Má­xi­mo Acevedo (31) Di­se­ña­dor in­dus­trial @ma­xi­moa­ce­ve­do­di

“To­mé mi cambio de há­bi­tos co­mo una re­li­gión”

Para Ti Fit - - Alma -

“Pa­ra lo­grar ba­jar ca­si 50 ki­los tu­ve que ha­cer un clic y apren­der a lu­char por mis ob­je­ti­vos. No se tra­ta só­lo de ba­jar de pe­so, hay que ha­cer un tra­ba­jo in­terno y acom­pa­ñar la pérdida gra­sa con un gran pro­ce­so men­tal y has­ta es­pi­ri­tual. Apren­dí que na­die va a cui­dar por mí, que el fra­ca­so es el me­jor maes­tro y que no hay que te­ner­le mie­do a los cam­bios”, ase­gu­ra es­te di­se­ña­dor in­dus­trial. To­do co­men­zó en diciembre de 2016 cuan­do le en­tre­ga­ron el di­plo­ma en la UBA. Si bien Maxi era obe­so des­de la niñez, con­fie­sa que du­ran­te sus años en la fa­cul­tad la si­tua­ción em­peo­ró. “En mi ca­sa nun­ca fue un pro­ble­ma que yo tu­vie­ra so­bre­pe­so, en­ton­ces yo no lo re­co­no­cía. En esa épo­ca no ha­bía tan­ta in­for­ma­ción so­bre nu­tri­ción y de­por­te. Cre­cí con la au­to­es­ti­ma muy ba­ja, fui víctima de bull­ying y ja­más me mi­ra­ba en el es­pe­jo –ex­pli­ca sin es­con­der la tris­te­za que le cau­sa­ba su ima­gen–.

Pe­ro lo peor lle­gó en la ca­rre­ra por­que me pa­sa­ba no­ches y no­ches des­pier­to pre­pa­ran­do en­tre­gas. Me acuer­do que pa­ra te­ner ener­gía me co­mía un flan con dul­ce de le­che. Si no no me fun­cio­na­ba la ca­be­za. Y así fue co­mo lle­gué a pe­sar 120 ki­los”. Se­gún re­cuer­da co­mo si fue­ra una pe­lí­cu­la, el día que en­tre­gó su úl­ti­mo pro­yec­to to­mó una bo­ca­na­da de ai­re, in­fló el pe­cho y pro­me­tió: “aho­ra me to­ca a mí”. “Fue un cambio de men­ta­li­dad. Pri­me­ro acep­té que te­nía un pro­ble­ma y que es­ta­ba en mis ma­nos la po­si­bi­li­dad de cam­biar­lo. Bus­qué una nu­tri­cio­nis­ta, em­pe­cé en­tre­na­mien­to fun­cio­nal y me to­mé mi cambio de há­bi­tos co­mo una re­li­gión”, cuen­ta or­gu­llo­so a tres años de aquel clic. A los 28 años se pro­pu­so apren­der a co­mer de ma­ne­ra sa­lu­da­ble:

“Mis há­bi­tos eran los peo­res, mu­chas ha­ri­nas re­fi­na­das, azú­car y ga­seo­sas. Así que al prin­ci­pio tu­ve que ir una vez por se­ma­na a la nu­tri­cio­nis­ta pa­ra que me en­se­ña­ra a co­mer bien: res­pe­tar siem­pre el desa­yuno, ha­cer al­gu­na co­la­ción (co­mo una fru­ta o yo­gur), no sal­tear el al­muer­zo, re­pe­tir una co­la­ción a la tar­de y ce­nar más li­ge­ro. ¡Y ob­vio que tu­ve que re­du­cir mu­chí­si­mo las por­cio­nes!”, cuen­ta. Ade­más se anotó en un gru­po de fun­cio­nal en Ti­gre don­de, al día de hoy, va ri­gu­ro­sa­men­te tres ve­ces por se­ma­na: “To­da­vía me acuer­do lo que me do­lió la pri­me­ra cla­se, es­tu­ve 72 ho­ras sin po­der sen­tar­me en el inodo­ro y no po­día ba­jar de la es­ca­le­ra. To­dos pen­sa­ban que no iba a vol­ver, pe­ro yo no pa­ré has­ta lo­grar mi me­ta”.

Maxi es­tá or­gu­llo­so de sus lo­gros. “No te ol­vi­des de po­ner que ha­ce un año tam­bién de­jé de fu­mar. Amo ser sa­lu­da­ble, y no me re­fie­ro só­lo a es­tar fla­co. Hoy mi au­to­es­ti­ma se ele­vó mu­chí­si­mo, me ale­jé de per­so­nas que me po­nían fre­nos, hi­ce nue­vos ami­gos del team de fun­cio­nal... ¡y voy por más!”, ase­gu­ra. Ha­ce seis me­ses que es­tá si­guien­do un plan de au­men­to de ma­sa mus­cu­lar. Pró­xi­ma­men­te, su­ma­rá cla­ses de ca­lis­te­nia pa­ra se­guir ga­nan­do fuer­za y re­sis­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.