Pagina 12

Nueva escena del show judicial

Llamativa convocator­ia a declarar en la causa por la muerte Nisman

- Por Raúl Kollmann

Citan a declarar a un exespía israelí en la causa por la muerte de Nisman

Shaya dijo que se encontró con Nisman el 8 de enero de 2015 en un hotel de Madrid. Falso. Nisman no estuvo con su hija Iara en ningún hotel de la capital española. El paseo arrancó en Londres el 2 de enero, luego fueron a Amsterdam y de ahí directo al aeropuerto de Barajas, donde el fiscal dejó a su hija en el salón VIP de Iberia, mientras él tomaba el vuelo a Buenos Aires. Nisman no salió del aeropuerto ni estuvo en un hotel de Madrid.

El agente aseguró también que al ver la documentac­ión sobre las cuentas en el exterior, Nisman decidió volver a Buenos Aires. Falso. La realidad es que el fiscal sacó su pasaje de regreso el 31 de diciembre de 2014, antes de salir para Europa y antes del supuesto encuentro con Shaya. No volvió por algo que le habrían dado, sino porque ya lo tenía decidido de antemano: quería estar en Buenos Aires antes de mediados de enero porque pensaba que lo iban a echar de la fiscalía y su intención era frenar la destitució­n con la denuncia contra Cristina.

Por último, también es falso que la documentac­ión que dice que le entregó a Nisman haya tenido impacto en el fiscal. De hecho, el 14 de enero Nisman presentó su denuncia y no mencionó ni cuentas ni nada similar. De haber existido, le hubieran servido mucho para intentar vincular el Memorándum con Irán con dinero recibido clandestin­amente. De hecho, Clarín intentó una manipulaci­ón parecida: de la mano del periodista Daniel Santoro afirmó que Máximo y Nilda Garré tenían una cuenta oculta en Delaware con millones de dólares pagados por Irán. La versión fue desmentida hasta por el gobierno de Estados Unidos.

Pese a la cantidad de falsedades de Shaya, el fiscal Taiano decidió gastar energías y dinero del Estado en tomarle declaració­n, cuando tiene otras medidas por concretar que tienen dos años o más de atraso: por ejemplo, no citó a declarar bajo juramento a los peritos de la Gendarmerí­a que armaron el peritaje trucho que le permitió sostener la hipótesis del homicidio. Tampoco citó a los integrante­s del Cuerpo Médico Forense (CMF) que demolerían casi todo lo sostenido por Gendarmerí­a, como la existencia de ketamina, droga con la que supuestame­nte atontaron al fiscal, o una supuesta golpiza sufrida por Nisman que le habría producido la fractura del tabique nasal. El CMF, al igual que los autores de la autopsia y la médica policial descartaro­n los delirios que la Gendarmerí­a sacó de la galera a pedido de la entonces ministra Patricia Bullrich.

Finalmente, no es un tema menor la extorsión que reconoció Shaya. Dijo que trabajó para una agencia de inteligenc­ia contratada por Paul Singer y su fondo buitre. El objetivo no era denunciar supuesta corrupción, sino usar la informació­n para presionar al gobierno de entonces para que pagara lo que exigían los buitres. Pero tal vez lo más significat­ivo es que nunca presentó un solo papel en la Justicia y tampoco durante la entrevista.

Ese es el testigo que buscan Taiano y el aparato político-judicial-mediático de Comodoro Py a pocos días del sexto aniversari­o de la muerte de Nisman. Todo es parte del show que deben continuar.

El fiscal Eduaro Taiano citó como testigo a Uzi Shaya, un exespía que aseguró haberse encontrado con Nisman en Europa en enero de 2015, en un relato pleno de incoNsiste­ncias y falsedades.

El exespía no aportó evidencia y reconoció que buscaba extorsiona­r al Gobierno para que les pagara a los fondos buitre.

 ?? AFP ?? A seis años de la muerte de Nisman, en Comodoro Py insisten con la hipótesis del asesinato.
AFP A seis años de la muerte de Nisman, en Comodoro Py insisten con la hipótesis del asesinato.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina