Ex­clu­si­vo: Mía As­tral (en Mia­mi).

Es­tu­vi­mos en Mia­mi, en la ofi­ci­na pri­va­da de la astróloga que re­vo­lu­cio­nó el mun­do a tra­vés de las re­des so­cia­les. Arre­gla­mos una charla a so­las que iba a du­rar una ho­ra… ¡pe­ro se ex­ten­dió a más de tres!

Para Ti Fit - - Largada - tex­to @AGUS­DAN­DRI (en­via­da es­pe­cial a Mia­mi)

Lle­ga­mos al pi­so 9 de una gla­mo­ro­sa to­rre del Mid­town de Mia­mi, ca­mi­na­mos por un lar­go pa­si­llo y al fi­nal nos en­con­tra­mos con la puer­ta de en­tra­da al má­gi­co mun­do de Mia As­tral.

¡El mis­mí­si­mo bún­ker se­cre­to des­de don­de @mia_ as­tral les da los con­se­jos as­tro­ló­gi­cos del día a sus 1,6 mi­llo­nes de fo­llo­wers de Ins­ta­gram! Es­ta ve­ne­zo­la­na na­ci­da en Ma­ra­cai­bo ha­ce 36 años lo­gró lo que na­die ha­bía po­di­do has­ta aho­ra: con­ver­tir los pla­ne­tas del sis­te­ma so­lar en los rock stars de nues­tras caó­ti­cas vi­das y a nues­tra car­ta as­tral en un in­dis­cu­ti­do orácu­lo pa­ra co­no­cer­nos. “Des­cu­brí que no hay gen­te es­cép­ti­ca en es­te mun­do. Los que di­cen que no creen en na­da, creen en eso. Así que yo no lu­cho con­tra na­die”, ase­gu­ra con la se­gu­ri­dad de quien ama lo que ha­ce. “An­tes sen­tía que mi ban­de­ra era de­fen­der la astrología y lo­grar que to­dos cre­ye­ran en ella. Aho­ra só­lo mues­tro lo que ha­go y que ca­da uno eli­ja. Yo creo que ten­go he­rra­mien­tas pa­ra ayu­dar a los de­más, tan­to des­de la astrología co­mo des­de el coaching, por lo que he vi­vi­do y a quie­nes he aten­di­do”. Sin du­das al­go ten­drá Mia As­tral pa­ra con­ven­cer ca­si sin pro­po­nér­se­lo. Pen­sá en la mega ce­le­brity del mun­do que quie­ras… Ok, esa per­so­na se­gu­ra­men­te la si­gue. Jen­ni­fer Lo­pez, La­li Es­pó­si­to y La Chi­na Suá­rez son al­gu­nas de las fa­mo­sas y fa­mo­sos fans de sus as­tro tips. “Mu­cha gen­te cree que mi tra­ba­jo es so­la­men­te postear o ha­cer vi­vos en Ins­ta­gram. Pe­ro ese es el 20% de mi tra­ba­jo. El 80% res­tan­te con­sis­te en crear con­te­ni­do pa­ra la sec­ción de miem­bros en mi web, ar­mar los horóscopos se­ma­na­les, gra­bar las cla­ses, jun­tar­me con mi equi­po y, co­mo si es­to fue­ra po­co, me es­tu­ve le­van­tan­do to­dos los días a las 4 de la ma­ña­na pa­ra es­cri­bir mi pró­xi­mo li­bro, que tra­ta so­bre los no­dos del kar­ma (una guía pa­ra co­no­cer dón­de ocu­rrían los eclip­ses el año de tu na­ci­mien­to y así en­ten­der tu pro­pó­si­to en es­ta vi­da)”, nos re­ve­la en ex­clu­si­va Ma­ría Pi­ne­da, el ver­da­de­ro nom­bre de la astróloga más fa­mo­sa del mun­do.

¿Cuán­to de Ma­ría Pi­ne­da hay en Mia As­tral?

¡Ya to­do! No es que sea Mia As­tral, sino que Mia As­tral ya es Ma­ría Pi­ne­da. Pe­ro la gen­te no lo en­tien­de por­que yo no an­do com­par­tien­do mi vi­da per­so­nal en re­des. Igual, si no fue­ra fa­mo­sa tam­po­co lo ha­ría. Por ejem­plo, cuan­do em­pie­zo a sa­lir con un chi­co, mis ami­gas se en­te­ran me­ses des­pués. Pre­fie­ro vi­vir mis co­sas, di­ge­rir­las y re­cién des­pués com­par­tir­las. No me gus­ta es­cu­char opi­nio­nes.

¿Ser astróloga es co­mo te­ner la bo­la má­gi­ca?

(ri­sas) No, no. Si bien es cier­to que ten­go mu­cha in­for­ma­ción de có­mo van a ser los es­ce­na­rios ener­gé­ti­cos o al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas de las per­so­nas, si te pa­sas de la ra­ya te pue­des vol­ver lo­ca ana­li­zan­do to­do. Uno tie­ne que vi­vir.

Cuan­do co­no­cés a un hom­bre, ¿le exa­mi­nás la car­ta as­tral?

An­tes sí, pe­ro des­pués en­ten­dí que me pre­dis­po­nía mu­cho. So­lía pen­sar que co­no­cía a las per­so­nas por su signo, as­cen­den­te y lu­na. Pe­ro en ver­dad, en la astrología ca­ba­lís­ti­ca la me­ta es que cuan­do te mue­ras na­die se­pa de qué signo eras. Se bus­ca in­te­grar to­das las par­tes de tu car­ta.

¿Vos te iden­ti­fi­cás con tu signo del zodiaco?

Yo soy Sa­gi­ta­rio, pe­ro no me sien­to na­da sa­gi­ta­ria­na (ri­sas). Qui­zás ten­ga al­go de mi signo cuan­do doy cla­ses, pe­ro en mi vi­da nor­mal me sien­to muy Pis­cis. Ojo, no soy pa­ra na­da ro­mán­ti­ca, pe­ro pa­so mu­cho tiem­po crean­do, me en­can­ta ha­cer yo­ga y can­tar man­tras.

¿Cuan­do la gen­te te co­no­ce em­pie­za a pre­gun­tar­te por su signo?

¡To­do el tiem­po! En to­das par­tes y a to­da ho­ra. Pe­ro tu nun­ca vas a una reunión con ami­gos y le ha­ces pre­gun­tas le­ga­les al que es abo­ga­do o te ha­ces re­vi­sar por el que tra­ba­ja de mé­di­co. En­ton­ces, ¿por qué es dis­tin­to con un as­tro­ló­go? Uno tie­ne que po­ner lí­mi­tes. Soy una chi­ca nor­mal.

¿Pe­ro te­nés al­gún po­der so­bre­na­tu­ral?

No, aun­que creo que mis sue­ños revelan mu­chas co­sas… Cuan­do era chi­qui­ta leía las car­tas del ta­rot, pe­ro la úl­ti­ma vez que lo hi­ce no fue na­da ni­ce. Así que ya no más. No me sien­to co­nec­ta­da con las car­tas. Tam­po­co soy de con­sul­tar con bru­jas.

Si tu­vie­ras la po­si­bi­li­dad de co­no­cer tu fu­tu­ro, ¿te gus­ta­ría sa­ber­lo?

Creo que só­lo ha­ría dos pre­gun­tas: una que no te voy a com­par­tir y, la se­gun­da, si voy a te­ner hi­jos… En el úl­ti­mo tiem­po lo es­tu­ve tra­ba­jan­do in­ter­na­men­te y creo que se­ría una bue­na mamá. Es más, me gus­ta­ría te­ner

un va­rón por­que ven­go de una fa­mi­lia de pu­ras mu­je­res.

¿Creés en Dios?

Cla­ro que sí, pe­ro no soy ca­tó­li­ca. Yo creo en una ener­gía que lo mue­ve to­do. So­mos mu­cho más gran­des de lo que nos han di­cho.

AL­MA FIT.

Siem­pre la ve­mos im­pe­ca­ble, con el pe­lo co­mo re­cién sa­li­do de la peluquería, ma­qui­lla­da y due­ña de una fi­gu­ra sú­per fit. Sin em­bar­go, Mia ase­gu­ra que su tip beauty más im­por­tan­te va por den­tro: “Yo di­ría que hay que es­tar bien es­pi­ri­tual­men­te pa­ra po­der ver­se bien fí­si­ca­men­te. No pue­de ser de otra ma­ne­ra. Y mi­ra que he pa­sa­do por to­do ti­po de die­ta, ejer­ci­cios e in­clu­so pa­de­cí anore­xia. Pe­ro fi­nal­men­te en­ten­dí que el cuer­po va a ir cam­bian­do y en­ve­je­cien­do, así que lo más im­por­tan­te es que me sien­ta bien por den­tro”.

¿Cuál es hoy tu ru­ti­na

fit­ness? Em­pe­cé a ha­cer yo­ga se­ria­men­te ha­ce un año.

Al­gu­nos días ha­go ash­tan­ga (¡es bue­ní­si­mo!) y otros voy a pi­la­tes. Al prin­ci­pio me pa­re­cía un fas­ti­dio por­que no su­da­ba y sen­tía que per­día una ho­ra de mi día. Pe­ro aho­ra en­tien­do que no ha­ce fal­ta en­tre­nar sú­per du­ro y con mú­si­ca fuer­te. De he­cho, mu­chas ve­ces lo ha­ce­mos pa­ra no es­cu­char­nos. Aho­ri­ta que ha­go yo­ga es cuan­do me­jor me sien­to. Me gus­ta mu­cho más mi cuer­po aho­ra que cuan­do era jo­ven­ci­ta. An­tes me veía cual­quier can­ti­dad de de­fec­tos y nun­ca era su­fi­cien­te. Aho­ra me acep­to y me gus­tan to­das mis eta­pas.

¿Qué cam­bia­rías de tu vi­da?

(pien­sa bas­tan­te) Creo que no cam­bia­ría na­da. Si me hu­bie­ses pre­gun­ta­do ha­ce un año te hu­bie­ra di­cho “cam­bia­ría a mi ex no­vio, no ha­bría te­ni­do esa re­la­ción”. Pe­ro ya hi­ce la paz con eso. Aho­ra qui­zás dis­mi­nui­ría la can­ti­dad de com­pro­mi­sos la­bo­ra­les que ten­go, pe­ro ya es­toy ocu­pán­do­me de eso.

¿Qué con­se­jo le da­rías a una mu­jer que quie­re em­pe­zar su ca­mino es­pi­ri­tual?

So­bre to­do a la mu­jer ar­gen­ti­na, que tie­ne un lar­go back­ground de psi­coa­ná­li­sis: sal de la men­te. Y no ten­go na­da en con­tra del aná­li­sis, pe­ro no te pue­des que­dar dan­do vuel­tas en las mis­mas si­tua­cio­nes por­que, ca­da vez que lo ana­li­zas, tu cuer­po vuel­ve a sen­tir lo mis­mo. Es co­mo per­pe­tuar lo que te due­le eter­na­men­te. Yo he pa­sa­do por mu­chos ti­pos de te­ra­pia y to­das me ayu­da­ron a co­no­cer­me, pe­ro en cier­to mo­men­to uno tie­ne sol­tar. ME­NOS MEN­TE, MÁS CUER­PO. Si te la pa­sas ana­li­zan­do tu vi­da, te de­tie­nes. Hay que lan­zar­se a la ex­pe­rien­cia. Y si te equi­vo­cas, por lo me­nos lo dis­fru­tas­te. Tie­ne que ha­ber un mo­men­to de integració­n pa­ra sol­tar y ser. Yo pue­do ser una en­ci­clo­pe­dia an­dan­te, pe­ro creo que lo me­jor que pue­do ha­cer por ti es ayu­dar­te a que no me es­cu­ches a mí, sino a ti mis­ma.

Sen­ta­te có­mo­da y res­pi­rá pro­fun­do. Ob­ser­va­te. ¿Qué pen­sa­mien­to re­cu­rren­te so­bre al­go que no se te da, que no po­dés ha­cer o que te da mie­do ha es­ta­do pre­sen­te en vos úl­ti­ma­men­te?

1. Bus­cá un cua­derno y es­cri­bí: Lo que no se te da, lo que te­més

2. que pa­se… Es­cri­bí qué pa­sa­ría si, en efec­to, eso que te li­mi­ta es la úni­ca reali­dad y no hay más na­da que ha­cer. ¿Y qué

3. ha­rías si só­lo que­da­ra ren­dir­te? Es­cri­bí qué “ga­na­rías” si eso no se te da… A lo me­jor bien aden­tro ele­gís que no pa­se o no te ima­gi­nás atra­ve­san­do la in­co­mo­di­dad de to­mar el ries­go por­que siem­pre es po­si­ble que­dar­te en la co­mo­di­dad de lo co­no­ci­do.

4. ¿Qué des­cu­bris­te? Se­gu­ra­men­te te ani­mas­te a re­tar el pen­sa­mien­to y a vos mis­ma. Es­tás ha­cién­do­te pre­gun­tas que te acer­can a tu ver­dad y te in­vi­tan a que de­jes de es­con­der­te de vos mis­ma y te mo­ti­ves a co­nec­tar con tu po­der per­so­nal…

5. Aho­ra ¡ha­cé un plan!

fo­tos GEN­TI­LE­ZA MIA AS­TRAL

Agus Dan­dri en­tre­vis­tan­do a Mia As­tral en Mia­mi.

Mu­chas ve­ces esos pen­sa­mien­tos só­lo aflo­ran, pe­ro no los en­ten­de­mos y tam­po­co sa­be­mos su raíz. Así no po­de­mos in­te­grar­nos. Es co­mo sa­nar la su­per­fi­cie de una he­ri­da que si­gue in­fec­ta­da por den­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.