da­de­ro do­lor de Scoc­co. Pa­ra el pro­pio Na­cho, que ayer ter­mi­nó la prác­ti­ca en el pre­dio de Ezei­za con un nue­vo des­ga­rro en el ge­me­lo de­re­cho y que no da pie con bo­la en su ar­dua pe­lea por sa­car­se es­ta mo­chi­la de le­sio­nes que vie­ne arras­tran­do des­de el úl­ti­mo tri­mes­tre de 2018 y que lo pri­vó, por ejem­plo, de ser par­tí­ci­pe en las dos fi­na­les de Co­pa Li­ber­ta­do­res más re­cor­da­das de la historia. Y tam­bién lo es pa­ra Mar­ce­lo Ga­llar­do, quien to­da­vía no ter­mi­na de di­ge­rir lo que fue el re­ti­ro de Ro­dri­go Mo­ra y en es­te arran­que de enero ya su­ma un pro­ble­ma más en un ata­que que hoy es­tá en ma­nos de Ra­fael San­tos Bo­rré y Lu­cas Prat­to. Y de na­die más, si se ex­cep­túa a los ju­ve­ni­les Bel­trán y Gi­rot­ti, al me­nos du­ran­te los pró­xi­mos ocho par­ti­dos de Ri­ver.

En­ton­ces, la pre­gun­ta se vuelve inevi­ta­ble: ¿el Mu­ñe­co sal­drá a bus­car un de­lan­te­ro o se que­da­rá con lo (po­co) que tie­ne y afron­ta­rá la reanu­da­ción de la Su­per­li­ga (en enero lo es­pe­ran De­fen­sa el 19, Unión el 23, Pa­tro­na­to el 27, Go­doy Cruz el 30 y en fe­bre­ro, Vé­lez el 3, Ra­cing el 10 y Cen­tral el 14) con lo que hay?

“En el úl­ti­mo se­mes­tre no la pu­de pe­lear de igual a igual. Lue­go del pri­mer par­ti­do con Ra­cing por la Co­pa tu­ve pro­ble­mas en el aduc­tor. Y des­pués vino el te­ma del ge­me­lo… To­do eso me com­pli­có pa­ra es­tar a la par del res­to. Por eso mi ob­je­ti­vo pa­ra es­te año es es­tar bien en lo fí­si­co. Es lo pri­mor­dial y apun­to a eso”, le ase­gu­ra­ba Na­cho a Olé el

A LOS 33 AÑOS, EL DE­LAN­TE­RO VI­VE UN CAL­VA­RIO.

vier­nes pa­sa­do, a ho­ras an­tes de ter­mi­nar la pre­tem­po­ra­da en Pun­ta. Y va­ya si es­ta nue­va re­caí­da le ca­yó co­mo un me­teo­ri­to en la ca­be­za. El pro­pio de­lan­te­ro ha­bía co­men­ta­do que des­pués del par­ti­do an­te Gre­mio, cuan­do in­gre­só por Quintero en Por­to Ale­gre, ter­mi­nó con el ge­me­lo to­ca­do. El te­ma es que cua­tro días más tar­de, el 3 de no­viem­bre, fue ti­tu­lar pa­ra vi­si­tar a Es­tu­dian­tes por la Su­per­li­ga jus­to en la an­te­sa­la a la pri­me­ra fi­nal an­te Bo­ca, y ahí arran­có su ver­da­de­ro cal­va­rio: du­ró ape­nas 19’ por­que se le car­gó el múscu­lo re­sen­ti­do y chau. Con el co­rrer de los días se su­po que ha­bía su­fri­do un pe­que­ño des­ga­rro que lo pri­vó de es­tar en la Bom­bo­ne­ra, tam­bién en la se­mi­fi­nal de Co­pa Ar­gen­ti­na an­te Gim­na­sia y que, con mu­cha suer­te, lle­ga­ría con lo jus­to a la de­fi­ni­ción de la Li­ber­ta­do­res. Pe­ro… Sí, mien­tras se con­cen­tra­ban en Car­da­les, al de­lan­te­ro de 33 años le ga­nó la an­sie­dad, se exi­gió de más por el ló­gi­co de­seo de no per­der­se se­me­jan­te due­lo co­pe­ro, y otra vez el ge­me­lo le pasó fac­tu­ra. Unos días des­pués, en Ezei­za, se vol­vió a des­ga­rrar. ¿Re­sul­ta­do? Vio des­de le­jos có­mo sus com­pa­ñe­ros le­van­ta­ban la Co­pa en el Ber­na­béu y só­lo ju­gó unos mi­nu­tos an­te el Al Ain, en el Mun­dial de Clu­bes.

Con es­tos an­te­ce­den­tes, lla­mó la aten­ción ver a Scoc­co ha­cien­do tri­neos en la are­na en la ru­ti­na pla­ye­ra del jue­ves. Y mu­cho más, co­no­cer de la nue­va/vie­ja le­sión que, con Alvarez en la Sub 20 y Mo­ra fue­ra del fút­bol, de­ja a Ri­ver con un un re­cam­bio en ofen­si­va com­pues­to ape­nas por ju­ve­ni­les (los pi­bes Fe­de­ri­co Gi­rot­ti, de 19 años, quien aún no de­bu­tó, y Lu­cas Bel­trán, 17 años, con un par­ti­do en Pri­me­ra): am­bos, de he­cho, in­te­gran la lis­ta de con­vo­ca­dos pa­ra el amis­to­so de ma­ña­na an­te Na­cio­nal (ver Jo­ni via­jo...). A Alvarez, la úl­ti­ma gran apa­ri­ción del se­mi­lle­ro ri­ver­pla­ten­se, el en­tre­na­dor no lo ten­drá has­ta el 10 de fe­bre­ro y muy pro­ba­ble­men­te tam­po­co du­ran­te la preparación y el Mun­dial de Po­lo­nia, por lo que en es­te se­mes­tre se trans­for­ma­rá en una au­sen­cia más pa­ra el Mu­ñe­co. En­ton­ces, la cues­tión de re­for­zar el ata­que pa­re­ce vol­ver­se ca­si una im­po­si­ción. Por sus pro­ble­mas en ata­que, Ri­ver ya tie­ne los ge­me­los en la gar­gan­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.