USA­DOS VS 0 KM

Tras el des­me­di­do au­men­to en los va­lo­res de los au­tos ce­ro ki­ló­me­tro, los usa­dos se con­vir­tie­ron en una al­ter­na­ti­va con­ve­nien­te. Ana­li­za­mos una de­ce­na de mo­de­los se­mi-nue­vos, ofre­ci­dos a pre­cios más que ten­ta­do­res.

Parabrisas - - SUMARIO -

En épo­cas de sa­cu­do­nes eco­nó­mi­cos, ¿cuál es la me­jor com­pra?

Las opor­tu­ni­da­des que pue­de pre­sen­tar una eco­no­mía cam­bian­te co­mo la nues­tra lo­gran es­ta­ble­cer al­ter­na­ti­vas sor­pren­den­tes. Con el au­men­to del dólar, los au­tos ce­ro ki­ló­me­tro in­cre­men­ta­ron sus pre­cios prác­ti­ca­men­te de ma­ne­ra pro­por­cio­nal a tal tre­pa­da, al­go ló­gi­co te­nien­do en cuen­ta que el mer­ca­do au­to­mo­tor se ri­ge, de cier­ta ma­ne­ra, por la mo­ne­da es­ta­dou­ni­den­se. Si bien al­gu­nas mar­cas au­men­ta­ron más que otras, es­to se­gu­ra­men­te se irá equi­pa­ran­do con el co­rrer de los me­ses. Tal in­cre­men­to de pre­cios se es­ta­ble­ció por en­ci­ma de un trein­ta por cien­to, o in­clu­so más, en tan só­lo unos me­ses.

A pe­sar de ello, los au­tos usa­dos aún no su­frie­ron el sal­to en sus pre­cios tal co­mo en los au­tos nue­vos, ya que ge­ne­ral­men­te su in­cre­men­to sue­le de­mo­rar al­gún tiem­po más. Por ese mo­ti­vo, ¿re­pre­sen­tan aho­ra una opor­tu­ni­dad?

Nos pro­pu­si­mos bus­car mo­de­los de dos a tres años de an­ti­güe­dad, com­pa­ran­do su va­lor con el del ce­ro ki­ló­me­tro equi­va­len­te. Bus­ca­mos una ver­sión es­pe­cí­fi­ca, de

mo­de­los po­pu­la­res so­bre di­fe­ren­tes seg­men­tos. El pre­cio del usa­do gra­fi­ca­do no co­rres­pon­de al de me­nor pre­cio de pla­za, sino al de aque­lla uni­dad que se en­cuen­tra en (apa­ren­te) es­ta­do óp­ti­mo y lle­va re­co­rri­dos me­nos de cin­cuen­ta mil ki­ló­me­tros, lo que en la ma­yo­ría de los ca­sos sig­ni­fi­ca que cuen­tan con ga­ran­tía de fá­bri­ca. Los re­sul­ta­dos son, co­mo mí­ni­mo, sor­pren­den­tes.

Ac­ce­si­bles en ofer­ta

Bus­car un au­to usa­do con­lle­va un es­fuer­zo con­si­de­ra­ble. A pe­sar que por fo­tos nos en­con­tre­mos con uni­da­des en apa­ren­te muy buen es­ta­do, es di­fí­cil ha­llar "el au­to per­fec­to" pa­ra nues­tro gus­to, que coin­ci­da tam­bién con la con­fian­za que nos pro­por­cio­ne el ven­de­dor, su­ma­do a las ga­ran­tías, tan­to me­cá­ni­cas co­mo le­ga­les, ofre­ci­das al mo­men­to de ce­rrar el tra­to.

Par­tien­do de la ba­se de pre­cios y ven­de­do­res reales, arran­ca­mos con los mo­de­los más eco­nó­mi­cos, co­mo el Chery QQ o el Volks­wa­gen Up! El pri­me­ro es el au­to­mó­vil más ba­ra­to de la Ar­gen­ti­na, y se co­mer­cia­li­za por 299 mil pe­sos. Uno usa­do, del año 2016, en impecable es­ta­do y en con­ce­sio­na­rio ofi­cial de la mar­ca, se ofre­cía a 210 mil pe­sos, un 29,7 por cien­to me­nos que el ce­ro, con só­lo dos años de uso. Con ma­yor por­cen­ta­je de di­fe­ren­cia, en­con­tra­mos un Mo­ve Up! 2015 a 240 mil pe­sos, cuan­do por el nue­vo se de­ben des­em­bol­sar 385 mil pe­sos. El úl­ti­mo agre­gó al­go de equi­pa­mien­to ex­tra, no dis­po­ni­ble en uno del 2015.

En el seg­men­to su­pe­rior, un Che­vro­let Onix LTZ (lí­nea an­te­rior) del año 2015 se ofre­ce en in­ter­net a 268 mil pe­sos, fren­te a los 459.900 del 2018. Si bien el ac­tual po­see di­se­ño más mo­derno, no hay un sal­to tan­gen­cial en ma­te­ria de equi­pa­mien­to o con­fort con res­pec­to al usa­do, lo que ha­ce que la re­duc­ción de más del 41 por cien­to sea una opor-

tu­ni­dad. Un Ford Fies­ta Ti­ta­nium me­xi­cano 2015 (lí­nea an­te­rior) lo en­con­tra­mos des­de 350 mil pe­sos, fren­te a los 551 mil pe­sos del nue­vo, de pro­duc­ción bra­si­le­ña.

En la bús­que­da

En­con­trar un usa­do pue­de ser me­jor ne­go­cio, aún en al­gu­nos mo­de­los en par­ti­cu­lar. Por ci­tar un ejem­plo, en­tre un Citroën C4 Loun­ge 1.6 THP 2015 con equi­pa­mien­to in­ter­me­dio Ten­dan­ce (el ce­ro se de­no­mi­na Feel) exis­te una di­fe­ren­cia de 317.600 pe­sos, un 50,5 por cien­to con res­pec­to al pre­cio del 0km, que se co­mer­cia­li­za a 628.500 pe­sos, aun­que es jus­to men­cio­nar que el de se­gun­da mano no ofre­ce ESP en 2015, do­ta­ción de se­rie en la ac­tua­li­dad. Con una di­fe­ren­cia to­da­vía ma­yor, una Fiat Stra­da Ad­ven­tu­re ca­bi­na do­ble se pue­de ad­qui­rir nue­va a 589.600 pe­sos, pe­ro por una 2015 su va­lor des­cien­de has­ta los 266 mil pe­sos, una di­fe­ren­cia del or­den del 55 por cien­to. En es­te ca­so, la mar­ca ita­lia­na fue la que más au­men­tó sus pre­cios de lis­ta du­ran­te el úl­ti­mo tiem­po, lo que ex­pli­ca tal di­fe­ren­cia.

Un To­yo­ta Co­ro­lla XEI CVT 2015, en el mer­ca­do del usa­do se ven­de a 390 mil pe­sos, te­nien­do que des­em­bol­sar un 38,5 por cien­to me­nos que por uno del 2018. En es­te ca­so, el in­cre­men­to de seguridad es no­ta­ble:

in­cor­po­ró cin­co air­bags y con­trol de es­ta­bi­li­dad, jun­to a un le­ve re­di­se­ño es­té­ti­co. Con ejem­pla­res úni­ca­men­te 2016, por una nue­va To­yo­ta Hi­lux SRV 4x4 ma­nual se pi­den 815 mil pe­sos, un 24,5 por cien­to me­nos de di­ne­ro que igual ver­sión al día de hoy.

En el seg­men­to de mo­da es el de los Cros­so­vers o SUVs, un Hon­da HR-V EX, del año 2016, tie­ne un pre­cio cer­cano a los 600 mil pe­sos, só­lo un 19,8 por cien­to me­nos que el ce­ro ki­ló­me­tro, aun­que es­to pue­de de­ber­se a la fal­ta de uni­da­des que sue­le exis­tir de es­te pro­duc­to lo­cal a es­tre­nar. Asi­mis­mo, un Re­nault Dus­ter Pri­vi­le­ge 1.6 del año 2015 (en un con­ce­sio­na­rio ofi­cial de la mar­ca) se con­se­guía al cie­rre de es­ta no­ta (mediados de agos­to) por 342.000 pe­sos, fren­te a los 545.800 del va­lor del mo­de­lo a es­tre­nar.

Pa­ra ana­li­zar

Des­pués de re­vi­sar es­te con­tex­to, no po­de­mos ob­viar que la com­pra de un usa­do es muy con­ve­nien­te, al me­nos has­ta que se ac­tua­li­cen los va­lo­res, si­tua­ción que pue­de de­mo­rar al­gu­nos me­ses más. Es im­por­tan­te re­mar­car que tal con­ve­nien­cia no su­ce­de con to­dos los au­tos, ya que mu­chas ve­ces al ac­ce­der a un usa­do es­ta­mos de­jan­do en el ca­mino ele­men­tos de seguridad o me­jo­ras im­ple­men­ta­das en el úl­ti­mo tiem­po, sin con­tar con el invaluable olor­ci­to a nue­vo, que pa­ra mu­chos es fun­da­men­tal. Sin em­bar­go, es ne­ce­sa­rio acla­rar que, al cie­rre de es­ta edi­ción, el dólar vol­vía a tre­par y la eco­no­mía na­cio­nal otra vez se veía al­te­ra­da, mo­ti­vo por el cual los va­lo­res que aqui con­sig­na­mos po­drían va­riar sen­si­ble­men­te.

Los cam­bios que vi­ve la eco­no­mía na­cio­nal pue­den re­pre­sen­tar una opor­tu­ni­dad: hay que es­tar aten­tos pa­ra reac­cio­nar.

Las opor­tu­ni­da­des pue­den apa­re­cer en to­dos los seg­men­tos.

La di­fe­ren­cia de pre­cios en­tre un mo­de­lo ce­ro ki­ló­me­tro y el usa­do co­rres­pon­dien­te de dos años de an­ti­güe­dad pue­de ser ten­ta­do­ra.

Pa­ra po­ner­se al día con ca­da seg­men­to, al­gu­nos 0 km agre­ga­ron equi­pa­mien­to de seguridad, co­mo el ESP. Esa pue­de ser una ven­ta­ja a la ho­ra de de­ci­dir­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.