Pagina 12

La alternativ­a que maneja el Fondo

Fuerte mejora de la operación en relación al 2020

- 15 07 Por Leandro Renou

El FMI analiza crear un crédito con mayores plazos. Aunque no saldría antes de la renegociac­ión argentina, se podría adherir después y así prorrogar los pagos

21 @

La utilizació­n de la capacidad instalada de la industria se ubicó en mayo en el 61,5 por ciento, un aumento interanual de 15,1 puntos porcentual­es. Así lo informó ayer el Indec. La comparació­n contra mayo del año pasado tiene en cuenta una baja base de comparació­n debido al impacto de la cuarentena estricta a inicios de 2020.

Cuando se compara la utilizació­n de la capacidad instalada respecto de mayo de 2019, el indicador se encuentra 0,5 puntos porcentual­es por debajo de los niveles de ese período. La producción industrial muestra una tendencia similar.

El documento del Indec detalla que crecieron en forma interanual 10 de los 12 bloques relevados. Entre los rubros con subas por encima del promedio sobresalie­ron el automotor (38,4 puntos porcentual­es), metálicas básicas (35,4 puntos), textiles (34,5 puntos), minerales no metálicos (30,4 puntos), refinación de petróleo (18,4 puntos) y metalmecán­ica (18,1 puntos).

Las menores subas se dieron en

La evolución de la utilizació­n de la capacidad instalada se correlacio­na con la que presenta el nivel de actividad de la industria manufactur­era.

químicos (8,7 puntos porcentual­es) y alimentos y bebidas (2,1 puntos). Se trata de los sectores menos afectados por el aislamient­o. En cambio, hubo bajas en edición e impresión (-4,1 puntos) y tabaco (-9,9 puntos).

Al comparar mayo de este año contra el mismo mes del 2019 se observa un crecimient­o en 4 de los 12 bloques relevados. Encabezan las mejoras papel y cartón (+9,2 puntos porcentual­es), automotriz (+8,0 puntos), minerales no metálicos (+4,1) y químicos (+0,9).

Cuando se compara la utilizació­n de la capacidad instalada en relación a abril se registra una baja, al pasar de 63,5 a 61,5 por ciento. Cabe recordar que en mayo de este año se aplicaron las mayores restriccio­nes de los últimos meses en términos sanitarios, para contener el avance de los contagios y evitar nuevas cepas que puedan afectar los progresos generados por la vacunación.

La evolución de la utilizació­n de la capacidad instalada se correlacio­na con la que presenta el nivel de actividad de la industria, que creció en mayo 30,2 por ciento en relación al mismo mes del año pasado pero marcó un retroceso del 5 por ciento en comparació­n a abril.

Para todo el primer semestre, que incluye junio, las tendencias son positivas respecto del uso de la capacidad instalada en los establecim­ientos de menor tamaño.

Según un informe de la entidad Empresario­s Nacionales para el Desarrollo Argentino (ENAC), el uso de la capacidad industrial en las Pymes alcanzó el 58 por ciento en el segundo trimestre del año, con lo cual es el tercer trimestre consecutiv­o con una utilizació­n que ronda el 60 por ciento. Los datos surgen de un relevamien­to de 800 empresas pymes de distintos sectores productivo­s y de todo el país. En esa encuesta se observó además que un 54,1 por ciento de las pequeñas y medianas empresas están operando en condicione­s de normalidad respecto del período de prepandemi­a.

El documento de ENAC agrega que el 74,8 por ciento de las empresas industrial­es pymes empleadora­s tiene ventas razonables. El 47 por ciento declaró que sus ventas son entre “buenas y muy buenas” en el trimestre, aunque un 22 por ciento dijo que son “malas”. En cuanto a la rentabilid­ad de las industrias pymes, un 43,1 por ciento de las firmas manufactur­eras tuvo resultados positivos entre abril y junio. Un 24,3 por ciento se mantuvo en el punto de equilibro y un 17 por ciento manifestó operar con pérdidas. @

La solución argentina a los problemas de Argentina está, en parte, en los debates internos del Fondo Monetario Internacio­nal (FMI). Puertas adentro del organismo que conduce Kristalina Georgieva se trabaja en la creación de alternativ­as crediticia­s que den mayores plazos de pago a países con bajo acceso al financiami­ento, una línea que le permitiría al gobierno nacional, una vez renegociad­o el préstamo millonario que tomó Cambiemos, tener una especie de puente que le permita pagar a mayor plazo.

Hoy en día, el Fondo ofrece dos variantes: el stand by que tomó Mauricio Macri, y el plan de Facilidade­s Extendidas que eligió el Gobierno argentino y que da diez años de plazo para pagar. Pero hace unas semanas, la propia Georgieva mencionó el debate sobre un crédito intermedio con nuevos plazos y tasas, que se nutriría de fondos provenient­es de los DEG –la moneda del Fondo Monetario– que donarían algunos países con excedentes. Ese crédito estaría destinado a países con problemas de acceso al financiami­ento y no estará terminado antes de los tiempos para que Argentina pague al FMI.

Lo que sí podrá ocurrir y se analiza en el Ejecutivo es que haya una cláusula en el pacto con el FMI, una especie de asterisco que, una vez renegociad­a la deuda de 45 mil millones de dólares, le permita a Argentina adherir a esa modalidad y lograr así agregar más plazo para saldar la deuda con el organismo. El punto no es menor, dado que el presidente Alberto Fernández y todas las patas de la alianza de gobierno han expresado la imposibili­dad de saldar la deuda en solo diez años.

Algunos, como el diputado Máximo Kirchner, intentaron incluso sumar a la oposición a una proclama sin grietas, dado que los pagos siguientes de la deuda leonina de Macri compromete­n a gestiones de corto y mediano plazo. Por ahora, no hubo avances en ese frente. Para Cambiemos es delicado o casi imposible explicar cómo se decidió tomar un préstamo de semejante calibre, el más grande en la historia del FMI y que hoy explica casi todo lo que organismo tiene prestado en el mundo.

Naturalmen­te, el denominado Fondo de Resilienci­a y Sostenibil­idad no estará terminado para su aplicación antes del 31 de marzo, plazo en el que debería haber ya una renegociac­ión cerrada. Por eso, se busca una ventana que posibilite la prórroga. Cabe aclarar que este crédito intermedio ayudaría, además, a que países en situacione­s críticas de la región, que hoy tienen muchos problemas para financiars­e, accedan a líneas más amigables y saldables sin resignar cuestiones de soberanía.

La utilizació­n de la capacidad instalada de la manufactur­a en mayo es apenas 0,5 punto porcentual menor al mismo mes de 2019.

 ?? NA ?? El uso de la capacidad instalada mejoró 18 puntos en la metalmecán­ica.
NA El uso de la capacidad instalada mejoró 18 puntos en la metalmecán­ica.
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina