His­to­rias de vi­da: ellos pu­die­ron…

Para Ti Fit - - Largada -

To­das dis­tin­tas, de di­fe­ren­tes lu­ga­res, eda­des y pro­fe­sio­nes… Diez mu­je­res (¡yo en­tre ellas!, co­mo una más) compartimo­s or­gu­llo­sas nues­tros AN­TES Y DES­PUÉS pa­ra mo­ti­var­te a lo­grar el cam­bio con el que tan­to so­ñás. Es ho­ra de de­jar de so­ñar pa­ra em­pe­zar a crear. Es­ta es nues­tra his­to­ria. Vos, ¿te ani­más?

Un día hi­ci­mos el fa­mo­so CLIC. Un re­pen­tino y má­gi­co pun­to fi nal que nos em­pu­jó con to­da la fuer­za a cam­biar nues­tras vi­das. Qui­zás pa­ra al­gu­nos fue lue­go de se­pa­rar­se, otros una mu­dan­za, una cri­sis per­so­nal o no re­co­no­cer­se en una fo­to.

Sin em­bar­go, una vez que la fuer­za de la mo­ti­va­ción en­tró por nues­tras ve­nas, su­pi­mos con to­da con­vic­ción que íba­mos a lo­grar la me­ta. ¿Qué se ne­ce­si­ta pa­ra ha­cer ese clic? Ani­mar­se a sa­lir de la zo­na de con­fort. ¡Vos tam­bién po­dés!

LO HI­CE POR MÍ.

Si bien nun­ca fui gor­da, eso no era si­nó­ni­mo de sa­lud: co­mía pé­si­mo, abu­sa­ba del azú­car, el al­cohol, sal­tea­ba co­mi­das… Y en­ci­ma lo acom­pa­ña­ba con una vi­da se­den­ta­ria. Pe­ro en aquel ju­lio de 2013 al­go cam­bió. Aca­ba­ba de

mu­dar­me con un no­vio y ha­cía po­qui­to tra­ba­ja­ba en la re­dac­ción de Pa­ra Ti, don­de me to­ca­ba en­tre­vis­tar a ce­le­bri­ties co­mo

Pa­ris Hil­ton, An­to­nio Ban­de­ras o Tommy Hilfiger. Ha­bía al­go que me ha­cía rui­do. Es­ta­ba en un mo­men­to sú­per pleno de mi vi­da, pe­ro en el es­pe­jo no en­con­tra­ba mi me­jor ver­sión. ¡Era ho­ra de to­mar las rien­das de mi pro­pio cuer­po! Fue así co­mo en un ins­tan­te de con­cien­cia ple­na to­mé en­vión y le co­mu­ni­qué a mi en­torno que que­ría ba­jar unos ki­los… Y que ne­ce­si­ta­ba su co­la­bo­ra­ción por­que ¡no te­nía ni idea por don­de em­pe­zar!

Los pa­sos si­guien­tes fue­ron los ob­vios: sa­qué turno con una nu­tri­cio­nis­ta de la car­ti­lla mé­di­ca (que de­jó mu­cho que desear, pe­ro al me­nos fue un pri­mer acer­ca­mien­to al mun­do de la co­mi­da sa­lu­da­ble), me anoté

en un gym de ba­rrio y fui al su­per­mer­ca­do men­ta­li­za­da en ha­cer mi pri­me­ra com­pra healthy. Sin ata­jos ni so­lu­cio­nes má­gi­cas, al ca­bo de seis me­ses ha­bía ba­ja­do ¡10 ki­los! Sí, una de­ce­na de ki­los a fuer­za de vo­lun­tad y pa­cien­cia. Lo que ja­más me ha­bía ima­gi­na­do es que en el pro­ce­so (que lo fui mos­tran­do to­do en mi Ins­ta­gram @agus­dan­dri) iba a ter­mi­nar con­vir­tién­do­me en una in­fluen­cer fit. Aho­ra es­toy con­ven­ci­da de que to­do lo que ha­ce bien es contagioso. La me­jor ma­ne­ra de mo­ti­var al res­to es con el ejem­plo. De­mos­tran­do que SE PUE­DE. Con cons­tan­cia, amor pro­pio y tiem­po, to­dos los cam­bios son po­si­bles. Si no mi­rá es­tas diez chi­cas que com­par­ten sus lo­gros con no­so­tros. ¡No es­pe­res más! El mo­men­to de con­ver­tir­te en tu me­jor ver­sión es AHO­RA.

Ca­ro­li­na Gio­lo (35) 7K me­nos “Mi ob­je­ti­vo no fue adel­ga­zar, es­to fue una con­se­cuen­cia del cam­bio de ali­men­ta­ción que hi­ce des­pués de ser ma­dre”.

Joha­na Ze­la­ya (29) 50K me­nos “La úni­ca ma­ne­ra de al­can­zar lo im­po­si­ble es creer en ello… El cuer­po con­si­gue to­do lo que la men­te cree”.

Vic­to­ria Ko­ro­luk (26) 26K me­nos “Mi mo­ti­va­ción fue el es­pe­jo, me mi­ra­ba y no me en­con­tra­ba en el cuer­po que veía. A un año de ha­ber em­pe­za­do el cam­bio, hoy me sien­to ple­na”.

Ta­ma­ra He­rrán Ro­sen­vas­ser (50) 30K me­nos “Cuan­do mi hi­jo se fue a vi­vir a Men­do­za, me aga­rró el sín­dro­me de ni­do va­cío y em­pe­cé a ocu­par­me de mí”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.