10 erro­res fit.

que no te per mi­ten lo­grar tu ob­je­ti­vo

Para Ti Fit - - Largada -

Vos le po­nés tu me­jor ac­ti­tud y vas con to­do… pe­ro hay al­gu­nos erro­res muy co­mu­nes que te es­tán im­pi­dien­do

avan­zar. Re­vi­sá nues­tro top ten de mi­tos y “fa­llas de ori­gen” que se

in­ter­po­nen en­tre vos y tus me­tas.

1 AB­DO­MI­NA­LES ALLDAYLONG

¿Sa­bías que los abs no se lo­gran in­ter­nán­do­nos en el gym? Por más que seas la rei­na/el rey de los ab­do­mi­na­les, la reali­dad es que to­dos na­ce­mos con un six pack. Lo que pa­sa es que ge­ne­ral­men­te es­tá cu­bier­to por una ca­pa de gra­sa y/o lí­qui­do que no de­ja que se luz­ca. Pa­ra mos­trar tu ta­bla de la­var te­nés que re­du­cir el por­cen­ta­je de gra­sa de la zo­na me­dia… Y eso se lo­gra prin­ci­pal­men­te con un plan ali­men­ti­cio ade­cua­do a esa me­ta. Tam­bién tie­ne que ver con la ge­né­ti­ca de ca­da uno.

2

PA­SAR­SE DE ROS­CA CON EL CAR­DIO. Mu­chos fi­si­co­cul­tu­ris­tas lle­gan al fi­nal de sus com­pe­ten­cias sin ha­cer ni una go­ta de ejercicio ae­ró­bi­co. Ha­ble­mos cla­ro: co­rrer, na­dar o bai­lar tie­ne mu­chí­si­mos be­ne­fi­cios que van des­de li­be­rar en­dor­fi­nas (la hor­mo­na de la fe­li­ci­dad) has­ta man­te­ner el co­ra­zón en for­ma. No obs­tan­te, el tra­ba­jo de FUER­ZA es el que real­men­te va a per­mi­tir­te es­cul­pir tu cuer­po. Ade­más de pre­ser­var y ga­nar ma­sa mus­cu­lar, las pe­sas ayu­dan a ace­le­rar el me­ta­bo­lis­mo y que­man mu­chí­si­mas ca­lo­rías.

3 HUIRLE A LAS PE­SAS POR MIE­DO A QUE­DAR DE­MA­SIA­DO GROSA.

To­dos he­mos vis­to en el gim­na­sio chi­cas ha­cien­do cien­tos de re­pe­ti­cio­nes con pe­si­tas de 1k que son más li­via­nas que sus car­te­ras. Lo que su­ce­de es que mu­chas mu­je­res evi­tan a to­da cos­ta mo­ver mu­cho pe­so por mie­do a ter­mi­nar lu­cien­do mas­cu­li­nas. ¡Eso es fi­sio­ló­gi­ca­men­te im­po­si­ble! Y es­to se de­be a un sim­ple mo­ti­vo: los ni­ve­les de tes­tos­te­ro­na en san­gre, hor­mo­na res­pon­sa­ble – en­tre otras fun­cio­nes– del au­men­to de ma­sa mus­cu­lar. Si bien am­bos se­xos ge­ne­ra­mos tes­tos­te­ro­na, los hom­bres lo ha­cen en un por­cen­ta­je mu­cho ma­yor. Así que, a me­nos que es­tés con­su­mien­do al­gún es­te­roi­de anabó­li­co ( lo cual no recomendam­os ba­jo nin­gún pun­to de vis­ta), es ca­si im­po­si­ble que desa­rro­lles los múscu­los de Hulk. Tra­ba­jan­do con un pe­so que te desafíe, po­drás lo­grar ese fí­si­co to­ni­fi­ca­do y mar­ca­do que tan­to nos gus­ta en el mun­do fit.

4

EN EL GYM SOS RO­BER­TO CAR­LOS. El entrenamie­nto tie­ne que ser he­cho a con­cien­cia: pla­nea­do y sin dis­per­sar­se. Si de­jás que tus múscu­los se en­fríen en­tre se­rie y se­rie, siem­pre vas a es­tar vol­vien­do al pun­to de par­ti­da. Los des­can­sos tie­nen que es­tar con­tem­pla­dos y vi­gi­la­dos tan­to co­mo ca­da re­pe­ti­ción. Se­gún los pro­to­co­los de entrenamie­nto más clá­si­cos, cuan­do bus­ca­mos desa­rro­llar la fuer­za de­be­mos des­can­sar en­tre 2 a 5 mi­nu­tos en­tre se­ries. Y si bus­ca­mos hi­per­tro­fiar (ga­nar ma­sa mus­cu­lar), en­tre 30 se­gun­dos a 2 mi­nu­tos. Lo úni­co que no se dis­cu­te es que cha­tean­do, su­bien­do fo­tos a Ins­ta­gram o ha­blan­do con to­dos no se lo­gran los ob­je­ti­vos.

5 ABUSÁS DE LA CO­MI­DA SA­NA. Te en­can­tan los fru­tos se­cos, sos un pal­ta

lo­ver y te la pa­sás ha­cien­do los pos­tres fit DE Ins­ta­gram… Con­ven­ga­mos que si an­tes ha­cías des­apa­re­cer un pa­que­te de ga­lle­ti­tas del su­per­mer­ca­do o te sal­tea­bas to­das las co­mi­das, has avan­za­do (y mu­cho). Sin em­bar­go, es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que to­da la co­mi­da tie­ne sus ca­lo­rías y nu­trien­tes, así que es fun­da­men­tal no só­lo ele­gir alimentos sa­nos y na­tu­ra­les, sino tam­bién con­tro­lar las por­cio­nes. Por eso es ideal que con­sul­tes con un nu­tri­cio­nis­ta o de­por­tó­lo­go que pue­da cal­cu­lar tu re­qui­si­to ca­ló­ri­co y ar­mar un plan he­cho a tu me­di­da.

6

SOS FIT… DE LU­NES A VIER­NES.

Y los fin­des, ¿qué pa­sa? El cuer­po no en­tien­de si es sá­ba­do, fe­ria­do o si el ser­vi­cio me­te­reo­ló­gi­co anun­cia lluvia. En­ga­ñar­te con la die­ta o el ejercicio so­lo va a per­ju­di­car­te a vos. Es ló­gi­co –y sano– ser más fle­xi­bles du­ran­te los fi­nes de se­ma­na o cuan­do sur­gen pla­nes so­cia­les que lo ame­ri­ten. Tam­bién es cla­ve sa­ber des­can­sar. Pe­ro ma­te­má­ti­ca­men­te es po­si­ble echar por la bor­da el es­fuer­zo de to­da la se­ma­na con un fin­de de pu­ros ex­ce­sos. Te­né en cuen­ta que un ki­lo de gra­sa equi­va­le a, apro­xi­ma­da­men­te, 7000 ca­lo­rías ex­tra a nues­tro re­que­ri­mien­to.

7 sub­es­ti­más el po­der sa­bo­tea­dor del al­cohol

De­je­mos al­go en cla­ro: el al­cohol no es agua. To­mar­lo o no es una de­ci­sión per­so­nal y, mien­tras no se abu­se, pue­de con­vi­vir con una vi­da sa­lu­da­ble.

Sin em­bar­go, es fun­da­men­tal que quie­nes to­man sus tra­gui­tos sean cons­cien­tes de lo que ver­da­de­ra­men­te es y có­mo im­pac­ta en el cuer­po. El al­cohol es­tá com­pues­to por “ca­lo­rías va­cías”. Es­to sig­ni­fi­ca que no en­tra den­tro de nin­gún ma­cro­nu­trien­te: no son gra­sas, no son car­bos y mu­cho me­nos pro­teí­nas. Lo úni­co que apor­ta a tu or­ga­nis­mo son ca­lo­rías (una co­pa de vino pue­de te­ner al­re­de­dor de 100 y una cai­pi­ros­ka has­ta 400). Ade­más, co­mo el or­ga­nis­mo no lo re­co­no­ce co­mo ali­men­to, prio­ri­za eli­mi­nar­lo del cuer­po y en­len­te­ce otros pro­ce­sos (co­mo la oxi­da­ción de gra­sa).

8 NUN­CA DESCANSÁS LO SU­FI­CIEN­TE.

To­do el mun­do es­tá de acuer­do en que co­mer sa­lu­da­ble y ha­cer ejercicio es fun­da­men­tal pa­ra te­ner un cuer­po fit. Pe­ro lo que al­gu­nos to­da­vía des­co­no­cen o no quie­ren acep­tar es que des­can­sar es tan im­por­tan­te co­mo es­tar ac­ti­vo. Lo pri­me­ro que te­nés que sa­ber es que la ma­yor can­ti­dad de la hor­mo­na del cre­ci­mien­to hu­mano (HGH), tam­bién co­no­ci­da co­mo so­ma­to­tro­pi­na, es li­be­ra­da du­ran­te la fa­se 3 del sue­ño noc­turno. Si bien cuan­do va­mos al gym rom­pe­mos fi­bras mus­cu­la­res, es du­ran­te el des­can­so y con una co­rrec­ta ali­men­ta­ción que lo­gra­mos cre­cer. Ade­más, cuan­do dor­mi­mos po­co y/o mal po­de­mos sen­tir otro ti­po de ma­les­ta­res co­mo irri­ta­bi­li­dad, más ape­ti­to, es­trés, fal­ta de concentrac­ión, re­duc­ción de la fuer­za, en­tre otros. 9 Te ol­vi­dás de to­mar agua ¿Sa­bías que cuan­do sen­ti­mos sed sig­ni­fi­ca que ya es­ta­mos des­hi­dra­ta­dos? Las Guías Ali­men­ta­rias pa­ra la Po­bla­ción Ar­gen­ti­na (GAPA) re­co­mien­dan be­ber 8 va­sos de agua por día, y los es­pe­cia­lis­tas acla­ran que la can­ti­dad de lí­qui­do va­ría se­gún se­xo, edad, tem­pe­ra­tu­ra del am­bien­te y qué ti­po de ejercicio reali­ce ca­da per­so­na. No va a te­ner el mis­mo re­que­ri­mien­to una chi­ca se­den­ta­ria que una que va al gym to­dos los días o que un triatle­ta. No obs­tan­te, to­dos de­be­mos con­tro­lar nues­tra hi­dra­ta­ción ya que cum­ple un rol cru­cial en el trans­por­te de nu­trien­tes y de gló­bu­los ro­jos, re­gu­la la pre­sión ar­te­rial, com­ba­te la re­ten­ción de lí­qui­dos y has­ta la pér­di­da de pe­so.

10 SOBREESTIM­ÁS LA

MO­TI­VA­CIÓN. Es­tar mo­ti­va­do es co­mo es­tar enamo­ra­do. Te po­see una fuer­za so­bre­na­tu­ral que te per­mi­te ha­cer es­fuer­zos gi­gan­tes ca­si sin sen­tir­los. Ahí es cuan­do vas a ano­tar­te al gym (y pa­gás seis me­ses por ade­lan­ta­do “por­que nun­ca es­tu­vis­te tan se­gu­ra”), vas a sa­quear la die­té­ti­ca del ba­rrio o te com­prás unas za­pas nue­vas. Pe­ro la mo­ti­va­ción no du­ra pa­ra siem­pre.

Pa­ra lo­grar los ob­je­ti­vos que tan­to an­he­lás vas a te­ner que po­ner tres con­di­men­tos que de­pen­den 100% de vos: pa­cien­cia, dis­ci­pli­na y fuer­za de vo­lun­tad. Es­ta ecua­ción sin du­das le ga­na la pul­sea­da a la mo­ti­va­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.