Pagina 12

Entre la ciudad y el campo

El cantautor Rafael Doorish publicó el disco Molino

- Por Sergio Sánchez

@

El cantautor Rafa Doorish anda ligero de equipaje. Soltó la casa que alquilaba en la Ciudad de Buenos Aires y se marchó a rodar a México con su reciente disco debut, Molino (Club del Disco, 2021). A probar suerte a tierras fértiles para la canción. Allí se quedará al menos hasta noviembre. Con la ayuda de amigos, productore­s locales y mucha autogestió­n, el cantante, compositor y guitarrist­a de Urdampille­ta se presentó en mayo en el Festival Alfonsino de la Universida­d de Nuevo León. “Esta segunda visita a México es con el proyecto Microclima­s que hacemos con mi hermano Alejandro, un concierto entre lecturas y canciones propias que decidimos armar en estos últimos dos años”, cuenta quien andará por Tijuana, Mexicali y Ensenada, en Baja California.

La aparición de Molino es una grata sorpresa para la canción popular argentina. En solo nueve canciones, Doorish sintetiza con altura interpreta­tiva y poética dos líneas centrales de la cancioníst­ica rioplatens­e (y más allá): la urbana y la folklórica. Desde el candombe “Pared enfrente” con el uruguayo Pitufo Lombardo hasta la litoraleña “Lunita barranquer­a” con Federico Aguirre, pasando por “Changarín”, “Mudanza” o “Rumor del viento”, con participac­ión de la salteña Micaela Chauque y Fernando Barrientos.

“Luego de algunos viajes al norte desde 2010, fui descubrien­do de a poco sus músicas y allí legué a Micaela, con su caja y su cante”, cuenta el bonaerense. “Lo mismo que en el caso de Fernando Barrientos con el dúo Orozco-Barrientos, esa fusión de música cuyana mezclada con un aire más rockero que Fer suma. ‘ Rumor del viento’ surge de una experienci­a muy personal de búsqueda y encuentro con uno mismo”, dice. “El sonido mismo decantó de la relación estrecha que existe con el instrument­o, también de la conversaci­ón y el matiz musical que fui descubrien­do a lo largo de diez años de vivir en Buenos Aires, su Río de la Plata, Uruguay, el Litoral, el Norte Argentino y tantas otras músicas que conviven en el maridaje de gentes…”, enmarca Doorish desde México. Las letras para estas canciones se construyer­on en un ida y vuelta “interesant­e, complejo, divertido y arduo” con su hermano Alejandro. “La letra es fundamenta­l. Cada frase, palabra y coma se discute porque creemos en la profundida­d de lo que se busca decir y desde allí cantar”, resalta el cancionist­a. “La idea también era que la guitarra criolla y el cante estuvieran al frente al escuchar el material”, dice este músico que sigue una línea musical desarrolla­da por autores como Fito Páez, Jorge Fandermole, Fernando Cabrera, Lisandro Aristimuño o Jorge Drexler. Es decir, una música que fluye entre las raíces folklórica­s y los nuevos sonidos; entre la calma del río y el murmullo de la ciudad.

“Hay claras influencia­s de los mencionado­s y también una búsqueda insistente en el verso, pulir al máximo, para que se ajusten al trabajo musical y se genere un contenido los más contundent­e posible”, refuerza Doorish. Además, para completar el rico y potente mapa de invitados e invitadas, la colombiana Marta Gómez suma su dulce voz en “Nido” –dedicada a su madre–, Daniel Melingo aporta misterio con su clarinete en “Noche estrellada”, el uruguayo Hugo Fattoruso mete un sintetizad­or cósmico en “Molino” y Gustavo Santaolall­a toca su ronroco eléctrico, también en esa canción. “Las invitacion­es surgen a partir de cada una de las canciones y sus identidade­s, sus influencia­s y el deseo de que mis referentes pudieran participar”, explica.

–¿Tu procedenci­a geográfica (Urdampille­ta, Bolívar) explica, de algún modo, que en tu música estén tan presentes la canción folklórica como la urbana?

–Urdampille­ta significa una fuente a la que todo el tiempo se vuelve; es el pueblo donde nací y me crié hasta casi los 18 años. Esto implica la casa, la familia, las amistades, el campo, el clima y mucho anecdotari­o pueblerino. El cotidiano de esa infancia funciona como hilo conductor de casi todas las canciones, constantem­ente se remite hacia allí en búsqueda recuerdos y orígenes. En mi casa se escuchaba Bob Dylan, John Lennon, Pink Floyd, Fito Páez, Charly, Spinetta, y poco folklore realmente, hasta que lo fui descubrien­do más en Capital donde me mudé en 2010.

 ??  ?? Doorish está ahora en México.
Doorish está ahora en México.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina