“SI VIE­NE EL MIE­DO... LO IN­VI­TO A BAI­LAR”

Cru­zá la puer­ta del ho­gar de Daf­ne Schilling, la chi­ca yo­gui más que­ri­da de las re­des so­cia­les. Tan di­ver­ti­da co­mo pro­fun­da, nos cuen­ta su ca­mino ha­cia la es­pi­ri­tua­li­dad y com­par­te con no­so­tras un ejer­ci­cio para prac­ti­car en ca­sa.

Para Ti Fit - - Mente - Tex­to AGUS­TI­NA D’ANDRAIA (@agus­dan­dri) fo­tos MA­XI DIDARI

Ave­ces cree­mos que para ser un gu­rú hay que ves­tir tú­ni­cas blan­cas, an­dar des­cal­zo y me­di­tar du­ran­te do­ce ho­ras se­gui­das a los pies del Hi­ma­la­ya. Es­ta yo­gui de ru­los do­ra­dos y son­ri­sa rui­do­sa es un cla­ro ejem­plo de que los lí­de­res es­pi­ri­tua­les son mu­cho más cer­ca­nos de lo que no­so­tros cree­mos. “A mí me di­vier­te que me di­gan gu­rú o maes­tro. Me lo to­mo co­mo un mi­mo lin­do por­que en­tien­do que to­dos bus­ca­mos re­fe­ren­tes y nos gus­ta hon­rar a per­so­nas que nos ins­pi­ran”, cuen­ta Daf­ne Schilling (31) mien­tras ce­ba unos ma­tes en el li­ving del bún­ker zen don­de vi­ve con su ma­ri­do, Nico Bursztyn (37). Y sin es­qui­var la res­pon­sa­bi­li­dad de li­de­rar una co­mu­ni­dad de más de 50.000 mu­je­res que la si­guen en Ins­ta­gram (@daf­nes­chi­lling), acla­ra: “Me con­si­de­ro una guía. Es­to lo pue­do de­cir aho­ra, des­pués de mu­chos años de tra­ba­jo in­terno para sen­tir­me se­gu­ra. En un mo­men­to sen­tí la res­pon­sa­bi­li­dad de te­ner res­pues­tas para to­do, pe­ro apren­dí que no ten­go que sa­bér­me­las to­das y que a ve­ces es su­fi­cien­te con dar apo­yo o po­ner el oí­do”.

EL CA­MINO DE DAF­NE.

La bús­que­da in­ter­na de la que

Daf­ne ha­bla co­men­zó des­de muy chi­qui­ta cuan­do, mo­ti­va­da por ex­pre­sar el hu­ra­cán de emo­cio­nes de to­dos lle­va­mos den­tro, se anotó en cla­ses de dan­za, tea­tro y can­to. Era tal su pa­sión que con tan so­lo 14 años fue ele­gi­da para en­trar a Re­bel­de Way y, una vez que ter­mi­nó el co­le­gio, se de­di­có a for­mar­se con los me­jo­res ar­tis­tas. “Mien­tras me la pa­sa­ba de cas­ting en cas­ting me anoté en un ins­truc­to­ra­do de yo­ga para po­der sol­ven­tar mis gas­tos. ¡Nun­ca me ima­gi­né que iba a ter­mi­nar sien­do mi vi­da! De he­cho, no se me dio de una. En 2012, ni bien em­pe­cé a dar mis pri­me­ras cla­ses, de­jé to­do para ir­me a vi­vir a Los Án­ge­les y acom­pa­ñar a una pe­lí­cu­la da­ne­sa en la que ha­bía ac­tua­do ( Su­per­clá­si­co, no­mi­na­da al Os­car esa tem­po­ra­da).

Daf­ne no vol­vió con la es­ta­tui­lla ba­jo el bra­zo, pe­ro sí con un ga­lar­dón más ín­ti­mo. “Ahí fue don­de co­no­cí el mé­to­do yo­ga booty ba­llet... ¡y me vo­ló la ca­be­za!

Era to­do lo que yo que­ría en una mis­ma cla­se, una fu­sión en­tre yo­ga, bai­le y meditación que rom­pía con to­dos los es­que­mas”. Emo­cio­na­da por com­par­tir lo que ella ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do, vol­vió a la Ar­gen­ti­na de­ci­di­da a trans­mi­tir su pro­pia ver­sión de las cla­ses que le ha­bían cam­bia­do la vi­da y las bau­ti­zó In­ten­ción en Mo­vi­mien­to. Fue cri­ti­ca­da por los yo­guis más or­to­do­xos, pe­ro pron­to em­pe­zó a ser se­gui­da por mi­les de fans que, por su­pues­to, tam­bién le­ye­ron su li­bro Do­ce es­ta­cio­nes del al­ma. “En 2012 se lla­ma­ba yo­ga booty ba­llet, pe­ro nun­ca me sen­tí iden­ti­fi­ca­da con las cla­ses que son to­das igua­les – cuen­ta–. En cam­bio en mis cla­ses, si

bien tie­nen un for­ma­to de 90 mi­nu­tos y arran­ca­mos con una meditación, se­gui­mos con bai­le y ter­mi­na­mos con yo­ga y re­la­ja­ción, tra­ba­ja­mos con in­ten­cio­nes men­sua­les. Por ejem­plo: ‘trans­for­mo el mie­do en po­der’, ‘me­rez­co amar­me’ o ‘abra­zo mi ver­dad’. En­ton­ces de­ci­di­mos po­ner nues­tros de­seos e in­ten­cio­nes y ca­na­li­zar­los a tra­vés del mo­vi­mien­to. Sé que sue­na al­go lo­co, pe­ro es to­da una ex­pe­rien­cia, ¡y hay que vi­vir­la para en­ten­der­la!”

¿Te pue­do pre­gun­tar por el se­cre­to de tu éxi­to o pre­fe­rís te­ner­lo es­con­di­do?

No sé. Al prin­ci­pio sen­tía que te­nía que en­ca­jar con cier­tas es­truc­tu­ras, pe­ro en un mo­men­to sol­té con to­do y de­ci­dí sim­ple­men­te mos­trar­me co­mo soy. Ten­go que ser muy trans­pa­ren­te con­mi­go mis­ma para que el men­sa­je lle­gue. Y creo que se no­ta que to­do lo que di­go y ha­go es des­de mi ver­dad. Soy una bus­ca­do­ra to­tal. Re­ma­do­ra, per­se­ve­ran­te, sú­per ca­pri­cor­nia­na y muy re­sis­ten­te.

¿Y al­gún po­der o don es­pe­cial?

Sí, ¡ten­go po­de­res! Uno de ellos es el de se­guir ade­lan­te e ir tras mis sue­ños con pa­sión. Tam­bién creo que po­de­mos sa­nar­nos con el mo­vi­mien­to. Yo, cuan­do vie­ne el mie­do, le pe­go una pa­ta­da nin­ja y lo in­vi­to a bai­lar con­mi­go. No me en­tre­go.

¿Cuál es tu kit de he­rra­mien­tas para ser fe­liz?

Una de mis prin­ci­pa­les ar­mas es la meditación, con la que bus­co ce­sar las vi­bra­cio­nes de la men­te. Hay mu­chas ma­ne­ras de lo­grar­lo, pe­ro yo prac­ti­co la meditación tras­cen­den­tal: du­ran­te 15 o 20 mi­nu­tos re­pi­to un man­tra per­so­nal y se­cre­to que me dio un ins­truc­tor en un ritual de ini­cia­ción. Cuan­do ter­mino hay al­go de la es­pon­ja

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.