So­mos los Pi­ra­tas

Obo­lo li­de­ra el fes­te­jo de los re­ma­do­res: hi­zo el 1-0 a Cru­ce­ro.

Olé - - PAGINA DELANTERA -

Yya lo ve, y ya lo ve, es el pun­te­ro cor­do­bés...”. A na­die le in­tere­sa qué pue­de ocu­rrir hoy con los par­ti­dos de Bo­ca, Ri­ver y San Lorenzo. Pa­ra los hin­chas de Bel­grano, pa­ra sus ju­ga­do­res, el cam­peo­na­to en­tró en una suer­te de sus­pen­sión y que­dó flo­tan­do con una ta­bla de po­si­cio­nes que ha­ce his­to­ria pa­ra el fút­bol de la pro­vin­cia, pa­ra el po­pu­lo­so club de ba­rrio Al­ber­di. La ci­ma es del Pi­ra­ta, po­li­zón de un tor­neo que no lo te­nía como can­di­da­to en los pa­pe­les de na­die. Sin em­bar­go, con un ter­cio ya dispu­tado, y mien­tras a mu­chos se les que­ma­ron los pa­pe­les, el equi­po de Zie­lins­ki se ríe a car­ca­ja­das. Re­tum­ban los pa­si­llos del Kem­pes: son los gri­tos de los ju­ga­do­res en el ves­tua­rio ga­na­dor, exul­tan­tes, de­seo­sos de sa­lir pron­to a res­pi­rar el ai­re pu­ro de la Doc­ta y a ce­le­brar por­que, aun­que sea por unas ho­ras, en el cam­peo­na­to ar­gen­tino - jun­to con Ro­sa­rio Cen­tral­man­da Bel­grano. Agran­da­do an­da el equi­po, como agran­da­do ca­mi­na Cristian Pé­rez. ¿Quién? El Ga­to. ¿Quién? El ideó­lo­go del de­ta­lle con el que los ju­ga­do­res de Bel­grano ce­le­bra­ron su gol. Au­xi­liar de pren­sa en el es­ta­dio e hin­cha ra­bio­so del Pi­ra­ta, el Ga­to cre­yó en la se­ma­na que el fes­te­jo de un gol de su equi­po se ve­ría más bo­ni­to si en vez de ha­cer de cuen­ta que tie­nen unos re­mos, los fut­bo­lis­tas tu­vie­sen un par de ver­dad. En­ton­ces, lla­mó a un ami­go que tie­ne un bo­te, los to­mó pres­ta­dos y le ti­ró la idea al Chino Ze­la­ra­yán, quien en nom­bre de to­do el plan­tel aga­rró via­je. Y ahí es­tu­vie­ron los re­mos, de­trás del ar­co, es­pe­ran­do un gol del equi­po pa­ra tea­tra­li­zar un fes­te­jo que co­men­zó en re­pu­dio a los fa­llos ar­bi­tra­les que, se­gún los ju­ga­do­res, per­ju­di­ca­ban se­gui­do al equi­po. Ha­bía que re­mar­la, era la con­sig­na. Y lo si­gue sien­do, aun­que ya na­die pien­sa en los pi­tos sino en la re­afir­ma­ción, par­ti­do tras par­ti­do, de un mo­men­to de al­to ni­vel. Son cin­co vic­to­rias al hi­lo con la de ano­che, y una su­ma­to­ria que va más allá es­tos 15 pun­tos: tie­ne que ver con la acu­mu­la­ción de áni­mo, de bue­na on­da, de una vic­to­ria que lla­ma a la otra. Y con­so­li­da la re­gu­la­ri­dad de un equi­po que con­tra Cru­ce­ro tu­vo a Obo­lo pre­ci­so pa­ra cam­biar el pa­lo con su ca­be­za­zo go­lea­dor, a Ri­go­ni más pre­ci­so aún pa­ra me­ter un cen­tro her­mo­so y ju­gar con ca­li­dad, jun­tán­do­se con Ze­la­ra­yán y ha­cien­do de Bel­grano un equi­po fuer­te, só­li­do e in­ci­si­vo. No bro­ta­ron del sue­lo las chan­ces de gol, pe­ro re­sul­ta­ron su­fi­cien­tes como pa­ra me­re­cer una am­pli­tud ma­yor que el 1-0 fi­nal, jus­ti­fi­ca­do en la bue­na ac­tua­ción de Ra­mí­rez, el ar­que­ro de Cru­ce­ro. Fue un triun­fo im­por­tan­te que sig­ni­fi­có el pri­vi­le­gia­do ac­ce­so a la pun­ta, to­da una pi­ra­tea­da a los can­di­da­tos de tan­to car­tel y re­nom­bre que tie­ne es­te cam­peo­na­to.

Obo­lo, en el fes­te­jo de su gol, fue el ca­pi­tán de la na­ve y to­mó los re­mos que es­ta­ban pre­pa­ra­dos atrás del ar­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.