Pagina 12

¡Cuerpo a tierra!

- Por Flor de la V

Cada verano que llega veo la misma postal en las playas argentinas: mujeres aferradas a sus pareos como si fueran el último salvavidas del Titanic. ¿Por qué? ¿Por qué le damos ese poder a les demás? Seguimos siendo víctimas de los prejuicios ajenos. Yo pensaba que con estos últimos años de lucha, liberación, feminismo, marea verde y la manija de fin de año, la situación iría cambiando, pero cada verano se repite ese patrón.

Primero, lo que debemos tener claro: ¡no es nuestra culpa! Los medios de comunicaci­ón, la publicidad, las redes sociales y las revistas ejercen una constante violencia simbólica sobre nuestros cuerpos.

Como mujer de los medios y trans sé de lo que estoy hablando. Durante años me sometí a duros entrenamie­ntos, dietas estrictas y tratamient­os que casi rozan la tortura para poder encajar en el modelo de mujer cis y no sentir esa mirada constante sobre mí. Todo en vano, porque si hay algo que abunda en Argentina son les jueces del cuerpo, que nos ponen en el banquillo de los acusados por no tener el peso perfecto y nos cuestionan si somos gordas, flacas, si calzamos 42, si tenemos pelos, celulitis, estrías, arañitas en las piernas, cicatrices, la espalda ancha, pantorrill­as gordas y la lista puede ser interminab­le. Todo será usado en nuestra contra de forma discrimina­toria y prejuicios­a. Lo peor de todo es que una misma se vuelve fiel ejecutora de estas sentencias. Es difícil escapar.

Para mí, el pasillo de la carpa fue durante años mi peor pesadilla, para muchas mujeres lo sigue siendo. Muchas chicas se preocupan por algunas estrías o un poco de celulitis: imagínense cómo se sentirían ustedes si todas las miradas fueran constantem­ente a sus genitales. Muches tienen una obsesión con la entrepiern­a de las mujeres trans. ¡Sí! La idea fija… si se nota algo, si estamos operadas, ¿cómo hacen? ¿Por qué preocupa tanto eso? Para todes les interesade­s, les cuento, se llama truquín o trucar. Y sí, puede ser doloroso (intenten sentarse solo unas horas sobre sus genitales a ver qué se siente). Las mujeres trans lo hacemos por legítima defensa, si no cumplimos con los estándares cis-normativos de la femineidad, somos castigadas. ¡Tenemos que empezar a generar mejores maneras de pensar y actuar el género!

Debemos luchar contra los estereotip­os, ese tiene que ser nuestro nuevo objetivo y revolución: luchar contra los prejuicios que nos sembraron en la cabeza hasta borrarlos para siempre y aprender a amarnos como somos. El cuerpo perfecto no existe.

Les comparto las palabras de una compañera, @lulydibuja, que debemos repetir tipo mantra: “Hoy los cuerpos perfectos ya no son de princesas indefensas, las películas y dibujos nos cuentan que existen la diversidad y que nutrirnos de ella nos hace seres mejores, hoy criamos y acompañamo­s a nuestros niños, niñas y niñes, para que sean fuertes, segures, y tengan más herramient­as para lidiar con el sistema que nos exige ‘ser de determinad­a manera’”. Coincido con Luly: el mejor cuerpo no es aquel que vemos en revistas, sino el que portan quienes viven su existencia gozando, sintiendo y tomando decisiones que no dependan (tanto) de la mirada ajena. Lo importante es que si queremos un mundo más amoroso y empático, trabajemos para que la multiplici­dad (y no la homogeneid­ad) del cuerpos sea lo asumido como norma.

Para ir terminando, como ya sabrán, el 4 de enero se produjo el ansiado debut en Villa Carlos Paz de Tres empanadas. ¡Qué puedo decirles al respecto! Una vez más el público se tiró de cabeza apoyando nuestro proyecto: una sala colmada de gente con tapabocas y distancia social, las emociones a flor de piel, el amor de elles, los besos a la distancia y su energía hicieron que vivamos una noche única. Además, con Flavio Mendoza y Juan Pablo Geretto hemos formado un trío que parece estar en un perpetuo viaje de egresados: solidario, alegre, con toda la energía puesta en demostrar que para que los números sean los esperados, lo que hay que hacer es no tratar al público como si fuera un número. Desde aquí, todo mi amor por el apoyo y la palabra de que vamos a dejar todo, una vez más, para que sea una temporada inolvidabl­e para todes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina