Se­xo atlé­ti­co

¿Sa­bías que el en­tre­na­mien­to in­ten­so y la ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble re­dun­dan en una al­ta per­for­man­ce se­xual? Por­que cuan­do es­tás ac­ti­vo fí­si­ca­men­te, más sexy te sen­tís, te gus­tás, te ca­len­tás y go­zás.

Para Ti Fit - - Cuerpo - Tex­tos MARA DERNI (@ma­ra­der­ni) fo­tos 123RF

Que to­da la li­bi­do que­da en el gym, que el en­tre­na­mien­to in­ten­so ani­qui­la las ga­nas de te­ner se­xo y que las fit so­mos tan ob­ses que des­pués de una ru­ti­na ago­ta­do­ra só­lo que­re­mos mi­rar­nos en el es­pe­jo y “ca­len­tar­nos” con esos glú­teos bien to­ni­fi­ca­dos que tan­to nos cos­tó man­te­ner. Pu­ro pre­jui­cio. To­do in­di­ca lo con­tra­rio: el ejer­ci­cio fa­vo­re­ce la se­xua­li­dad po­si­ti­va. “El se­den­ta­ris­mo es el enemi­go nú­me­ro uno del buen se­xo, y si que­rés au­men­tar tu ren­di­mien­to se­xual te­nés que en­fo­car­te en me­jo­rar tus con­duc­tas en es­tas tres áreas vi­ta­les”, ase­gu­ra el psi­có­lo­go y se­xó­lo­go Pa­tri­cio Gó­mez Di Le­va. Fa­ce to fa­ce en una en­tre­vis­ta en con­sul­to­rio o por @ res­pues­ta­se­xual (es un ins­ta­gra­mer es­tre­lla) cuan­do él che­quea la ac­ti­vi­dad fí­si­ca de sus pa­cien­tes pre­gun­ta: ¿ha­cés ac­ti­vi­dad fí­si­ca?, ¿qué co­més?, ¿có­mo y cuán­tas ho­ras dor­mís?

FIT

& QUENCHI. El ejer­ci­cio ele­va el de­seo y los ni­ve­les de tes­tos­te­ro­na, la hor­mo­na es­tre­lla del se­xo. Ade­más, en­tre­nar ayu­da a dis­mi­nuir la an­sie­dad y la ten­sión, es­ta­dos que cons­pi­ran con­tra el en­cuen­tro se­xual. Pe­ro hay más: en los va­ro­nes la ac­ti­vi­dad fí­si­ca ac­túa co­mo un va­so di­la­ta­dor fa­bu­lo­so, lo­gran­do erec­cio­nes po­de­ro­sas (al­ta­men­te su­pe­rior y ob­via­men­te más sa­lu­da­ble que cual­quier pas­ti­lla). En las mu­je­res el en­tre­na­mien­to tam­bién ase­gu­ra la lu­bri­ca­ción. Ade­más, al sen­tir­nos tan bien con no­so­tras mis­mas, te­ne­mos ce­ro dra­ma en mos­trar­nos des­nu­das y en­tre­gar­nos al pla­cer y las po­si­cio­nes más exó­ti­cas. Es más, lo dis­fru­ta­mos por­que nos gus­ta­mos mu­cho y des­de ese lu­gar de au­to­es­ti­ma al­ta el go­ce es­tá ase­gu­ra­do. En otras pa­la­bras: no es­ta­mos pen­san­do

rá­pi­do el mo­men­to. Y más si que­dó la luz pren­di­da.

ENTREGATE.

Pe­ro no so­mos só­lo cuer­po. Así co­mo el me­jor se­xo se da en un cuer­po sano y ali­nea­do con el pro­pio de­seo, el equi­li­brio men­tal y emo­cio­nal es fun­da­men­tal: las ob­se­sio­nes (el so­bre­en­tre­na­mien­to, el tra­ba­jo ex­ce­si­vo o la obs­ti­na­ción con lo que sea) di­la­pi­dan cual­quier dis­fru­te. Hay que ser in­te­li­gen­tes pa­ra ad­mi­nis­trar la ener­gía vi­tal y no caer en excesos ne­ga­ti­vos. Co­mo di­ce la bio­de­co­di­fi­ca­do­ra Clau­dia Lu­chet­ti: “Un cuer­po con ex­ce­so de tra­ba­jo no le per­mi­te al ser ma­ni­fes­tar­se”. Ad­vier­te que lo ro­bo­ti­za y “lo po­ne en com­pe­ten­cia” cuan­do la ac­ti­tud tie­ne que ser de “en­tre­ga”. En ese sen­ti­do, Lu­chet­ti ban­ca el en­tre­na­mien­to. “El fit­ness sos­te­ni­do en el tiem­po – ase­gu­ra la mo­ti­va­do­ra– sig­ni­fi ca pa­ra el cuer­po man­te­ner la con­fi an­za en su apa­rien­cia, en su porte y en su di­ná­mi­ca a tra­vés de la co­mu­ni­ca­ción con el otro.

Es esa con­fi an­za la que ha­ce que, por ejem­plo, una mo­de­lo

– que vi­ve de su cuer­po– pue­de de­sen­ten­der­se fren­te a una pro­duc­ción de fo­tos del ca­ra­jo pa­ra que bro­te su es­pí­ri­tu”.

HA­CE­LO POR VOS.

Ade­más de la au­to­per­cep­ción, otra de las ven­ta­jas del fit que vie­ne a re­dun­dar en buen se­xo tam­bién tie­ne que ver con la ac­ti­tud men­tal. Des­pués de en­tre­nar tu cuer­po es­tá

“lis­to y enér­gi­co” (a pun­to), conectado con una sen­sa­ción de fe­li­ci­dad y sa­tis­fac­ción: lo­gras­te un ob­je­ti­vo, una vez más hi­cis­te al­go por vos. Así que lo me­nos que te me­re­cés es un or­gas­mo de al­to vue­lo.

Ese em­po­de­ra­mien­to que trae el “ob­je­ti­vo cum­pli­do” ( ha­ber en­tre­na­do y ha­ber­te ali­men­ta­do co­mo que­rías) ha­ce que sea más fá­cil en­con­trar es­pa­cios pa­ra el se­xo. Es que se ac­ti­va un círcu­lo vir­tuo­so que ha­ce que en ge­ne­ral las co­sas em­pie­cen a ir me­jor. No se tra­ta de ma­gia, sino de au­to­es­ti­ma. “Si me sien­to po­de­ro­sa, to­do flu­ye des­de ese lu­gar. Sien­to que pue­do con to­do. In­clu­so pa­ra mí, que no soy la más atlé­ti­ca del mun­do, es­tar ac­ti­va in­flu­ye po­si­ti­va­men­te.

La sen­sa­ción de lo­gro ha­ce cre­cer mi amor pro­pio y des­de ahí pue­do mos­trar­le a mi pa­re­ja lo que ten­go pa­ra él – di­ce Ram­po­lla–. Si el de­seo es­tá, que el cuer­po pue­da acom­pa­ñar el im­pul­so lu­ju­rio­so es fan­tás­ti­co”.

En ese sen­ti­do, la fle­xi­bi­li­dad y la re­sis­ten­cia son dos de los be­ne­fi­cios ex­tra de los que hay que ha­blar. La pri­me­ra, di­ce Ram­po­lla (y re­co­mien­da el yo­ga co­mo ac­ti­vi­dad), te da la opor­tu­ni­dad de

“abrir­te” li­te­ral­men­te a tu pa­re­ja. “Per­mi­te que tu cuer­po ex­pe­ri­men­te dis­tin­tas pos­tu­ras y sen­tir­se muy sexy”. La se­gun­da ( la re­sis­ten­cia) es fun­da­men­tal pa­ra esos días ( ¿do­min­gos?) de se­xo olím­pi­co que a ve­ces apa­re­cen. Y la res­pi­ra­ción, que tam­bién se tra­ba­ja en al­gu­nas dis­ci­pli­nas, nos lle­va a lu­ga­res de mu­cho go­ce. Si tras­la­dás la téc­ni­ca al se­xo vas a arri­bar a ni­ve­les de pla­cer pro­fun­dos y di­fe­ren­tes.

Sue­na bien, ¿no?

Con es­tas ru­ti­nas ya no te­nés más ex­cu­sas. Po­dés ha­cer ejer­ci­cios en el par­que, en el li­ving y has­ta en la co­ci­na. Te da­mos cua­tro ru­ti­nas sú­per desafian­tes y bien mo­vi­das pa­ra que en­tre­nes to­do el cuer­po sin ne­ce­si­dad de ir al gim­na­sio. ¿Te ani­más?

SENTADILLA BÚL­GA­RA

1. Pa­ra­te de es­pal­das a al­gún si­llón o si­lla, con las pier­nas abier­tas al an­cho de ca­de­ra y las ma­nos a los cos­ta­dos.

Co­lo­cá un em­pei­ne so­bre el si­llón y fle­xio­ná am­bas pier­nas has­ta que la apo­ya­da que­de a 90 gra­dos y la otra ca­si to­que el sue­lo.

2. Subí con­tra­yen­do el ab­do­men y los glú­teos. 15 re­pe­ti­cio­nes con ca­da pier­na.

MOUN­TAIN CLIMBERS

1. Va­mos a usar dos tra­pi­tos de al­gún ma­te­rial des­li­za­ble

(si te­nés uno gran­de, cor­ta­lo en dos). La po­si­ción ini­cial es en plan­cha, con las ma­nos en el pi­so a la al­tu­ra de los hom­bros y el cuer­po bien ali­nea­do. Es­cá­pu­las, glú­teos y ab­do­men con­traí­dos. La ca­be­za si­gue la lí­nea de la columna.

2. Con los pies so­bre los tra­pi­tos, acer­cá la ro­di­lla a tu co­do y man­te­né la otra pier­na es­ti­ra­da. Al­ter­ná una con la otra, con­tro­lan­do siem­pre los mo­vi­mien­tos.

4 VUEL­TAS 15 re­pe­ti­cio­nes 1 2 Te­né mu­cho cui­da­do de no le­van­tar el ta­lón de apo­yo y de no so­bre­pa­sar la pun­ta de los pies con la ro­di­lla.

4 VUEL­TAS 15 re­pe­ti­cio­nes 1 2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.