Naty Fran­zo­ni.

Con­duc­to­ra, ac­triz, mo­de­lo, pro­fe­so­ra de yo­ga e in­fluen­cer… Es­ta mul­ti­fa­cé­ti­ca mu­jer se pre­pa­ra pa­ra la lle­ga­da de su se­gun­do hi­jo y nos re­ga­la una ru­ti­na de es­ti­ra­mien­to ideal pa­ra las que es­tán em­ba­ra­za­das. Y si no es­tás en eso, ¡tam­bién!

Para Ti Fit - - Largada - tex­to AGUS DAN­DRI pro­duc­ción MARITÉ RIZ­ZO

Su ener­gía ava­sa­llan­te y su ri­sa pí­ca­ra son mar­ca re­gis­tra­da. Pe­ro Naty Fran­zo­ni (34) nos con­fie­sa que has­ta los 14 años fue una chi­ca mal­hu­mo­ra­da que vi­vía enoja­da y has­ta fue víc­ti­ma de bull­ying en el co­le­gio por su ba­jo pe­so. “Aun­que, ¿sa­bés al­go? Si no hu­bie­se si­do por eso hoy no es­ta­ría acá. To­do el cam­bio co­men­zó a los 14 años cuan­do me aga­rró un bro­te de pso­ria­sis y el mé­di­co me di­jo que era una en­fer­me­dad psi­co­so­má­ti­ca. Yo no sa­bia ni qué que­ría de­cir eso, pe­ro pen­sé ‘si la creé con la men­te, tam­bién pue­do cu­rar­la’ – ase­gu­ra a Pa­ra Ti Fit–. Me di cuen­ta que si yo cam­bia­ba una idea in­ter­na, to­do cam­bia­ba a mi al­re­de­dor. So­mos nues­tros pro­pios maes­tros”. Des­pués de un lar­go ca­mino de au­to­des­cu­bri­mien­to y cre­ci­mien­to per­so­nal (con li­bros de au­toa­yu­da co­mo Las sie­te le­yes es­pi­ri­tua­les del éxi­to, que fue el pri­me­ro que des­cu­brió “de ca­sua­li­dad” en la co­ci­na de su ca­sa), Naty qui­zo com­par­tir to­do lo que ha­bía apren­di­do. “Com­pro­bé en car­ne pro­pia que la men­te es crea­do­ra de nues­tra reali­dad cuan­do, gra­cias a mi cam­bio de ac­ti­tud, no vol­ví a te­ner epi­so­dios de pso­ria­sis. Y eso que di­cen que siem­pre re­apa­re­ce”.

Ya le­jos de la TV y en­fo­ca­da de lleno en ge­ne­rar con­te­ni­do pa­ra su Ins­ta­gram (@ naty­franz) y los even­tos Na­tu­má que or­ga­ni­za pa­ra em­ba­ra­za­das, cie­rra el año de la me­jor ma­ne­ra: es­pe­ran­do a Ra­mi­ro, su se­gun­do hi­jo jun­to a su ma­ri­do, el ex­ju­ga­dor de fút­bol Ma­riano Juan (43). “Es­ta­ba

a full tra­ba­jan­do y via­jan­do, pe­ro que­ría­mos dar­le un her­ma­ni­to a Gon­za (10). Así que es­ta­mos los tres muy fe­li­ces, dis­fru­tan­do el mo­men­to. Ellos son mi ca­ble a Tie­rra, lo más im­por­tan­te que ten­go en el mun­do”, nos re­ve­la con una son­ri­sa y su pan­za de 28 se­ma­nas (y su­man­do, al cie­rre de la edi­ción).

Es­tás des­de los 18 años con el mis­mo hom­bre, ¡pe­ro no lo mos­trás en las re­des! ¿Mo­ti­vos?

Por­que es lo más im­por­tan­te que ten­go en la vi­da. ¡No lo mues­tro ni lo­ca! (ri­sas). La gen­te cree que mues­tro to­do en las re­des, pe­ro yo di­ría que no ex­pon­go ni un cuar­to de mi vi­da. No van a ver mis via­jes en fa­mi­lia, mi ma­ri­do, mis cum­plea­ños ni si­tua­cio­nes pri­va­das. Soy cui­da­do­sa con la in­ti­mi­dad.

¿Có­mo cui­dás la ex­po­si­ción de tu hi­jo?

Lo ma­ne­ja­mos con na­tu­ra­li­dad. No es que lo ex­pon­ga, pe­ro si él quie­re, apa­re­ce. Es un per­so­na­je.

¿Có­mo lle­vás la ali­men­ta­ción en es­ta eta­pa?

Co­mo to­do el día, pe­ro no es una no­ve­dad (ri­sas). Ja­mas me cui­dé con la co­mi­da. En ca­sa co­ci­na­mos sa­lu­da­ble, pe­ro me doy to­dos los gus­tos y an­to­jos. To­dos los días me co­mo un pa­que­te de ga­lle­ti­tas. Tam­bién se me dio por el sánd­wich de ja­món y queso, los he­la­dos, al­fa­jo­res, Ba­na­ni­ta Dol­ca y to­das las no­ches me co­mo un chu­pe­tín.

¿En­gor­das­te mu­cho?

Se­guuu­ro, por­que no me en­tra na­da, ten­go un cu­lo im­por­tan­te (se ríe di­ver­ti­da). Ni sé cuán­to pe­so, la ver­dad es que no me preo­cu­pa por­que cuan­do ama­man­tás per­dés to­do lo que subis­te. Y en­ci­ma yo ten­go ten­den­cia a chu­par­me. A Gon­za le di te­ta du­ran­te dos años y que­dé he­cha un es­que­le­to.

¿Su­mas­te al­go a tu ru­ti­na des­de que es­tás em­ba­ra­za­da?

Vie­ne mi mamá (@adria­na­ro­joes­te­ti­ca) a ha­cer­me dre­na­je lin­fá­ti­co en las pier­nas pa­ra com­ba­tir la re­ten­ción de lí­qui­dos. Des­pués tra­to de se­guir mi vi­da nor­mal­men­te. Oja­lá sea un par­to na­tu­ral, pe­ro tra­to de no pen­sar­lo… Soy muy con­ven­cio­nal en ese as­pec­to. Yo me pon­go en ma­nos de los mé­di­cos y que sea co­mo ten­ga que ser por el bien de mi hi­jo y de mi sa­lud. KEEP CALM & ¡HA­CÉ YO­GA! Du­ran­te to­da su ado­les­cen­cia Naty se la pa­só ha­cien­do cuan­ta ac­ti­vi­dad fí­si­ca se to­pa­ra en su vi­da: natación, pi­la­tes, fun­cio­nal, bo­xeo y po­dría­mos se­guir con­tan­do… Has­ta que a los 18 años se me­tió de cu­rio­sa en una cla­se de yo­ga en el gym y no hu­bo vuel­ta atrás. “Sa­lía de las prác­ti­cas muy mo­vi­li­za­da… A ve­ces ter­mi­na­ba emo­cio­na­da, otras enoja­da o sal­tan­do de la fe­li­ci­dad. Se tra­ba­ja mu­cho más que el fí­si­co”, re­ve­la hoy con­ver­ti­da en ins­truc­to­ra ofi­cial de yo­ga.

¿Qué ti­po de yo­ga prac­ti­cás?

Hoy en día ha­go hat­ha con un po­co de bai­le, pe­ro me de­jo fluir con lo que

me pa­sa en ese día. Lo lla­mo Yo­ga Te­ra­pia. Y ter­mino con

“el ha­cha­zo emo­cio­nal”, una des­car­ga fi­nal en la que li­be­ro to­da la bron­ca y enojo. Por aho­ra prac­ti­co en ca­sa so­la y doy cla­ses gru­pa­les en even­tos es­pe­cia­les.

¿Hay al­gu­na pos­tu­ra que no pue­das ha­cer es­tan­do em­ba­ra­za­da?

No, ha­go to­do nor­mal­men­te. La reali­dad es que cuan­do que­dás em­ba­ra­za­da te­nés que se­guir con tu ru­ti­na. Ob­via­men­te que si no hi­cis­te na­da du­ran­te to­da la vi­da, no vas a de­bu­tar a los cin­co me­ses de em­ba­ra­zo. Ca­da una tie­ne que pre­gun­tar­le a su mé­di­co. Pe­ro yo me pa­ro de ca­be­za des­de que ten­go uso de ra­zón, así que lo si­go ha­cien­do con pan­za y to­do.

¿Y se mue­ve mien­tras ha­cés ejercicio?

No, se mue­ve cuan­do me que­do quie­ta. Con Gon­za tam­bién hi­ce yo­ga has­ta el úl­ti­mo día, es­toy acos­tum­bra­da y me en­can­ta.

¿Tu fa­mi­lia tam­bién ha­ce yo­ga?

Mi ma­ri­do es el úni­co alumno que ten­go (ri­sas). Mi hi­jo quie­re ser fut­bo­lis­ta, jue­ga en tres clu­bes. To­dos los días tie­ne par­ti­do y los sá­ba­dos y do­min­gos lo lle­va­mos a tor­neos.

Pa­re­ce que siem­pre es­tás de acá pa­ra allá…

Sí, es­toy al pa­lo to­do el día (ri­sas). Me le­van­to a las 6.30, desa­yuno, ha­go una cla­se de yo­ga de me­dia ho­ra y, si pue­do, 10 mi­nu­tos de me­di­ta­ción. Día por me­dio me turno con mi ma­ri­do pa­ra lle­var a Gon­za al co­le y ya arran­co a tra­ba­jar. Yo pro­duz­co to­dos mis con­te­ni­dos, los ta­lle­res y even­tos. Es­toy to­do el tiem­po crean­do pro­yec­tos, reunién­do­me, via­jan­do o sa­can­do fo­tos.

¿Vas a pa­rar un po­co cuan­do naz­ca Ra­mi­ro?

No creo, soy una mamá can­gu­ro, lo voy a lle­var pa­ra to­dos la­dos. Al prin­ci­pio es fá­cil por­que to­ma te­ta. Es­pe­ro el 2020 con to­do, es­toy abier­ta a se­guir cre­cien­do.

fo­tos CH­RIS­TIAN BE­LIE­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.